Salvemos los claustros

See full size image

Yo también me he hecho la misma pregunta antes de comenzar a escribir el artículo. ¿De verdad crees que este es un tema de actualidad, a la vista del último número de parados -en Navarra superan ya los 50.000-, el alarmante desempleo juvenil, con cifras cercanas al 50%, o la asfixiante atmósfera de corrupción que envuelve la vida pública? Evidentemente no. Por si no lo tuviera claro, las otras páginas del Diario me lo vuelven a recordar una vez más. Pero aun reconociendo que eso es lo verdaderamente importante, no debemos olvidar otra cosa también fundamental: la vida sigue, el pesimismo enfermizo no nos lleva a ninguna parte, y los logros conseguidos con gran esfuerzo en los últimos treinta años en materia de salud, educación, servicios sociales o cultura, que  nos definen como sociedad madura y moderna, debemos cuidarlos especialmente, ahora que los recursos escasean. Permítanme que les ponga un ejemplo en materia de cultura, aunque alguno considere frívola la propuesta.

Navarra cuenta con un rico patrimonio histórico-artístico presente en múltiples rincones de nuestra geografía, tanto en espacios urbanos como rurales. Afortunadamente, lo esencial de este patrimonio está salvado, gracias fundamentalmente a la acción de los poderes públicos, materializada en partidas presupuestarias constantes desde 1940 y liderada por la Institución Príncipe de Viana. Hasta hace unos años, los presupuestos  de Navarra permitían una generosa intervención en todo tipo de bienes, desde los que gozaban de la máxima protección hasta los de interés regional o local. Hoy, el drástico recorte de esos fondos nos exige ser especialmente cuidadosos y selectivos con las obras en las que se debe intervenir.

Si tuviéramos que seleccionar los cinco conjuntos monumentales más importantes de la Comunidad, no hay ninguna duda, gustos aparte, que dos de ellos serían los correspondientes a las catedrales de Tudela y Pamplona. Ambos gozan desde antiguo del máximo nivel de protección, han sido objeto de sucesivas y parciales restauraciones y, en el último decenio, los dos conjuntos han conocido intervenciones cuantitativa y cualitativamente relevantes. Cabría pensar, por tanto, que ambos están a salvo y libres de todo peligro. Nada más lejos de la realidad. Sus respectivos claustros, el románico de  Tudela y el gótico de Pamplona son, paradójicamente, los dos  ejemplares más completos de sus respectivos estilos y los que más peligro corren.

No se me oculta la complejidad del problema en su doble vertiente técnica y presupuestaria. Pero los hechos son tozudos y la situación de máxima gravedad. Apelo a dos testimonios indiscutibles. Adam Lowe, director de la empresa Factum Arte, decía en este mismo medio el pasado 1 de febrero respecto al claustro de Tudela: “es muy triste ver cómo esas magníficas piedras de los capiteles se están convirtiendo en polvo o en un puñado de fragmentos rotos dentro de una malla”. Y la profesora Clara Fernández-Ladreda, que dio la voz de alarma respecto al claustro de Pamplona, sigue clamando desde 2002 por una respuesta inmediata. Probablemente, aun habiendo muchas cosas necesarias, nada es más urgente en el patrimonio navarro que salvar los claustros de Tudela y Pamplona. Y las instituciones, lideradas por el Gobierno de Navarra, están obligadas a hacerlo ya, con la máxima colaboración, celeridad y eficacia.

Queda, además, un reto pendiente. Las catedrales de Tudela y Pamplona se cerraron a cal y canto para su restauración y volvieron a abrirse el día de la inauguración. Es hora de incorporar a la ciudadanía, que participa con sus impuestos, al proceso didáctico de esta misma restauración. La sala de arqueología de la exposición Occidens es buen ejemplo de la pertinencia de esta medida.

En conclusión, debe haber presupuesto, proyecto y voluntad. Lo que no hay es tiempo. ¡Salvemos los claustros antes de que sea demasiado tarde!

Diario de Navarra, 7/2/2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s