Viaje a China. Una velada para conocer a la nueva familia china (VI)

IMG_3598

Mikel camina feliz en el carrito del supermercado

Pese a estar en el piso 22, hay tres señales inequívocas de que llega el día: la luz se cuela a través de las cortinas, ya que en China las persianas no son habituales; Mikel empieza a dejar oír su voz, después de una noche en la que no da ninguna guerra; y Javier se levanta temprano, ya que a las 8 de la mañana comienza su primera clase.

Hoy Carmen no trabaja fuera de casa. Hasta el año pasado compartía el colegio con Javier. Era la psicóloga del centro y obviamente no tenía horas para atender a tantos niños y adolescentes., sobre todo a estos últimos sometidos a una presión tremenda para poder acceder a la universidad. Esto no es la selectividad precisamente, en la que el número de aprobados ronda el 95%. Por eso, aprovechando la maternidad, dejó la escuela y ahora trabaja en una empresa privada dedicada a al asesoramiento y tutela de mujeres obesas, ofreciendo sus servicios en uno de los grandes hospitales de Dongguan. Su tarea presencial se limita a 3 días a la semana, lunes, miércoles y sábados, aunque el trabajo en casa es muy habitual. Pero eso le permite atender a Mikel y no cargar de trabajo excesivamente a sus padres, dado que el periodo educativo 0-3 prácticamente no existe en China y son los abuelos los encargados de realizar esta importante tarea.

IMG_3601

Mikel comparte el carro con los artículos que hemos comprado

A media mañana, Carmen. Mikel y yo hemos ido en coche a un importante centro comercial del barrio, Valmart, para realizar unas compras. La entrada al complejo me permite advertir dos cosas evidentes: el gigantismo de los centros comerciales, si bien es cierto que hoy, martes, estaba semivacío; y la previsión de los infraestructuras, ya que las grandes arterias por las que apenas circulaban coches hace unos años se han convertido en vías llenas de circulación por las que los chinos están aprendiendo a conducir aceleradamente, . Las reglas se respetan poco, los bocinazos son constantes, y la ley del más fuerte parece imponerse. Por supuesto, bicis y motos, que ya son una minoría, son conducidas sin casco y con un número excesivo de ocupantes. Muy parecido al fenómeno que vivió España en la década de los ochenta, fruto del desarrollismo y la euforia consumista que trajo consigo la bonanza económica. Prueba de esa bonanza es el parque, nuevo y con un número importante de coches de importación.

IMG_3611

En la foto Mikel y Nini, su prima, que forman una pareja muy bien avenida

La tarde la vamos a dedicar a conocer a la nueva familia china. Nos esperan en un restaurante cerca de su casa, y situado a media hora en coche de la nuestra. Cuando llegamos nos esperan en la puerta el padre de Carmen, la madre, la abuela paterna y una sobrina de 9 años, Nini, que vive con ellos. Tras los saludos y las presentaciones en las que no me resisto a estampar dos besos a la mamá ante la sorpresa de ésta, y otros dos a la abuela que los rehúye claramente, y un abrazo al padre, pasamos al interior. Estamos en uno de los muchos reservados que tiene el restaurante, con lavabo y baño incorporado. Predomina la decoración exhuberante, muy en línea con los restaurantes chinos en España que ya conocemos. La mesa contiene la correspondiente cristalera que da vueltas y que permite ir cogiendo lo que a uno le apetezca.

IMG_3613

El padre de Carmen y la abuela aparecen joviales, a pesar de la dificultad del idioma

Pruebo todos los platos, y casi todos me parecen sabrosos, especialmente una especie de presa, ñlas gambas, un tofu muy suave y un pescado de sabor agradable. La conversación fluye en tres lenguas. Les doy las gracias por su acogida y la dispensada a Javier, pondero la belleza y simpatía de Mikel que nos une a todos y brindo por el éxito del matrimonio. Ni nosotros estuvimos el año pasado en la boda civil, ni ellos en la boda española. Pero creo que hay calidez en la mirada, y las formas y simpatía mutua ayudan a que la velada no discurra forzada.

IMG_3612

La madre y la abuela de Carmen posan para la foto, más atenta la primera al objetivo

Entregamos los regalos que he traído de España, brandy, turrones, jamón y aceite de oliva enlatado, y ellos ofrecen a su vez los presentes. Su madre tuvo el detalle de enviarnos el día anterior dos excelentes viandas: carne de ternera y salmón, más próximo a nuestros paladares que lo que hoy hemos probado.

IMG_3616

Carmen y Javier, imprescindibles para que la conversación sea posible

La vida para ellos, la abuela con 92 años y los padres apenas superados los 60, no ha sido fácil y han tenido que adaptarse, viniendo de familias de militares, a los nuevos tiempos: la revolución cultural de Mao, el cambio reformista de Deng Xiao Ping y el desarrollismo de los últimos años. Su hija consiguió realizar los estudios universitarios en Europa y esto, unido a haberse casado con un extranjero blanco, que aquí es extraordinariamente valorado, hace que se sientan orgullosos de su hija y su nueva familia.

IMG_3623

Ya es de noche, cuando la familia Wu nos despide camino de casa

Nos despedimos, ahora ya sin besos, y volvemos a casa con dificultad, debido a un atasco provocado por un accidente. Mientras volvemos, María Luisa, mi mujer, realiza una videollamada por whatsapp y charlamos de todo lo acontecido. El nieto está dormido, pero la conversación da para mucho.

Anuncios

Viaje a China. Un reto, ejercer de abuelo (V)

IMG_3584

Carmen da el desayuno a Mikel justo después de levantarse

Hoy es día laborable, y Carmen y Javier deben ir a sus respectivos trabajos. Cuando me levanto son casi las ocho y Mikel me está esperando en el cuarto de estar. Su mamá le ha dado el desayuno y me ha dejado una nota para el resto de la mañana. Aquí estamos, por primera vez frente a frente, dos generaciones de Felones unidos por la sangre y separados por tantas otras cosas. Jugamos, nos miramos, sonreímos y pasamos la mañana tratando de cumplir lo previsto en la nota materna. La fruta de las 9,30 no acaba de gustarle mucho. Tras ello, un rato a dormir. Lo coloco junto a mí y le canto las primeras nanas, aquellas canciones que a mí me cantaba mi madre. Poco a poco se queda dormido, pero no por mucho tiempo. Una vez despertado, decidimos bajar un rato al parque infantil situado en la urbanización de casa.

IMG_3559

El tobogán le da  miedo y a la vez le atrae, hasta que se lanza

Allí juguetea con otros niños que, acompañados de padres, madres o abuelos, disfrutan del agradable día de primavera. Me comentan que estas semanas, junto al mes de octubre, son los mejores días del año para estar en Dongguan.

En el parque es uno más, pero sus facciones occidentales y el pelo castaño tirando a rubio, le dan un aire inconfundible y es objeto de miradas de extrañeza y simpatía a un tiempo. Compartimos el columpio con un nieto y un abuelo chino, y con sonrisas cómplices que palían el problema del idioma, disfrutamos del don maravilloso que son los nietos, a los que cada uno ve como únicos, por más que se parezcan todos tanto.

IMG_3588

En el paseo hemos comprado un juguete que le ayuda a andar y que enseguida destroza

A las 12,15 se presenta Javier con su moto eléctrica con la comida de la escuela, que se encuentra situada a poco más de diez minutos. La escuela en la que trabaja es una institución privada, la Guanmei International School, que acoge a cerca de 3.000 alumnos, la mayor parte internos. Todo un macrocentro con edificios para clases, dormitorios, teatro, bloques para profesores nativos y extranjeros, y grandes campos de deporte. Una escuela de primaria y secundaria que acoge alumnado de clase alta, fundamentalmente de la provincia de Guangdong, la más poblada de China, con más de 100 millones de habitantes.

IMG_3483

Vista parcial de las instalaciones de la escuela

Aunque su construcción es relativamente reciente, enormes bloques de viviendas y un parque tecnológico de la empresa china Huawei empiezan a rodearla. Los profesores extranjeros, además de apartamento y mayor sueldo, disponen de un comedor específico para ellos con cocinero propio, que guisa platos supuestamente internacionales. Pese a que no sea nuestra comida, la prefiero a la china, que también llega a casa, ya que los sabores y mezclas picantes me resultan de difícil digestión. Javier tiene clase solo por la mañana y, tras la siesta, salimos con Mikel a conocer el barrio. Con mucho esfuerzo damos con un bar en el que sirven café. Pero mi cortado se convierte en un capuchino en taza larga que debo tomarme como mejor solución. La tarde es apacible y el barrio en el que habita Javier es una mezcla entre las urbanizaciones cerradas de gran altura, como la suya, y bloques más bajos llenos de tiendas dedicadas al comercio y gran número de pequeños comedores donde sirven unos cuencos de sopas que los chinos consumen a cualquier hora. Son pequeños negocios familiares y con aire muy popular y bullicioso.

IMG_3638

Mientras tomo el café, Mikel se entretiene entre la silla y la mesa

Volvemos pronto a casa, porque la hora de cenar es en torno a las 7 de la tarde. Es el momento del reencuentro con la familia y de pasar un buen rato charlando o frente al televisor. Más que la tele propiamente dicha, veo que prefieren las series o las películas. Si advierto que todas están en versión original con subtítulos en chino. Es evidente que el aprendizaje de idiomas se facilita mucho. Tal vez sea una de las razones del atraso español en esta materia.

IMG_3656

Una foto como recuerdo

Yo me retiro pronto a mi habitación. La guía de China, los libros traídos de España y la redacción del blog me llevan mi tiempo, y tras un día que se inicia pronto, lo agradezco.

Viaje a China. Un domingo para conocer el barrio (IV)

IMG_3583

Vista parcial del barrio desde la terraza de casa. Tras la línea de la colina se encuentra el centro de Dongguan

La frenética actividad de los días laborables decrece enormemente en domingo. Aunque todo es relativo. El comercio aparece abierto en buena medida y el mercado del barrio, al que nos acercamos a media mañana, está lleno de gente. Frutas y verduras, la mayor parte limpias y preparadas, el pescado con muchas especies de peces vivos, supongo que de agua dulce, y la carne, que no me da especial buena impresión, se suceden a lo largo de calles y lonjas. Hacemos una pequeña compra y hoy tiraremos de cocina hispana: buen jamón, traído de España, una tortilla de patatas y ensalada de atún con aceite de oliva. Agradezco el sabor familiar y conocido frente a los platos autóctonos.

IMG_3553

El buen apetito de Mikel incluye platos chinos y españoles

Carmen tiene problemas con la conexión a internet. Me sorprende que, pese a ser domingo, los técnicos lleguen a casa unas horas después para arreglar el problema. Javier me lo explica. Aquí la gente no descansa. Trabaja y está siempre disponible cuando se le necesita, sobre todo en el mundo de los servicios. En la vuelta del mercado a casa las tiendas siguen abiertas y lo estarán hasta las nueve de la noche.

IMG_3559

Mikel disfruta en la zona de juegos de la urbanización

Por la tarde es el turno de la urbanización donde viven. 6 torres de 22 pisos de altura ocupan una buena extensión y tienen en el centro un espacio cerrado dedicado a estanque, espacios para el paseo, zonas de juegos para los niños y vegetación. Los bajos están ocupados por infinidad de bicicletas, muchas de ellas eléctricas, y ciclomotores varios.

IMG_3564

El tobogán comienza a serle familiar

Estamos un rato con Mikel en la zona de juegos. Los papás están con los niños pequeños, normalmente uno y a veces dos, y no son infrecuentes los abuelos. Me sorprende también un grupo de señoras mayores bailando. Todas tienen más de sesenta años, y me explica Carmen que forma parte del ejercicio y de los buenos hábitos de muchas de ellas para mejorar su salud y bienestar.

IMG_3568

Los niños no conocen la propiedad privada. Todo lo que les gusta, lo cogen

Sigo casi incomunicado, porque Google, Youtube y Whatssap no funcionan con regularidad. Y los periódicos que puedo captar también están seleccionados. Es el peaje que hay que pagar en un país estrechamente controlado. Hoy, precisamente, es el día en que Xi Jin Pin ha conseguido hacer aprobar una modificaciòn de la constitución china suprimiendo la limitación de mandatos. Según me cuenta Javier, el lider es querido y tenemos presidente para rato.

IMG_3576

Pocos lugares para socializarse tan propicios con el parque infantil. Aquí compartiendo tiempo y espacio con el abuelo y el niño chinos

Este control apenas se nota en el día a día del visitante. Encuentro poca prensa y quioscos pobres en revistas y libros. Prima, sobre todo, la publicidad y la euforia del consumismo al que han llegado recientemente. En buena medida me recuerda a España, aquel país eufórico que nosotros conocimos en la década de los ochenta, con gruas por todos lados, edificios en construcción y unas ansias de vivir propias de un país que tiene iniciativa y horizonte.

Viaje a China. Desayuno cantonés y jornada de confraternización hispana (III)

IMG_3518

Las tres generaciones de Felones y Nini posan en el restaurante

Hoy es sábado y, por lo tanto, no hay prisa para levantarse. Recuperado del largo viaje y tras muchas horas de sueño, iniciamos la jornada yendo a buscar a la sobrina de Carmen, Nini, a casa de sus padres, para ir todos juntos a tomar el tradicional desayuno cantonés, que es mucho más de lo que su nombre indica, ya que constituye una comida en toda regla.

IMG_3526

Carmen y Nini dan buena cuenta de los platos con los palillos

Tras la comida abandonamos el restaurante, no sin antes saludar a las camareras que se interesan por Mikel. Me llama la atención la sorpresa que despierta un niño con rasgos muy específicos. Tiene el cabello largo y casi rubio y sus facciones tienen mucho de occidental. De ahí la sonrisa que despierta. Esto todavía se aprecia más cuando está con otros niños chinos en el parque. Entonces sí, se ven con claridad las diferencias.

IMG_3534

Carmen y Javier fotografían a Mikel y Nini con la tumba del general al fondo

Próximo al restaurante y a la casa de Carmen se encuentra un parque que contiene un espacio histórico. Es la casa de un conocido general, héroe nacional en tiempos de la dinastía Ming. Aunque muy reconstruidos, apreciamos espacios abiertos, jardines, su tumba con ramas de incienso, algunas estatuas, templos, lugares cubiertos y una gran estatua dedicada a su memoria, que preside el conjunto. Y todo ello rodeado de agua en la que las carpas se acercan a la orilla para ser alimentadas por los niños.

IMG_3542

La familia Felones Wu en el exterior de uno de los templos

Tras la visita, nos acercamos al centro de Dongguan, copado por edificios altos de viviendas, hoteles y una zona de restaurantes y pubs dedicada básicamente al visitante extranjero. Es el barrio donde viven éstos, junto a un frondoso parque de gran extensión. Allí nos espera , en uno de los bares, el grupo de españoles en Dongguan, hoy reunidos para celebrar el cumpleaños de uno de ellos. En su mayor parte son profesionales vinculados al mundo del zapato procedentes del Levante español. Han terminado su paella y su ensalada rusa y están justo en el momento de partir la tarta. Durante varias horas estamos en animada conversación. Los hay más recientes y más veteranos. Unos, casados con españolas, y otros, con chinas o de otras nacionalidades. Añoran su tierra, pero reconocen que están bien aquí. Los más veteranos han conocido el despegue de la región, que crece como la espuma. Y no tienen duda de que el país, en pocos años, será la primera potencia del mundo, porque conocen el espíritu que les anima.

IMG_3550

Mikel se entretiene durante la sobremesa en la mesa de billar

IMG_3551

Cualquier sitio es bueno para entretener a Mikel a lo largo de la tarde

Paseo con Mikel por el barrio. Me sorprende que en el centro de la ciudad, detrás de los edificios ocupados por pubs y restaurantes, crezca un espacio singular: un río, supongo que artificial, desciende suavemente entre plantas tropicales, terrazas y bambús. Un espacio muy agradable para esta estación, pero al parecer poblado por mosquitos en la época de los fuertes calores que llegarán enseguida.

Otra novedad que me llama la atención es el plurilingüismo de los niños del grupo. Saltan de español al inglés con absoluta normalidad, y algunos de ellos también al chino. Me hace ilusión pensar que mi nieto Mikel, en unos años, será trilingüe, y no de unas lenguas cualquiera, sino de los tres idiomas más hablados en el mundo.

Viaje a China. Una entrada impactante (II)

IMG_3479

Vista de la ciudad china de Shenzhen, desde la terminal de transportes

Está amaneciendo cuando tomamos tierra en el enorme aeropuerto de Hongkong. Me despido de mis compañeros de viaje, el hispano-chino y su mamá, a la que doy el pésame por la muerte de su madre. Siguen viaje hasta llegar a las montañas donde les espera el funeral. Muy otra es mi situación: a mí me esperan mis hijos y mi nieto. La muerte y la vida, dos caras de una misma moneda.

Los trámites de aduana son relativamente sencillos, y en poco más de media hora estoy en la puerta de salida. Espero unos minutos y aparece Javier, a quien no había visto desde el verano. Un fuerte abrazo, los primeros whatsapps a Oteiza dando cuenta de la llegada y salimos fuera. Pero hay nuevos trámites, en este caso con la toma de huellas dactilares inclusive. Supongo que una inmensa base de datos nos tiene a todos controlados.

IMG_3480

Vista de Shenzhen, la entrada a la nueva China desde Hongkong

Montamos en una camioneta-taxi moderna y cómoda e iniciamos el camino hacia la ciudad de Hongkong. Aunque lo hacemos por las afueras, el aspecto es vertical y gigantesco, ya que sus 7 millones de habitantes se concentran en poco más de 1.000 kilómetros cuadrados. La bahía es hermosa y luminosa, tras dos días de lluvia. Puentes, tráfico marítimo, rascacielos y muchos coches es el aspecto que presenta Hongkong. Al llegar a la frontera con China, nuevos trámites aduaneros, aunque sin especiales agobios.

Si el impacto del ingreso en Hongkong es grande, todavía es mayor el producido por la primera ciudad propiamente china. Shenzhen es un centro poblado de rascacielos y edificios de altura, todo recientísimo, nacido no hace más de diez años, y destinado a convertirse en una de las grandes urbes del país. Esta es la nueva China, superpoblada, globalizada y en pujante desarrollo que uno aprecia nada más llegar. Buenas carreteras, magníficas infraestructuras y un buen parque automovilístico, son la cara visible de un país llamado a convertirse en pocos años en la primera potencia mundial.

IMG_3481

Foto de Javier entre los taxis-camioneta que nos trasladaron a Dongguan

En otro taxi-camioneta hemos hecho el trayecto hasta Dongguan, la ciudad en la que vive Javier con Carmen y Mikel. La ciudad es grande y desigual, con grupos de edificios de gran altura que surgen como setas en medio de casas más bajas e industrias muy próximas.

El barrio donde habita Javier es de reciente creación. Primero visitamos la escuela en la que trabaja, la Guanmei International School, un centro de casi 3000 alumnos internos, toda una ciudad en sí misma. Saludamos a sus colegas, los profesores extranjeros, y partimos hacia casa, situada a poco más de 15 minutos. En el piso 22, desde el que escribo estas líneas, nos esperan Carmen y Mikel, mi nieto y la razón última de mi visita.

IMG_3482

Vista parcial de la Guamei International School en la que trabaja Javier

¡Cuánto ha cambiado! Nos dejó con seis meses y el 17 de febrero pasado cumplió el año. Ya no es un bebé. Se mueve, gatea y hace sus primeros pinitos, a la espera de andar, que lo logrará pronto. Se asusta un poco al ver al abuelo español, pero pronto nos hacemos amigos. Su mezcla me sigue pareciendo un punto exótica y muy hermosa. Le hago las primeras fotos para mandarlas a su abuela y a la bisabuela, pero tenemos problemas con el whatsapp y debo contentarme con un escueto mensaje de llegada.

IMG_3485

Mikel Felones Wu, después de recibir al abuelo español en su casa

Estoy cansado y muerto de sueño, pero prefiero aguantar sin dormir para evitar el jet lag. Salimos a dar un vuelta. El barrio es nuevo, está bien urbanizado y dispone de parques y jardines hermosos.

IMG_3505

Abuelo y nieto posan felices delante de un estanque poblado de flores de loto

Tras una vuelta por los alrededores, volvemos pronto a cenar y enseguida me retiro a descansar. Es preciso tomar fuerzas para los días que vienen.

 

Viaje a China. De Oteiza a Hongkong (I)

 

IMG_3477

Vista parcial del avión que nos trasladó a China desde la puerta de embarque

Aprovechando mi condición de jubilado, y dado que mi hijo mayor, Javier, ha constituido una familia en China, he decidido visitarlos para celebrar juntos el primer año de vida de mi nieto Mikel.

Dicho y hecho. Escribo estas líneas desde el aeropuerto de Hongkong adonde acabo de llegar después de un vuelo directo desde Madrid que ha durado 12 horas. El viaje se inició a las 4,30 de la mañana. Acompañado de Íñigo, mi hijo menor, hicimos el viaje a Madrid con más problemas de los previstos. La baja temperatura, la nieve en la provincia de Soria y los numerosos camiones lo hicieron verdaderamente incómodo. Pero a las 9,30 de la mañana estábamos en Barajas. Uno queda sorprendido de la complejidad de una infraestructura de estas dimensiones. La T4 es arquitectónicamente hermosa -más que el flamante e inmenso aeropuerto de Hongkong donde me encuentro-, funcionalmente compleja y operativamente eficaz. Al menos así me lo pareció en esta ocasión. En media hora me encontraba junto a la puerta de embarque, rumbo a China. El enorme avión que nos trasladó a Hongkong, casi lleno, comienza a deslizarse por la pista. Será un milagro de la técnica que se repetirá una vez más que semejante mole tome altura y consiga volar. Y lo hace. En pocos minutos estamos a 33.000 pies de altura y dispuestos a recorrer los casi 10.000 kilómetros que nos separan de nuestro destino. ¿Quienes son los ocupantes? Hay de todo, pero abundan los de rasgos orientales. Mi vecino, un joven chino de 20 años, me sorprende en su perfecto castellano y acusado deje madrileño. Nacido en España de padres chinos, regenta un bazar y es la tercera vez que va a China. Hace 8 años que no lo ha hecho y ahora se desplaza con su madre al funeral de su abuela. No está entusiasmado precisamente. Él se siente español y no desea volver al país de sus padres.

Cuando uno se dirige hacia el este no puede menos que recordar a los grandes exploradores, comerciantes o misioneros. ¡Cuánto tiempo, fatigas y penalidades por causas humanas o divinas! A Marco Polo le seguimos la pista hace unos años en nuestro viaje por Uzbekistán e Irán. En Samarkanda, lo perdimos de vista tras las montañas. Hoy esas montañas las divisaremos desde lo alto y entraremos en tierras ignotas. La pantalla del asiento del avión nos va informando de un viaje que, en línea recta, nos llevará a atravesar Italia, los Balcanes, Rumanía, con el Danubio ya menos azul, hasta entrar en el Mar Negro por encima del Bósforo.

IMG_4122

Vista parcial del aeropuerto de Hongkong, obra de Norman Foster

Entre el Danubio y el Caspio atravesamos los países situados en los Urales, tan conflictivos después de la desintegración de la URSS. Tras el Caspio, dejando más arriba el mar de Aral, cada vez menos mar como consecuencia de la desecación, entramos en los repúblicas exsoviéticas de Asia, sobre todo Uzbekistán. Pasamos por encima de Bukhara y Samarkanda, en plena ruta de la seda, dejando Irán y Afganistán al sur. Llevamos aproximadamente 6 horas de viaje y casi 5.000 kilómetros recorridos.

La entrada a China se produce por el norte. El río Amarillo, el Yangtsé y el Perla sirven de progresivas etapas en el descenso hacia el sur. El avión vira entre Xian y Chengdu, camino de Hongkong. Tras planear sobre el estuario del Perla, ahora ya a baja altura, se adentra en el mar y entra en el aeropuerto, situado en una isla artificial ganada al mar.

Son las 6,45 de la mañana en Hongkong, 11,45 de la noche en España. Poco que decir de la comida. Pero el viaje ha sido llevadero con la ayuda de la lectura -la guía de China de Michelin-, el Quijote en la versión de Andrés Trapiello, y una película candidata a los Oscar Llámame por mi nombre, la historia del despertar de un adolescente al amor homosexual, lírica y hermosamente narrada sin el morbo propio del tema.

IMG_4121

Otra vista parcial del interior del aeropuerto de Hongkong

Estoy en un mundo al que nunca había accedido hasta ahora. ¿Qué me deparará?

Viaje al sur de Francia (y VIII) Una ciudad renovada y señorial

12 de junio. Burdeos, Bayona, Pamplona

PLaza Burdeos1

Vista parcial de la plaza que rodea la catedral de Burdeos

El viaje toca a su fin, pero todavía quedan perlas por admirar. Tras el paseo vespertino por la urbe bordelesa, hoy toca visitar la catedral, un imponente conjunto gótico de los siglos XIII al XV. La primera sorpresa es la urbanización de la plaza, obra del estellés Patxi Mangado, en línea de otras obras conocidas del arquitecto. Bancos, losetas, fuentes y farolas nos resultan familiares. Las obras, de gran tamaño, han dotado de uniformidad al conjunto, resaltando los formidables contrafuertes exteriores y la imponente torre exenta. Es lunes, día en que la catedral está cerrada al público, pero los buenos oficios de Trinitat, neustra guía, han conseguido que el padre Pierre, el párroco de la catedral, nos permita una visita tranquila y minuciosa. Compartimos estancia con un grupo de niños de las escuelas de Burdeos. Están realizando una actividad que no había visto nunca en España. Sobre la pantalla situada al comienzo de la nave mayor se proyecta una película de dibujos animados a la que los niños ponen la música y los efectos especiales. Es su forma de acercarse a la música y de conocer el patrimonio. Una experiencia que provoca nuestra sorpresa, admiración y aplauso cuando finaliza.

Buedeos

Vista exterior de la catedral

La catedral permite resumir lo visto durante la semana. Una única nave, románica en origen, desarrollada en el gótico meridional a lo largo del siglo XIII, a la que se añade en los siglos XIV y XV un crucero y un gran presbiterio con girola, según el modelo del gótico radiante del norte de Francia. Tal vez la pieza clave del conjunto sea la puerta real del siglo XIII, realzada ahora tras las obras de urbanización de la plaza. La calidad del conjunto es superior a la puerta del crucero, más aparatosa y efectista, que se nos abre para la entrada. Por cierto, el parteluz ha servido de espacio para que dos jóvenes sin techo, con colchón y perro incluido, pasen la noche al raso. Tampoco la rica y civilizada Francia se libra de estas diferencias sociales que ponen en evidencia a nuestra sociedad del bienestar.

Burdeos2

Interior de la catedral con la nave románica y la posterior ampliación gótica

Tras la visita a la catedral y un paseo por su entorno salimos hacia Bayona. Recorremos las Landas en toda su extensión, con sus dunas, su inabarcable llanura, sus bosques de pinos y sus campos de maíz. Una recta interminable que nos permite observar el rosario de camiones españoles que se dirigen hacia el resto de países europeos con mercancía para la exportación. Ha ahí una de las razones de nuestra favorable balanza importación-exportación.

Landas

Mapa en el que se aprecia la larga carretera que recorre las Landas

La agujas de la catedral de Bayona, situada en una pequeña loma a las orillas del Nive y del Adour, se divisan en el horizonte. En un restaurante a las orillas del río, situado en un hermoso edificio del siglo XVIII, el primero de la ciudad en su género, tenemos nuestra última comida juntos. A la finalización de la misma, tomo la palabra para hacer una pequeña despedida. Recuerdo el objetivo del viaje, recuerdo las condiciones que deben cumplirse para que un viaje salga bien, pondero la buena labor de Félix, nuestro chófer, y Trinitat, nuestra guía, y doy las gracias a todos por su puntualidad, camaradería y deseos de aprender. Me despido oficialmente de los alumnos de 1º del Aula de la Experiencia y emplazo a los del curso de arte navarro de Los Arcos a septiembre para iniciar la segunda parte del mismo.

Bayona2

Vista parcial de la fortificación que envuelve parte de la ciudad

Yo solo nos queda la catedral de Bayona, un edificio gótico emparentado con la catedral de Pamplona. Lo recorremos por dentro, resumimos su contenido, paseamos su clausttro y deambulamos durante un buen rato por su casco histórico, bien cuidado y limpio.

Bayona1

Vista de una de las calles peatonales que conforman el casco histórico con la catedral al fondo

De allí a Pamplona, Estella y Oteiza. Besos, abrazos, agradecimientos y hasta luegos. Espero que para muchos haya sido una semana para el recuerdo.