De la memoria arqueológica al libro

Tudela

Ficha Técnica

Título: Santa María de Tudela: de mezquita a catedral. Doce siglos de historia de la ciudad a través de la arqueología

Autores: Jesús Sesma e Inés Tabar

Editorial: Gobierno de Navarra

Páginas: 401

Precio: 20 euros

Uno de los grandes conjuntos monumentales navarros -el segundo en importancia de la Comunidad, tras el complejo catedralicio de Pamplona- es la catedral de Tudela. Entre los años 2002 y 2006, fue objeto de un proceso integral de restauración, redactado y dirigido por los técnicos de la Dirección de General de Cultura-Institución Príncipe de Viana, con una inversión de algo más de 9 millones de euros, promovido y financiado por el Gobierno de Navarra y la Fundación Caja Navarra.

Además de una gran exposición de reapertura, con el catálogo para la visita, el propio Gobierno de Navarra publicó en 2006 un libro de gran formato, espléndido en texto y fotos, titulado La catedral de Tudela, en el que de la mano de numerosos autores, se pretendía recoger la historia, el arte, las artes suntuarias y el proceso de restauración. Es, sin duda, el gran libro sobre la catedral, que ofrece una visión global de la misma, válido tanto para especialistas como para un público inquieto e interesado por estos temas. En dicho libro, el capítulo dedicado a las excavaciones en la catedral durante los años 2002-2003, de apenas 20 páginas, lo firmaron Inés Tabar y Jesús Sesma, autores de la obra que comentamos.

Han tenido que pasar nada menos que 15 años, para que aquel libro se complete con este otro, que presenta también un indudable interés. A mi juicio son dos las características que lo definen: el papel crucial concedido a la arqueología, como paso previo para toda intervención que pretenda llamarse integral, y la singularidad de subrayar que la inicial colegiata de Santa María de Tudela y posterior catedral, se alza sobre la mezquita aljama de la ciudad islámica, un hecho singular y excepcional en el panorama arquitectónico navarro. Así han querido subrayarlo los autores en el propio título: Santa María de Tudela: de mezquita a catedral. Doce siglos en la historia de la ciudad a través de la arqueología.

El libro, que tiene como sustrato la correspondiente memoria arqueológica, presenta un lenguaje académico no especialmente fácil de seguir, si uno no está familiarizado con el vocabulario. Se divide en cinco grandes apartados y una serie de anexos. A los efectos del lector no especialista, pero sí interesado, interesa subrayar el apartado III, la evolución histórica, que ocupa casi 300 páginas. Se aborda con detenimiento, siempre desde una perspectiva arqueológica, el estudio de la mezquita mayor de Tudela, el urbanismo islámico en el solar de la catedral, la mezquita dedicada al culto cristiano, las fases constructivas de la catedral, la evolución del templo de la baja edad media a la edad contemporánea, y el cementerio parroquial.

Especial interés tiene el apartado IV, dedicado a la interpretación de los resultados. Si al lector le parece premioso o excesivo el capítulo anterior, le recomiendo que no deje de leer éste. En poco más de 50 páginas dispone del resumen más actualizado de todo el proceso constructivo de un edificio complejo, que gracias a aportaciones como la presente, cada día conocemos mejor.

El libro se cierra con una exhaustiva bibliografía que abarca las fuentes bibliográficas propiamente dichas, además de las archivísticas y las procedentes de internet, cada vez más presentes también en el ámbito académico.

Este deseo de poner a disposición de la comunidad científica y ciudadanía estudios más específicos vinculados con el tema, se concreta en una relación de anexos que pueden encontrarse en http://www.cultura-navarra.es/es/santa-maria-de-tudela-de-mezquita-a-catedral. Otro acierto que no podemos ni debemos pasar por alto.

No cabe sino felicitar a los autores, dos veteranos y bregados técnicos arqueólogos, por su constancia en perseguir hasta lograrlo lo que en otras ocasiones se ha quedado en capítulo de revista arqueológica, y por el contenido de su estudio. Santa María de Tudela se lo merecía.

Diario de Navarra, 15/5/2020

Una monografía para San Miguel de Estella

San Miguel

Ficha técnica

Título: La iglesia parroquial de San Miguel Arcángel de Estella en imágenes

Autores: Antonio Sola Alayeto y Xabier Larreta Anocíbar

Editorial: Centro de Estudios Tierra Estella/Lizarreriko Ikerketa Gunea

Páginas: 250

Precio: 20 euros

Antonio Sola y Xabier Larreta son dos profesores jubilados, que han desarrollado buena parte de su tarea docente en el Instituto de Estella. Esta tarea ha estado acompañada por una constante preocupación personal por el entorno histórico-artístico de Tierra Estella y por la transmisión a sus alumnos de estas mismas inquietudes. Ellos dos, junto a Alfredo Larreta, son el núcleo básico del grupo de personas que, allá por los años ochenta, puso en marcha el Centro de Estudios Tierra Estella (CETE), institución dedicada a estudiar y velar por la conservación y mejora del patrimonio de la merindad en su más amplia expresión. Especializado el primero en el estudio histórico-artístico propiamente dicho, y en la fotografía el segundo, juntos han desarrollado el proyecto “Irache en imágenes. Un viaje a través del tiempo”, que constituyó un buen banco de pruebas para abordar el estudio que ahora comentamos.

La bibliografía sobre la iglesia de San Miguel de Estella, uno de los grandes templos tardorrománicos navarros, no es precisamente reducida. Los trabajos de José Goñi Gaztambide, María Concepción García Gaínza, Javier Martínez de Aguirre y Carlos J. Martínez Álava, por no citar sino los más relevantes, permiten conocer bastante pormenorizadamente su historia y contenido. En consecuencia, una pregunta resulta obvia: ¿Era necesario el trabajo que ahora presentan? Así lo creen los autores y lo justifican en el prólogo: “no existe ningún trabajo que haya tratado el conjunto arquitectónico de San Miguel, en todas sus manifestaciones, de forma sistemática y organizada” y “las investigaciones realizadas lo han sido sobre aspectos parciales (…) expuestos para personas entendidas (…) pero no son fácilmente asequibles a cualquier persona sin instrucción especializada”. El objetivo, por tanto, es “hacer llegar a la mayor cantidad de personas estos conocimientos que compensen las carencias observadas y también motivarlas para procurar un mejor y mayor disfrute de ese conocimiento y una actitud de promoción y defensa del patrimonio que tenemos más cercano”.

Tras varios años de trabajo, que incluye una ingente labor fotográfica -2500 fotografías tomadas, de las que se han incluido 730-, el libro vio la luz en diciembre de 2019.

El índice general nos permite apreciar lo minucioso del trabajo. El primer capítulo está dedicado al contexto geohistórico y a la iglesia de San Miguel en Estella. Los siete siguientes estudian detenidamente el exterior del edificio, prestando especial atención al color en las fachadas románicas y góticas y a la portada norte, que se estudia con una profusión fotográfica que a muchos les parecerá excesiva. El tercer bloque, que abarca los seis capítulos restantes, está dedicada al interior: estructura (planta, alzados, soportes, planimetría y cubiertas), retablos, lienzo, sepulcros, imágenes, elementos litúrgicos y sillería del coro. Una sección dedicada a la bibliografía y documentación cierra el texto.

Conviene subrayar, por tanto, los tres principales logros del libro: reunir en un solo texto lo conocido sobre la iglesia de San Miguel Arcángel, en sus más variados ámbitos; hacerlo en un lenguaje asequible, no desprovisto de rigor histórico-artístico; y documentarlo todo ello con un aporte fotográfico tan abundante, que se recoge incluso en el título: La iglesia parroquial de San Miguel Arcángel de Estella en imágenes. Todo ello, sin renunciar a afirmaciones e interpretaciones personales que intentan justificarse con razones y pruebas aportadas en su defensa.

Queda, finalmente, una cuestión más discutible, que no puedo soslayar. ¿Es compatible pretender una obra de divulgación que acerque la comprensión de una obra de arte compleja en sí misma a los no iniciados, sin renunciar a prescindir de explicaciones pormenorizadas o de buena parte de las numerosísimas fotos que la acompañan? Los autores han optado por documentarlo casi todo. Yo, acostumbrado a explicarla muchas veces a mis alumnos, se lo agradezco. Espero que quienes ojeen o lean el libro, también lo hagan.

Diario de Navarra, 3/4/2020

 

 

El fruto de un centenario

Viana

Ficha técnica

Título: Viana en su VIII centenario: cultura y patrimonio

Editorial: Ayuntamiento de Viana

Páginas: 179

Precio: 5 euros. Disponible en la Oficina de Turismo del Ayuntamiento de Viana

Viana es una ciudad con muchas singularidades en su haber: plaza de frontera, villa fortificada, ciudad jacobea y conjunto monumental, entre otras. Una población, además, con fecha de nacimiento preciso y cumpleaños popular: el 1 de febrero de 1219, día de San Felices, que se ha venido celebrando ininterrumpidamente hasta la actualidad.

Durante todo el año 2019, Viana ha conmemorado, en consecuencia, su octavo centenario y a lo largo del mismo se han celebrado múltiples actividades de todo tipo. Entre otros, un curso de la Cátedra de Patrimonio y Arte navarro en la que especialistas locales -Juan Cruz Labeaga y Félix Cariñanos- y foráneos -Carlos Martínez, Pilar Andueza, José Javier Azanza, María José Tarifa, Ignacio Miguéliz y Francisco Javier Villanueva- disertaron sobre algunos de los aspectos más sobresalientes de su historia y su patrimonio.

Todo ello quedó recogido en el presente libro, presentado primero en Viana y posteriormente en Pamplona, del que Diario de Navarra dio cumplida cuenta hace unas semanas.

La importancia de la ciudad en la historia y el arte de Navarra, el elenco de autores participantes, especialistas todos ellos en el área estudiada, y el diseño material del libro, en el que texto y fotografías dialogan y se complementan con belleza y eficacia, permiten traerlo a esta sección como ejemplo de publicación didáctica y divulgativa. El libro constituye además un sentido homenaje de afecto y reconocimiento a Juan Cruz Labeaga Mendiola, natural de Viana y principal historiador de la ciudad. Supone, sin duda, uno de los frutos granados del VIII centenario.

Diario de Navarra, 6/3/2020

La casa como espacio. hogar y convivencia

Ccasa

Ficha técnica

Título: Patrimonio y familia: La casa y el espacio doméstico en Navarra

Autor: Pilar Andueza Unanua

Editorial: Cátedra de Patrimonio y Arte navarro. Universidad de Navarra

Páginas: 125

Precio: Edición no venal. Disponible en el Depósito Académico Digital de la Universidad de Navarra y en la web de la Cátedra de Patrimonio y Arte navarro

Han transcurrido ya casi cuarenta años desde que la Caja de Ahorros de Navarra publicara La casa en Navarra, obra magna en cuatro tomos de Julio Caro Baroja. Con tan monumental pórtico, no es de extrañar que el estudio del espacio doméstico en Navarra no haya tenido un especial desarrollo desde entonces. La excepción, no única pero sí más significativa, la constituye la profesora Pilar Andueza, profesora titular de Historia del Arte en la Universidad de La Rioja, autora de una tesis doctoral dedicada a la arquitectura señorial de Pamplona en el siglo XVIII y de numerosos estudios parciales sobre la materia. Pocas personas, por tanto, tan preparadas para abordar un estudio como el que les presento, cuya mayor dificultad estriba en su carácter sintético y divulgador.

El libro ha sido objeto de dos excelentes recensiones en este mismo medio: un amplio reportaje, firmado por Jesús Rubio, titulado “La casa, más que edificios”, y una trabajada reseña, firmada por Carmen Jusué, bajo el título “La casa, el espacio doméstico y mucho más”. A ellos me remito para el lector interesado.

Parecía, no obstante, de justicia, reflejar en esta sección la aparición de un libro que trasciende su modestia formal, apenas 125 páginas, para convertirse en la nueva referencia asequible para quien desee acercarse al conocimiento de los rasgos más relevantes de la arquitectura doméstica navarra.

El libro está además exquisitamente editado, y presenta un formato asequible, y una eficaz conjunción de texto y material gráfico. Un libro, en definitiva, instructivo, oportuno y fácil de leer que nos reconcilia con un espacio a la vez físico y espiritual: la casa como hogar, con todo el peso que tal expresión conlleva.

Diario de Navarra, 6/3/2020

Irache desempolva parte de su historia

Irache

Ficha técnica

Título: Graduados en Medicina por la Universidad de Irache (1613-1769)

Autor: Fernando Serrano Larráyoz

Editorial: Pamiela/Universitas

Páginas: 379

Precio: 22 euros

Fernando Serrano es un historiador navarro especializado en temáticas vinculadas a la alimentación y los aspectos médico-sanitarios de los siglos XIV al XVI. Profesor titular de Historia de la Ciencia en la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Alcalá, en los últimos años ha ampliado el ámbito de sus investigaciones y, fruto de las mismas, acaba de publicar, de la mano de Pamiela, un excelente, bien presentado y sorpresivo estudio titulado Graduados en Medicina por la Universidad de Irache (1613-1769).

Pese a ser uno de los grandes monasterios navarros en los que la religión, el arte, la historia y la cultura se dan la mano, su conocimiento no es, ni de lejos, satisfactorio. El diagnóstico de Fernando Larráyoz es el siguiente: “La evolución histórica de la Universidad benedictina de Irache queda todavía por trazar. De hecho su progresión historiográfica es ciertamente irregular. Así, frente a trabajos rigurosos que inciden principalmente en sus orígenes, existen vacíos hasta hoy difícilmente explicables. Uno de ellos, quizás de los más importantes, es el análisis de aquellos estudiantes y graduados que pasaron por el centro universitario durante su dilatada trayectoria. Este libro pretende ser una pieza más en la reconstrucción de ese puzle que es la historia total de la Universidad de Irache, ofreciendo el repertorio de graduados, tanto hispanos como del resto de Europa, que alcanzaron los grados de bachiller, licenciado y doctor en Medicina (y Cirugía) entre los años 1613 y 1769”. Diagnóstico acertado y objetivo conseguido.

El libro se estructura en un estudio preliminar, cuatro anexos, la relación de graduados y reprobados, una bibliografía actualizada, y sendos índices onomásticos y topográficos.

El estudio preliminar, capítulo fundamental del libro, analiza con cierto detenimiento la concesión de grados en Medicina durante los siglos XVII y XVIII, y se complementa con cuatro anexos de especial interés: el origen geográfico de los graduados, las universidades de origen de los mismos, los grados en Medicina otorgados, y un informe al Consejo Real de Castilla sobre el modo de dar los grados. Los datos fundamentales serían los siguientes: La Universidad de Irache, una de las universidades menores existentes en la Península Ibérica en estos siglos, no solo atrajo a estudiantes navarros sino a otros procedentes de Aragón y Castilla, además de algunos portugueses, franceses e italianos. El centro principal de procedencia es la Universidad de Valencia, seguido de lejos por Zaragoza, Valladolid y Salamanca. Dos tercios de los estudiantes obtienen simultáneamente los grados de bachiller en Artes y Medicina y el otro tercio, solo en Medicina. La concesión de grados superiores es relativamente escasa. Casi todos los egresados son laicos. Respecto de las universidades más prestigiosas, las matrículas son más baratas y los grados más fáciles de obtener, por lo que acceden básicamente los alumnos de economías más modestas. Finalmente, el número de graduados a lo largo de los 150 años estudiados fue de en torno a 1.500, de los que 966 lo hicieron como bachiller en Artes y Medicina (65%); 427, bachiller en Medicina (29%); 14, bachiller en Artes y bachiller, licenciado y doctor en Medicina (0,5%); 21, bachiller, licenciado y doctor en Medicina (1,4%); y 46, licenciado y doctor en Medicina (3,1%).

Un minucioso repaso de los libros de grados, conservados en el Archivo General de Navarra, ha permitido al autor presentar una completa relación de graduados y reprobados, que ocupa la mayor parte del libro, mediante una ficha en la que constan: apellido y nombre, origen, grado, testigos, secretario, fecha de graduación y puntos de defensa (examen) en algunos casos.

El estudio es un ejemplo de trabajo académico sobrio y riguroso. Hacer historia no es ponderar solo lo bueno, ni dar pábulo a lo que dicen los textos, sino acercarse a la compleja realidad y extraer un relato documentado y creíble. Éste lo es, con sus luces -la propia existencia de la universidad- y sus muchas sombras -la calidad de la docencia impartida-. Cabe, por tanto, felicitar al autor y felicitarnos de que Irache, uno de los cenobios navarros de trayectoria histórica más larga y fructífera, siga desvelando páginas poco conocidas de su historia, entre las que cabe citar los nuevos datos sobre su origen y el presente libro. Todo, en el año que se celebra el milenario de uno de sus abades más ilustres, San Veremundo, cuya fiesta celebraremos el próximo día 8 de marzo.

Diario de Navarra, 6/3/2020

La divulgación como objetivo

Landa

Ficha técnica

Autor: Luis Landa El Busto

Páginas: 347

Precio: 18 euros

De la larga nómina de reyes pamploneses y navarros, tal vez sea Sancho III el Mayor (1004-1035) la figura más señera. En consecuencia, su figura y su obra han sido minuciosamente estudiadas desde primera hora. Ya en 1950, Fray Justo Pérez de Urbel, historiador y monje en Silos, le dedicó una monografía, editada en Madrid con el título Sancho el Mayor de Navarra. Tras muchos estudios parciales, la obra definitiva la llevó a cabo el decano de los medievalistas navarros, el historiador recientemente fallecido, Ángel J. Martín Duque con su estudio Sancho III el Mayor de Pamplona. El rey y el reino (1004-1035), editado por el Gobierno de Navarra en 2007. Fernando Pérez Ollo le dedicó un extenso, minucioso y elogioso análisis, que todavía conservo junto con el libro, y que tituló “El gran rey, su reino y el maestro”. Su balance es el siguiente: “Fruto de una vida dedicada a la investigación y la docencia, este Sancho III el Mayor condensa las aportaciones granadas de un maestro”.

Con estos precedentes, tratar de escribir un nuevo libro sobre el gran rey era tarea arriesgada y nada fácil. Pero Luis Landa El Busto es autor que no se arredra fácilmente. Docente inquieto y comprometido, es autor de una Historia de Navarra publicada por el Gobierno foral, dedicada fundamentalmente a profesores y alumnos de secundaria; textos dedicados a Sancho VII el Fuerte y el propio Sancho III el Mayor; además de otros temas históricos y relatos novelados. A ello une una posición política bien definida, expresada en frecuentes escritos de actualidad en este mismo medio.

Conviene señalar, por tanto, con claridad, su punto de partida. Tras estudiar lo mucho y bueno escrito sobre él, como queda de manifiesto en las abundantes notas a pie de página, el autor, utilizando sus propias palabras, pretende mostrarnos “un Sancho III el Mayor de carne y hueso”, haciendo hincapié en su entorno para conocer mejor el ambiente que lo rodeaba.

Frente al carácter estrictamente académico del libro comentado más arriba, el presente texto tiene una vertiente básicamente divulgativa. El texto se estructura en cuatro grandes bloques. El primero, el más amplio y detallado, estudia la perspectiva política, con incursiones en temas aparentemente lejanos como el origen de los vascones o la romanización y los primeros pasos del reino de Pamplona. De su reinado se pone atención en los albores del nuevo monarca, su prestigio como rey, su influencia y extensión, y el discutido reparto de su herencia. De la perspectiva religiosa se ocupa el segundo bloque, subrayando el papel de la religión en la vida cotidiana, el impulso espiritual y cultural que imprimió a su reinado y los cenobios más representativos de su época. El tercer capítulo está dedicado a la perspectiva socioeconómica, concretada en el poblamiento y la economía, la estructura familiar, y la ruta jacobea, el fuero y el romance. El cuarto, dedicado a las conclusiones, es el más valorativo de todos, con algunas sugerentes y arriesgadas opiniones sobre lo que pudo ser y no fue, una tentación de la que es difícil sustraerse.

El texto, escrito en un estilo llano y asequible, como corresponde a una obra de divulgación, se complementa con un aparato gráfico abundante, en el que proliferan los mapas, las imágenes y las fotos alusivas al monarca y a su reino. Echo en falta, pese a que las notas palían su ausencia, una bibliografía específica con los estudios dedicados al rey y a su tiempo. Creo que todo texto, por divulgativo que sea, debería contener este apartado.

Estoy seguro que la obra ha supuesto un duro trabajo para el autor, porque ni el rey ni el reino resultan fáciles de abordar. Con el añadido de que toda obra divulgativa, por dejar muchos frentes abiertos, se presta a una crítica que a veces es tal fácil como injusta. Solo queda que los lectores se animen a leer la obra y juzguen en consecuencia.

Diario de Navarra, 7/2/2020

Cuando las elecciones eran cosa de unos pocos

Balduz

Ficha técnica

Título: Exaltados, tibios y retrógrados. Las elecciones de diputados a Cortes en la Navarra isabelina (1833-1868)

Autor: Jesús A. Balduz Calleja

Editorial: Gobierno de Navarra

Páginas: 622

Precio: 20 euros

La serie “Historia” de la Institución Príncipe de Viana -actual dirección general de Cultura- es, junto con las revistas, la más longeva y enjundiosa de las editadas por la institución desde su creación en 1940. Son ya 138 números en los que han aparecido los estudios más prestigiosos relativos a la historia de Navarra y buena parte de las tesis doctorales realizadas en los últimos cincuenta años. Esta ubérima cosecha parece haberse agostado en los últimos años y, a diferencia de otras épocas, los nuevos títulos aparecen con cuentagotas: los cuatro últimos datan de 2016, 2017, 2018 y 2019. El correspondiente a 2019 lo firma Jesús Balduz y con el título Exaltados, tibios y retrógrados da cuenta minuciosa del proceso de elecciones de diputados a Cortes en la Navarra isabelina, entre 1833 y 1868. La contraportada del libro lo resume de forma impecable. “Las medidas electorales incluidas en el Estatuto Real de 1834 abren el camino para transformar el todavía reino de Navarra en una provincia más dentro del nuevo orden. Así da comienzo un proceso, consumado en 1841, que se desarrollará inicialmente en un escenario bélico donde los carlistas no podrán impedir el triunfo de la revolución liberal. A partir de entonces, la burguesía va a controlar las instituciones navarras y también las urnas. Esta nueva élite, en la que se integra buena parte de la antigua aristocracia, monopolizará el acceso a las Cortes a lo largo del periodo isabelino. Es la época del sistema de sufragio censitario hecho a medida de las autoridades liberales, moderadas o progresistas, una práctica electoral caracterizada por la abusiva intervención de los gobernantes y teñida de usos fraudulentos. No obstante, los defensores del trono y el altar también sabrán aprovechar puntualmente sus escasas posibilidades de hacerse oír en las urnas”.

El autor, maestro en ejercicio y profesor de historia contemporánea en la UNED de Pamplona, es historiador de oficio, avezado y sólido, en palabras que comparto de Francisco Miranda, autor del excelente prólogo del libro. El texto responde al contenido de su tesis doctoral del mismo título, leída en la UPNA en abril de 2017. Una tesis, dicho sea de paso, no de juventud ni de inicio de investigación, sino de madurez, tras muchos años de docencia e investigaciones varias. Y estas condiciones se notan: buen dominio de las fuentes, adecuada inserción de los procesos electorales en el marco económico y social de la época, lenguaje claro y preciso, ponderación en el juicio, y un acertado capítulo de conclusiones, que recomiendo especialmente para el que desee un rápido y cabal conocimiento del periodo.

El libro, como hemos señalado, se inserta en la amplia nómina de tesis doctorales leídas básicamente en las universidades navarras y responde a los parámetros propios de un estudio de estas características. El análisis detenido de las 22 convocatorias electorales que conoció el periodo, basado en un sistema de voto minoritario para varones, un extenso y clarificador capítulo de mapas con los distritos electorales, y un amplio capítulo de fuentes y bibliografía, además de un provechoso índice onomástico.

La edición, sobria, limpia y bien maquetada, sigue la buena pauta de los libros vinculados al Gobierno de Navarra, a lo que se une un precio asequible que es digno de ponderar y agradecer.

Para finalizar, formulo un deseo en el comienzo de la nueva legislatura. ¿Sería posible recuperar un ritmo mayor de originales, al menos dos por año, para dar salida a los trabajos de los nuevos investigadores que cada día lo tienen más difícil? No es mucho el esfuerzo, y los jóvenes doctores y los lectores interesados lo agradeceremos.

Diario de Navarra, 7/2/2020