Comparecencia del Gobierno de Navarra en relación al cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica

 

 

EXPOSICIÓN DE  MOTIVOS

El Pleno del Parlamento de Navarra aprobó con los votos favorables de Nabai, PSN-PSOE, CDN e IU y la abstención de UPN, una moción que decía lo siguiente:

1.- El Parlamento de Navarra insta al Gobierno de Navarra a que, en el plazo de dos meses, de acuerdo con la legislación internacional de Derechos Humanos, firme un convenio con el Ministerio de Justicia del Gobierno de España, tal y como lo han hecho ya buena parte de las Comunidades Autónomas, para la elaboración en Navarra del mapa de fosas comunes.

2.- El Parlamento de Navarra insta el Gobierno de Navarra a que, en el plazo de tres meses, elabore un protocolo de exhumaciones en línea con lo ya realizado por otras Comunidades Autónomas. Dicho protocolo deberá tener en cuenta, como mínimo, un servicio de atención a los familiares de las personas fusiladas en Navarra y dar una solución digna y respetuosa a la inhumación de los restos de los cuerpos exhumados que no sean reclamados por ningún familiar.

Por otra parte, el presupuesto de 2010 contemplaba una partida, fruto de una enmienda del PSN-PSOE, titulada “Aplicación Ley Memoria Histórica” dotada con 100.000 euros.

 A la vista de todo ello,

TEXTO DE LA COMPARECENCIA 

Se requiere la comparecencia del Gobierno de Navarra en la Comisión correspondiente a fin de dar cuenta del cumplimiento de lo previsto en la moción aprobada por el Pleno y del desarrollo de la partida prevista en el presupuesto de 2010.

Pamplona a 20 de enero de 2011

Anuncios

El primero del Camino

 

Ayer, 25 de febrero, tuve la oportunidad de asistir a la inauguración del albergue de peregrinos de Roncesvalles, el último de la larga serie acumulada con el paso de los siglos. Desde el siglo XI, el alto de Ibañeta contó con una pequeño monasterio-hospital dedicado a San Salvador. En 1127, Sancho de Larrosa, obispo de Pamplona, decidió crear una cofradía de laicos y eclesiásticos que atendiera un nuevo albergue, este ya en la ubicación actual. El Poema de Roncesvalles, recogido en el códice La Preciosa describe con bastante detalle los cuidados y normas que regían la vida del centro a principios del siglo XIII, cuando la colegiata iniciaba su despegue económico y su fama asistencial alcanzaba ya mucho más allá de Navarra. La asistencia conoció un nuevo impulso en la Edad Moderna, con la presencia de otro centro La Caridad, encargado de la atención a los peregrinos sanos. Finalmente, un último esfuerzo se llevó a cabo a principios del siglo XIX, de acuerdo al diseño de José Poudez, con un albergue que superaba ampliamente las necesidades de una peregrinación en franca decadencia. El hospital nuevo se transformó en los años ochenta del pasado siglo, primero en una escuela de capacitación agraria y posteriormente en un albergue juvenil atendido por el Gobierno de Navarra, mientras que los peregrinos ocupaban unas instalaciones reformadas en la Casa de los Beneficiados y más tarde se instalaban en Itzandegia, uno de los primeros y más interesantes edificios del conjunto monumental.

El albergue inaugurado ayer, supone la recuperación del edificio diseñado por José Poudez y recupera la función original para la que fue levantado. La rehabilitación integral del edificio, dirigida por Leopoldo Gil Cornet, ha sido magnífica y supone dotar a Roncesvalles del que es, sin duda ninguna, el mejor albergue de peregrinos de todo el Camino. Tan bueno que los hosteleros de Roncesvalles me hicieron llegar su preocupación por el impacto negativo que el nuevo albergue pudiera tener en sus negocios.

¿Y esto, por qué ha sido posible? Como recordó Elena Torres en la inauguración, por la confluencia de intereses de partidos distintos en proyectos de interés general para Navarra. Afortunadamente en materia de Patrimonio, esta es una constante que se mantiene desde la creación de la Institución Príncipe de Viana en el año 1940. Pero dada la querencia de UPN a patrimonializar las acciones del Gobierno de Navarra, bueno será recordar algunas iniciativas. El albergue de peregrinos, cuyo costo ha superado los seis millones de euros, está incluido en el Plan Navarra 2012, proyecto de inversión acordado por el PSN-PSOE. Las partidas para su puesta en marcha salieron de los presupuestos de 2009, 2010 y 2011, aprobados por el PSN-PSOE. El programa estaba inserto en el Plan Trienal de Patrimonio Cultural, firmado a iniciativa del PSN-PSOE. Y finalmente, el albergue fue la estrella del Plan Global Interdepartamental del Camino de Santiago, aprobado a instancias del PSN-PSOE.

Aunque la presencia del partido fuera discreta ayer en la inauguración, su actuación, como se ve, no ha sido precisamente menor. Lo que demuestra que también desde la oposición se puede coadyuvar a que las cosas se hagan y se hagan bien. Es una de las íntimas satisfacciones que me quedan como parlamentario de la legislatura que ahora termina. Una satisfacción que se une a la recuperación de Itzandegia, realizada siendo consejero de Cultura en los años ochenta.

No sé cual será el devenir de la peregrinación. Pero estoy seguro de haber asistido a un nuevo e interesante jalón en la vida jacobea de Roncesvalles. Uno más, en la vida de un centro con casi mil años de historia.

De dioses y hombres

 

Tres razones me incitan a compartir con ustedes esta reflexión sobre el papel de la religión en el mundo actual: la visión de una película fascinante que recomiendo vivamente “De dioses y hombres”, todavía presente en nuestra cartelera; la entrevista en este mismo medio con Justo Lacunza, padre blanco, experto en el islam y en lenguas y culturas africanas; y los sucesos a lo que estamos asistiendo en el mundo islámico, que parecen anunciar cambios revolucionarios en esa estratégica zona del planeta.

Sin entrar en las diversas acepciones del término religión y su etimología, sobre lo que no hay acuerdo, sí que podemos convenir en que la religión es un fenómeno universal que constituye una parte de la historia de la humanidad. Está presente en las pinturas rupestres, en los templos de Egipto, Babilonia, la India y Grecia, o en todas las manifestaciones de nuestro mundo occidental. Lo religioso es un hecho humano complejo, ya que en él concurren variedad de elementos -culturales, filosóficos, sociológicos, psicológicos, estéticos, etc.- que posibilitan diferentes acercamientos al mismo. Acompaña al sujeto humano como signo de racionalidad y se refleja en símbolos, tradiciones, rituales, creencias y códigos de comportamiento.

Dejemos de lado el balance histórico de las religiones, que nos llevaría muy lejos. Pero es inevitable constatar la diferencia existente entre sus valores intrínsecos, -todas ellas vehículo de paz, amor y diálogo- y su materialización concreta, en no pocas ocasiones unida a la violencia, las colonizaciones o la esclavitud. Si nos referimos a la religión cristiana, poco o nada tienen que ver los pequeños núcleos de seguidores de Jesús de Nazaret, proscritos y masacrados en los primeros siglos, con las etapas posteriores en los que acabaron por identificarse poder religioso y poder político y en los que la tarea de misión se convirtió en un imperativo que utilizaba la violencia, si era necesario, para conseguir la conversión de los paganos. Todo ello, claro está, sin dejar de reconocer el heroísmo de los mártires y los esfuerzos sobrehumanos de los misioneros a lo largo de los siglos para ampliar los territorios de misión.

Hoy, a Dios gracias, las cosas han cambiado para bien. La Iglesia ha perdido parte de su poder – una auténtica bendición divina-, el cristianismo está obligado a convivir con las otras religiones en pie de igualdad, y la misión, mandato imperativo de Jesús en el evangelio, se desarrolla por hombres y mujeres desde parámetros bien distintos. Lo señalaba con claridad Justo Lacunza en su entrevista: “hay mucho espacio común para compartir en paz entre musulmanes, judíos y cristianos”.

La verdadera historia de siete monjes franceses que en 1996 fueron secuestrados y asesinados por extremistas islámicos, le sirve al director Xavier Beauvois para meditar sobre el tenso diálogo entre el cristianismo y el islam, la violencia fundamentalista y el precio de la fe. La película tiene una doble lectura. Desde el punto de vista fílmico, yo resaltaría la convicción de su lenguaje, un idioma severo y austero que imita los vastos silencios a los que los monjes han decidido consagrar su vida, y su profundo amor por el mundo que les rodea, que aparentemente nada tiene que ver con ellos.

Pero el film nos permite una reflexión más honda: asistir con admiración y congoja a la vez, a la crisis espiritual que afronta cada uno de los monjes. ¿Qué derecho tienen ellos a abandonar a su gente? ¿Qué hay de útil o de beneficioso para ellos o para la Iglesia en sus casi seguras muertes si permanecen en el monasterio? ¿Va a servir de algo su muerte a la comunidad local a la que honran y sirven? ¿Qué papel juega Dios en estas decisiones?

La película invita a pensar y deja un poso. En mi caso ha sido el siguiente: me impresionó la brutalidad de su destino, pero mucho más el poder sostenido de su creencia.

Diario de Navarra, 24/2/2011

Las listas electorales

 

Hay momentos en la vida de los partidos que resultan particularmente convulsos y complicados: uno de ellos es el congreso, y más concretamente la noche anterior a la proclamación de la nueva dirección; el otro es la etapa de la elaboración de las listas electorales.

Respecto al primero, he procurado vivirlo siempre a una cierta distancia, de tal forma que, en contra de una costumbre inveterada, me he retirado siempre a mi casa a dormir y a la mañana siguiente he tenido la oportunidad de saber lo que me deparaba el destino.

Por lo que hace al segundo momento, he vivido circunstancias bien distintas. En los años ochenta accedí a una lista al Parlamento de la que dimití para hacerme cargo de la cartera de Educación, Cultura, Deporte y Juventud. En la siguiente ocasión, siendo consejero, no fui en las listas para dejar paso a otros compromisos que el entonces secretario general tuvo que atender. No me gustó excesivamente, pero lo acepté con deportividad. En las dos últimas legislaturas, por decisión de los respectivos secretarios generales, he ocupado el puesto número 7. Sencillamente el que se me asignó, ni más ni menos. El puesto real se lo gana uno en el Parlamento día a día, con su trabajo unas veces callado y otras más visible en la tribuna.

Creo en la renovación y en la no perpetuidad en los cargos. He procurado predicarlo con el ejemplo. No he ocupado nunca, en toda mi vida política, un cargo más de ocho años, cifra que considero suficiente para dar lo mejor de uno mismo. En consecuencia, esta será, si resulto elegido, mi última legislatura en el Parlamento de Navarra. Y, por supuesto, mi cargo de presidente está también a disposición del secretario general, ya que en el próximo congreso llevaré 8 años ejerciendo tan honrosa misión.

La etapa no es fácil para nadie. Ni para el secretario general, que al final debe decidir entre los muchos posibles; ni para el secretario de organización, que tiene que bregar con la ingrata tarea de la selección previa; ni para los no elegidos, que difícilmente entienden una decisión que consideran injusta. Pero aún siendo necesario el proceso, debe hacerse un esfuerzo adicional para que la  diferencia política no trascienda a la esfera personal. Somos compañeros de partido, en muchos casos con una gran antigüedad a las espaldas y muchas vivencias irrepetibles, para que una decisión de este tipo rompa unos lazos entrañables. Sí, ya sé que un político europeo de cuyo nombre no quiero acordarme señalaba que había “amigos, enemigos y compañeros de partido”. Pero, aunque a veces es verdad, espero que esa sea la excepción que confirme la regla.

Las listas están aprobadas. Sólo queda aprobar también los programas forales y municipales, en los que algo que he tenido que ver, y aprestarnos a la contienda electoral con optimismo y realismo a la vez. La política no pasa por sus mejores momentos, pero el país tampoco. Necesita de personas entregadas, convencidas y deseosas de ayudar a la mejora de la situación. Después, ya hablarán los ciudadanos y nos pondrán a cada uno en su sitio. Pero hasta entonces, que por trabajo e ilusión no quede. En mi caso, ambas cuestiones están garantizadas.

Pregunta oral a Pleno en relación al convenio previsto con el cabildo y el ayuntamiento de Orreaga-Roncesvalles

 

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El pasado día 16 de abril de 2010, a iniciativa del grupo parlamentario “Socialistas del Parlamento de Navarra”, la Comisión de Cultura y Turismo giró una visita de trabajo a Roncesvalles con la siguiente finalidad:

–         Visitar el conjunto de las instalaciones de la colegiata, en especial el albergue general de peregrinos, actualmente en obras.

–         Tener una reunión de trabajo con los responsables del cabildo, a fin de conocer sus expectativas y demandas.

–         Desarrollar una reunión de trabajo con los responsables municipales, a fin de conocer igualmente sus necesidades y demandas.

Fruto de la visita fue la presentación y aprobación por parte de todos los grupos políticos de esta Cámara de una moción que decía literalmente lo siguiente:

 1º.- El Parlamento de Navarra, sin perjuicio de las acciones en marcha o previstas para un inmediato futuro en el ámbito del Patrimonio, insta al Gobierno de Navarra a negociar y, en su caso, firmar un convenio con el Ayuntamiento y el cabildo de Orreaga-Roncesvalles, a fin de hacer frente a las especiales necesidades que concurren en el recinto monumental y sus alrededores como consecuencia del progresivo aumento de peregrinos y viajeros que dicho espacio ha experimentado.

 2º.- Dado el carácter de Año Santo Compostelano que concurre en este año 2010, se insta al Gobierno de Navarra a agilizar dicha negociación a fin de que algunas de estas necesidades puedan ser resueltas para el periodo estival, época de especial afluencia y demanda.

 Una vez concluido el año 2010,  interesa conocer:

 TEXTO DE LA PREGUNTA

 ¿Se ha materializado el Convenio previsto? En caso de respuesta positiva, ¿cuáles han sido los términos básicos del mismo? En caso de respuesta negativa ¿Cuáles son las razones de este incumplimiento?

 Pamplona a 10 de enero de 2011

 Román Felones Morrás

Portavoz de Cultura y Turismo

 

Oración y solidaridad con José Mari

 

El sábado conocimos la noticia de un accidente ocurrido en el monte, en el que una persona había perdido la vida mientras trabajaba en apilar una carga de leña. El hecho desgraciado no dejaba de tener el carácter de una gacetilla menor en la sección de sucesos. Pero el tal José Mari supimos horas después que era el marido de una compañera, concejala socialista en el ayuntamiento de Ansoáin. Y en estas horas difíciles, el partido ha querido que una representación del mismo, encabezada por su presidente, estuviera acompañando a la familia.

El funeral religioso se ha celebrado hoy, lunes, en la iglesia de San Cosme y San Damián, un hermoso templo levantado hace una década por el equipo de Luis Tabuenca. Un templo abarrotado de fieles ha vivido una ceremonia sentida, cordial y muy humana, en la que el recuerdo de José Mari y el cariño a la esposa María José y a los hijos Roberto y Jenaro ha estado muy presente.

Todo ha coadyuvado a hacer del funeral, una ceremonia normalmente triste y repetitiva, un espacio para la oración y la convivencia. El templo, acogedor y luminoso; el coro de la parroquia, con sus bien entonados cantos en castellano y euskera; la participación de la comunidad parroquial, en una ceremonia preparada y bien llevada; la valiente presencia de la viuda y los hijos, uno de los cuales ha encendido el cirio pascual que representaba a Jesús Resucitado y a José Mari, presente en la celebración; y las hondas y precisas palabras del párroco, un ejemplo de compromiso y buen hacer en el desarrollo de un funeral sentido como propio.

Un compañero de partido de la agrupación ha sido el encargado de realizar la despedida. Con entereza, ha dado testimonio de su amistad y de su compromiso creyente. Y con emoción apenas contenida ha expresado lo que muchos de los asistentes sentían.

En nombre de la familia socialista, he tenido la oportunidad de saludar a María José, Roberto y Jenaro. Para mí no ha sido un acto estrictamente protocolario. He querido ser portavoz de cuantos formamos un grupo humano, el PSN-PSOE, unido por lazos de ideología y objetivos afines. Sabedor en mi caso, de que representaba a todos, creyentes y no creyentes.

Al atardecer de la vida, nos examinarán del amor. Y por lo visto y oido en el funeral, José Mari se ha presentado a la cita bien surtido y con buena nota. Sin duda, tendrá su recompensa.

Malos usos políticos

 

El Gobierno de Navarra es un gobierno en minoría sustentado hasta hace unos meses por el CDN y UPN y, desde la expulsión del primero, en exclusiva por el partido regionalista. Sin embargo, su transitar a lo largo de la legislatura ha sido relativamente tranquilo y sosegado, mucho más de lo que era previsible al comienzo de la misma. Y esto ha sido así por dos razones: la responsabilidad del PSN-PSOE, que ha acordado básicamente  con el Gobierno los cuatros presupuestos, atendiendo al interés general de la Comunidad en una época de crisis galopante; y la actitud de todos los grupos de la Cámara que mantienen un comportamiento muy civilizado, sin perjuicio de las tareas de impulso y control del Gobierno que les son propias.

Este comportamiento se está resquebrajando en las últimas semanas, no sé si debido a la proximidad de las elecciones, el nerviosismo de algunos de sus miembros o las querencias naturales que afloran en este proceso final.

El Pleno de la Cámara del pasado día 19 de febrero no fue precisamente un paseo para el Gobierno. Hubo control, estricto en algunos casos, y determinados miembros del Gobierno se pasaron de frenada. Así sucedió con Ioseba Eceolaza y Maribel García Malo, Patxi Zabaleta y José María Roig y Juan Ramón Corpas y yo mismo.

Me referiré al último, en el que me vi afectado personalmente. Interpelé por tres veces al Consejero respecto a tres cuestiones de interés: el papel de la Fundación para la Conservación del Patrimonio Histórico de Navarra, que no acabamos de entender; los nuevos planteamientos en materia de infraestructura cultural, que no aparecieron nada claros; y el cierre de la iglesia de Eunate en el mes de diciembre, anécdota que sirvió para valorar la gestión en el ámbito del patrimonio. Llevo 35 años visitando la iglesia de Eunate con grupos de alumnos o ciudadanos interesados en el arte y la cultura de Navarra. Y cuando lo hemos hecho fuera del horario previsto, siempre hemos encontrado la llave disponible en la parroquia de Muruzábal. Así lo hice también en la última visita en la segunda semana de diciembre de 2010. Con una novedad, en esta ocasión la persona responsable me indicó la imposibilidad de dejarme la llave, ya que debía cumplir lo previsto en el convenio entre el Gobierno de Navarra y la parroquia de Muruzábal.

En la respuesta final a mi pregunta, realizada con la corrección y vehemencia que me caracterizan, el Consejero  hizo referencia a mi visita a Muruzábal, afeándome la prepotencia y malas formas de mi petición. No tuve oportunidad de replicar. Pero para que quede claro, señalaré que nada más lejos de la realidad y de ello puede dar fe la señora que me atendió. Inicialmente no me identifiqué, pero fue la señora quien me dijo: Sé que usted es el señor Felones, pero tengo órdenes estrictas de no dejar la llave a nadie. Tuvimos una amable charla en la que le manifesté mi discrepancia y mi sorpresa por la decisión. Y aún hablamos de algunas otras cosas referidas al patrimonio, que no vienen al caso.

Me parece lamentable utilizar estas argucias para defender determinadas posiciones políticas. Y más lamentable aún que lo dicho no responda a la verdad. Lo siento por el señor Consejero. Mi obligación como portavoz de Cultura y Turismo es, además de hacer las leyes, impulsar y controlar la labor del Gobierno. Y, como es mi estilo, con la misma corrección y vehemencia de siempre, lo seguiré haciendo hasta el último día de la presente legislatura.

Puedes seguir el debate parlamentario en el punto número 11 del siguiente enlace: http://www.parlamento-navarra.es/47/section.aspx/viewvideo/4150