Viaje a China. De vuelta a casa (XVIII)

IMG_4113

La aglomeración de Hong Kong es perceptible también en cada uno de los semáforos con paso de peatones

El viaje de vuelta, con la misma compañía y el mismo tipo de avión, presenta caracteres similares al de la ida, con alguna diferencia. La ruta de vuelta está situada más al norte. El avión asciende hacia el norte de China y se interna en Siberia, que recorre en buena medida. Pasamos por la vertical de Novosivirk, Kirov, y entre Moscú y San Petersburgo. El viaje tiene además dos horas más de duración, consecuencia del efecto de rotación de la tierra. Son 14 horas y media lo que tardaremos en aterrizar en Madrid.

IMG_4110

Vista exterior del Palacio de Congresos, herméticamente cerrado al ruido exterior

Y como el vuelo es nocturno, apenas subimos al avión nos sirven la cena, bastante mala por cierto, de la que solo se salva el helado de postre. Son aproximadamente las dos de la mañana cuando se apagan las luces, se hace el silencio y solo se escucha el rugido de los motores que nos transportan por los cielos de Asia. La temperatura exterior es de -75º y la altura a la que volamos de 33.000 pies.

Cuando redacto estas notas estamos cruzando sobre Moscú. Llevamos recorridas 3600 millas, nos quedan 2250 y cuatro horas y media más de vuelo, aproximadamente 2/3 del viaje. Ya es de día cuando las nubes nos dejan ver el paisaje. Está cubierto en buena medida por la nieve. No es de extrañar, dado que estamos recién entrada la primavera y en estas tierras del este de Europa todavía tardará en llegar. Las tierras son llanas y de vez en cuando carreteras rectilíneas de decenas de kilómetros marcan el paisaje desde lo alto.

IMG_4090

Escolares de visita en el corazón de Hong Kong

Estamos saliendo de Rusia, ahora con Putin de nuevo como jefe todopoderoso, para sobrevolar Bielorrusia a la altura de la capital, Minsk. Continúa la nieve y la llanura. A mí no me sorprende la historia de conquistas de estas tierras, donde las fronteras son más hechos políticos que geográficos. La continuidad con Rusia es casi total, sin que se aprecien elementos geográficos que puedan servir de frontera.

IMG_4097

El obligado selfi con la bahía al fondo

Y de Bielorrusia a Polonia. Cruzamos por encima de Varsovia, la capital para ir a la búsqueda de la República Federal de Alemania. Fueron pocos, muy pocos los días que Hitler necesitó para llegar a las puertas de Varsovia, una vez invadida Polonia, y pocos, muy pocos, los minutos en los que nosotros cruzamos el espacio aéreo alemán a la inversa.

El avión avanza entre el límite de las fronteras alemana y checa, dejando Dresde al norte y Praga al sur. Cuando faltan dos horas, 1500 kilómetros nos separan de Madrid, volando sobre la vertical de Nuremberg. El día está relativamente claro y los Alpes, con el Montblanc a la cabeza, son perfectamente visibles. No así el lago Leman, ya que las nubes bajas impiden su disfrute. No puedo por menos que recordar lo veranos de mi juventud, 73, 74 y 75, pasados en Rolle trabajando junto a sus orillas.

IMG_4117

Sobre uno de los pasos elevados, y desde el autobús que nos lleva al aeropuerto se divisan las barcazas que se acercan al puerto

Por la vertical de Lyon entramos en la dulce Francia, que pronto visitaré con los alumnos del Aula de la Experiencia de la UPNA y de Los Arcos para admirar una selección de sus mejores catedrales góticas. Apenas nos queda una hora de viaje y los 800 kilómetros últimos los haga acompañados de música de Beethoven y Brahms. El concierto nº 3 para piano y orquesta del primero y la cuarta sinfonía del segundo me permiten viajar como pocas veces había soñado. Ni siquiera consigue estropear el rato el horroroso desayuno que Cathay Pacific nos ha proporcionado.

IMG_4121

Vista parcial del hermoso, práctico y operativo aeropuerto de Hong Kong

Por primera vez en el mapa aparece Madrid como horizonte, pero todavía tenemos que atravesar el sur de Francia -¡qué hermoso viaje el del año pasado visitando lo mejor del románico y el gótico francés del sur!- y atravesar los Pirineos que, vistos desde aquí, no separan sino que unen. Lo hacemos por su parte central, sobre la vertical de Lourdes. De aquí, en línea recta a Madrid.

IMG_4122

Las dimensiones del aeropuerto quedan patentes en los largos pasillos mecánicos que unen sus diversas partes

Fin de viaje. Una hermosa experiencia de la que me quedo con lo esencial: los gozosos días de convivencia con mi nieto y sus padres.

 

Anuncios

Viaje a China. Un paseo por Hong Kong (XVII)

IMG_4075

Javier selecciona unas gafas en la tienda, mientras su dueña prepara las mías

La mañana del sábado es algo distinta a las anteriores. No se han escuchado los gorjeos de Mikel tocando diana a las 7 y no he dormido nada de bien debido a la pesadez de estómago que me proporcionaron el excesivo número de trozos de pizza, no menos de ocho, que Paulo nos sacó a la mesa la noche anterior, y tal vez a la inquietud de la vuelta ya inminente.

IMG_4076

A las nueve de la mañana, tras un desayuno con huevo frito y panceta que Javier me ha preparado y una taza de café, iniciamos el camino hacia Hong Kong. La venida la hicimos con un taxi-camioneta que cogimos en el aeropuerto de Hong Kong, con la que nos acercamos a la ciudad. Tras hacer los trámites de aduana, llegamos a Shenzhen y allí, con otro taxi parecido, los acercamos a Dongguan, donde Javier tenía su coche aparcado en un hotel hasta donde llegan los taxis. Esta vez hemos optado por acercarnos en su coche hasta el metro más cercano, dejarlo aparcado y tomar un tren suburbano que nos ha acercado hasta Shenzhen. Aunque las estaciones no son pocas, el tren es moderno, cómodo y barato. Los trámites aduaneros de salida no son complicados y me sorprende el número de personas que encontramos a nuestro paso. Shenzhen es una ciudad muy reciente y muy dinámica. Es zona de actuación especial y ha crecido como la espuma.

IMG_4086

Vista del interior de auditorio y palacio de congresos

Antes de pasar la aduana de Hong Kong nos acercamos a un edificio próximo, dedicado todo él a la venta de gafas, todas copias de marcas buenas y a un precio casi de ganga. Y una vez más, el modelo chino de trabajo se pone en evidencia. La tienda elegida es ya conocida por Javier y su dueña une la simpatía y la profesionalidad con el buen hacer comercial. Quiero gafas bifocales, esas que en España tardan unos días y están por las nubes. Me explora cuidadosamente la vista, me habla del ligero aumento que he experimentado y ¡en hora y media! Las gafas son una realidad.

IMG_4091

Vista de la torre portuaria, corazón de la concesión inglesa

No me resisto a abastecerme bien: unas para Iñigo, otras para Javier, mis bifocales a las que añaden unos cristales oscuros para el sol, otras gafas de sol, y unas sólo de lectura que ella me recomienda. Las seis por algo más de 300 euros, precio que encuentro muy razonable. Aprovechamos para dar un paseo por Shenzhen y comer algo para dar tiempo a recoger las gafas. Una comida suave, también en un italiano, para compensar el exceso de anoche.

 

Tras recoger la mercancía, pasamos la aduana de Hong Kong. Una riada de gente que no se de donde sale se arremolina junto a los puestos de entrada. Volvemos a coger un tren que nos llevará hasta el centro de la ciudad. Hong Kong apenas tiene 1000 kilómetros cuadrados, y es una estrecha franja costera muy montañosa con más de 200 islas en su entorno. De ahí que la población crezca en altura y los bloques de entre 20 y 30 pisos sean los ordinarios. Todo distribuido donde se puede, ganando al mar y a la montaña espacios en otros ámbitos inverosímiles.

IMG_4095

Imagen de Javier consultando su móvil en el jardín adyacente a la torre portuaria

Hong Kong es caótico y fascinante. Acompañados de nuestra inseparable maleta, nos acercamos a la bahía, el lugar de la concesión inglesa durante 150 años y contemplamos la archiconocida línea de rascacielos situada enfrente de nosotros. Allí compiten el HSBC de Foster y el Banco de China de Ming, de arquitecturas señeras y divergentes los dos. Descansamos en la orilla, hacemos unas fotos, miramos los primeros whatsssaps que ya entran con normalidad y enviamos los primeros mensajes. Hong Kong es todo lujo, limpieza, verticalidad y comercio, con edificios para el ocio y la cultura. El palacio de la música ocupa un espacio central y está formado por un moderno edificio blindado al exterior, con un interior deslumbrante. Veo magníficos reclamos de óperas y conciertos que van a tener lugar próximamente y todo tiene un aire más occidental que Cantón.

IMG_4103

Aunque la tarde está nublada, la foto permite apreciar el sly-line más característico de Hong Kong con los rascacielos al fondo

El eslogan “un país, dos sistemas” que ha sido una realidad desde el traspaso de poderes a finales de los ochenta del pasado siglo, funciona, aunque el precio sea la reducida libertad política. Las dos banderas, la china y la hongkonesa, ondean en los edificios y el lujo está a la vista en las tiendas y marcas de moda que invaden el centro.

Damos un paseo y nos acercamos a Nathan Road y buscamos los autobuses que llevan al aeropuerto. Javier quiere volver pronto, porque el trayecto para él también será largo y tiene que pasar de nuevo los trámites de aduanas. Nos despedimos, le doy las gracias por su acogida, le manifiesto mi contento por el viaje, nos damos un abrazo. Le pido que cuide de Mikel y de Carmen y nos despedimos hasta el verano. Hemos mirado vuelos y hay uno directo y reciente de Shenzhen a Madrid que parece que le gusta. El aeropuerto está a dos horas de casa y le evita los trámites engorrosos de la frontera. Si Dios quiere, los tres estarán con nosotros un mes el próximo verano.

IMG_4111

Las tiendas de lujo se alinean en una de las calles centrales de la ciudad

El viaje al aeropuerto tiene su interés, con un alarde de carreteras y puentes para salvar desniveles. Mediante puentes, permiten unir las islas y tener un tráfico relativamente fluido. El aeropuerto, inmenso y más hermoso de lo que me había parecido a la venida, es obra gigante de Foster y ocupa una isla artificial.

IMG_4114

Las estructuras verticales predominan en el conjunto urbano de Hong Kong

Está considerado uno de los mejores del mundo y resulta fácil y operativo. En 15 minutos he resuelto los trámites y me dirijo a la zona de embarque. Tengo cuatro horas de tiempo que se me pasa volando. Miro correos y whatssapps acumulados, leo detenidamente la prensa española con Cataluña dando guerra todavía, hablo con María Luisa y comentamos las primeras impresiones.

IMG_4116

El viaje hasta el aeropuerto permite disfrutar de hermosas vistas y grandes infraestructuras

Embarcamos a las doce y cuarto, y a la una y quince despegamos. Espero tener un buen viaje.

 

Viaje a China. La despedida de Mikel (XVI)

IMG_4036

En nuestro paseo matutino descubrimos la presencia del bambú como instrumento para levantar edificios

Es viernes y, tras dos semanas en Dongguan, mi estancia toca a su fin. Pero hoy todavía podré disfrutar de Mikel, ya que sus padres tienen obligaciones adicionales. Javier, en el colegio mañana y tarde; Carmen debe salir de viaje a Pekín por razones de trabajo. He aquí las distancias de la enorme China. Casi cuatro horas para impartir un cursillo de poco más que un fin de semana. Pero está contenta y esperanzada con su trabajo.

IMG_4039

Mikel se entretiene viendo caer las grandes hojas secas de las palmeras

Como dispone de un rato antes de salir hacia el aeropuerto, le pido que me acompañe para hacer unas copias de las fotos que he tomado y enmarcar las que nos hicimos en la Canton Tower el otro día. Así que apenas son las nueve de la mañana y ya estamos los tres en la calle. Una vez más la barrera del idioma se impone. Ni yo hablo inglés, pese a los intentos varios por aprenderlo, ni los empleados lo hablan tampoco, así que Carmen debe traducir en chino mis demandas. Nos contentamos con elegir los marcos, ya que las copias de las fotos son mucho más caras que en España, al menos en este establecimiento. Carmen se despide de Mikel y de mí, lo agradezco su acogida y el cariño de dispensa a Javier y Mikel, le pido que los siga cuidando y nos despedimos hasta el verano en España, si su trabajo se lo permite. Y de nuevo nos quedamos solos Mikel y yo y pasamos la mañana paseando, comiendo un pastel de la panadería donde compramos el pan -un alimento todavía raro en China- y disfrutamos del parque de la urbanización junto a otros niños y abuelos.

IMG_4042

Vista parcial del parque de la urbanización en la que viven Javier, Carmen y Mikel

Es el relajo de la jubilación, la falta de prisas, el dolce far niente al que de vez en cuando me dedico, después de tantos años de vida afanosa. Estoy contento con la adecuación a la nueva vida, entretenido en lecturas, escrituras y cursos, además de viajes, pero sin agobios y solo en la medida en que yo los quiero. Pero este semestre será para mí el tiempo en el que disfrute, pasee y juegue con Mikel en China. Lástima que el privilegio de ser abuelo lo tenga que condensar físicamente en pocos días, dada la distancia. Y aunque todavía no dice nada, ya responde a determinados estímulos en español, lo mismo que lo hace en inglés y en chino. Me enorgullece, siquiera sea por compensar la torpeza en lenguas de su abuelo.

IMG_4044

Zona dedicada a bicis y motos junto a parque infantil de la urbanización

Esperamos que Javier venga de la escuela en el parque y subimos a comer. Hoy tenemos, además de la comida de la escuela, un buen filete a la plancha con ajillos, el regalo de la madre de Carmen que aún perdura. Javier y Mikel se echan un buena siesta, mientras yo me ocupo de las cosas de la casa y comienzo a preparar la maleta. Aprovechamos la tarde para jugar un rato, preparar las cosas de Mikel y, hacia las siete de la tarde, salimos hacia casa de los padres de Carmen. Mikel se va a quedar con ellos el fin de semana. Y llega la hora de la despedida. Felizmente para él, adora a sus abuelos maternos y ellos le adoran a él. Se muestra feliz en sus brazos y me despide con besos y esa sonrisa que hemos convertido en complicidad durante estos 15 días. Me da mucha pena, pero sé que se queda en las mejores manos.

IMG_4046

Mikel me ayuda a hacer la maleta de vuelta a España

También como despedida, Javier y yo nos vamos a cenar a un restaurante italiano, propiedad de un amigo suyo llamado Paulo, un portugués errante que conoce muy bien Navarra. Se abrazan, ya que son amigos de salidas de fiesta y futbol, y nos disponemos a dar cumplida cuenta del menú especial que hoy ofrece: toda clase de pizzas que uno quiera, saladas y dulces, por 100 yuanes cada uno, poco más de 14 euros. Y las pizzas van saliendo a la mesa. Buena masa, buenos ingredientes y excelentes de gusto.

IMG_4067

Mikel se toma la leche antes de salir para casa de sus abuelos chinos Escribir una leyenda

Las acompañamos de un tinto portugués que nos recomienda, que están también estupendo. Finalizamos con una pizza de chocolate y almendras, novedosa y gustosa a un tiempo. Charlamos un poco del negocio, que le va viento en popa, con 8 coches que distribuyen la comida a domicilio, además del pan que elabora para 8 restaurantes de la zona, incluido el suyo, y nos tomamos una copa de oporto.

Son las 11 de la noche, pero Javier no puede resistirse a entrar en el Murray, su pub irlandés de referencia, sede de su equipo de futbol y lugar de encuentro los fines de semana con sus amigos españoles. Pero no solo éstos. Al primero que vemos es a un nigeriano, delantero rompedor y de poca clase, al decir de Javier, que nos saluda efusivamente.

IMG_4072

Con pena despedimos a Mikel, ya en brazos de sus abuelos chinos

No sé si por el alcohol y por la cultura, cuando Javier me presenta y le dice que soy su padre, se pone de rodillas y me besa la mano. Me dice que no tiene ni padre ni madre y que yo soy un padre para él. Le está muy agradecido a Javier ya que lo invitó a su boda, acontecimiento extraordinario para él, ya que nadie le había invitado nunca a ninguna.

IMG_4073

Un selfi como recuerdo de nuestra última cena en la pizzería de Paulo

Nos despedimos y salimos para casa, ahora ya sin tráfico por las carreteras casi siempre colapsadas. La velada me ha permitido intercambiar impresiones, hacer balance de la estancia y hablar un poco del futuro. Creo que Javier está contento y a gusto en China. Aunque lejos, eso es lo importante.

 

Viaje a China. De nuevo a posar (XV)

IMG_4013

El joven operario prepara las prendas que lucirá Mikel

A lo largo del año de vida, Mikel ha posado en tres sesiones. Pero esta vez le han pedido a Carmen que repita de nuevo para presentar la ropa de temporada. Así que en esta ocasión Javier y yo realizamos el mismo ritual que hace unos días, porque Carmen está preparando un viaje a Pekín relacionado con su trabajo.

IMG_4031

Javier participa como uno más en el proceso de llamar la atención a Mikel

Javier es la primera vez que ve a su hijo en estas lides y se queda tan extrañado como yo estuve antesdeayer. La sesión se desarrolla en los mismos términos que la describí el otro día, pero hoy falta la madre y las cosas se desarrollan de manera más irregular. Se cansa antes, remolonea más y la sesión avanza con más dificultad. El fotógrafo pide a su padre que se ausente para ver si el niño se concentra en la tarea, pero la diferencia es escasa. Salimos él y yo a pasear hasta el barrio más próximo que ya visité el martes, y a las 12,30 nos acercamos de nuevo al estudio. El manjar, como esperábamos: arroz, verdura cocida y trocitos de pollo que al menos saben a tal. Mikel no sabemos si tiene hambre, sueño o cansancio, o un poco de todo a la vez. Son las 13,30 cuando reanudamos la sesión, aunque las interrupciones son frecuentes. Pero poco a poco la cosa avanza, aunque los jóvenes, chicos y chicas, deben turnarse para aguantar el ritmo de este niño hiperactivo.

IMG_4018

Vista de las torres del barrio donde se encuentra la agencia

Junto a él, y en manos del fotógrafo y equipo del otro día, está realizando una sesión similar una niña de su edad, parece que de familia procedente del este de Europa. Es la primera vez y los padres están pendientes y arrobados ante el espectáculo. Es una novata, frente a Mikel ya tan veterano.

IMG_4028

Javier entretiene a Mikel con un plátano en un alto en el  camino

Son las 15,30, hora a la que ya habíamos terminado el otro día. Pero deciden darle un descanso para comer un plátano y tratar de dar el último empujón a la sesión. Con dificultad consiguen que se pruebe los últimos vestidos y con más dificultad aún ensayan trucos varios para el posado correspondiente. Al fin, termina la sesión al filo de las 16,30, casi una jornada laboral convencional. Espero que hasta después del verano no tenga que repetir trabajo y que esto sea solo una experiencia más. La agencia model61.com tiene un nutridísimo grupo de niños en su página web, de ahi que por el momento no pase de algo casual y un punto exótico.

Tras el camino de vuelta a Dongguan, aprovechamos para visitar el barrio zapatero de la ciudad y comprarle a Íñigo algún ejemplar. Dongguan es el centro de la industria zapatera en China, de ahí la presencia de algunos españoles vinculados a este gremio.

IMG_4016

Conforme avanza la sesión, el proceso de vestir y desvestir al niño presenta mayor dificultad.

Pero lo que veo no me lo puedo creer. Un centro comercial entero, con muchas decenas de tiendas que se repiten en otros centros similares dedicados a exponer todo tipo de zapatos y zapatillas, copia de las marcas más conocidas, a un precio verdaderamente bajo. Picamos todos. Para Íñigo, Carmen, Javier y yo mismo. En este caso sabiendo que lo pagado por tres pares es menor que lo que costaría cualquiera de ellos en España. Una vez más se demuestra el potencial chino. Y eso que la competencia feroz empieza a aparecer también aquí y las fábricas se están desplazando a India, Camboya, Vietnam y Laos, donde los costes laborales son todavía menores. Cosas de la globalización.

 

 

Viaje a China. Cena de despedida (XIV)

IMG_3942

Una vez más, la maleta sirve para el voy y vengo por el piso

Hoy es miércoles, día en que Carmen y Javier trabajan mañana y tarde. Es, por tanto, el día en que tengo que hacerme cargo de Mikel durante toda la jornada. ¿Por donde comenzar? Carmen le ha dado el desayuno antes de salir a trabajar, pero dado su buen apetito, me acompaña en el mío. La fruta le encanta, sobre todo el plátano, la mandarina y la naranja. Y también las fresas. Tras el desayuno he descubierto un juego que le gusta especialmente. Montado en la maleta de viaje, recorremos una y otra vez el pasillo y el cuarto de estar hasta que le cansa, y poco a poco se queda dormido.

IMG_3951

Mientras esperamos a Javier, Mikel se entretiene en una de las mesas del jardín

Tras un rato de descanso, que aprovecho para leer y escribir un poco, vuelve a despertarse. De nuevo opto por una pieza de fruta y salimos a pasear un rato por el entorno. Aprovecho para recorrer detenidamente el espacio interior de la urbanización. Es bastante grande y está bien cuidado. El espacio central lo constituye un pequeño estanque con puentecillos que lo atraviesan y un espacio central ocupado por un gran árbol y dos paseos cubiertos alrededor. Más adelante se encuentra la piscina, con una novedad, según me cuenta Javier: los chinos no la utilizan durante las horas de sol, porque el máximo grado de belleza es tener la tez lo más blanca posible. De ahí que solo al atardecer, cuando el sol cae, la piscina se llena de bañistas. Las especies vegetales son subtropicales, con flores, arbustos y árboles de mayor porte. Pero lo que más me sorprende es la decoración general de las casas particulares donde se intuye el gusto por lo abigarrado y de tono historicista, con sillones más propios de épocas pasadas que del siglo XXI, y las puertas de entrada en el recinto, ambas con portalones y verjas de hierro dorado y mármoles y columnas que le dan un tono pretencioso al conjunto.

IMG_3953

Nini juega con Mikel en el restaurante antes de comenzar la cena de despedida

Cuentan Carmen y Javier la dificultad que tuvieron para encontrar una casa sencilla, con muebles prácticos, y las casas con las que se toparon en la búsqueda del piso, una vez salidos ambos de los respectivos apartamentos de los que disfrutaban en la escuela.

IMG_3959

El abuelo chino presume de nieto durante la cena

Esperamos a Javier en el parque infantil, ya que deja la moto eléctrica en la que se desplaza a la escuela muy cerquita. Mikel lo ve aparecer y la sonrisa y los ojos se le iluminan. Se ve que pasa mucho tiempo con él y tienen una buena compenetración.Tras la comida, en la que además de los platos de la escuela tenemos fresas de postre, se echa una buena siesta con su papá. Hoy no saldremos por la tarde, porque su mamá vendrá pronto a casa, ya que los abuelos chinos nos esperan par cenar y despedirnos. Pasamos por una tienda próxima donde esta mañana hemos visto vino español. Pero al final optamos por un burdeos para recordar los estudios de Carmen en psicología en la ciudad francesa.

IMG_3976

Carmen y su madre juegan con Mikel mientras el padre se sirve de los platos del centro de la mesa

El restaurante está en la ciudad, en el barrio donde habitan los padres de Carmen. En esta ocasión la bisabuela no nos acompaña, ya que es tarde para ella. Vuelve a resultar una sesión cordial, corta en palabras pero muy cariñosa y agradable. El padre llega en bici, con la que todos los días va y vuelve al trabajo, en total 20 kilómetros, lo que le ayuda a mantener una esbelta figura sin un gramo de grasa. Eso y el trabajar todos los días, de lunes a domingo, sin más descanso que algunos días sueltos a lo largo del año. Brindamos con el vino tinto, le entrego a la mamá una planta que compré para ella, y ella a su vez me entrega unos presentes para llevar a España.

IMG_3999

La familiaridad de abuelo y nieto es evidente a lo largo de la velada

Nos despedimos, les invito a visitar Oteiza en cuanto les resulte posible y ellos me desean que vuelva con María Luisa el año próximo. La despedida es cordial y sincera. Mikel está en buenas manos, además de aprender chino tiene unos abuelos que le enseñarán valores universales en los que coincidimos. Me vuelvo a España muy tranquilo, porque son muy buena gente.

 

Viaje a China. Un modelo prometedor (XIII)

 

IMG_3912

Vista del hotel intercontinental, justo al lado del estudio de fotografía

Es la primera vez que tengo la oportunidad de ver como se trabaja en una agencia por dentro. Tras el viaje por la autopista, nos acercamos a Cantón y apreciamos de nuevo su sky-line, con la Canton Tower como elemento más característico. Nos acercamos hasta un rascacielos junto al río con un hermoso diseño que recuerda en parte a la torre Acbar de Barcelona. Es el hotel Intercontinental, además de un bloque de oficinas. Y justo al lado, un invernadero frondosísimo con cientos de plantas tropicales contiene en su interior las instalaciones de la agencia. Todo es pura apariencia. Un barracón blanco con sofás, camas, cámaras, espejos y resto del instrumental necesario para la sesión.

IMG_3863

Comienza el proceso de cambio de trajes para la sesión

A Mikel le esperan en una estancia totalmente blanca, luminosa, con apenas unos cojines y elementos varios, y una pared de cristal que da al jardín tropical. La síntesis del blanco y el verde, hoy además con un sol luminoso, da un buen tono a las fotos que se van sucediendo por decenas. Son 10 las personas que se arremolinan en torno a Mikel: las chicas que le visten, desvisten y están pendientes de colocarlo en las posturas más oportunas.; tres fotógrafos que asaetean constantemente al niño en todas las posturas y poses; la responsable de tratar las imágenes; y el resto del equipo técnico.

IMG_3877

El fotógrafo espera pacientemente el momento propicio

Carmen, que ya conoce los pormenores, aprovecha el tiempo para trabajar en el ordenador. Y yo asisto sorprendido y divertido a un tiempo, al ir y venir de los vestidos, los focos, las llamadas de atención del fotógrafo y los mil y un trucos necesarios para mantener la atención del niño. Son ya 7 los vestidos que le han cambiado en la primera hora y empieza ya a estar cansado. Las pompas de jabón que le echan permiten mantener durante un rato la atención y seguir con la sesión. En esta ocasión la novedad es que se sostiene de pie, y pretenden sacarle fotos en esta posición, aunque él se resiste a permanecer en ella.

IMG_3878

Carmen supervisa el desarrollo de la sesión

Son la 11,30 de la mañana y me voy a dar una vuelta por el jardín. Aunque un poco salvaje y descuidado, está bellísimo, a lo que contribuye que el día esté luminoso, poca poco frecuente en Cantón. Junto al jardín hay algunos invernaderos de plantas exóticas de pequeño, mediano y gran porte.

Y del jardín, al exterior. El barrio, de nueva creación, es imponente. Junto al edificio de dos torres a las que ya hemos aludido anteriormente, se alza una urbanización enorme, cerrada a los coches exteriores, y llena de pequeñas tiendas. Recorro pausadamente parte de la misma. Es la hora de la comida y el olor de siempre, los cuencos de sopa de siempre, y las pequeñas tabernas de siempre se hacen presentes también en Cantón. Se aprecian claramente los contrastes sociales. Junto a las tiendas, en la misma puerta, campesinas del entorno ofrecen verduras y tomates. ¿Cuantos yuanes pueden sacar por esta exigua mercancía?

IMG_3908

Vista del jardín tropical en el que se encuentra inserto el estudio de fotografía

Vuelvo a la sección de fotos y Mikel, muy profesional, continúa posando, ya un poco cansado, claro está. Por eso deciden darse todos un descanso y proceder a la comida. Dicho y hecho. En el mismo lugar donde trabajan, sacan su taper y en santiamén devoran las viandas. A Carmen y a mí nos traen dos raciones más: arroz, verduras, huevo revuelto con tomate y pollo. Dicho así no esta mal, pero el sabor no es precisamente de mi gusto. Tampoco Carmen, que normalmente se lo come todo, hace demasiado aprecio.

IMG_3922

La comida no dio mucho de si, y quedó sobre la mesa

En poco más de media hora estamos listos de nuevo para reemprender la marcha. La sesión de la tarde es más breve y cada cambio de ropa cuesta más, porque el niño ya acusa el cansancio. Prueban con globos, biberón, muñecos y todo tipo de juegos para llamar su atención. Y, con dificultad, consiguen su objetivo. Dejan para el final los vestidos más coloristas, pero apenas consiguen avanzar.

Acaba la sesión. Poco que ver con los vídeos que aparecerán en un par de días en la página web de la agencia. Tras el telón todo es menos primoroso, ameno y fácil. He ahí la cara b de los desfiles a los que hoy he tenido la oportunidad de asistir.

IMG_3930

Afortunadamente para Mikel, la sesión ha terminado.

De todo, lo que más me ha gustado ha sido la naturalidad y profesionalidad de Mikel Felones Wu para el posado. Es una de las muchas y sorprendentes cosas que le esperan en el mundo globalizado del que ya forma parte.

 

 

Viaje a China. Día del Padre (XII)

IMG_3855

Mikel posa en el sofá del cuarto de estar

De nuevo esta noche hemos tenido tormenta. Ha durado poco rato, pero al menos ha limpiado un poco el aire, ya que la temperatura apenas se mueve. Oscilamos noche y día entre los 20 y los 25 grados.

Hay es día de poca actividad exterior. Nos levantamos algo más tarde, ya que Javier comienza sus clases a las diez de la mañana, y Carmen trabaja solo por la tarde. Solo Mikel desconoce la diferencia de horarios y toca diana como casi todos los días, en torno a las siete. Pero aunque le oigo cantar, ahí permanece con sus padres en la cama durante un buen rato.

IMG_3857

Resulta sorprendente encontrar edificios en construcción, donde el bambú todavía no ha dejado paso a las estructuras metálicas

Desayunamos juntos. Él, que ya ha tomado el biberón mañanero, me ayuda con las naranjas del desayuno, porque su apetito es voraz. Me sorprende que no haga ascos a casi nada, sea lo que sea y tenga el sabor que tenga. Jugamos durante un buen rato mientras u madre trabaja en el ordenador y le veo escribir esos ideogramas tan hermosos y complicados, con la facilidad de quien ha mamado esta escritura.

A las doce de la mañana, Mikel y yo salimos a dar un paseo por el barrio. Aprovechamos para comprar pan de molde y frutas variadas. Javier trae hoy de la escuela es inevitable tofu, verduras variadas y sandwiches vegetales. El postre extra son las fresas, muy gustosas, que le encantan especialmente a Mikel. Y terminamos con unos pastelitos variados que hemos comprado en una pastelería del barrio.

IMG_3854

Javier y Mikel juguetean al caer la tarde en el sofá

Tras la siesta, Javier y yo continuamos con la programación del proyecto en el que tenemos puestas muchas ilusiones: la posibilidad de montar una estancia de verano en el Albergue Oncineda de Estella con los jóvenes chinos procedentes de las escuelas de Dongguan. Carmen y Javier visitaron el albergue el verano pasado, les gustaron las instalaciones y estamos dispuestos a intentarlo. Pero la tarea no es fácil. Hay que preparar un buen programa que mezcle la lúdico y lo educativo, y que tenga interés para jóvenes con una mentalidad y costumbres distintas a las nuestras. El otro día comenzamos el diseño del horario minuciosamente descrito para cada uno de los 21 días que compondrán la estancia veraniega. La hemos titulada provisionalmente Summer in Spain.

Español, campos de futbol y natación, nociones de flamenco, Camino de Santiago, salidas a la ciudad y al campo, fiestas de Estella y otras actividades componen un programa denso e interesante. Solo falta que les interese y pueda realizarse.

Al caer la tarde, Mikel y yo salimos a dar un paseo por el barrio. Ya nos lo conocemos, pero las tiendas, el ir y venir del personal y el discurrir de la vida me sigue interesando mucho.

IMG_3856

Una última imagen de Mikel antes de acostarse

La cena es hoy netamente española: ensalada de lechuga, tomate, cebolla y atún, y una tortilla de setas, con cebolla y pimiento verde. Pero el pimiento me engaña y pica más de la cuenta, lo que no impide que Mikel se coma su parte sin rechistar.

Para finalizar, vemos en el canal de deportes de la televisión china, un gigante con 14 canales distintos, la final de Indian Wells entre Federer y Del Potro. Un extraordinario partido con dos colosos que juegan espléndidamente bien. Casi perdido, Del Potro logra remontar y el argentino tranquilo se lleva el torneo. ¡Bravo por él!