Ganarse Europa (y III)

La última parte de la jornada estuvo dedicada a las conclusiones y a la clausura. Tras un mensaje de Felipe González a través de videoconferencia, Juan Moscoso, compañero y amigo, secretario para Europa de la Comisión Ejecutiva, presentó las conclusiones, que había preparado con la ayuda de los relatores Borja Cabezón, Laura Ballarín, Carmen de Paz y Atenea Melgarejo.

Algunas de las ideas recogidas fueron las siguientes:

El debate abierto entre 3 secretarios generales socialistas y el comisario Almunia, un ejemplo de apertura.

Debemos recuperar la legitimidad ciudadana en Europa

Las preguntas claves formuladas fueron: ¿Qué queremos hacer juntos? ¿Qué papel debe ejercer Europa en el mundo?

Hubo una propuesta concreta (Rubalcaba): cumbre entre gobiernos, parlamento, sindicatos y empresarios para consensuar un plan de empleo juvenil

Hay problemas que no pueden esperar a un nuevo tratado

Necesidad de la unión social europea

Obligación de demostrar que Europa se preocupa de sus ciudadanos

Juan Fernando López Aguilar, con su verbo fácil se encargó de iniciar la ceremonia de clausura. Algunas de las ideas expresadas son las siguientes:

El debate solo acaba de empezar

Europa está aquí para quedarse, es un viaje sin retorno

Europa es la historia de un éxito mientras duró, pero está seriamente amenazado

Es preciso un relato alternativo a la salida de la crisis

Necesidad de acometer cambios: nuevo modelo de BCE; nuevo pacto fiscal para mutualizar la deuda; reformas institucionales y democráticas; compromiso con la construcción del PSE

Preocupación por el nacionalismo en la gestión europea y sus subrayados: populismo y demagogia

Enemigo básico, el pesimismo. Diferencia con los jóvenes de los ochenta, eran optimistas

Abominar de la política no la mejora, la empeora

Debemos reeuropeizar Europa

Óscar López cerró la jornada con unas palabras en la que señaló:

Compromiso con la discusión participativa y amplia que durará nueve meses

Compromiso con las primarias abiertas, ya decididas

Ruego de que nadie que tenga una idea se quede sin darla

Necesidad de cambiar la política europea. No merece la pena una Europa con 6  millones de parados en España

Para quienes desean profundizar en la discusión y el debate sugerimos los siguientes enlaces:

También puedes conseguir el PDF en este enlace de www.psoe.es.

Te recordamos que tienes la actualidad del PSOE a tu disposición de manera permanente en www.psoe.es, www.psoetv.es, www.facebook.com/psoe, www.twitter.com/psoe y www.youtube.com/psoe, así como en los perfiles de nuestros principales dirigentes en las redes sociales. Igualmente, te aconsejamos dos páginas más sobre el proceso de la Conferencia Política 2013: http://www.ganarseelfuturo.es/ y http://www.dialogosenred.es/. En www.psoetv.es puedes ver un informativo especial sobre este primer diálogo.

Ganarse Europa (II)

Rubalcaba, Désir, Seguro y Almunia

Tras la apertura de la jornada, ésta se dividió en tres paneles:

Europa: motor de crecimiento y empleo

Hacia una Europa Federal: la unión política

Unión social y democracia en Europa

De los tres destacó por sus participantes y la importancia del tema planteado el segundo. Lo moderó el siempre inteligente y ponderado Ramón Jáuregui y participaron en él cuatro pesos pesados del socialismo europeo: Joaquín Almunia, Antonio Seguro, secretario general del Partido Socialista de Portugal, Harlem Désir, primer secretario del Partido Socialista de Francia y Alfredo Pérez Rubalcaba.

Jáuregui planteó una serie de preguntas, que fueron respondidas por los participantes.

1ª pregunta: ¿Qué va a ocurrir con la UE en los próximos diez años?

Rubalcaba:

–          Europa no estalla. Vamos a más Europa, pero a otra Europa

Seguro:

–          O construimos una Europa que responda a las expectativas de los ciudadanos o no es necesaria

–          El ideal europeo está siendo nacionalizado por los intereses de cada país y cada gobierno

–          Es necesario no solo hablar más (como había pedido Solana) sino hacer más

–          La familia socialista europea no piensa de la misma manera. ¿Qué respuestsa tiene la socialdemocracia?

–          Empobrecer no es la solución, la solución es crecer

–          Aspira a una Europa Federal

Désir:

–          Necesidad de más políticas de crecimiento

–          Partidario de un federalismo de progreso

Almunia:

–          El estallido del euro puede suponer el estallido de la UE

–          Las dudas de Cameron no ponen en riesgo la integridad de la UE sino del Reino Unido

–          El futuro de Europa es el futuro de nuestras democracias

–          No existe criterio común en los socialdemócratas europeos. Falta cohesión política en la familia socialdemócrata

2ª pregunta: ¿Qué Partido Socialista tenemos que hacer y cuándo lo vamos a hacer?

Almunia:

–          El Estado-nación manda mucho, el PSE manda poco

Désir:

–          No podemos aceptar una Europa self-service

–          Es necesario ir más lejos, comenzando por la familia socialdemócrata

Seguro:

–          ¿Quién decide en Europa?

–          Solución: abandonar la opción intergubernamental y pasar a una mayor integración política

–          Que el presupuesto de la UE sea, al menos, el 1% del PIB europeo

Rubalcaba:

–          La UE tiene un problema político y un problema democrático

–          Existe un PSE del norte y otro del sur

–          Propone una cumbre para hablar de empleo juvenil

–          Necesidad de recuperar el carácter social para que Eouropa merezca la pena

–          Europa o es una realidad social o no será

3ª pregunta: ¿Qué nos falta? ¿Cuál debe ser el programa?

Seguro:

–          Faltan ideas y voluntad política

–          Necesidad de respuesta inmediata. Hay 17 paises en recesión

–          Necesitamos confrontar lo que queremos hacer juntos

–          Construir Europa sobre la espalda de los ciudadanos o por los burócratas ha terminado. Queremos más Europa y más democracia

Rubalcaba:

–          Los españoles necesitan ver otra Europa

–          Es preciso revisar y alargar el calendario del cumplimiento del déficit

–          A los paraísos fiscales se va la riqueza, en los países se queda la pobreza

–          Hay que cambiar el estatuto del BCE

–          Un candidato único y un programa único exigen reforzar el partido socialista europeo y ceder soberanía del PSOE al PSE

–          Propone un cambio de nombre: PSE-PSOE (no suscita ningún entusiasmo)

Almunia

–          Crecimiento: más fácil hablar que generarlo

–          El crecimiento viene de la demanda (Keynes)

–          Frente a descalificaciones habidas de los otros contertulios, cree que la UE tiene legitimación política. El Parlamento Europeo lo es de verdad

–          El debate de Europa está presente en todos los países

–          Alerta de que el problema europeo no se resuelve revisando los tratados

–          ¡Ojo con los referéndums! (propuesta de Seguro) Los carga el diablo

Désir

–          Necesitamos una Europa 2.0. más participada y eficaz

–          ¡Ganad las próximas elecciones. Os necesitamos!

Más que una renuncia

Escribo estas líneas una semana después de la renuncia de Benedicto XVI al pontificado. El formidable impacto mediático causado por la decisión, al que han seguido informaciones, reflexiones y especulaciones de todo tipo, nos indica que no estamos ante una simple renuncia de  poder, sino ante un gesto de hondo calado espiritual y temporal que permite múltiples lecturas.

La historia de la Iglesia como institución  refleja, en buena medida, los condicionantes de la sociedad en la que se ha insertado: eurocéntrica, durante la mayor parte de su historia; sumamente jerarquizada, como buena parte de la estructura política y social hasta casi nuestros días; y reacia a los cambios de todo tipo, con excepciones que confirman la regla, como el Vaticano II. Da la sensación de que esta misma Iglesia ha llegado a comienzos del siglo XXI cansada, algo desorientada y en actitud defensiva.

Esta Iglesia, que con luces, sombras, aciertos y errores sigue reuniendo a los que confesamos nuestra fe en Jesús de Nazaret en un mundo cada vez más complejo, ha tenido cuatro últimos papas al frente de la misma verdaderamente excepcionales. Juan XXIII, el profético convocante del concilio; Pablo VI, que lidió con dificultades para insertar a la Iglesia en el mundo moderno; Pablo VI, el evangelizador universal; y Benedicto XVI, el teólogo e inquisidor al que la cátedra de Pedro convirtió en sutil y discreto pastor.

Los dos últimos, de personalidades y planteamientos vitales bien distintos, nos ofrecen dos imágenes sustancialmente diferentes  a la hora de afrontar su compromiso vital. En Juan Pablo II, la imagen jovial de hombre en plenitud  que acompañó buena parte de su pontificado, fue dejando paso con la edad y  los achaques  a otra bien distinta: la de un anciano frágil en lo físico, que se resistía a dejar de cumplir su misión, por dura que ésta fuera. Si es verdad que a lo largo de la historia hemos visto morir, pero no enfermar ni agonizar a los papas, Juan Pablo II rompió con esa imagen para dejarnos ver el lado doliente de un ser humano, aunque viviera entre palacios y oropeles. ¿En medida razonable? No lo sé, pero en todo caso, digna del máximo respeto.

Benedicto XVI nos ha ofrecido otra versión bien distinta. Hombre racional, no ha dudado en someter a una reflexión exhaustiva el dilema que se le ofrecía: aguantar hasta el final a cualquier precio, o someterse al dictado de la implacable condición humana que ve mermar las fuerzas físicas y anímicas necesarias para dirigir una nave, la barca de Pedro, que navega en aguas procelosas, sabiendo que llegará a puerto pero sin conocer las condiciones de su travesía. La respuesta, sorpresiva y en latín, no ha podido ser más clara y contundente: “ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino”.

El gesto es profético y el mensaje, insuperable. Ni siquiera el papa es imprescindible. A partir de aquí, una marea de cambios deberían de florecer en la Iglesia. Entre otros, renuncias de la vetusta jerarquía en cadena,  un mayor desapego al poder, o un rejuvenecimiento orgánico y doctrinal. En definitiva, un espíritu nuevo que esperemos impregne la elección del nuevo papa, que guíe a la Iglesia universal en los comienzos del nuevo milenio.

Pero la lectura de la renuncia no debe quedar en el estricto ámbito eclesial. Rememorando y adaptando al clásico, deberíamos proclamar que “del papa abajo, ninguno”. Todos, monarcas, presidentes y autoridades varias, muchos de ellos vitalicios, deberíamos de tener presente el mensaje: la jubilación no es selectiva, es propia de la condición humana y, en consecuencia, debe ser conjugada en todos los ámbitos. Benedicto XVI se merece esta jubilación jubilosa. Se lo deseo de verdad a un hombre que, pese a ser un gran teólogo, pasará a la historia del papado por su último gesto: fue consciente de sus limitaciones y, por el bien de la Iglesia,  renunció.

Diario de Navarra, 21/2/2013

Ganarse Europa (I)

La delegación navarra con Valenciano y Moscoso

El pasado sábado, 16 de febrero, el PSOE inició en Madrid la primera de las cuatro conferencias sectoriales que desembocarán en otoño en la conferencia política general. La primera de ellas, bajo el significativo título de “Ganarse Europa”, estuvo dedicada a la reflexión sobre el pasado, presente y futuro de Europa. Casi todo fue novedoso en la sesión. El formato, una serie de mesas en diálogo abierto; las maneras, con una cercanía grande entre ponentes y asistentes, que pudieron formular sus preguntas a los primeros; y la importancia de las redes sociales, presentes en una serie de pantallas con opiniones y preguntas que eran trasladadas por los moderadores a los respetivos ponentes. En definitiva, un intento de debate abierto entre partido y sociedad que se saldó con un balance positivo. Con una ventaja adicional, que éste no ha hecho sino empezar.

Participé en la sesión, junto con Javier Ramírez, como representantes de Navarra. Pero no fuimos los únicos navarros asistentes a la sesión. Juan Moscoso, secretario para la Unión Europea, tuvo una presencia destacada. Estuvimos acompañados, además, de algunos miembros de las juventudes socialistas que velaron sus primeras armas en el debate partidario.

Pretendo recoger en unas cuantas entradas lo más significativo de lo dicho a lo largo de la sesión. En la mayor parte de los casos lo haré mediante frases cortas, que resumen bien algunas de las ideas formuladas.

La apertura, iniciada con un retraso ya crónico en las reuniones de partido, la protagonizaron tres pesos pesados del socialismo: Elena Valenciano, Javier Solana y Martin Schulz, que envió un mensaje mediante videoconferencia.

Elena tuvo una intervención en clave de partido, muy crítica con la actual Unión Europea. Algunas de sus frases fueron las siguientes:

–          Hoy empieza un gran cambio de un proyecto distinto

–          Pretendemos una conversación abierta con la ciudadanía de España

–          Europa es hoy más una pesadilla que un sueño

–          El reto hoy no es salvar el euro, sino salvar la Unión

–          Hay que cambiar la política económica de la UE

–          Sin apoyo de la gente al proyecto europeo, éste no podrá subsistir

–          El sueño de  Europa y del PSOE caminan juntos en los próximos años

Javier Solana, en una intervención breve, lúcida y muy institucional, discrepó abiertamente de algunas expresiones de Elena Valenciano y expresó su visión de Europa en los siguientes términos:

–          La situación de Europa en el mundo presenta una única solución, unirnos

–          Sin la UE no hay solución para un país como el nuestro

–          Hay que conseguir una UE nueva en un mundo en cambio

–          La UE tiene que crecer. No habrá salida si no hay crecimiento. Trabajemos nosotros y exijamos a la UE este crecimiento

–          La UE hay que hacerla más legítima, hay que ir a una mayor ciudadanía europea

–          Hay que crecer de abajo arriba, con partidos que sean en verdad europeos

–          La solución es el binomio crecimiento-legitimidad. Hay que resolver los problemas, no sólo hablar de ellos.

Martin Schulz, presidente del Parlamento Europeo, hizo votos por el éxito de la conferencia y animó al PSOE a caminar hacia una Europa federal.

En definitiva, una apertura poco convencional y con ideas discrepantes entre Valenciano y Solana, que evidenció el objetivo de la sesión: la discusión y el debate.

Una visita al MNAC

El Museu Nacional d´Art de Catalunya (MNAC) es, sin duda ninguna, la principal entidad museística de Cataluña y una de las grandes pinacotecas de España. Situada en la colina de Montjuic, en el edificio más emblemático de la Exposición Internacional de 1929 de Barcelona, su colección reúne, en seis grandes ámbitos –románico; gótico; renacimiento y barroco; arte moderno y contemporáneo; dibujos, grabados y carteles; y numismática- lo mejor del arte nacido en Cataluña, junto a muestras excepcionales procedentes del resto de España y otros países europeos.

Hacía muchos años que no visitaba el MNAC. La impresión que me llevo es excelente, a pesar de que, por razones de horario, tuve que seleccionar sólo algunas de sus secciones. La en su día discutida intervención de Gae Aulenti y Josep Benedito, dispuso a partir de 2004 un museo que, sin tocar prácticamente la arquitectura histórica, ha permitido ordenar el recinto, dotarlo de modernidad y situar las obras en un contexto particularmente propicio.

Probablemente, de todos sus fondos, el más conocido es la colección de arte románico, tal vez la más completa del mundo. Destaca la excepcional serie de conjuntos de pintura mural. Procedentes en gran parte de las iglesias románicas de los Pirineos, fueron compradas y trasladadas al museo mayoritariamente entre 1919 y 1923 para evitar así su exportación. La colección está integrada por obras de los siglos XI, XII y XIII, y se completa con ricos fondos de pintura sobre tabla, talla en madera, orfebrería y escultura en piedra.

Volver a recorrer, magníficamente expuestas, recreadas e iluminadas, las pinturas de Pedret, Aneu, Urgell, y Taüll; revisar de nuevo las Majestades y Descendimientos; o repasar la colección de frontales es para mí, además de un goce estético, rememorar otras épocas de mi vida en las que  la docencia y la visita a museos formaba parte esencial de mi actividad. Todavía recuerdo la impresión que me produjo una visita que organicé con mi familia al valle de Boí, para conocer in situ el conjunto de iglesias del valle en la que tuvimos ocasión de conocer los conjuntos de Santa María y San Clemente de Taüll. Desde entonces lo recomiendo vivamente a los alumnos del Aula de la Experiencia y se lo recomiendo también a ustedes.

Junto al románico, tuvimos ocasión de contemplar también  dos conjuntos  formidables existentes en el MNAC: los legados Cambó y Thyssen-Bornemisza. Una selecta reunión de piezas y estilos, fruto del gusto de sus respectivos creadores.

Por supuesto, el catalán es la lengua dominante en todas las actividades del museo, con presencia trilingüe del castellano y el inglés. Nada que reprochar, mientras exista el respeto y la consideración que merece la historia del arte de España, paraguas mayor que alberga buena parte de las colecciones expuestas. También en esto, en mi opinión, separar es empobrecer.

Si estás interesado en navegar por las colecciones puede hacerlo en http://art.mnac.cat y en Google Art Project.

División de poderes

La reforma ha sido objeto de contestación social

A estas alturas de nuestro sistema democrático nacional y foral, la división de poderes enunciada por Montesquieu en el siglo XVIII debería de ser una práctica ordinaria y aceptada por todos. Pero del dicho al hecho, una vez más, hay un buen trecho.

Enuncio el principio básico: al parlamento, pieza clave del sistema, le corresponde legislar, controlar e impulsar la labor del gobierno; a éste ejercer la acción ordinaria de gobierno; y al poder judicial interpretar las leyes y dictar justicia. Todo ello, en un régimen de democracia parlamentaria, con un poder ejecutivo respaldado por una mayoría que le da sustento y apoya sus planes e iniciativas.

¿Pero qué sucede cuando el gobierno está en minoría  y por tanto sujeto a la decisión mayoritaria de los grupos de la oposición? Pues que este principio corre el peligro de resquebrajarse. Así ha sucedido esta mañana en el Pleno del Parlamento en un tema como el sanitario, de evidente interés general.

El Gobierno de Navarra, ejecutivo en minoría, decidió aprobar un decreto foral de evidente interés que modificaba sustancialmente la atención sanitaria vigente en Navarra, sobre todo en el ámbito rural. De nada ha servido la oposición de todos los grupos parlamentarios a excepción del PP, los sindicatos de clase y profesionales, los colegios profesionales y buena parte de los ayuntamientos afectados. Empecinado en el error, el gobierno argumenta la reforma en razones de eficiencia. Ante esta situación, los grupos parlamentarios de la oposición se han visto obligados a adoptar una iniciativa inusual: derogar, mediante ley en trámite de urgencia y lectura única, el decreto de atención continuada y urgente.

El Gobierno de Navarra dispone de un año para presentar un nuevo plan consensuado con los profesionales, sindicatos y grupos políticos. Si es así, nuestro partido no tendrá inconveniente en apoyar la reforma, porque esta es, sin duda, necesaria.

Salvemos los claustros

See full size image

Yo también me he hecho la misma pregunta antes de comenzar a escribir el artículo. ¿De verdad crees que este es un tema de actualidad, a la vista del último número de parados -en Navarra superan ya los 50.000-, el alarmante desempleo juvenil, con cifras cercanas al 50%, o la asfixiante atmósfera de corrupción que envuelve la vida pública? Evidentemente no. Por si no lo tuviera claro, las otras páginas del Diario me lo vuelven a recordar una vez más. Pero aun reconociendo que eso es lo verdaderamente importante, no debemos olvidar otra cosa también fundamental: la vida sigue, el pesimismo enfermizo no nos lleva a ninguna parte, y los logros conseguidos con gran esfuerzo en los últimos treinta años en materia de salud, educación, servicios sociales o cultura, que  nos definen como sociedad madura y moderna, debemos cuidarlos especialmente, ahora que los recursos escasean. Permítanme que les ponga un ejemplo en materia de cultura, aunque alguno considere frívola la propuesta.

Navarra cuenta con un rico patrimonio histórico-artístico presente en múltiples rincones de nuestra geografía, tanto en espacios urbanos como rurales. Afortunadamente, lo esencial de este patrimonio está salvado, gracias fundamentalmente a la acción de los poderes públicos, materializada en partidas presupuestarias constantes desde 1940 y liderada por la Institución Príncipe de Viana. Hasta hace unos años, los presupuestos  de Navarra permitían una generosa intervención en todo tipo de bienes, desde los que gozaban de la máxima protección hasta los de interés regional o local. Hoy, el drástico recorte de esos fondos nos exige ser especialmente cuidadosos y selectivos con las obras en las que se debe intervenir.

Si tuviéramos que seleccionar los cinco conjuntos monumentales más importantes de la Comunidad, no hay ninguna duda, gustos aparte, que dos de ellos serían los correspondientes a las catedrales de Tudela y Pamplona. Ambos gozan desde antiguo del máximo nivel de protección, han sido objeto de sucesivas y parciales restauraciones y, en el último decenio, los dos conjuntos han conocido intervenciones cuantitativa y cualitativamente relevantes. Cabría pensar, por tanto, que ambos están a salvo y libres de todo peligro. Nada más lejos de la realidad. Sus respectivos claustros, el románico de  Tudela y el gótico de Pamplona son, paradójicamente, los dos  ejemplares más completos de sus respectivos estilos y los que más peligro corren.

No se me oculta la complejidad del problema en su doble vertiente técnica y presupuestaria. Pero los hechos son tozudos y la situación de máxima gravedad. Apelo a dos testimonios indiscutibles. Adam Lowe, director de la empresa Factum Arte, decía en este mismo medio el pasado 1 de febrero respecto al claustro de Tudela: “es muy triste ver cómo esas magníficas piedras de los capiteles se están convirtiendo en polvo o en un puñado de fragmentos rotos dentro de una malla”. Y la profesora Clara Fernández-Ladreda, que dio la voz de alarma respecto al claustro de Pamplona, sigue clamando desde 2002 por una respuesta inmediata. Probablemente, aun habiendo muchas cosas necesarias, nada es más urgente en el patrimonio navarro que salvar los claustros de Tudela y Pamplona. Y las instituciones, lideradas por el Gobierno de Navarra, están obligadas a hacerlo ya, con la máxima colaboración, celeridad y eficacia.

Queda, además, un reto pendiente. Las catedrales de Tudela y Pamplona se cerraron a cal y canto para su restauración y volvieron a abrirse el día de la inauguración. Es hora de incorporar a la ciudadanía, que participa con sus impuestos, al proceso didáctico de esta misma restauración. La sala de arqueología de la exposición Occidens es buen ejemplo de la pertinencia de esta medida.

En conclusión, debe haber presupuesto, proyecto y voluntad. Lo que no hay es tiempo. ¡Salvemos los claustros antes de que sea demasiado tarde!

Diario de Navarra, 7/2/2013