En una sociedad polarizada

El domingo pasado, Emilio Garrido escribía un lúcido artículo en este mismo medio  titulado ¿Dónde vivimos realmente?. Tras analizar un grupo aleatorio de 2º de la ESO de un instituto de Pamplona llegaba a tres conclusiones: la enorme complejidad de las aulas de la enseñanza pública como consecuencia de la emigración, entre otras causas; la soledad del profesorado en esta nueva situación; y la necesidad de hacer frente a los  retos de una sociedad cambiante, compleja y mestiza.

Participo de la tesis de fondo del autor, aunque la haya descrito con tintes un tanto dramáticos. Y apunto una fórmula para paliar el problema que, evidentemente, está en manos de responsables políticos y educativos: el reparto equitativo entre redes de alumnos con problemas.

En Navarra, todos los centros educativos de nuestra Comunidad entre los 3 y los 18 años están sostenidos con fondos públicos. Parecería lógico, por tanto, que las dos redes existentes, la pública y la concertada, participaran en porcentaje equivalente a su peso específico en la escolarización de alumnos con problemas, inmigrantes o no. Pero las cifras nos demuestran que esto no sucede. El 80% de los inmigrantes, en números redondos, están escolarizados en la red pública, pese a que su matrícula global en los núcleos urbanos apenas llega al 50%. Por eso el doctor Garrido, con buen criterio, habla en su modelo de “un instituto” y no de un colegio de secundaria.

Ya sé que las razones son fáciles de enunciar: libertad de enseñanza, preferencia de los propios padres, ubicación geográfica, falta de plazas escolares. Pero en el fondo estas excusas no encubren sino una insolidaridad manifiesta, que se extiende a todo tipo de centros, confesionales o no, de enseñanza en castellano o en euskera. Hay comportamientos honrosos, muy honrosos, de compromiso social, educativo y cristiano en este campo, pero no son sino la excepción que confirma la regla.

Hasta tal punto me parece preocupante la situación, que una acción como la descrita justificaría por sí sola el apoyo a todo un presupuesto. Con ser importante la escolarización temprana, la enseñanza del inglés, la mejora de la formación profesional o la necesidad de más y mejores medios,  nada me parece tan perentorio como la corresponsabilidad en este ámbito. Puesto que todos salimos ganando con la llegada de inmigrantes en los ámbitos económicos y culturales, todos debemos de contribuir a paliar sus efectos en los ámbitos educativos y sociales. Espero y deseo que los presupuestos de 2009 supongan un paso adelante en este sentido.

¿Dónde vivimos realmente? se preguntaba el doctor Garrido. A la vista de lo descrito la respuesta es fácil: en una sociedad educativamente polarizada. En nuestra mano está persistir en el error o tratar de enmendarlo.

 

       Román Felones Morrás

        Catedrático de Geografía e Historia del I.E.S. Tierra Estella

Diario de Navarra, 28/10/2008

Anuncios

Nadal y el tío Toni

Comentábamos no hace muchas semanas, con motivo del fallecimiento de Iñaki Ochoa de Olza en el Annapurna, el indudable impacto social que tiene la alta competición en nuestras sociedades desarrolladas. Pocos acontecimientos provocan tanta pasión y tantos seguidores como una olimpiada, unos campeonatos mundiales o europeos de fútbol, o un gran premio de fórmula uno. Y si el ejemplo lo circunscribimos a Navarra, sólo el Osasuna consigue, pese a su mala racha, reunir a más de 15.000 personas en su estadio, se llame el entrenador Ziganda o Camacho.

Y los dioses de este Olimpo son los deportistas de élite. ¡Y qué élite! Los hay desde analfabetos funcionales, los más, a jóvenes que se expresan con corrección en castellano e inglés y hacen gala de sensatez y sentido común en sus manifestaciones, los menos; y desde ejemplos de mala educación y grosería permanente, a personas que encarnan los verdaderos valores del espíritu olímpico.

Uno de los deportistas que mejor definen esos valores positivos a los que acabo de hacer referencia es el tenista Rafael Nadal. Su silueta se nos ha hecho, además de familiar, inconfundible en los últimos años: raqueta en su mano izquierda, melena al viento, cinta en el pelo como un nuevo Diadúmeno, la conocida escultura clásica de Policleto, recia musculatura, camisa sin mangas, pantalones piratas, mirada concentrada, capacidad de sufrimiento, pelea sin fin y, casi siempre, como colofón final, una amplia sonrisa junto a un trofeo ardorosamente disputado.

Afortunadamente, cosa poco habitual, Rafael Nadal no pierde enteros sin su raqueta. Su proverbial corrección, su respeto por los rivales, su exquisita educación, y su escaso endiosamiento le convierten en un tipo que suscita una simpatía generalizada, hasta el punto de ser el hijo que casi todos los padres quisiéramos tener, porque aunque sí lo haga con el cordaje de su raqueta, no parece ser capaz de romper nunca un plato. Su imagen seductora y de ídolo de masas quedó perfectamente de manifiesto la semana pasada en la entrega de los premios Príncipe de Asturias de Oviedo, lo que me exime de más comentarios. Los navarros sabemos algo de esto, porque la figura de Miguel Induráin encarnó, en buena medida, valores similares a los que ahora estamos glosando.

Pero tras la figura gigante de Rafael Nadal aparece siempre otro personaje menos conocido y valorado, el tío Toni, su entrenador, amigo y hombre de confianza. Desde su tierna adolescencia, le ha acompañado, enseñado, corregido y alentado en su periplo por los cinco continentes. Y allí esta él, sentado en la tribuna, con su gorra de visera, su semblante serio, su espíritu austero y sus indicaciones precisas. No hace mucho, tuve ocasión de leerle una larga entrevista y mi admiración hacia su persona creció extraordinariamente. No se pueden tener las cosas más claras ni ejercer mejor labor pedagógica. Riguroso, cercano, amable, disciplinado y sensato, él es, en buena medida, el causante de que un impetuoso joven se haya convertido en un consumado tenista, y de que en vez de hablar de un ídolo vanidoso y engreído nos refiramos a Nadal como un referente positivo para la juventud actual.

No son pocos los ejemplos en sentido contrario. Desde esos padres agresivos y agresores que abundan en los campos de fútbol, incapaces de ver que sus hijos -figuras en ciernes para ellos- no pasarán de las categorías inferiores, a esos entrenadores de jugadores de alto nivel que tienen como único objetivo la consecución de éxitos deportivos, aunque en el camino dejen una piltrafa humana incapaz de asumir su condición de ser anónimo y mortal el resto de su vida.

Al final, una vez más, no hablamos solamente de dinero, sino también de valores. Y éstos, hoy los encarnamos en Nadal y en el tío Toni. ¡Enhorabuena a ambos!

 

Diario de Navarra, 30/10/2008

Pregunta escrita sobre Inventarios en Patrimonio

A LA MESA DEL PARLAMENTO DE NAVARRA

 

Román Felones Morrás, parlamentario foral adscrito al grupo “Socialistas del Parlamento de Navarra”, al amparo de lo previsto en los artículos 186 y siguientes del reglamento de la Cámara,  formula para su CONTESTACIÓN POR ESCRITO, las siguientes cuestiones:

 

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 

Los presupuestos de Navarra para el año 2008 contemplaban diversas líneas presupuestarias relativas a inventarios que eran los siguientes:

           Inventario de arquitectura

         Inventario del patrimonio mobiliario

         Inventario del patrimonio arqueológico

         Inventario de fondos etnográficos

Esta misma línea aparece en el presupuesto de 2009.

A fin de conocer el estado de la cuestión, interesa conocer:

 

TEXTO DE LA PREGUNTA

 

1º.- Situación de cada uno de los inventarios en el momento presente, teniendo como objetivo final su finalización, especificando:

         cantidades invertidas en años anteriores

         situación del propio inventario en el momento actual con porcentaje aproximado de la tarea realizada y la que queda por hacer

         previsiones para esta legislatura

 

 

Pamplona a 29 de octubre de 2008

 

 

 

Román Felones Morrás

Portavoz de Cultura y Turismo

Petición de información sobre Planes Directores

A LA MESA DEL PARLAMENTO DE NAVARRA

 

Román Felones Morrás, parlamentario foral adscrito al grupo “Socialistas del Parlamento de Navarra”, al amparo de lo previsto en los artículos 186 y siguientes del reglamento de la Cámara,  formula para su CONTESTACIÓN POR ESCRITO, las siguientes cuestiones:

 

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 

El pasado día 8 de octubre la Presidenta del Parlamento de Navarra recibió la respuesta del Gobierno a una pregunta realizada por el parlamentario que suscribe interesándose por la relación de Planes Directores elaborados, en marcha y previstos.

A fin de preparar las iniciativas pertinentes de cara a los presupuestos de 2009 interesa la remisión de los siguientes documentos por parte del Gobierno de Navarra:

 

TEXTO DE LA PREGUNTA

 

1º.- Plan director de la ciudad romana de Andelos

2º.- Plan director de la catedral de Tudela

3º.- Esquema previo del plan director de la catedral de Pamplona

4º.- Plan director de monasterio de La Oliva

 

 

 

                                        Pamplona a 21 octubre de 2008

 

 

 

                                        Román Felones Morrás

                                        Portavoz de Cultura y Turismo del SPN

Interpelación sobre política general del Gobierno en materia de música

A LA MESA DEL PARLAMENTO DE NAVARRA

 

Samuel Caro Sádaba, portavoz adjunto del Grupo “Socialistas del Parlamento de Navarra”, al amparo de lo establecido en el Reglamento de la Cámara en sus artículos 179 y siguientes, presenta la siguiente INTERPELACIÓN al Gobierno de Navarra sobre POLÍTICA GENERAL EN MATERIA DE MÚSICA

 

JUSTIFICACIÓN DE LA INTERPELACIÓN

 

La Ley Orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra, en su artículo 44 recoge, entre otras, como competencias exclusivas de Navarra las de “cultura, en coordinación con el Estado” (punto 8); “patrimonio histórico, artístico, monumental, arquitectónico, arqueológico y científico, sin perjuicio de las facultades del Estado para la defensa de dicho patrimonio contra la exportación y la expoliación” (punto 9); “instituciones relacionadas con el fomento y la enseñanza de las Bellas Artes” (punto 11); “espectáculos” (punto 15); “asociaciones de carácter docente, cultural, artístico, benéfico, asistencial y similares que desarrollen principalmente sus funciones en Navarra” (punto 19).

 

Por Real Decreto 335/1986, de 24 de enero, se traspasaron las funciones y servicios de la Administración del Estado a la Comunidad Foral de Navarra en materia de cultura, deportes y asistencia social y promoción socio – cultural. Entre las funciones y servicios transferidos se encuentran las relativas al patrimonio, a los archivos y bibliotecas, al fomento de la música, a la promoción de la cinematografía, al fomento de la creación literaria o a la creación y mantenimientos de infraestructuras con destino cultural.

 

La gestión y el desarrollo de todas estas materias y otras que no se citan es lo que en líneas generales podría denominarse como “política cultural” de un Gobierno, en este caso del Gobierno de Navarra.

 

La acción o actividad cultural debe ser la consecuencia  de unos principios y unos objetivos formulados en una serie de planes, de acuerdo a determinados criterios políticos en función de la ideología que los inspira. Sólo si las actividades culturales y los proyectos en los que se insertan están en sintonía con aquellos objetivos puede hablarse de política cultural. La mera suma de actividades culturales no es, por si misma, la expresión de una política cultural sino más bien, muy a menudo, el reflejo de la ausencia de una política cultural específica.

 

Dentro del amplio campo de las políticas culturales, una de las más complejas de formular y, por lo tanto, más olvidadas, es la que podríamos denominar la “política musical”, sin poner ningún adjetivo a la música y considerándolas todas como diferentes formas de expresión artística.

 

Esta interpelación pretende abordar la política que en materia de música se desarrolla en nuestra Comunidad. Porque si en algún tipo de política se pone en evidencia que el mero hecho de desarrollar una serie de actividades o programas no garantiza la existencia de una política es en la política musical.

 

Las políticas culturales, en materia de música, deben aspirar a cumplir, al menos, los siguientes objetivos:

 

1) Extender y democratizar el acceso de los ciudadanos al disfrute de la música en todos los ámbitos sociales, especialmente en los más desfavorecidos, haciendo posible la creación de nuevos públicos.

2) Garantizar un alto nivel de las enseñanzas profesionales de la música y el apoyo e impulso en los estudios de especialización y/o perfeccionamiento de estos estudios para educadores, investigadores, interpretes y compositores.

3) Propiciar la inserción laboral, la profesionalización, la estabilidad y los intereses artísticos de los intérpretes navarros.

4) Propiciar y fomentar la recuperación, preservación y difusión del patrimonio musical navarro.

5) Incentivar y estimular la creación y la difusión de la música contemporánea, entendiéndolo desde el amplio espectro de todas las músicas actuales, sea música clásica u otro tipo de músicas.

6) Crear en torno a la música una adecuada industria cultural, tanto en lo que se refiere a la música en vivo como al apoyo de las actividades empresariales que se desarrollan en torno a la música.

 

La política cultural musical en Navarra presenta algunas realidades evidentes positivas como:

 

a)    El aumento progresivo de actividades vinculadas a la música y de los presupuestos a ella destinados.

b)    La mejora de las infraestructuras de gran y pequeño porte que permitan unas mejores condiciones de disfrute para intérpretes y espectadores.

c)     La mejora objetiva de grupos e intérpretes vinculados a Navarra y la presencia ordinaria de conjuntos y solistas de talla internacional.

d)    La mejora de los estudios profesionales de música y la ampliación de escuelas municipales diseminadas por el territorio que han hecho posible un acceso más generalizado al mundo de la interpretación musical.

e)    La progresiva inserción de las actividades musicales en la vida cultural de la Comunidad.

 

Pero junto a estas realidades positivas, se aprecian también manifiestas insuficiencias que es preciso, primero diagnosticar, y después intentar subsanar:

 

a) No hay definición del papel cultural y social que debe tener la música en el contexto de la política cultural general.

b) No se aportan soluciones definitivas ni de infraestructuras ni de programas al problema de la falta de calidad de las enseñanzas musicales oficiales en su triple nivel: estudios superiores, estudios profesionales, escuelas de música.

c) No existen líneas de actuación serias que promuevan la práctica amateur de la música

d) No existen líneas de actuación que promuevan el apoyo a grupos e intérpretes de carácter profesional.

e) En Pamplona se concentra el 80 por ciento de la programación y prácticamente el 90 por ciento del presupuesto dedicado a música.

f) Se desarrolla una política de ayudas y apoyos a las entidades locales que, si bien es escasa en recursos en todas las áreas de cultura, es singularmente pobre en resultados en lo que se refiere a la música.

g) El patrimonio musical histórico de Navarra tiene escasísima presencia en el conjunto del patrimonio cultural.

h) La creación contemporánea en materia de música está prácticamente desaparecida.

i) Vivimos de espaldas a la realidad de la nuevas músicas en Navarra, a sus necesidades, a su proyección y a su difusión.

j) No existe ninguna consideración hacia las posibilidades de crear una industria musical.

k) En definitiva, existe un número creciente y descoordinado de actividades musicales que pone en evidencia la ausencia de un estudio global de infraestructuras, medios humanos y materiales y recursos presupuestarios del conjunto de la Comunidad, que nos permita articular en el tiempo un diagnóstico de situación y, en función del mismo, señalar las líneas prioritarias de actuación para los próximos años.

 

Esto, que ha podido pasar inadvertido en una época de bonanza económica como la que hemos vivido en Navarra en los tres últimos lustros, resulta especialmente necesario ahora en un periodo de crisis, donde la política cultural en general y la musical en particular se van a ver singularmente afectadas. Si no es posible disponer de más recursos, es preciso realizar un esfuerzo suplementario para sacar la máxima rentabilidad a los recursos disponibles. Si no se puede invertir más, es evidente que se puede y se debe gestionar mejor.

 

 

A la vista de las reflexiones anteriores, sería oportuno conocer y debatir si esta visión de la política general en materia de música es compartida por el Gobierno a los efectos de articular una serie de acciones que permitan romper las inercias acumuladas, solventar los problemas existentes, e incentivar las buenas iniciativas en marcha. Por todo ello:

 

TEXTO DE LA INTERPELACIÓN

 

El grupo “Socialistas del Parlamento de Navarra” interpela al Gobierno de Navarra sobre la política general en materia de música con el afán de conocer los objetivos que persigue, las líneas de actuación en marcha y el balance de su actuación en el contexto general de la política cultural del Ejecutivo.

 

 

 

 

                                        Pamplona a 20 de octubre de 2008

 

 

                                       

 

                                        Samuel Caro Sádaba

                                        Portavoz adjunto del grupo SPN

Pregunta oral a Pleno sobre daños en la calzada de Urbasa

                        A LA MESA DEL PARLAMENTO DE NAVARRA

 

Román Felones Morrás, parlamentario foral adscrito al grupo “Socialistas del Parlamento de Navarra”, al amparo de lo establecido en el reglamento de la Cámara, artículos 186 y siguientes, formula para su contestación en el Pleno la siguiente PREGUNTA.

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 

El tránsito en las mejores condiciones posibles de una zona a otra de nuestra Comunidad ha constituido preocupación permanente desde la ocupación del territorio en la prehistoria hasta el momento presente. Una de las etapas donde la creación y conservación de calzadas alcanzó mayor importancia fue en la época romana, constituyendo uno de los factores claves en el proceso de romanización de los vascones.

Los siglos posteriores reforzaron y ampliaron dicha red, que se mantuvo en buena medida casi incólume hasta bien entrado el siglo XVIII. De ahí el nombre de “calzada romana” con que se conocen determinados tramos de caminos históricos que recorren nuestra tierra, sin que podamos decir, a ciencia cierta, si los actuales restos corresponden inequívocamente a dicha etapa.

Este es el caso de la calzada que durante siglos ha comunicado la Améscoa con la Burunda, hasta que en la década de los años veinte del siglo pasado se construyó la carretera Estella-Olazagutía. “Es el paso que atraviesa la sierra de una forma más rápida y directa, de ahí que acogiera el tránsito principal”, en palabras de Balbino García de Albizu, autor de varios trabajos sobre la Améscoa y uno de los mejores conocedores de la zona.

Pues bien, lo que era indudablemente un bien a conservar, al margen de su mayor o menor antigüedad, ha quedado recientemente arrasado en parte. Una maquinaria pesada ha levantado un buen trecho de las antiguas piedras en el término de Biotza, cerca del camping del mismo nombre. El Centro de Estudios Tierra Estella (CETE), asociación creada para la divulgación y conservación del patrimonio de la merindad, a la que tengo el honor de pertenecer, dio la voz de alarma el pasado mes de septiembre sin que hasta el momento se tenga noticia de iniciativa alguna para reparar la agresión sufrida.

A la vista de todo ello, interesa conocer:

 

TEXTO DE LA PREGUNTA

 

a.- ¿Es conocedor el Gobierno de Navarra de semejante acción contra el Patrimonio Cultural de nuestra Comunidad?

b.- ¿Ha identificado a sus responsables?

c.- ¿Qué acciones ha emprendido o piensa emprender y en qué tiempo para reparar la agresión cultural sufrida?

 

 

                                                                        Pamplona a 14 de octubre de 2008

 

 

                                                                        Román Felones Morrás

                                                                        Portavoz de Cultura y Turismo

Pregunta escrita sobre informes y estudios encargados fuera del Departamento

A LA MESA DEL PARLAMENTO DE NAVARRA

 

Román Felones Morrás, parlamentario foral adscrito al grupo “Socialistas del Parlamento de Navarra”, al amparo de lo previsto en los artículos 186 y siguientes,  formula para la CONTESTACIÓN POR ESCRITO, las siguientes cuestiones:

 

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 

La crisis económica que en los últimos meses ha golpeado a la comunidad internacional y, en consecuencia, a España y Navarra, obliga a las administraciones públicas a ser extraordinariamente cuidadosas con los presupuestos públicos, a fin de que en su ejecución respondan a los principios de eficacia, austeridad y equidad que deben regir todas sus actuaciones

Por otro lado, en fase de preparación de los presupuestos de 2009, es preciso conocer la ejecución de los del años anteriores, con el propósito de fijar con la mayor precisión posible las prioridades de gasto.

Por todo ello, interesa conocer:

 

TEXTO DE LA PREGUNTA

 

1.- Para el año 2007

                     Estudios e informes encargados por el departamento de Cultura y Turismo a personas particulares o empresas ajenas a la estructura de la administración foral.

                     Procedimiento de adjudicación utilizado en cada caso.

                     Tiempo de ejecución previsto en cada caso.

                     Coste de cada uno y coste total del conjunto del año.

 

2.- Para el año 2008 en curso

                     Estudios e informes encargados por el departamento de Cultura y Turismo a personas particulares o empresas ajenas a la estructura de la administración foral.

                     Procedimiento de adjudicación utilizado en cada caso.

                     Tiempo de ejecución previsto en cada caso.

                     Coste de cada uno y coste total del conjunto del año hasta la fecha de redacción de la pregunta.

 

 

Pamplona a 9 de octubre de 2008

 

 

Román Felones Morrás

Portavoz de Cultura y Turismo