Se jubila el maestro

Escuela

A lo largo de este mes de junio no son pocas las jubilaciones de docentes que se celebrarán en Navarra. La mayor parte, sobre todo si son de secundaria, las reciben como una bendición, otros con alivio, y los hay, tal vez los menos, que sienten una indisimulada pena por dejar una profesión en la que han trabajado tanto como han disfrutado. Pero habrá pocas que hayan reunido las características de la que tuvo lugar en Oteiza el pasado 9 de junio.

Se jubilaba Jesús Mari Albéniz, un maestro que llegó al pueblo en septiembre de 1976 y que se ha mantenido en su puesto, sin cambiar de destino, 42 años. Pese a haberlos tenido excelentes, Jesús Mari ha sido en nuestro colegio la encarnación del buen maestro: preparado, vocacional, inquieto, atento, dedicado, cercano, y preocupado por hacer de sus alumnos no solo hombres y mujeres con conocimiento, sino como decían nuestros padres y abuelos, hombres y mujeres de provecho.

El día fue una sucesión de actos en el que los sentimientos se hicieron memoria y recuerdo, cariño y presencia, música y palabra. Una abarrotada iglesia parroquial, cedida amablemente para la ocasión, sirvió de marco idóneo para la celebración de un acto institucional en el que el agradecimiento fue la idea más repetida. El ayuntamiento le entregó una placa conmemorativa. El actual director del centro, sin poder disimular su emoción, agradeció en nombre de todos los compañeros antiguos y actuales del centro su trabajo y su calidad humana. Todos los niños del colegio, situados junto a él en los primeros bancos, le cantaron algunas de las canciones aprendidas de sus labios. Un representante de la Apyma, en representación de todos los padres y madres, le recordó los buenos momentos vividos a lo largo de los años y su implicación en el proyecto del centro. Ex-alumnos y ex-alumnas le leyeron poemas y recuerdos, algunos llegados desde fuera de España. También la jota se hizo presente por parte de la familia Fernández Cambra, con letras alusivas que hicieron derramar lágrimas a más de uno. Llegaron también vídeos de jóvenes profesores interpretando con sus alumnos las canciones que ellos habían aprendido en Oteiza. Y hasta los más mayores se sumaron a la fiesta interpretando el prólogo del Florido Pensil, para recordar la escuela en la que el propio Jesús Mari se inició en Artavia en los años cincuenta del pasado siglo. El acto terminó con dos intervenciones especialmente señaladas: la de José Luis de Antonio, director, compañero y amigo durante buena parte de la estancia de ambos en el centro, jubilado hace unos años; y la del propio homenajeado, que quiso recordar en una trabajada y bien pensada intervención, su larga etapa de maestro. Pidió perdón por los errores, dio las gracias a todos, recordó sus objetivos educativos y ponderó el valor y la importancia de la educación pública en nuestros pueblos. Un digno colofón para una sesión inolvidable.

Una nutrida mesa de 400 comensales continuó la celebración en el polideportivo. Y tras ella, más regalos, música y una sana convivencia cerró un día que pasará a los anales de Oteiza como la jornada en la que todo un pueblo reconoció la tarea callada, discreta y eficaz de un hombre que amó su profesión desde el primer día al último, realizando su trabajo sin alharacas, cumpliendo simplemente su deber. Que esta fiesta excepcional, como no se ha conocido otra en Oteiza, haya sido en honor a un maestro, reconcilia con la profesión y habla bien de un pueblo que ha sabido reconocer en Jesús Mari Albéniz a uno de los suyos, dedicado a lo largo de más de cuarenta años a educar a sus hijos más pequeñós

Esta misma semana y en este mismo medio, con palabras que reflejan bien la personalidad de ambos, José María Romera, excelente profesor de secundaria, se despedía de una profesión en la que también ha disfrutado mucho. “Uno está convencido de que el mayor mérito de un profesor reside en disfrutar de su tarea, porque solo así logrará que sus discípulos aprecien el valor del conocimiento. A la descripción mortificante de la enseñanza se le opone otra menos difundida pero más cierta que habla del placer y el privilegio de contribuir a que otros aprendan. Dar clase puede ser a veces fatigoso e ingrato, pero en última instancia es una gozada. Y aunque dejar de hacerlo cuando llega la edad de la jubilación tiene su parte de indiscutible recompensa por la libertad que otorga, tener que decir adiós a la enseñanza es como recibir un violento empujón que te saca del recreo cuando mejor lo estabas pasando. Queda al menos el consuelo de poder decir: que me quites lo enseñado”.

A todos los que como Jesús Marí Albéniz han dedicado su vida a enseñar conocimientos y educar en valores, es decir, a ser auténticos maestros, muchas gracias.

Diario de Navarra, 22/6/2018

 

Anuncios

Una (casi) completa monografía local

Barbarin

Luis López de Dicastillo Gorricho, licenciado en Filosofía y Letras y doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación, catedrático de enseñanza media y profesor tutor de la UNED, decidió volver espiritualmente a Barbarin, el pueblo en el que nació, y desentrañar “ese agujero negro escondido detrás del velo de mi infancia”. El resultado es este Memorial de Barbarin dedicado a su familia y “a todos los vecinos que tan amablemente me han ayudado y siguen viviendo en ese arca de Noé que se ha quedado anclada en la Atalaya”.

Barbarin es una pequeña y típica población de la merindad de Estella, situada en el histórico valle de Santesteban de la Solana. Ubicado a media ladera, al pie de la carretera Pamplona-Logroño, su apretado caserío ha oscilado entre los 45 habitantes de 1330, los 190 de 1553, los 208 de 1935 y los 72 de 2010. El autor se atreve a calcular en 2793 los habitantes habidos en Barbarin entre la primera y la última fecha citada. Pues bien, el autor ha querido estudiar esta microcomunidad con una macrohistoria de 796 páginas, que más de uno considerará excesiva. Conozco la dificultad de la síntesis, la otra alternativa posible, y entre una visión sintética y una historia más minuciosa y pausada, Luis López de Dicastillo ha optado por la segunda. Cinco años de trabajo, mucha paciencia, muchas lecturas e innumerables horas de archivo, han decantado una historia que comienza en el primer milenio antes de Cristo y llega hasta el final de la guerra civil de 1936. La primera parte, edades antigua y media es una síntesis de lo escrito por otros autores; la segunda, edades moderna y contemporánea, utiliza fuentes primarias procedentes sobre todo de los archivos municipal y parroquial.

Al lector apresurado le recomiendo una jugosa introducción que resume en cinco páginas la historia de la localidad en sus hitos esenciales. El lector sosegado y con tiempo, si ojea detenidamente sus páginas, tendrá oportunidad de revivir la historia de un pequeño municipio tratada con rigor y con el cariño de quien, a su vez, relata su propia intra-historia.

El libro está magníficamente editado, y solo echo de menos un elemento imprescindible en un volumen editado con el rigor que éste tiene: una relación bibliográfica final de los libros y archivos utilizados y consultados.

Es un aporte más, y nada despreciable, a la rica bibliografía local de Navarra.

Ficha Técnica:

Título: Barbarin. Un lugar en el valle de Santesteban de la Solana

Autor: Luis López de Dicastillo Gorricho

Editorial: Lamiñarra

Páginas: 796

Precio: 25 euros

 

 

Viaje a China. Una visita a Cantón (X)

IMG_3727

Edificio del centro de Dongguan

IMG_3729

Carmen, Mikel y la esposa china de uno de los amigos de Javier

En mis tiempos de estudiante de historia tuve que estudiar más de una vez el desarrollo de los imperios: español, inglés, francés, portugués, e incluso el chino. En las difíciles relaciones entre oriente y occidente, Cantón ha jugado un papel fundamental, porque desde el siglo XI fue la puerta de entrada a la China interior. Situada en un privilegiado espacio al final del estuario del río Perla, Cantón fue el puerto de entrada y salida de mercancías durante todo el milenio. Primero los portugueses, desplazados a Macao, y luego los ingleses y franceses se hicieron con concesiones comerciales beneficiosas, propiciaron las guerras de opio y consiguieron la cesión a perpetuidad de Hongkong en estas disputas.

Cantón es, junto a Pekín y Sanghai, la tríada de las urbes de la nueva China. Es la gran capital del sur y en estos momentos la habitan 14 millones de habitantes.

IMG_3737

Rascacielos a pie de autopista en la entrada de Cantón

Nos despertamos tarde, tras la cena de ayer con los españoles dew Dongguan. Carmen ha tenido que madrugar más, ya que tenía jornada de mañana en el hospital donde trabaja. Salimos de casa a las 11 de la mañana, y pese a que tenemos que recorrer el mismo trayecto que ayer, los minutos son bastantes menos- Es sábado y el tráfico de la autopista libre que une el barrio con el centro de la ciudad es mucho más fluido que ayer. Recogemos a Carmen en el hospital, que está en el mismo centro, y decidimos comer en un restaurante situado al lado, un musulmán que ellos conocen bien. Está lleno, lo que es buena señal. El plato estrella es el cordero en sus diversas opciones. Nos decantamos por un cocido de cordero con patatas, un plato de cordero a la brasa sobre pan ácimo y un plato de albóndigas de carne con tomate y pimiento. Todo tiene buen sabor, y afortunadamente en curry no es el olor dominante. Saludamos a una familia hispano-china, él español del Levante, especialista en calzado, y ella china, con dos niños simpáticos y de facciones bien mezcladas.

IMG_3774

La familia Felones Wu toma el desayuno a la entrada del barrio de Liwan

Tras la comida iniciamos viaje a Cantón. El tráfico es fluido y poco más de hora y media después estamos entrando en la ciudad. El camino a través de la autopista es un todo continuo de bloques de edificios, fábricas y algo, sólo algo de campo. Las torres aisladas de más de 20 pisos, la tipología más frecuente, aparecen como setas. Antes habíamos dejado Dongguan por una zona no conocida hasta hoy, llena de rascacielos y urbanizaciones recientísimas. A veces se me olida que son casi 8 millones de habitantes los que habitan la ciudad, es decir, casi toda la población de Andalucía o Cataluña.

IMG_3783

Vista de una calle peatonal y comercial del centro histórico de Cantón

Sin solución de continuidad, aparece Cantón. Todo más vertical, más denso y mucho más poblado todavía. Entramos por el barrio de los negocios y rascacielos, y el perfil de la ciudad es una sucesión de altos edificios en los que abunda el vidrio y el aluminio. Todo ello dominado por la Canton Tower, el edificio más alto de la ciudad. El google map nos va conduciendo en medio de un tráfico infernal al barrio de Liwan, el centro histórico de la ciudad. Aquí los edificios moderan su altura y la ciudad adquiere un carácter más humano. El hotel en el que nos alejamos, de nombre Lavande, está francamente bien, un cuatro estrellas español, sobrio pero bien equipado. Las conexiones a internet aparecen a pares y el despliegue de luces es algo abrumador y resulta muy oriental.

IMG_3800

Cables y árboles que levantan aceras dominan el barrio histórico

Nuestra primera visita es a la isla de Shamian, la antigua concesión franco-inglesa de Cantón. Es un barrio increíblemente tranquilo respecto al resto de la ciudad, con construcciones de estilo victoriano y segundo imperio en el que destacan edificios administrativos, villas, iglesias católicas como la de Nuestra Señora de Lourdes, gruta incluida, y los banianos, ejemplares robustos que dan sombra a las calles. Hoy es un barrio de hoteles y restaurante, dedicado al paseo tranquilo por las calles peatonales.

Al asomarse al mirador del río, uno aprecia la ubicación privilegiada de Shamian, frente al río que aquí se abre en dos brazos. Hay barcos turísticos de todo tipo que navegan por sus sucias aguas, lo que no impide la pesca en sus orillas.

IMG_3809

Expectaculares vistas de Cantón desde la Canton Tower

Tras descansar y tomar un sabroso café expreso, el mejor hasta la fecha, nos volvemos al hotel, porque Mikel está muy cansado y se está haciendo notar. Un paseo, dos paradas en metro que constituye una ciudad subterránea en si misma, y otro paseo más nos permiten acercarnos al hotel.

IMG_3815

Impresiona la estructura metálica de la torre vista de la que solo nos separa un cristal

Tras bañar y dar la cena a Mikel, salimos los cuatro a cenar. La idea era optar por un restaurante de comida occidental, pero vemos uno, ostentoso y enorme, lleno de gente, dedicado básicamente a pescado fresco, y nos decidimos por él. Elegimos gambas y un pez parecido al mero en el vivero de la entrada, y a los diez minutos ya estamos degustándolo en la mesa.

El día se ha hecho largo y decidimos dejar el paseo nocturno por el río Perla para mejor ocasión. Agradezco la habitación amplia y limpia, la cama enorme y la tranquilidad que se respira. Termino estas notas y a dormir. Por hoy, ya es suficiente.

Apuntes en torno a un viaje

Chartres

Vistas de la catedral de Chartres

La última semana de mayo, siguiendo una costumbre reciente que los alumnos del Aula de la Experiencia creen inveterada, 55 personas procedentes de los cursos que imparto en la UPNA y Los Arcos, nos desplazamos a Francia para disfrutar de un viaje que tenía dos polos de atracción: los castillos del Loira y las catedrales góticas del noreste de Francia. Recién llegados de nuevo a Navarra, todavía impactados por la arrebatadora belleza de unos y otras, me permito trasladarles algunas reflexiones suscitadas por el viaje.

Viajar me parece una extraordinaria manera de ensanchar el tiempo y las vivencias. Si el viaje se desarrolla a partir de los sesenta, cosa que afortunadamente ocurre cada vez con más frecuencia entre nosotros, entrará a formar parte de nuestros buenos hábitos y nos deparará momentos inolvidables. Soy consciente de que para ello se requiere un mínimo de holgura económica, que lamentablemente no está al alcance de todos, pero hoy son posibles viajes de gran interés a un precio asequible, si primamos las visitas frente a los hoteles o la gastronomía. Ese es el viaje que yo concibo y estimulo entre mis alumnos, con resultados muy satisfactorios hasta el presente.

En el viajero, me parece más estimulante el deseo de conocer que el nivel de dicho conocimiento. El viaje programado, donde además de los castillos de Chenonceaux, Chambord y Blois, tuvimos ocasión de visitar las catedrales de Tours, Chartres, Notre Dame de Paris, Beauvais, Amiens, Reims, Troyes y Bourges, además de Saint Denis, la Sainte Chapelle, Saint Sernin y los Jacobinos de Toulouse, parecía sobre el papel más un viaje de expertos medievalistas que de alumnos apenas iniciados en el arte antiguo y medieval. Sin embargo, la interiorización del objetivo del viaje, el deseo de conocer, el interés y la sublime calidad de lo visitado, nos permitieron disfrutar de unos monumentos que quedarán para siempre en nuestra retina como elementos claves de un estilo, el gótico, con el que estamos familiarizados en modelos más modestos en lo cuantitativo y en lo cualitativo.

Es obvio que la geografía condiciona en gran parte el desarrollo histórico de un país. Para bien y para mal. Los casi 1000 kilómetros que separan Hendaya de Amiens son una llanura casi interminable, donde apenas pudimos apreciar montañas dignas de tal nombre. Solo la vuelta por algunas regiones que atraviesan el Macizo Central nos permitió apreciar la Francia profunda que no vimos a la ida. El país es, en consecuencia, más fácil, amable y ordenado que el nuestro. Pero nuestras infraestructuras no desmerecen, y hay sectores en los que la competencia es perfectamente posible. Las diferencias no son tan notorias, y nuestro horizonte debe ser acortarlas en la medida de lo posible.

La visita a las grandes catedrales góticas francesas, situadas por lo general en el centro histórico de ciudades de pequeño o mediano tamaño, nos permitió pasear, observar y disfrutar de diferentes modelos de amabilización de dichos cascos. Más de una vez salió a colación el proceso que vive Pamplona en estos meses. La mayor parte estábamos de acuerdo en la necesidad de intervenir en los cascos antiguos para permeabilizarlos, revitalizarlos e integrarlos más y mejor en la vida urbana. Pero todos entendíamos que los procesos requieren tiempo, mucha información y poca imposición. Tal vez sería deseable que nuestro equipo de gobierno municipal se diera una vuelta por las ciudades próximas, porque hay mucho y bueno en lo que fijarse.

Tras el viaje, los alumnos quedaron sorprendidos de nuestra estrecha relación con Francia a lo largo de la historia. Pasamos por la Baja Navarra; visitamos la Sorbona, universidad habitual de los escasos universitarios navarros en la Edad Media; nos acercamos a Amiens, donde asistimos con sorpresa a la presencia del obispo San Fermín en la catedral; disfrutamos de Troyes, ciudad de origen de nuestros Teobaldos; dormimos en Cahors, tierra de partida de los francos que poblaron la ciudad de Estella en el siglo XI; y recorrimos detenidamente Saint Sernin de Toulouse, con la huella del santo patrón pamplonés todavía bien presente, así como la presencia de su cabildo en San Saturnino de Artajona.

Termino con una última constatación que nos llenó de satisfacción. Vimos catedrales memorables como no hay otras, pero en todo el recorrido no disfrutamos de un complejo catedralicio como el de Pamplona, con templo, claustro, refectorio, cocina y dormitorios. Si quieren ver ustedes acaso el más completo de Europa, no preparen ningún viaje. Lo tienen en casa. Salir es un placer, pero volver a casa tampoco está mal. Nos espera una tierra que respira arte por los cuatros costados, y que abre sus edificios en mayor medida en la época veraniega. Los tenemos ahí, a la vuelta de la esquina. Disfrútenlos.

Diario de Navarra, 7/6/2018

Viaje a China. Cena de españoles en Dongguan (IX)

 

IMG_3728

Vista del centro de Dongguan, barrio en el que viven algunos de los amigos de Carmen y Javier

El día discurre atendiendo a Mikel, dado que sus padres trabajan mañana y tarde. Hacia las siete de la tarde nos desplazamos hacia el centro, porque estamos invitados a cenar en casa de uno de los amigos de Javier, al que conocimos el otro día en la reunión de españoles con motivo del cumpleaños de uno de ellos.

Viven en una urbanización situada en pleno centro de Dongguan, en la zona frecuentada por extranjeros. Es un barrio de clase alta y la casa es la propia de una familia de buena posición económica, decorada con gusto, ya que nuestra anfitriona se dedica en sus ratos libres a elaborar elementos para la casa, que expone y vende en su propia vivienda dos veces al año. La historia de la pareja tiene su mérito y conviene conocerla. Él era dueño de una fábrica de zapatos en la provincia de Alicante, con 150 empleados, que se desplomó con la crisis. Ni corto ni perezoso, pero confiando en sus posibilidades, cogió los bártulos y sin conocimiento alguno de inglés se plantó en Dongguan. Hoy es el director técnico de una fábrica de zapatos australiana, goza de buen poder adquisitivo, tiene dos niños, chico y chica, trilingües, y reconocen estar bien aquí, sin que por el momento piensen en volver a España. ¡Y ya van para 10 años!

IMG_3717

Javier entretiene a Mikel mientras van llegando los invitados

Poco a poco van llegando el resto de los invitados, amigos todos ellos de trabajo, en unos casos, y en otros, de jornadas de fútbol o salidas nocturnas. Manolo está casado con china, a la que le lleva bastantes años. Ella estudió en España varios años y ahora trabaja en el diseño. Julián vive con española, más jóvenes ambos, y trabajan para varias marcas relacionadas con Zara. La cena es jovial, copiosa, hispana y bien regada de buenos tintos. Y la conversación fluye sin ningún problema, ni siquiera el del idioma. Son gente animosa, emprendedora y trabajadora, que reconoce los valores de su patria a la que quieren, pero no desprecian el mundo en el que viven: más desorganizado, pero con más posibilidades, que todos reconocen inmensas. Trabajan mucho, y los fines de semana procuran disfrutar con amigos y conocidos.

IMG_3719

Mikel duerme en el sofá, una vez avanzada la cena

Al saber de mi actividad política y académica, Manolo, la pareja de la joven y delicada hongkonesa, se interesa sobre todo por la historia de nuestro país y me pregunta por el conflicto catalán y otros temas que le interesan. Hacemos un aparte en la conversación y seguimos intercambiando opiniones sobre temas diversos. Pero Carmen se ha levantado pronto y está cansada. Mikel hace ya un rato que está dormido. Así que con cierta pena nos despedimos, agradecemos la invitación y hacemos votos para que la estancia de todos ellos sea fructífera en lo personal y en lo profesional.

IMG_3720

Carmen y la estilizada hongkonesa, pareja de Manolo, entretienen a Mikel

Me alegra ver lo integrado que está Javier en el grupo y la buena relación que tiene con todos ellos, pese a que sus estudios y trabajo sean tan distintos a los del resto. Incluso le piden que haga un karaoke de Sabina, al que imita francamente bien, con su voz rota y aguardientosa, pero llena de encanto. Esta es una faceta que no conocía de mi hijo. La facilidad para las relaciones y el hacer grupo siempre ha sido un rasgo de su personalidad que atraía en España y veo que afortunadamente también conserva en China.

Las dos casillas en la renta

campana-de-caritas

En Navarra, este año no será posible

Al igual que muchos de ustedes, estos días me encuentro inmerso en la tarea de la declaración de la renta. Y un año más, se me plantea decidir qué casilla marcar, si la de la Iglesia católica, la de otros fines sociales, ambas o ninguna.

El acuerdo de 3 de enero de 1979 entre la Santa Sede y el Estado español establece el compromiso del segundo de colaborar con el adecuado sostenimiento de la Iglesia católica, estableciendo un sistema de asignación tributaria. El actual está vigente desde 2007 y establece que la Iglesia católica ya no recibe cantidades con cargo a los presupuestos generales del Estado para su sostenimiento básico, sino que los ciudadanos que lo deseen pueden decidir que el 0,7% de su contribución se destine a las necesidades de la Iglesia, marcando la X en la casilla de su declaración de la renta.

En años anteriores no tenía duda de mi decisión. Marcaba las dos casillas, en el bien entendido de que tanto la Iglesia católica como la de otros fines de interés social recibían el 0,7 de mi aportación, lo que suponía el 1,4% de mis impuestos. Pero estos días, al recibir en este mismo medio el cuadernillo “X tantos”, en el que se informa del programa para el sostenimiento económico de la Iglesia, me he topado con una desagradable sorpresa. Mientras que en el régimen común, la aportación puede ser del 0,7 para cada una de las casillas, al igual que sucede en Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, en Navarra el tope máximo es del 0,7 en total, de tal manera que si uno marca las dos, cada casilla recibirá el 0,35%. Reitero, solo los navarros de entre todos los españoles tienen el tope del 0,7%. ¿Y quién ha tomado esta decisión? Se supone que la mayoría parlamentaria que sostiene al gobierno, tras escuchar el clamor levantado entre la población por lo escandalosa que resultaba la cifra del 1,4%. Me temo que en esta decisión han pesado más suspicacias ideológicas que verdaderas razones de peso. Y además se me ocurren dos razones adicionales que hacen la medida todavía más incongruente. Todas las estadísticas que conocemos, en las que la población navarra manifiesta su solidaridad con los más necesitados, sitúan a la Comunidad a la cabeza de España en aportación por habitante. Y un gobierno tan amigo de los presupuestos participativos, porque a nadie se le obliga a poner la X en la casilla, decide recortar éstos en un ámbito que ya estaba regulado sin controversia social aparente.

Pese a haberlo intentado, no he podido dar con la norma que regula la aportación navarra del 0,7. Pero creo que como ciudadano que procura cumplir con Hacienda, no estaría de más que alguien procurara dar alguna explicación convincente.

El caso es que, una vez más, y aunque sea por la mitad de lo que me gustaría, marcaré las dos casillas en la próxima declaración de la renta. Ya sé que tanto la Iglesia católica como las ONGs no pasan por sus mejores momentos en la consideración de su tarea. Determinados escándalos habidos en algunas organizaciones sociales y la confusión entre Iglesia y jerarquía, hacen que la excusa parezca perfecta: ni una ni otra se merecen nuestro apoyo. Modestamente les diré que discrepo radicalmente de esta opinión. Todos conocemos a personas cercanas, mujeres y hombres que lo han dejado todo para servir a los más necesitados en los países más pobres de la tierra. Son, sin duda, el rostro más visible y comprometido de la Iglesia. Con la ventaja, además, de que son capaces de sacar de las piedras pan con los escasos recursos que administran. Sé que con ellos el buen uso de mi aportación está garantizado. Pero también aquí, en España y en Navarra, su tarea es encomiable en los más variados ámbitos. Esto exige por su parte la máxima transparencia, a fin de evitar equívocos y lecturas interesadas.

Otro tanto sucede con las ONGs. Resulta también encomiable la tarea realizada por todo tipo de organizaciones del ámbito más variado. En buena parte de ellas hay trabajo, limpieza de espíritu, buenas intenciones y deseo de mejorar la vida de los más necesitados. Que determinados jerarcas no estén a la altura de las circunstancias no debe impedir darles todo nuestro apoyo. Y también aquí la transparencia es un elemento indispensable para disipar reticencias.

Y termino como comencé. Apelo a quien proceda para que nos explique las razones de esta peor situación de los navarros respecto al resto de los españoles. Y si estas razones no convencen, espero que algún partido tome la iniciativa para deshacer el entuerto en los presupuestos de 2019.

Diario de Navarra, 24/5/2018

Viaje a China. Un masaje de jengibre (VIII)

IMG_3671

Nadie diría que estamos en un país oficialmente comunista

El día amanece plomizo, aunque con buena temperatura. Tras el desayuno y la primera siesta, en torno a las 10, acompaño a Carmen y Mikel a la peluquería. El paseo es largo pero resulta de interés. De nuevo, avanzamos con cuidado por la calzada, porque las aceras no resultan fáciles de transitar. Pasamos por un río francamente contaminado y Carmen me muestra su preocupación por Mikel, dado el nivel de contaminación. No entiendo demasiado de ello, es evidente que el nivel es alto, pero no me parece que sea un peligro evidente. Durante la semana que llevo en China no he notado ningún síntoma y eso que estoy habituado al cielo limpio y el aire limpio también de Oteiza.

IMG_3669

Mientras Carmen se corta el pelo, Mikel asiste divertido a la sesión

Llegamos a la peluquería y mi primera sorpresa es encontrar a 12 jóvenes, casi todos chicos, muy modernos de aspecto, peinado y tatuajes, aunque no hay sino tres clientas. Carmen me ha invitado a tomar un masaje chino, cosa que acepto con gusto. Subimos al piso superior, con unas camillas y apenas una luz tenue. El masaje es básicamente de cabeza. Tras masajear la peluquera detenidamente el cuero cabelludo con el escaso pelo que me va quedando, procede a un primer lavado, al parecer de champú. A continuación, con las manos enguantadas, procede a aplicar una serie de friegas. Carmen me ha avisado que me produciría cierto picor. Muy suave al principio, éste va subiendo de intensidad a medida que pasan los minutos hasta que toda la cabeza estalla en un picor ciertamente notable. El jengibre comienza a hacer su efecto, que durará un buen rato. Después me masajea ambos brazos con destreza, desde el hombro hasta las yemas de los dedos. Me pide después que me vuelva de espaldas y, pese a lo diminuto de su figura, sus manos masajean la espalda con reciedumbre. Golpecitos con las manos sobre puntos sensibles hacen que mi cuerpo acuse unas pautas a las que no estoy acostumbrado. Es la primera vez que recibo un masaje de cabeza, pero el cuerpo lo agradece.

IMG_3676

Mikel se entretiene con el espejo mientras los numerosos empleados atienden a las clientas

Descendemos a la peluquería propiamente dicha y allí siguen los jovencitos, ocupados en tareas varias pero sin demasiada clientela. Cuando miro hacia la calle, veo que la lluvia cae torrencialmente. De verdad. De una forma a la que no estamos acostumbrados en nuestras latitudes. Es zona subtropical y el agua cae a plomo durante un buen rato. Mientras, en un rincón de la peluquería, los jóvenes abren sus tápers y en un abrir y cerrar de ojos acaban con la comida sirviéndose de los palillos.

IMG_3681

Dos jóvenes peluqueros hacen prácticas con un maniquí

Cogemos un taxi, porque aunque ha dejado de llover torrencialmente todavía está presente la lluvia. Javier tampoco ha podido volver a casa en su vespino y ha utilizado los servicios de Carmen para pedir un taxi en un modelo parecido a Cabify que es el habitual en China.

La tarde la dedicamos a trabajar los tres sobre un programa de vacaciones de adolescentes chinos en España en el que estamos inmersos desde hace unos meses. Se trata de elaborar un programa de tres semanas que responda a la mentalidad, los horarios y la forma de actuar chinos. Revisamos objetivos, programamos actividades día a día y prevemos salidas para los fines de semana. Mikel asiste alborotado a la reunión y decidimos cenar y continuar la tarea cuando él se haya dormido.

IMG_3685

Mikel ojea mi agenda antes de dormir

Por fin conseguimos contactar con Oteiza. Iñigo está enfermo e intercambiamos opiniones sobre su salud y sus idas y venidas con el empleo. El whatsapp no funciona ordinariamente, tampoco google y youtube. Son los inconvenientes de un sistema político con un fuerte control de los medios de comunicación. Estos días, además, se está celebrando la reunión de la Asamblea Popular China que ha aprobado una reforma de la constitución para posibilitar la elección indefinida del presidente Xi Jin Pin, y parece que se ha incrementado el control. Pero esta noche, de pronto, todos los whatsapps acumulados durante la semana han entrado de repente. Los leo, contesto algunos y me retiro a dormir.