Viaje a China. Un día entero con Mikel (VII)

IMG_3631

Vista de las calles del barrio,  con pequeños comercios de todo tipo

Hoy es un día un poco especial. Carmen y Javier tienen clase mañana y tarde y, en consecuencia, el abuelo debe quedarse con Mikel todo el día. ¿Qué hacer un día entero?, pues organizarse en función del niño. Tras jugar un rato, desayunar con él y vestirlo, bajamos al mercado. Los alrededores de su casa bullen de pequeñas tiendas y comercio popular. En primer lugar, las frutas: naranjas, mandarinas, plátanos, uva granate de gran tamaño y manzanas. La mamá que nos atiende cuida a su vez de un bebé como Mikel que está entretenido con el móvil de su mamá. No me extraña la pasión y la euforia por los móviles, que supera incluso la de España. Niños, adolescentes y mayores van permanentemente acompañados. Tras las frutas, proseguimos nuestra ruta por el barrio. En la siguiente tienda compramos lechugas, tomates, cebollas y ajos. No está barata la cesta de la compra, teniendo en cuenta el salario medio, que está en los 650 euros. Me comenta Carmen que los salarios, sobre todo de los jóvenes, son bajos y el nivel de consumo cada día es más exigente. De ahí las diferencias sociales que se aprecian, incluso en un barrio de estas características.

IMG_3555

Mikel no le hace ascos a ningún tipo de comida

La simpática guarda-jurado de la urbanización saluda a Mikel con mucho cariño y cierta admiración. No parece serlo tanto con los otros niños chinos, de nuevo la rareza de la mezcla.

Mikel desayunas dos mandarinas que poco a poco, de gajo en gajo, va comiéndose. En general encuentra la fruta gustosa y de buen sabor, a lo que contribuye esta temperatura tan agradable. Tras las frutas, poco a poco empieza a restregarse los ojos y se duerme.

Apenas tengo tiempo para un rato de lectura y redactar algunas líneas. Enseguida se despierta y es preciso jugar con él, porque no descansa. Exige una atención casi permanente.

IMG_3933

Padre e hijo juegan antes de la siesta

Javier llega de la escuela hacia las 12,30. En la bolsa de plástico hay un poco de todo: tofu, pollo con champiñones y verduras, y patas de pavo. Todo mezclado con el inevitable curry que homogeneiza los sabores. De nuevo la fruta supone para mí lo más agradable. Mikel come de todo, a nada le hace ascos y participa como uno más en todos los platos que se ofrecen.

Su padre debe volver a la escuela a los dos de la tarde. Se echa la siesta con el pequeño y mientras descanso yo también un rato.

IMG_3647

Abuelo y nieto se hacen una foto durante el paseo

La tarde la dedicamos a dar un largo paseo. Lo visto con uno de los trajes traídos desde España, y peinado, perfumado y elegante como un principito, salimos de parranda. Hay que tener cuidado, porque las aceras no tienen continuidad y no son transitables. Tampoco tienen vados y, en consecuencia, hay que estar en un sube y baja permanente con la silleta. Optamos por ir con precaución por la calzada, sabiendo que los coches son un peligro, dado su escaso respeto por las señales, las normas y los peatones. Avanzamos despacio, viendo tiendas, locales comerciales y la actividad propia de la ciudad. Me sorprenden determinadas costumbres: unas dependientas bailando en la puerta del establecimiento para recabar la atención de los clientes; otros recibiendo instrucciones y haciendo tablas de gimnasia antes de comenzar la jornada laboral. También perduran usos pocos comunes: veo a dos señoras con su máquina de coser junto a la puerta de su casa, esperando a realizar algún trabajillo. Lo que no veo es mendicidad. Hoy, por primera vez en una semana, he visto a una señora desarrapada, descalza y sucia, que recorría una calle. La excepción que confirma la regla. Carmen me confirma que la mendicidad está mal vista e incluso penalizada. Y me acuerdo de la penosa impresión que le produjo Madrid la primera vez que llegó a España, con la plaza de Oriente y la calle Arenal, en pleno centro, llena de mendigos e indigentes y grupo de voluntarios repartiendo comida.

IMG_3638

Mikel trata de subirse a la mesa mientras tomo el café

Nos paramos en una de las tiendas con juguetes para niños. No resisto la tentación de comprarle a Mikel dos cositas: un grupo de instrumentos de viento, a los que no hace mucho caso, aunque intenta hacerlos sonar sin conseguirlo; y una especie de cangrejo que mueve patas, lengua y ojos al andar llevado por un palo hasta la mano. Espero que le ayude a caminar. Este sí le hace ilusión y, efectivamente, andamos por la acera entre gritos de júbilo, aunque él no acierte a llevarlo del todo.

TVNH9090

Antes de subir a casa, a Mikel le gusta montarse en este artilugio

Son ya más de dos horas de paseo y, de vuelta a casa, decido pararme en un establecimiento que sirve café, cosa poco usual. Tras muchos esfuerzos consigo hacerle entender a la camarera que quiero un café expreso en taza pequeña. Veo que tienen cafetera, lo cual es mucho. Al rato aparece con una taza pequeña y un hermoso cuenco de café negro y una bandejita, que contiene 8 granos que parecen uvas. Cual es mi sorpresa al probar y comprobar que son ¡tomates cherris!

Nos volvemos a casa y pasamos por el parque infantil de la urbanización. El juguetito de Mikel, el cangrejo andarín, les gusta a los niños del parque y uno a uno lo cogen y corretean a gusto con él. Los abuelos, muy amables, lo devuelven y subimos a casa.

IMG_3663

El, cangrejo andarín le ayuda a desplazarse por el cuarto de estar

Llegan enseguida Carmen y Javier. Tras la cena en familia, me retiro enseguida a mi habitación, tras un día tan ajetreado. No puedo menos que acordarme de su abuela china que realiza esta labor no pocos días del año. Y a todos los abuelos para los que una actividad importante de su jubilación es atender a los nietos. ¡Qué oscura e importante labor! Y qué poco valorada por una sociedad que tiene que echar mano de ellos para poder seguir adelante con su tarea diaria. Mi recuerdo para todos ellos en un día en que me ha vuelto un colega más.

 

Anuncios

Viaje a China. Una velada para conocer a la nueva familia china (VI)

IMG_3598

Mikel camina feliz en el carrito del supermercado

Pese a estar en el piso 22, hay tres señales inequívocas de que llega el día: la luz se cuela a través de las cortinas, ya que en China las persianas no son habituales; Mikel empieza a dejar oír su voz, después de una noche en la que no da ninguna guerra; y Javier se levanta temprano, ya que a las 8 de la mañana comienza su primera clase.

Hoy Carmen no trabaja fuera de casa. Hasta el año pasado compartía el colegio con Javier. Era la psicóloga del centro y obviamente no tenía horas para atender a tantos niños y adolescentes., sobre todo a estos últimos sometidos a una presión tremenda para poder acceder a la universidad. Esto no es la selectividad precisamente, en la que el número de aprobados ronda el 95%. Por eso, aprovechando la maternidad, dejó la escuela y ahora trabaja en una empresa privada dedicada a al asesoramiento y tutela de mujeres obesas, ofreciendo sus servicios en uno de los grandes hospitales de Dongguan. Su tarea presencial se limita a 3 días a la semana, lunes, miércoles y sábados, aunque el trabajo en casa es muy habitual. Pero eso le permite atender a Mikel y no cargar de trabajo excesivamente a sus padres, dado que el periodo educativo 0-3 prácticamente no existe en China y son los abuelos los encargados de realizar esta importante tarea.

IMG_3601

Mikel comparte el carro con los artículos que hemos comprado

A media mañana, Carmen. Mikel y yo hemos ido en coche a un importante centro comercial del barrio, Valmart, para realizar unas compras. La entrada al complejo me permite advertir dos cosas evidentes: el gigantismo de los centros comerciales, si bien es cierto que hoy, martes, estaba semivacío; y la previsión de los infraestructuras, ya que las grandes arterias por las que apenas circulaban coches hace unos años se han convertido en vías llenas de circulación por las que los chinos están aprendiendo a conducir aceleradamente, . Las reglas se respetan poco, los bocinazos son constantes, y la ley del más fuerte parece imponerse. Por supuesto, bicis y motos, que ya son una minoría, son conducidas sin casco y con un número excesivo de ocupantes. Muy parecido al fenómeno que vivió España en la década de los ochenta, fruto del desarrollismo y la euforia consumista que trajo consigo la bonanza económica. Prueba de esa bonanza es el parque, nuevo y con un número importante de coches de importación.

IMG_3611

En la foto Mikel y Nini, su prima, que forman una pareja muy bien avenida

La tarde la vamos a dedicar a conocer a la nueva familia china. Nos esperan en un restaurante cerca de su casa, y situado a media hora en coche de la nuestra. Cuando llegamos nos esperan en la puerta el padre de Carmen, la madre, la abuela paterna y una sobrina de 9 años, Nini, que vive con ellos. Tras los saludos y las presentaciones en las que no me resisto a estampar dos besos a la mamá ante la sorpresa de ésta, y otros dos a la abuela que los rehúye claramente, y un abrazo al padre, pasamos al interior. Estamos en uno de los muchos reservados que tiene el restaurante, con lavabo y baño incorporado. Predomina la decoración exhuberante, muy en línea con los restaurantes chinos en España que ya conocemos. La mesa contiene la correspondiente cristalera que da vueltas y que permite ir cogiendo lo que a uno le apetezca.

IMG_3613

El padre de Carmen y la abuela aparecen joviales, a pesar de la dificultad del idioma

Pruebo todos los platos, y casi todos me parecen sabrosos, especialmente una especie de presa, ñlas gambas, un tofu muy suave y un pescado de sabor agradable. La conversación fluye en tres lenguas. Les doy las gracias por su acogida y la dispensada a Javier, pondero la belleza y simpatía de Mikel que nos une a todos y brindo por el éxito del matrimonio. Ni nosotros estuvimos el año pasado en la boda civil, ni ellos en la boda española. Pero creo que hay calidez en la mirada, y las formas y simpatía mutua ayudan a que la velada no discurra forzada.

IMG_3612

La madre y la abuela de Carmen posan para la foto, más atenta la primera al objetivo

Entregamos los regalos que he traído de España, brandy, turrones, jamón y aceite de oliva enlatado, y ellos ofrecen a su vez los presentes. Su madre tuvo el detalle de enviarnos el día anterior dos excelentes viandas: carne de ternera y salmón, más próximo a nuestros paladares que lo que hoy hemos probado.

IMG_3616

Carmen y Javier, imprescindibles para que la conversación sea posible

La vida para ellos, la abuela con 92 años y los padres apenas superados los 60, no ha sido fácil y han tenido que adaptarse, viniendo de familias de militares, a los nuevos tiempos: la revolución cultural de Mao, el cambio reformista de Deng Xiao Ping y el desarrollismo de los últimos años. Su hija consiguió realizar los estudios universitarios en Europa y esto, unido a haberse casado con un extranjero blanco, que aquí es extraordinariamente valorado, hace que se sientan orgullosos de su hija y su nueva familia.

IMG_3623

Ya es de noche, cuando la familia Wu nos despide camino de casa

Nos despedimos, ahora ya sin besos, y volvemos a casa con dificultad, debido a un atasco provocado por un accidente. Mientras volvemos, María Luisa, mi mujer, realiza una videollamada por whatsapp y charlamos de todo lo acontecido. El nieto está dormido, pero la conversación da para mucho.

Un premio merecido para la Coral de Cámara de Pamplona

Coral

El Gobierno de Navarra tiene establecidos numerosos premios, con incremento notable de galardonados en los últimos años, para reconocer la tarea desarrollada por personas e instituciones en los más variados campos. Los tres más representativos son la Medalla de Oro de la Comunidad, el premio Príncipe de Viana de la Cultura y la Cruz de Carlos III el Noble. Los tres los otorga el ejecutivo navarro, pero el Príncipe de Viana de la Cultura presenta una diferencia respecto a los otros dos: para participar en el mismo deben presentarse previamente las candidaturas que, por lo tanto, son conocidas de antemano. Y la decisión corresponde al Consejo Navarro que Cultura, limitándose el Gobierno a ratificar la decisión previamente adoptada.

En el año en curso, las propuestas presentadas fueron ocho, tres procedentes del propio Consejo Navarro de Cultura y las otras cinco de los ámbitos e instituciones más dispares. Vaya mi respeto para todas ellas, aunque alguna me resultaba desconocida, pero creo que la decisión de premiar a la Coral es muy acertada. Y no dudo que a ello ha contribuido principalmente una trayectoria fructífera y dilatada, pero también una presentación de sus méritos impecable, como he tenido ocasión de comprobar en la página web de la institución.

El Consejo, dice la nota de concesión “ ha destacado de la Coral de Cámara de Pamplona sus 72 años de trabajo continuado y su compromiso con la ciudadanía navarra proyectando la imagen de la Comunidad como potencia cultural fuera de nuestro territorio. Ha valorado que la Coral, con gran proyección internacional desde sus inicios, dio voz a destacados compositores vanguardistas ya desde la generación del 27. Finalmente, ha señalado también su compromiso con los músicos navarros a quienes ha dado voz y proyección fuera de Navarra”.

Muchos recordamos aquel selecto grupo de coralistas dirigidos por Luis Morondo, impecables de afinación, con aquel peculiar modo de cantar entubado y algo artificioso. Un referente de calidad musical en el gris panorama cultural navarro y español de los años cincuenta y sesenta. Y cito lo de español porque tanto la nota del gobierno, como la de la propia coral, se refieren al Estado como si éste no tuviera nombre. No puedo dar fe de la proyección internacional, de la que queda constancia en sus premios y giras europeos, pero sí de su compromiso tanto con los compositores vanguardistas como con los músicos navarros. Asistí personalmente al estreno, un punto escandaloso, en la Semana Religiosa de Cuenca del año 1967, de una composición del maestro Leonardo Balada, dedicada especialmente a la Coral y su director, y tuve la oportunidad de disfrutar de su trayectoria posterior en numerosos conciertos dirigidos por José Luis Eslava, fiel continuador de la memoria y obra de su maestro.

Junto a los coralistas, los verdaderos artífices de su fecunda trayectoria, es preciso citar la labor de los directores que se sucedieron, tal vez sin la continuidad que una empresa de estas características requiere. En su última etapa, bajo la dirección de David Gálvez Pintado, la Coral parece volver por su fueros: compromiso con Navarra y la música de su tiempo, interacción con los actores musicales más relevantes de la Comunidad, proyección nacional e internacional, economía saneada y dirección y gestión profesionalizada.

Resulta sorprendente, cuando uno lee los reconocimientos otorgados a la Coral, comprobar que los hay españoles, nada menos que la Encomienda de la Orden de Alfonso X el Sabio, la Encomienda de la Orden del Mérito Civil y la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, europeos y del resto del mundo. Pero Navarra, la región en la que nació y en la que desarrolla preferentemente su actividad, aunque la había sostenido en buena medida con su ayuda económica, no la había premiado institucionalmente hasta ahora. Se salda, en consecuencia, una deuda que la Comunidad tenía con ella, a la que la Coral debe corresponder con un compromiso mayor si cabe al servicio de la música y de Navarra.

Un último deseo por mi parte: espero que acierten en el proyecto de difusión de su obra, actividad que ha sustituido al galardón económico que antes conllevaba el premio. Pero tal vez no estaría mal como anticipo, que para celebrar esta fructífera simbiosis entre la Coral y Navarra, ésta pudiera realizar un pequeño ciclo por las cabezas de merindad para agradecer esta importante distinción. Los que no habitamos en Pamplona, lo agradeceríamos especialmente.

Diario de Navarra, 10/5/2018

Viaje a China. Un reto, ejercer de abuelo (V)

IMG_3584

Carmen da el desayuno a Mikel justo después de levantarse

Hoy es día laborable, y Carmen y Javier deben ir a sus respectivos trabajos. Cuando me levanto son casi las ocho y Mikel me está esperando en el cuarto de estar. Su mamá le ha dado el desayuno y me ha dejado una nota para el resto de la mañana. Aquí estamos, por primera vez frente a frente, dos generaciones de Felones unidos por la sangre y separados por tantas otras cosas. Jugamos, nos miramos, sonreímos y pasamos la mañana tratando de cumplir lo previsto en la nota materna. La fruta de las 9,30 no acaba de gustarle mucho. Tras ello, un rato a dormir. Lo coloco junto a mí y le canto las primeras nanas, aquellas canciones que a mí me cantaba mi madre. Poco a poco se queda dormido, pero no por mucho tiempo. Una vez despertado, decidimos bajar un rato al parque infantil situado en la urbanización de casa.

IMG_3559

El tobogán le da  miedo y a la vez le atrae, hasta que se lanza

Allí juguetea con otros niños que, acompañados de padres, madres o abuelos, disfrutan del agradable día de primavera. Me comentan que estas semanas, junto al mes de octubre, son los mejores días del año para estar en Dongguan.

En el parque es uno más, pero sus facciones occidentales y el pelo castaño tirando a rubio, le dan un aire inconfundible y es objeto de miradas de extrañeza y simpatía a un tiempo. Compartimos el columpio con un nieto y un abuelo chino, y con sonrisas cómplices que palían el problema del idioma, disfrutamos del don maravilloso que son los nietos, a los que cada uno ve como únicos, por más que se parezcan todos tanto.

IMG_3588

En el paseo hemos comprado un juguete que le ayuda a andar y que enseguida destroza

A las 12,15 se presenta Javier con su moto eléctrica con la comida de la escuela, que se encuentra situada a poco más de diez minutos. La escuela en la que trabaja es una institución privada, la Guanmei International School, que acoge a cerca de 3.000 alumnos, la mayor parte internos. Todo un macrocentro con edificios para clases, dormitorios, teatro, bloques para profesores nativos y extranjeros, y grandes campos de deporte. Una escuela de primaria y secundaria que acoge alumnado de clase alta, fundamentalmente de la provincia de Guangdong, la más poblada de China, con más de 100 millones de habitantes.

IMG_3483

Vista parcial de las instalaciones de la escuela

Aunque su construcción es relativamente reciente, enormes bloques de viviendas y un parque tecnológico de la empresa china Huawei empiezan a rodearla. Los profesores extranjeros, además de apartamento y mayor sueldo, disponen de un comedor específico para ellos con cocinero propio, que guisa platos supuestamente internacionales. Pese a que no sea nuestra comida, la prefiero a la china, que también llega a casa, ya que los sabores y mezclas picantes me resultan de difícil digestión. Javier tiene clase solo por la mañana y, tras la siesta, salimos con Mikel a conocer el barrio. Con mucho esfuerzo damos con un bar en el que sirven café. Pero mi cortado se convierte en un capuchino en taza larga que debo tomarme como mejor solución. La tarde es apacible y el barrio en el que habita Javier es una mezcla entre las urbanizaciones cerradas de gran altura, como la suya, y bloques más bajos llenos de tiendas dedicadas al comercio y gran número de pequeños comedores donde sirven unos cuencos de sopas que los chinos consumen a cualquier hora. Son pequeños negocios familiares y con aire muy popular y bullicioso.

IMG_3638

Mientras tomo el café, Mikel se entretiene entre la silla y la mesa

Volvemos pronto a casa, porque la hora de cenar es en torno a las 7 de la tarde. Es el momento del reencuentro con la familia y de pasar un buen rato charlando o frente al televisor. Más que la tele propiamente dicha, veo que prefieren las series o las películas. Si advierto que todas están en versión original con subtítulos en chino. Es evidente que el aprendizaje de idiomas se facilita mucho. Tal vez sea una de las razones del atraso español en esta materia.

IMG_3656

Una foto como recuerdo

Yo me retiro pronto a mi habitación. La guía de China, los libros traídos de España y la redacción del blog me llevan mi tiempo, y tras un día que se inicia pronto, lo agradezco.

Una progresiva integración institucional

GALAN

Título: Navarra en la monarquía hispánica. Algunos elementos clave de su integración

Autores: Mercedes Galán (directora) y otros

Editorial: Thomson Reuters Aranzadi

Páginas: 448

Precio: 35 euros

El conocimiento de la historia moderna de Navarra ha avanzado mucho desde que Joaquín Salcedo publicara en el lejano 1974 su libro Las atribuciones de la Diputación del reino de Navarra. Entre la numerosa bibliografía existente me gustaría destacar, por su rigor y visión de conjunto, el texto coordinado por Alfredo Floristán 1512. Conquista e incorporación de Navarra, coeditado por Ariel y el Gobierno de Navarra en 2012, probablemente el fruto más granado de los fastos conmemorados ese mismo año, y El reino de Navarra y la conformación política de España (1512-1841), publicado también por Floristán en Akal en 2014.

En la línea del primero, y como fruto de un proyecto de investigación, nace el presente texto. El libro consta de siete capítulos, correspondientes a otros tantos estudios específicamente considerados. Los seis primeros se refieren a instituciones que contribuyeron a la progresiva integración de Navarra en la monarquía hispánica, sin perjuicio de la defensa de la especificidad del territorio navarro. Son la Corte Mayor, obra de Javier Barrientos; el regente del Consejo de Navarra, de Pilar Arregui; los agentes del Reino en Madrid, estudiados por Mercedes Galán; las élites navarras, en especial los Lizarazu, de Ana Zabalza y Luis Erneta; la venta de oficios públicos y el Donativo, estudiado por María Isabel Ostolaza; y la abogacía, obra de Elisa Viscarret. Un séptimo estudio algo ajeno al conjunto, la Constitución de Bayona, obra del profesor Jérôme Slonina, cierra el conjunto.

Por su novedad e importancia cuantitativa centraré la atención brevemente en el trabajo “Los agentes del reino en Madrid: institucionalización y evolución hasta el siglo XIX”, obra de Mercedes Galán, investigadora principal del proyecto. El minucioso estudio, que ocupa 178 páginas, casi la mitad del libro, nos permite conocer con detenimiento una figura hasta ahora no suficientemente estudiada: la del “agente del Reino en Madrid”, en palabras de la autora “el representante navarro que seguía en la Corte los asuntos que interesaban al reino y trataba de defender los intereses navarros”.

Por el trabajo veremos desfilar las distintas figuras iniciales hasta la institucionalización del agente mediante auto de las Cortes en 1569, y la referencia cronológica de los distintos agentes a lo largo de los siglos. Con buen criterio, y para no perderse en detalles menores, la autora resume las conclusiones de su extenso trabajo en las páginas 292 a 300, que resultan especialmente interesantes. El estudio se cierra con un apéndice cronológico de los agentes del reino en la Corte.

El libro tiene un indudable interés, pero presenta también algunas debilidades. Está conformado por compartimentos estancos y los estudios carecen de criterios homogéneos de presentación, caso de la bibliografía o los apéndices documentales.

Editado por Thomson Reuters Aranzadi, el precio de la obra incluye el texto escrito y el libro electrónico, aunque respecto al primero hubiera sido deseable una mejor maquetación y una más cuidada presentación, que no están en consonancia con el precio del mismo.

Diario de Navarra, 8/4/2018

 

 

 

 

 

Viaje a China. Un domingo para conocer el barrio (IV)

IMG_3583

Vista parcial del barrio desde la terraza de casa. Tras la línea de la colina se encuentra el centro de Dongguan

La frenética actividad de los días laborables decrece enormemente en domingo. Aunque todo es relativo. El comercio aparece abierto en buena medida y el mercado del barrio, al que nos acercamos a media mañana, está lleno de gente. Frutas y verduras, la mayor parte limpias y preparadas, el pescado con muchas especies de peces vivos, supongo que de agua dulce, y la carne, que no me da especial buena impresión, se suceden a lo largo de calles y lonjas. Hacemos una pequeña compra y hoy tiraremos de cocina hispana: buen jamón, traído de España, una tortilla de patatas y ensalada de atún con aceite de oliva. Agradezco el sabor familiar y conocido frente a los platos autóctonos.

IMG_3553

El buen apetito de Mikel incluye platos chinos y españoles

Carmen tiene problemas con la conexión a internet. Me sorprende que, pese a ser domingo, los técnicos lleguen a casa unas horas después para arreglar el problema. Javier me lo explica. Aquí la gente no descansa. Trabaja y está siempre disponible cuando se le necesita, sobre todo en el mundo de los servicios. En la vuelta del mercado a casa las tiendas siguen abiertas y lo estarán hasta las nueve de la noche.

IMG_3559

Mikel disfruta en la zona de juegos de la urbanización

Por la tarde es el turno de la urbanización donde viven. 6 torres de 22 pisos de altura ocupan una buena extensión y tienen en el centro un espacio cerrado dedicado a estanque, espacios para el paseo, zonas de juegos para los niños y vegetación. Los bajos están ocupados por infinidad de bicicletas, muchas de ellas eléctricas, y ciclomotores varios.

IMG_3564

El tobogán comienza a serle familiar

Estamos un rato con Mikel en la zona de juegos. Los papás están con los niños pequeños, normalmente uno y a veces dos, y no son infrecuentes los abuelos. Me sorprende también un grupo de señoras mayores bailando. Todas tienen más de sesenta años, y me explica Carmen que forma parte del ejercicio y de los buenos hábitos de muchas de ellas para mejorar su salud y bienestar.

IMG_3568

Los niños no conocen la propiedad privada. Todo lo que les gusta, lo cogen

Sigo casi incomunicado, porque Google, Youtube y Whatssap no funcionan con regularidad. Y los periódicos que puedo captar también están seleccionados. Es el peaje que hay que pagar en un país estrechamente controlado. Hoy, precisamente, es el día en que Xi Jin Pin ha conseguido hacer aprobar una modificaciòn de la constitución china suprimiendo la limitación de mandatos. Según me cuenta Javier, el lider es querido y tenemos presidente para rato.

IMG_3576

Pocos lugares para socializarse tan propicios con el parque infantil. Aquí compartiendo tiempo y espacio con el abuelo y el niño chinos

Este control apenas se nota en el día a día del visitante. Encuentro poca prensa y quioscos pobres en revistas y libros. Prima, sobre todo, la publicidad y la euforia del consumismo al que han llegado recientemente. En buena medida me recuerda a España, aquel país eufórico que nosotros conocimos en la década de los ochenta, con gruas por todos lados, edificios en construcción y unas ansias de vivir propias de un país que tiene iniciativa y horizonte.

Navarrorum

Navarrorum

Catálogo de la exposición

Durante el último trimestre de 2017, el Archivo Real y General de Navarra acogió la exposición Navarrorum. Dos mil años de documentos navarros sobre el euskera. El tema, el comisario de la misma y el propio catálogo eran tres motivos para pensar que la muestra merecería la pena, pese a que en los últimos años, bajo supuestos estudios sobre la historia de la lengua y la cultura vasca, en más de una ocasión se ha pretendido darnos gato por liebre.

El título de la exposición es el primero de los aciertos. Identificar navarro y euskera, como a la postre pretende el autor apoyándose en un documento suscrito por el rey Sancho VI el Sabio, resulta eficaz para la construcción del relato que se pretende.

Convengamos también en que no estamos hablando de un autor menor. El comisario de la exposición es Peio J. Monteano, historiador, sociólogo y archivero, buen conocedor de la historia de Navarra, sobre todo la de los siglos XV y XVI, y experto en el tema que nos ocupa, al que ha dedicado en 2017 un libro de indudable interés: El iceberg navarro. Euskera y castellano en la Navarra del siglo XVI. Se esté o no de acuerdo con él, en Monteano hay que reconocer a un historiador sólido, que conoce bien su oficio y maneja una documentación de primera mano.

Y finalmente, el catálogo. En muchas ocasiones la exposición pasa y es el catálogo el que permanece. El que nos ocupa es plurilingüe -euskera, castellano, inglés y francés- por este orden; bien ordenado y maquetado; atractivo de diseño; y, lo que es más importante, con la información básica que ofrece la exposición. Y, pese a ocupar cerca de 130 páginas, el precio de venta es meramente simbólico, 5 euros.

Monteano señala en el texto que “Navarrorum no es una exposición sobre la historia del euskera. Sería demasiado pretencioso. Afronta, eso sí, el reto de mostrar mediante una serie de textos escritos el reflejo documental de una lengua que, como la vasca, durante casi milenio y medio permaneció en forma oral. De una lengua que se hablaba, pero que no se escribía. Y lo hace a través de tres docenas de documentos cuidadosamente seleccionados y explicados de forma sencilla y asequible (…) Todos ellos tienen en común su navarridad: se refieren a Navarra, están escritos en Navarra o son obra de navarros”.

Los documentos han sido agrupados en seis bloques temáticos, que nos llevan desde la romanización hasta nuestros días. En un apretado resumen, ésta sería su evolución, según Monteano. En los primeros siglos de nuestra era se mencionan sólo nombres de personas y de dioses inscritos en aras o estelas. En la alta edad media, la lengua ya tiene nombre y, aunque no se escriba, aparecen en los documentos algunas palabras o frases en euskera. En la baja edad media, al latín, la lengua de la escritura, se unen el francés, el occitano y el romance navarro, además del euskera que deja ya sus primeros documentos. A partir del siglo XVI, el euskera, que sigue siendo la lengua hablada hegemónica, comienza a utilizarse por escrito y se imprime, casi siempre con fines religiosos. Los siglos XVII y XVIII son una época de retroceso geográfico y social, y el euskera se irá progresivamente identificando con el campo y la Navarra rural. Durante el siglo XIX el retroceso continúa y el euskera es proscrito en los ámbitos educativo, cultural, administrativo y, finalmente, religioso, aunque se va a convertir en el elemento central del vasquismo cultural primero y del nacionalismo político después. Un apéndice final, que nos lleva de 1877 a 2017, aporta una serie de fechas representativas que permiten titular de forma optimista “un futuro para nuestro pasado”, actitud que contrasta vivamente con la queja permanente que acompaña al discurso político nacionalista en torno al euskera. Visto con perspectiva histórica, el avance es incuestionable.

Sin ánimo de polémica alguna, sino más bien como aportación al debate, señalo dos cuestiones que me han llamado la atención. Identificar “navarro” con “euskera”, ¿no es tomar la parte por el todo? No dudo que Navarra ha sido históricamente el eje dinamizador del mundo del euskera, pero ¿podemos sostener con criterio científico la otra rotunda afirmación de la exposición, que el euskera ha sido la esencia cultural de Navarra?

Tuve la oportunidad de visitar la exposición en Estella hace unas semanas, en un periplo que la llevará por toda la Comunidad Foral. Su formato la hace especialmente proclive a ser paseada por ayuntamientos y casas de cultura. Es asequible y visualmente agradable. Si puede, acérquese y hágase con el catálogo. Tanto una como otro merecen la pena echarles una ojeada.

Diario de Navarra, 26/4/2018