Libros sobre Navarra, también en Navidad

 

Navarra es una  Comunidad con un pasado relativamente bien conocido. La pionera labor de la Institución Príncipe de Viana, a la que se unieron posteriormente los investigadores universitarios que trabajan en Navarra o fuera de ella, ha dado como fruto fecundo un conocimiento global de su historia que abarca, ahora ya sí, desde las etapas prehistóricas a nuestros días. Una historia, además, vista desde múltiples puntos de vista y perteneciente a escuelas historiográficas plurales que ha enriquecido notablemente la visión global de la misma. Lo mismo cabe decir del arte, aunque en este caso la preeminencia de la escuela vinculada a la Universidad de Navarra no admite discusión. A eso hay que añadir que en los últimos años se ha consolidado una tendencia que merece ser subrayada. Los textos ya no son editados únicamente por instituciones públicas, sino que la iniciativa privada, en forma de editoriales regionales o nacionales, participa activamente, pese a que la crisis ha hecho mella en algunas.

Son muchas las novedades aparecidas a lo largo de 2014, especialmente en estas fechas navideñas tan propicias a la presentación de trabajos locales. Pero dado el espacio disponible, les voy a recomendar dos, que me parecen especialmente relevantes.

Floristán

La primera, aparecida en la editorial Akal, es obra de Alfredo Floristán Imízcoz y se titula “El reino de Navarra y la conformación política de España (1512-1841). En él, el profesor Floristán, catedrático de historia moderna de la Universidad de Alcalá y probablemente nuestro mejor especialista en ese periodo histórico, realiza un pormenorizado estudio que nos lleva desde los fundamentos del nuevo reino en 1512 a la agonía y metamorfosis del mismo en el último tercio del siglo XIX. El libro es el fruto maduro de un especialista que no se limita a contar los hechos, sino que los contextualiza, los inserta y los interpreta. Si esto es válido para todo el cuerpo del libro es especialmente evidente para la presentación, sagaz y sugestiva, y para el epílogo, donde expone su ponderada visión de la herencia recibida y su repercusión en la Navarra actual. Sus últimas líneas no pueden ser más actuales: “Esta pluralidad de visiones en competencia dentro de Navarra ha sido una constante, por lo que no deben sorprendernos las divergencias y las polémicas actuales. Son parte de nuestra rica y plural herencia histórica”. El libro constituye, a mi juicio, la síntesis más cabal de un periodo del que ya conocemos los trazos fundamentales de su historia.

Barroco

Aunque en Navarra tenemos manifestaciones artísticas de desigual valor desde la prehistoria hasta nuestros días, hay cuatro estilos artísticos que sitúan al territorio en la historia del arte propiamente dicho: románico, gótico, renacimiento y barroco. Bajo el fecundo y planificado magisterio de Mª Concepción García Gaínza, una serie de investigadores ha ido abordando en sus tesis doctorales en los últimos lustros distintos aspectos del barroco navarro. José Javier Azanza estudió la arquitectura religiosa, Ricardo Fernández Gracia los retablos, y Pilar Andueza la arquitectura señorial del siglo XVIII. Nada más lógico, en consecuencia, que estos mismos autores, más la maestra de todos ellos, Mª Concepción García Gainza, abordaran una síntesis de conjunto. Esto es lo que pretende “El arte del barroco en Navarra”, editado por el Gobierno de Navarra y presentado en los días previos a la Navidad. El objetivo está alcanzado con creces: un síntesis ordenada, madura, documentada, ejecutada en un estilo coral por quienes son los máximos especialistas en el periodo. Si a eso se le suma la buena selección de fotografías y la cuidada edición, especialmente necesarias en un estilo que los autores definen como “un arte para los sentidos”, el libro se convierte en un acierto pleno que permite reivindicar legítimamente al barroco como uno de nuestros estilos más definitorios.

Pero me permito apuntar que, en materia de historia del arte, tenemos en Navarra una asignatura pendiente. Entre las publicaciones editadas por el Gobierno de Navarra hay una colección que pretende abordar síntesis divulgativas de los más diversos ámbitos. Así han nacido los textos dedicados a la literatura, la historia, la geografía o la etnografía. ¿Para cuándo uno dedicado al arte, que permita hacernos una idea cabal de la trayectoria artística navarra a lo largo de los siglos? Si además, este encargo se completa con un texto divulgativo para escolares, bien sea en la colección Chipi-Txapa del departamento de Educación o en cualquier ámbito de Cultura, miel sobre hojuelas. No olvidemos, como nos recuerda Ricardo Fernández Gracia, coordinador de la obra, en las primeras páginas del texto citando a Ovidio que “no se desea lo que no se conoce”. Y en materia de arte, en Navarra tenemos mucho y bueno que saborear. Aprovechen estos estos días, porque los dos libros, cada uno en su ámbito, son un festin navideño.

Diario de Navarra, 27/12/2014

Anuncios

Viaje a Polonia- De vuelta a casa (IX)

 

2014-10-08 10.03.26El grupo atento a las explicaciones en Poznan

Escribo estas líneas, las últimas sobre Polonia, en el viaje de vuelta a Madrid.

Un viaje es la sucesión de momentos singulares que dependen de muchos factores: el itinerario elegido, la preparación previa, el acierto en hoteles y restaurantes, los guías locales, el tiempo, las expectativas creadas y, sobre todo, el grupo con el que vas a compartir una semana intensa. Y como la persona saca lo mejoy y lo peor de sí misma en los viajes, es ámbito idóneo para conocer al personal.

La plaza de Poznan y la guía embelesan al grupo

2014-10-11 11.04.29Casi todas estas circunstancias han sido favorables en este viaje: un buen itinerario, tan completo y exigente que nos ha dejado a medio degustar Varsovia y Cracovia. En general, hoteles y restaurantes han estado a la altura, con buenas ubicaciones y gastronomía aceptable, con alguna agradable sorpresa. También hemos tenido suerte con los guías, elemento muy importante en un viaje en grupo. Piot no era un dechado de simpatía y dedicación, pero su corrección, su educación y su prudencia, unido a la discreción del chofer merecen ser destacadas, así como el buen hacer de las guías locales, especialmente las de Varsovia y Gdansk. Del tiempo no se puede pedir más, un perfecto otoño polaco con temperaturas suaves que ayudaron a disfrutar del país y del paisaje.

2014-10-12 13.11.31

La casa de Holanda en Gdansk nos acoge para la comida

Pero capítulo aparte merece el grupo. Okapi, con Maite a la cabeza y Peio como puntal y apoyo básico, han aglutinado un grupo fiel y casi constante, veterano ya en estas lides. Junto a ellos, en esta ocasión un grupo no reducido hemos completado el grupo viajero. La colaboración, la armonía, la puntualidad y la buena educación han sido una constante a lo largo de los días y los que tenemos alguna experiencia en liderar grupos valoramos estas virtudes como merecen.

2014-10-13 09.48.45A la espera de visitar el castillo de Malbork

La valoración del viaje la dejé escrita hace unas semanas en mi colaboración quincenal del Diario de Navarra. La recojo ahora en parte como resumen final de un país que siempre quedará en mi recuerdo.

“Decía Jean Jacques Rousseau que no es lo mismo viajar para ver países que para ver pueblos. Ese componente humano, consustancial a todo viaje, no es cuestión fácil cuando no se conoce el idioma. Pero una atenta mirada a nuestro alrededor nos permite intuir por dónde van los tiros, además de admirar monumentos y paisajes naturales. Eso es lo que un grupo de amigos hemos intentado hacer en nuestra última salida vacacional, que tuvo como destino Polonia, lo que me suscita algunas reflexiones que quiero compartir con ustedes.

2014-10-14 09.29.51

Pili espera la salida del vuelo a Madrid

Salimos de nuestro país es un clima social y político casi irrespirable: se sucedían los casos de corrupción, las tensiones separatistas se agudizaban, las cifras del paro sufrían solo ligeros descensos y la predicada bonanza apenas era perceptible para la ciudadanía. En consecuencia, el estado de ánimo de esta misma ciudadanía era pesimista y tendente a la frustración colectiva, con el auge consiguiente de movimientos populistas que solo necesitaban permanecer sentados para ver pasar el cadaver de sus adversarios políticos. La llegada a Versovia nos permitió apreciar un estado de ánimo sustancialmente distinto (…)

2014-10-14 09.30.34Maika entretiene la espera

Para buena parte del grupo, Polonia evocaba básicamente tres cosas. En primer lugar, una cierta simpatía como país doliente. La ausencia de fronteras naturales y la ubicación en una encrucijada en la que Prusia, Austria-Hungría y Rusia intentaron imponer su dominio, ha hecho que la historia polaca desde el siglo X sea la de un país en busca de un territorio estable. Polonia nos evocaba, además, un segundo rasgo coincidente con España: una tierra en la que la religión católica trasciende lo estrictamente religioso para convertirse en un poder que ha dominado la política, la sociedad y la cultura, impregnando su forma de ser y de sentir. Como tercer elemento, Polonia es el ejemplo máximo del holocausto judío en la II Guerra Mundial, un holocausto que encontró en Auschwitz la cumbre del horror nazi.

2014-10-14 09.30.30

María Luisa espera el vuelo

(…) Si nos hiciéramos la pregunta de quiénes viven mejor, si los españoles o los polacos, en mi opinión la respuesta generaría dudas. Es verdad que el salario medio es mayor en España, pero los precios en Polonia son sustancialmente más bajos, con lo que la cuestión se equilibra grandemente. Pero hay otros factores intangibles que me parecieron especialmente relevantes. Entre otros, los polacos son un pueblo que mira optimista el futuro y cree en su propio país. No nos sorprende -dirán algunos- viviendo de donde vienen.

La vuelta a casa nos reservaba el relato en verso de José Luis

2014-10-14 17.55.02-2Pero la pregunta es obvia: ¿y de dónde venimos nosotros? ¿Acaso hemos olvidado que hemos protagonizado como pueblo una etapa memorable -la transición- que aparece en todos los libros de historia? ¿Tiraremos por la borda lo conseguido? Los polacos me parecieron los españoles de los noventa: básicamente optimistas y confiados en su pueblo y en su país. Y este optimismo y esta confianza mueve montañas. Justamente las dos características que a nosotros nos faltan. Recuperarlas, además de esencial, es más cuestión de voluntad que de dinero”.

 

En memoria de Aitziber Sarasola

 

Aitziber

Recreación de Aitziber en el Parlamento. Foto tomada del Diario de Noticias

Ayer fue incinerada, en una despedida multitudinaria, Aitziber Sarasola. Parlamentaria de EHBildu en la presente legislatura, coincidí con ella, tanto en el Pleno como en varias comisiones: cultura y solidaridad internacional, entre otras. Era un mujer brava, de convicciones firmes, trabajadora, militante y con buena dialéctica. Hablaba además un euskera que, sin entenderlo, me gustaba mucho por su entonación y dominio. Creo que nos teníamos un mutuo respeto y aprecio, al margen de nuestas discrepanciasd políticas evidentes. Pero ambos nos tomábamos en serio el trabajo de representar a nuestro pueblo y eso nos permitía compartir vivencias e inquietudes. No ha podido vencer la enfermedad, pese a que estoy seguro ha luchado hasta la extenuación.

En el homenaje que le ha tributado el Pleno de la Cámara, su compañera Bakartxo Ruiz ha leido un poema de Gabriel Aresti, que a mí también me emociona profundamente. Como recuerdo a Aitziber lo reproduzco en los dos idiomas  porque,  escrito en euskera, el propio Aresti lo vertió al castellano.

Aitziber, goian bego.

Nire aitaren etxea defendituko dut. Otsoen kontra, sikatearen kontra, lukurreriaren kontra, justiziaren kontra, defenditu eginen dut nire aitaren etxea. Galduko ditut aziendak, soloak, pinudiak; galduko ditut korrituak, errentak, interesak, baina nire aitaren etxea defendituko dut. Harmak kenduko dizkidate, eta eskuarekin defendituko dut nire aitaren etxea; eskuak ebakiko dizkidate, eta besoarekin defendituko dut nire aitaren etxea; besorik gabe, bularrik gabe utziko naute, eta arimarekin defendituko dut nire aitaren etxea. Ni hilen naiz nire arima galduko da, nire askazia galduko da, baina nirre aitaren etxeak iraunen du zutik.

Defenderé la casa de mi padre. Contra los lobos, contra la sequía, contra la usura, contra la justicia, defenderé la casa de mi padre. Perderé los ganados, los huertos, los pinares; perderé los intereses, las rentas, los dividendos, pero defenderé la casa de mi padre. Me quitarán las armas y con las manos defenderé la casa de mi padre; me cortarán las manos y con los brazos defenderé la casa de mi padre; me dejarán sin brazos, sin hombros y sin pechos, y con el alma defenderé la casa de mi padre. Me moriré, se perderá mi alma, se perderá mi prole, pero la casa de mi padre seguirá en pie.

Viaje a Polonia. Malbork y Torun, enclaves de la orden teutónica (VIII)

 

 2014-10-13 09.40.10

Vista de la fortaleza de Malbork, tan poética como imponente

La salida de Gdansk presentaba un aspecto más otoñal. Había llovido algo y la niebla cubría parcialmente el paisaje. Pero a medida que nos acercábamos hacia Malbork, en plena Pomerania rural, el día levantó y, de nuevo, la inmensa llanura de tierra negra, aparentemente fértil, nos acompañó en el camino. Al fondo, una colina junto al río permitía adivinar Malbork, la gran fortaleza teutónica.

2014-10-13 10.14.11Vista del gran patio interior del castillo medio

Pocas veces he tenido la oportunidad de conocer una fortaleza tan completa y gigantesca. Su ajetreada historia, primero centro de la orden, después residencia temporal de los reyes polacos, y siempre enclave en medio de la llanura deseado por los invasores, ha llegado a nuestros días con una doble reconstrucción: la correspondiente al siglo XIX y la posterior a la II Guerra Mundial. Hoy, desprovista de buena parte de su ajuar, conserva los recintos básicos en un triple anillo. La zona baja o castillo inferior, dedicado a los sirvientes y campesinos, con iglesia propia; el castillo medio, al que se accede mediante un foso y fortificaciones complejas, como espacio para caballeros y visitantes, con enfermería, refectorio de invierno y verano y otras dependencias; y, finalmente, el castillo superior, una enorme fortaleza convertida en residencia de los grandes maestres, con patio de arquerías, iglesia, cripta, torre del homenaje y palacio del gran maestre.

2014-10-13 11.01.21

Patio con arquerías del castillo superior

Todo en estilo gótico de los siglos XIV y XV, de ladrillo y proporciones colosales. Algunos detalles conservados, como la puerta dorada con relieves policromados, nos permiten observar la calidad del trabajo y el primor de la decoración.

2014-10-13 11.06.28María Luisa y Román en el pozo del patio superior del castillo

Malbork es un buen ejemplo del poder alcanzado por las órdenes militares en la Edad Media, en muchos casos un Estado dentro del propio Estado, como el caso que nos ocupa. La comida en el propio castillo, en el restaurante gótico, espacio abovedado sostenido por gruesas columnas, culminó la visita.

2014-10-13 11.22.20

Vista del palacio del gran maestre

El viaje a Torun, nuestro segundo destino, lo hicimos por autopista, una moderna vía que une Gdansk con Varsovia atravesando la Pomerania Oriental. Torun, la ciudad de Copérnico, no resulta extraña para nosotros. Hace unos años, se unió a Pamplona en su intento por ser la capital cultural europea para 2016. Tuve ocasión de seguir de cerca el proyecto.

2014-10-13 16.47.27

Vista del rectorado de la Universidad de Torun

Torun apostaba en firme, Pamplona nunca se lo tomó en serio. Ni proyecto sólido, ni propuesta de interés, ni inversiones relevantes. La consecuencia fue la prevista: siempre en los últimos lugares del ranking de 16 ciudades que optaron inicialmente, se cayó de la lista a las primeras de cambio, creo que con alivio del Ayuntamiento y el Gobierno de Navarra, que lo veían más como un incordio que como una oportunidad. La sorpresiva designación de San Sebastián, unida a Wroclau, otra ciudad polaca no visitada, tampoco está resultando fácil, con cambios de proyecto, estrategia y dirección por parte de los actuales responsables políticos. Esperemos que el programa vaya a buen puerto y podamos disfrutar, por cercanía, de algún espectáculo.

2014-10-13 16.50.23Vista de la casa natal de Copérnico

El encanto objetivo de Torun, ciudad gótica muy bien conservada, que le ha valido el título de Patrimonio de la Humanidad, apenas pudimos disfrutarlo. Una vista al galope, casi a la japonesa, nos llevó de la entrada de la ciudad a la torre inclinada, el rectorado de la Universidad, la casa de Copérnico, la catedral de los Santos Juanes y la plaza del mercado con su espléndido ayuntamiento y torre. Un final endulzado con las pastas de gengibre, otro de los símbolos de la ciudad. Pero el casco histórico de Torun no es sino el centro de una ciudad que ha crecido ordenadamente en las afueras con grandes bloques y le ha permitido consolidar una universidad de casi 50.000 alumnos.

2014-10-13 17.07.36Edificio del ayuntamiento con la estatua de Copérnico en primer plano

Dejamos el Vístula a nuesta derecha, ancho, caudaloso y pausado, y volvemos de nuevo a la autopista, camino de Varsovia. La novedad del viaje, en este caso, es el coro del autobús que, con polifonías varias y cristalinas voces, que diría José Luis Orduna, nos deleitó en el viaje de vuelta.

Eran casi las diez de la noche cuando llegamos al JM Tower, el hotel de la ida, en pleno centro nuevo y comercial de Varsovia. Allí, desde el piso 25, se adivinaba de nuevo la Varsovia orgullosa y algo petulante que marca el camino de progreso de la Polonia actual. Un camino que esperemos vaya acompañado de justicia social para que el paso al capitalismo y a occidente no sea otro tropiezo más en su complicada historia. Que no sea verdad aquella frase con la que Lenin respondió a Fernando de los Ríos en su visita a Mascú, tras la revolución soviética: ¿Libertad, para qué?

Viaje a Polonia. Gdansk, una ciudad para el recuerdo (VII)

 

2014-10-12 09.32.57

Vista exterior de la abadía de Oliwa

Hay lugares comunes que resultan difíciles de cambiar. Gdansk tenía para mí tres componentes ineludibles: su pertenencia a la Liga Hanseática, su condición de ciudad libre vinculada al inicio de la II Guerra Mundial, y el ser patria de Solidaridad y su lider Lech Walesa. Pero lo que desconocía era la riqueza de su arquitectura, su urbanismo recuperado y lo impresionante de su conjunto urbano.

2014-10-12 09.36.16-1

Interior de la abadía del que resalta su encalada blancura

Para descubrir la ciudad tuvimos la suerte de contar con Eva, una ejemplar profesional, ordenada, trabajadora y competente que, mochila en mano, desplegó conocimientos, palabras e imágenes gráficas para acercarnos a una tierra que amaba. Como amaba su profesión, a pesar de ser arquitecta, y eso se percibe en los detalles y en el resultado final.

Gdansk constituye, junto con Sopot, una conurbación urbana conocida como “la triciudad”. Nuestro primer destino, un tanto sorprendente por la ubicación, fue la antigua abadía cisterciense de Oliwa, hoy sede episcopal. Una vez más, el fenómeno cisterciense se hace realidad: una iglesia de grandes dimensiones, un fértil valle, agua abundante y un centro religioso y económico de primer orden. La abadía, en gótico de ladrillo, totalmente encalada, impone por sus dimensiones. Y junto a ello, el impresionante órgano barroco, la sillería manierista y el altar mayor.

2014-10-12 09.46.20

El cura navarro-polaco, en animada conversación con el grupo

El dato anecdótico lo proporcionó un joven cura polaco que, en perfecto castellano, nos saludó con giros propios de nuestra tierra. La razón era obvia: estudió teología en la Universidad de Navarra y colaboró en labores pastorales los fines de semana en la parroquia de Lodosa. Hoy es profesor en el seminario de Gdansk. La abadía se encuentra en medio de un parque, hoy abierto a la ciudad. El octubre polaco ha llegado y los tilos y otras especies arbóreas despliegan una amplia paleta colorista de gran belleza. En la apoximación a Oliwa pasamos por la residencia del jubilado Walesa, figura emblemática de Solidaridad y primer y fallido presidente de la Polonia democrática entre 1990 y 1995.

2014-10-12 10.07.16Todo el esplendor del otoño polaco escoltan a Fina y María Luisa

Un ambiente distinto envuelve a Sopot, una población crecida al socaire del mar Báltico, la playa y la presencia de la realeza y aristocracia del norte de Europa. El largo muelle de madera nos introduce en el mar y la brisa llega hasta nosotros agradable y suavemente otoñal. Resulta difícil imaginar lo que sucederá en pocas semanas. El frío, el viento, la humedad y el hielo se apoderarán del lugar hasta convertir el Báltico en una inmensa pista de patinaje.

2014-10-12 10.53.10

María Luisa posa en el muelle de madera de Sopot

Tras la visita eclesial y vacacional, nos esperaba un enclave singular, con una historia reciente a la que asistimos, ya no tan jóvenes, por televisión: el nacimiento de Solidaridad, previa lucha sindical dirigida por Walesa, la presión sobre el régimen comunista al alimón con el nuevo Papa, Juan Pablo II, y la eclosión democrática. Y todo ello en un astillero inmenso con más de 17.000 obreros que pedían mejoras sociales y políticas.

2014-10-12 12.06.49Estadio de Gdansk, una hermosa perla en el camino hacia la cumbre de la selección española de futbol

En el camino pasamos por el vistoso y coqueto estadio de fulbol de Gdansk, sede de los partidos de la selección española en la Eurocopa. Una corona de ámbar que refulge bajo el sol, aportando a la ciudad los viejos resplandores de los que disfrutó antaño. Y junto al estadio, la impresionante campa en la que Juan Pablo II se encontró con dos millones de polacos en su primera visita a Polonia, todavía bajo el régimen comunista.

2014-10-12 12.18.10

Vista del monumento a los caídos de Solidaridad

El enclave tiene más emoción que belleza formal. Sobre un fondo de gruas, hoy reconvertido en un astillero de poco más de 2.000 trabajadores, una entrada típicamente fabril recuerda a los trabajadores caidos entre flores y banderas polacas. En medio de la plaza, una triple cruz de 42 metros de altura, en acero inoxidable y con unas anclas colgadas, recuerda a los tres trabajadores muertos en las revueltas de 1979.

2014-10-12 12.29.13Fina quiso recordar la lucha sindical de José Luis Castejón

Y al fondo, como si de un muro se tratara, una figura alegórica en trance de librarse de sus cadenas y la relación de trabajadores caidos acompañan a Popielusko, el capellán de Solidaridad también asesinado por la policía del régimen. Un ejemplo más de que las libertades se conquistan y que las mejoras de la clase trabajadora casi siempre están regadas con sangre. De ahí que traicionar principios y olvidar los ideales pasados, tan en boga en estos tiempos, sea una doble traición cuando de la izquierda se trata.

2014-10-12 13.15.28

Nuestro guía descansa bajo la atenta mirada del matrimonio Arnolfini

La comida tiene lugar en plena Plaza Mayor, en un caserón que antaño ocupó el consulado de Holanda, de ahí el título de “La casa holandesa”. Un acogedor comedor en el primer piso, con escenas de Vermeer y Van Eyck, sirve de espacio para la comida. Desde mi mesa observo la plaza con sus fachadas variopintas en las que los ecos de la arquitectura neerlandesa se hacen patentes.

2014-10-12 15.07.19Espectacular chimenea de cerámica de la lonja

La tarde, de la mano de Eva, la dedicamos a recorrer la ciudad vieja, reconstruida prácticamente en su totalidad tras los destrozos provocados por la II Guerra Mundial. Una reconstrucción común a muchas ciudades polacas que cumplió dos objetivos complementarios: recuperar los edificios perdidos y hacer país, dando trabajo a decenas de miles de polacos en un momento de especial dificultad.

La riqueza monumental es extraordinaria, destacando más por su magnificencia que por su calidad, sin desaparecer ésta. Los elementos se suceden: la fuente de la plaza; la sala de audiencias, una especie de lonja similar a las levantadas en Palma, Valencia y Zaragoza por las mismas fechas; el ayuntamiento, en este caso en una esquina, dada la estrechez de la plaza, en clara competencia con la iglesia de Santa María; el conjunto de puertas de los diferentes recintos fortificados de la ciudad, gótico, renacentista y barroco; el arsenal, todo un alarde de la potencia municipal en los siglos XVII y XVIII;

2014-10-12 15.59.58

Interior de la imponente iglesia de Santa María

 la iglesia de Santa María, donde el ladrillo es una mole de dimensiones poco habituales, en las que ni arbotantes ni contrafuertes se reflejan al exterior. Y eso que la aguja calada prevista, cuya maqueta se conserva en el interior de la iglesia, no se levantó según los planes previstos, elevando la misma por encima de los 150 metros; la hermosa calle dedicada a María, llena de tiendas y restaurantes; para finalizar en la grua medieval del puerto, un ingenio sin par en la Edad Media.

2014-10-12 16.33.55

La calle de María, hoy llena de tiendas y restaurantes, es una de las más típicas de la ciudad

Aprovechando la visita a una tienda de ámbar, me escapo a pasear de nuevo la calle mayor. Frente al ayuntamiento, cubierto con una manta disponible en todas las mesas, me tomo un café de media tarde y descanso plácidamente del trajín del grupo. Y de allí, me acerco a la misa dominical de las seis de la tarde en la iglesia de Santa María. La celebración tiene un indudable aire tradicional, con presencia del gran órgano y numerosas partes cantadas, apenas seguidas por la feligresía, nutrida y con presencia significativa de gente relativamente joven. ¿Cómo acompañará la Iglesia el despegue económico y la progresiva secularización de la sociedad polaca, inexorable en el inmediato futuro? He ahí un reto difícil, del que dudo que salga triunfante, vista la experiencia de España.

2014-10-12 19.32.06Vista parcial del restaurante y los comensales en el lujoso restaurante donde tuvo lugar la cena

La cena nos la sirvieron en un lujoso restaurante del mismo barrio, en la que contamos con la presencia de una cantante que, en continuado falsete, intentó amenizarnos la velada. La gastronomía no alcanzó el grado del interior del local, pero somos gente de buen conformar y dimos buena cuenta de los platos.

Afortunadamente el Qubus Hotel estaba al otro lado de la muralla. La jornada había sido intensa y con los pies cansados y la satisfacción del descubrimiento de una ciudad singular, nos retiramos a descansar.

 

Isabel, de la serie a los textos

IsabelJuana

Los que por profesión, vocación o simple gusto amamos la historia, nos hemos preguntado muchas veces por la razón de la inexistencia de series televisivas que abordaran con rigor los abundantes y apasionantes capítulos de nuestra historia. Arturo Pérez Reverte suele comentar en su columna de El Semanal que las gestas de la conquista del oeste americano palidecerían si conociéramos los hechos acaecidos en la conquista y colonización de la América hispana. Que ello era posible estaba claro, no hay más que ver la magnífica acogida que la serie Los Tudor tuvo en España, con el joven e inquietante Jonathan Rhys Meyers como Enrique VIII, pese a las muchas licencias históricas que contenía.

El día 1 de diciembre acabó definitivamente “Isabel”, “una serie de ficción en la que se ha cuidado el rigor histórico” en palabras de su productor. La apuesta de RTVE era arriesgada, pero afortundamente el éxito ha acompañado. Tres temporadas, 39 episodios y una audiencia media de 3,5 millones de espectadores, entre los que me encuentro, avalan una trayectoria que debería repetirse en aras al servicio público inherente a una televisión pagada con los impuestos de todos. La razón del éxito ha consistido en una sabia mezcla de buenos guiones, magnífico reparto, pulso narrativo firme, buenas ambientaciones y dosis adecuadas de acción, intriga, traición y aventura, adobadas con un aceptable rigor histórico.

Son muchos los protagonistas que merecerían al menos un pequeño comentario. Por razones de espacio me limitaré a glosar los dos personajes femeninos que han capitalizado la última temporada: Isabel la Católica y su hija Juana la Loca. El complejo personaje de Isabel fue encarnado por Michelle Jenner, una actriz que en mi opinión ha ido de menos a más a lo largo de la serie. Este es el retrato de su mejor biógrafo: “Rubia, de ojos claros, risueña, altiva, temperamental, amante apasionada de su esposo, constante y muy celosa, austera de costumbres, abstemia y no muy generosa, con un carácter varonil, producto quizá de una esmerada educación para gobernar, capaz de superar cualquier flaqueza”.

De Juana de Castilla solo hemos conocido la primera parte de su vida, ya que a la muerte de la reina Isabel todavía no había sido recluida en Tordesillas. Según su biógrafo “Juana la Loca es uno de los personajes más patéticos de nuestra historia. Viuda a los ventiséis años, madre de seis hijos de los que vive muy pronto separada, acorralada por el poder, encerrada en sus habitaciones por su marido, recluida en Tordesillas por su padre, mantenida en cautiverio por su hijo Carlos, viviendo desde 1525 apartada de todos los suyos, hasta que le sobreviene la muerte treinta años después, no vive menos acorralada por los fantasmas que turban su mente y que le angustian día a día en los últimos de su vida”.

Si ustedes desean conocer mejor la personalidad y la vida de estas dos mujeres excepcionales por muy distintas razones, les recomiendo dos libros de gran interés que les permitirán adentrarse en su reinado y comprender mejor la época en la que les tocó vivir.

El biógrafo de Isabel de Castilla es nuestro Tarsicio de Azcona, reciente premio Principe de Viana de la Cultura, “acaso el mejor investigador del entorno de Isabel la Católica”, en palabras de Manuel Fernández Álvarez, uno de los grandes historiadores del siglo XVI. El libro, Isabel la Católica. Vida y reinado, La esfera de los libros, Madrid, 2002, se publicó por primera vez en 1964, ha sido objeto de tres revisiones en la BAC y dos más aparecidas en 2002 en el plazo de un mes. Se trata de un denso, documentado y pormenorizado estudio de 669 páginas en las que se pasa revista a los más variados frentes, con una panorámica final sobre Isabel y su reinado que habla mucho y bien del espíritu crítico del autor.

El segundo libro recomendado es el de Manuel Fernández Álvarez, Juana la Loca. La cautiva de Tordesillas, Círculo de lectores, Barcelona, 2000. El profesor Fernández es un experto en la historia de España de los siglos XVI y XVII, y un consumado maestro de la divulgación histórica. El libro rezuma sabiduría y buen hacer sin necesidad de aportar un aparato crítico inconmensurable y una exhaustiva bibliografía. Y el lector lo agradece, porque la lectura es ágil y casi novelesca. Si uno ojea el índice verá que todo comienza situando al personaje en su contexto. Juana pasa de ser, con apenas 16 años, condesa de Flandes y residente en Bruselas primero; princesa de Asturias y residente en España después; reina de Castilla ya con signos inequívocos de locura más tarde; y, finalmente, prisionera rodeada de una pequeña corte y una interminable soledad.

En resumen, dos libros que les permitirán ahondar en los trazos apenas entrevistos en la serie televisiva y que les documentarán la espera de la nueva que se nos anuncia, la relativa a Carlos I, nieto e hijo de ambas.

Diario de Navarra, 11/12/2014

Viaje a Polonia. Poznan, enclave artístico y comercial (VI)

2014-10-11 08.53.09

Vista panorámica de Poznan desde la habitación del hotel

La vista desde la habitación 713 del hotel Mercurio es excelente: una inmensa llanura de la que sobresalen a lo lejos los bloques de pisos y edificios de oficinas, las torres de las iglesias, una ciudad aparentemente grande y, casi en frente, al lado de una obra civil de envergadura como es el soterramiento del tren, el barrio modernista de la ciudad, levantado a comienzos del siglo XX, todavía bajo la ocupación prusiana.

2014-10-11 09.16.14Paraninfo de la Universidad de Poznan

La primera parada, en compañía de Paulina, la guía local amable, eficaz y poseedora de un correcto castellano, es en el entorno del paraninfo de la universidad, conocido como Collegium Minus. Hoy hay fiesta de graduación de los alumnos de derecho, y padres, profesores y alumnos comparten la alegría de un momento esperado, trabajado y zozobrante.

2014-10-11 09.27.25-1

La fiesta de graduación contó con un reportero excepcional

2014-10-11 09.20.23

María Luisa y Román delante del monumento conmemorativo a los levantamientos de 1956

Junto a la universidad, el conjunto de edificios conforman un enclave de interés: la gran estutua del poeta nacional Adam Mickiewicz; la doble cruz que conmemora los levantamientos obreros de 1956 contra el comunismo; el castillo del Kaiser, hoy importante centro cultural de una arquitectura antipática y neohistoricista con indudable aire soviético; la ópera, edificio neoclásico al fondo; y la Filarmónica de Poznan cerrando el espacio. Una tradición, la musical, bien conocida que trasciende las fronteras y hace de Poznan un centro relevante en la música coral europea.

2014-10-11 09.53.52

La catedral es el centro de la pequeña isla eclasiástica

Montamos en el autobús y en el recorrido Paulina informa de algunas características de la ciudad: 500.000 habitantes, con una conurbación de casi un millón, 7 universidades con 130.000 alumnos que destacan en materias politécnicas, una tasa de paro del 4% y una tradición industrial y de servicios que perdura en el tiempo y se incrementa hasta hoy.

Interior de la imponente catedral gótica de ladrillo con su políptico presidiendo el ábside mayor

2014-10-11 10.13.02La primitiva ciudad, aparecida hace casi mil años, se encuentra ubicada fuera del actual casco urbano, en un espacio entre los ríos Warta y un canal secundario. Hoy es un espacio básicamente religioso, una pequeña ciudad eclesiástica en la que se ubican los servicios de la archidiócesis de Poznan, importante en la historia religiosa de Polonia. Una estatua del omnipresente Juan Pablo II, situada a la entrada, nos permite introducirnos en la imponente mole de ladrillo, originalmente gótica, pero con torres barrocas a los pies. Las catedral, rehecha tras los destrozos de la II Guerra Mundial, tiene puntos de interés: en la cripta, magníficamente preparada, los restos de los edificios pre y románicos anteriores a la construcción actual, además de la cripta de los arzobispos metropolitanos; el políptico gótico del XV del altar mayor, magnífico ejemplo de los talleres centroeuropeos de finales de la Edad Media; además de capillas funerarias de interés vario.

2014-10-11 11.19.19

El grupo escucha atento junto a una de las fuentes de la Plaza del Mercado

Y de la isla clerical, a la ciudad comercial ejemplificada en su Plaza del Mercado, digna réplica de Cracovia. Las fachadas, variopintas y coloristas, nos retrotraen a los buenos siglos de Poznan, XVI, XVII, XVIII y XIX. Y como espacio singular, el ayuntamiento de la ciudad, un excepcional ejemplo de edificio renacentista de mediados del siglo XVI. Un edificio coronado por una alta torre, único elemento que ha persistido en Cracovia.

2014-10-11 11.23.46Vista de la Plaza del Mercado y el Ayuntamiento, con el grupo siempre atento a las explicaciones de Paulina

Junto al ayuntamiento, cuatro fuentes en las esquinas, una picota y un conjunto de casas modestas de los pescadores del río, levantadas en el siglo XV completan el conjunto. La vida ciudadana se articula en torno a la plaza y el choque de los cabritos a las 12 de la mañana, parte del mecanismo del reloj del ayuntamiento, congrega en su entorno a turistas y visitantes.

2014-10-11 11.36.40

Vista del gran órgano de la iglesia jesuítica

Todavía queda por ver la principal iglesia de la ciudad, la antigua fundación jesuítica de la segunda mitad del siglo XVI, constituida por iglesia, colegio y convento, que conforma un complejo de primer orden. Desamortizada en el siglo XVIII, hoy la iglesia es el principal edificio religioso de la ciudad y el resto de los inmuebles se emplean como dependencias municipales.

2014-10-11 12.47.06

San Francisco Javier y San Juan Pablo II comparten altar en la iglesia jesuítica de Poznan

La iglesia es formalmente jesuítica, de una sola nave, con capillas adosadas y gran presbiterio y púlpito. Las enormes columnas decorativas, las pinturas, los trampantojos, y las bóvedas y lunetos decorados hacen de ella un magnífico ejemplo de la arquitectura jesuítica de la Europa Central. ¡Qué poder el de esta orden que en 100 años levantó iglesias, colegios y conventos en las principales ciudades de Europa! Un concierto de órgano, previo a la celebración de la misa, nos permite apreciar la calidad del intérprete y la sonoridad de un instrumento bello formalmente y espléndido artísticamente.

2014-10-11 12.22.07

Isabel sigue fielmente el consejo de Basi, su marido, viajero experimentado: cada dos horas, descanso y un café

Una agradable comida en un restaurante de la Plaza del Mercado cierra nuestra estancia en una ciudad que ha sido un agradable deescubrimiento.

El trayecto entre Poznan y Gdansk trae alguna novedad respecto a ayer. La primera parte lo hacemos por carreteras normales, que presentan la misma tónica que las anteriores: saturación, tráfico intenso y lentitud de viaje. El paisaje apenas cambia. La entrada en Pomerania, la tierra del Báltico, sigue siendo llana. Eso sí, la brisa del mar comienza a llegar y la temperatura desciende suavemente, cosa que apreciamos en las paradas. La segunda parte la hacemos por autopista, con el consiguiente ahorro de tiempo e incomodidades.

Gdansk se nos aparece ya caída la tarde. El casco antiguo visto desde lejos constituye la primera sorpresa. Un apretado caserío con remates puntiagudos, del que sobresalen dos grandes torres: una inmensa mole chata de ladrillo correspondiente a la iglesia de Santa María y una aguja calada de finales del siglo XV correspondiente al ayuntamiento de la ciudad. Un equilibrio que denota el poder civil de una ciudad comercial en lucha por su autonomía frente al poder eclesiástico.

2014-10-11 22.32.34

Toda la magia de Gdansk se refleja en esta vista nocturna

Tras la cena en el hotel, ubicado en una isla entre brazos de afluentes del Vístula, dedicada a silos para grano, uno de los cuales es nuestro remodelado hotel, nos animamos a un primer encuentro con la ciudad nocturna. ¡Deslumbrante! Una irregular plaza, relativamente estrecha y muy larga, cerrada parcialmente por la puerta de la ciudad y el edificio municipal, se ofrece a nuestra contemplación con una escenografía nórdica, propia de las ciudades hanseáticas, acrecentada por la luz artificial. Un extraordinario decorado para una ciudad rica, compleja y de complicada historia.

El paseo a todo lo largo de la calle mayor hasta atravesar el cuádruple arco del cinturón de murallas, nos sirve de preludio a una visita que promete no defraudarnos. Una visita adobada además de la alegría local por el triunfo histórico de Polonia sobre Alemania en el partido de futbol de la fase previa de la eurocopa. Al fin, tras muchos años, David ha vencido a Goliat. Una pequeña revancha histórica que celebramos con los hinchas locales.