Vivir al límite

“Ten en cuenta que el gran amor y los grandes logros requieren grandes riesgos” Dalai Lama

 

Una de las características sociológicas de nuestro tiempo es la importancia cada vez mayor de la cultura del ocio como componente esencial de nuestra vida. Y dentro de esta cultura, el espectáculo deportivo ocupa un lugar primordial. A ello han contribuido de forma determinante los medios de comunicación, en especial la televisión, de manera que determinados deportistas se han convertido en seres idolatrados, iconos mediáticos y  arquetipos del triunfo fácil y del dinero abundante.

Pero la realidad del deporte de competición tiene poco que ver con esta falsa imagen del éxito. Fuera de unas cuantas especialidades, que difícilmente llegan a la decena, la inmensa mayoría de los deportistas, hombres y mujeres, dedican los mejores años de su vida a competir con gran esfuerzo y mucho sacrificio, sin que sus nombres aparezcan en los titulares de los medios de comunicación ni sus cuentas corrientes les permitan vivir de las rentas el resto de su existencia. Y si esto lo podemos afirmar de la mayoría de los que compondrán los equipos olímpicos en Pekín este próximo verano, ¿qué diremos de los millones de hombres y mujeres esparcidos por todo el mundo que sólo aspiran a competir contra sus adversarios, contra sí  mismos o contra el crono, sin aspirar a medallas, reconocimientos o compensaciones económicas?

Aunque hay deportes especialmente agónicos, el ciclismo es uno de ellos, somos muchos los que convenimos en que la montaña es un caso singular. ¿Qué tiene esa parte de la madre naturaleza, tan bella como hostil, para que algunos de sus hijos no encuentren vida sino en sus duros pliegues, sosiego sino en sus extremas dificultades, y descanso sino en sus interminables penalidades? Me lo pregunté en su día, cuando Mari Ábrego nos acercó a la realidad de la alta montaña o cuando en mi condición de Consejero de Deporte tuve que comunicar personalmente a la esposa de Juanjo Navarro o a los padres de Myrian García Pascual que éstos habían quedado para siempre en el blanco lecho de sus afanes, y me lo pregunto ahora, con motivo de la muerte de Iñaki Ochoa de Olza, el último de los grandes caído en la montaña.

Pese a que trabajé con su padre en la Dirección Provincial de Educación, no conocía personalmente a Iñaki, un personaje de sonrisa franca y abierta, pero su muerte me ha llenado de consternación, porque sus hazañas, su simpatía y su coherencia, reflejadas en unas crónicas escritas con gusto, buen estilo y hondura vital, me permitían considerarlo como uno de los nuestros. Lejos, muy lejos de la figura impostada de los héroes de pacotilla, Iñaki encarnaba los valores del deportista de raza: austeridad, espíritu de superación, capacidad de sacrificio, camaradería, compañerismo, trabajo en equipo. Y el eco de su vida, amasada en gestos y actitudes ponderadas por todos, resonó de Pamplona a Katmandú y se hizo grito de auxilio que llenó de solidaridad y esperanza uno de los lugares más inhóspitos del mundo, la ladera sur del Annapurna. Sobrecoge contemplar a los más grandes alpinistas arriesgar sus vidas por un compañero en apuros. Esta ha sido, además de una gesta épica, una lección imborrable que acompañará y glosará para siempre la trayectoria de un gran montañero y una gran persona.

Tras leer los emocionantes mensajes de la madre de Myrian García Pascual y del padre de Iñaki no queda casi nada que añadir. Por eso, para mi despedida recurro a los clásicos. Faetón era hijo de Helios. Quiso conducir el carro del sol, pero este se le encabritó. Zeus, temeroso de los desastres que podía causar, lo fulminó con sus rayos y lo lanzó al vacío. Y el poeta griego le recuerda en estos términos: “Aquí yace Faetón, que gobernaba el carro de su padre, y aunque cayó, al menos su osadía fue bien brava”.  !Iñaki, descansa en paz! ¡Gracias y hasta siempre!

Anuncios

El 9º Congreso del PSN-PSOE

El Partido Socialista de Navarra, la federación navarra del Partido Socialista Obrero Español, se dispone a celebrar su noveno congreso los días 28 y 29 de junio bajo el lema “Por una ciudadanía con futuro”. Aunque en principio se trata de una cita interna, la trascendencia de la misma para Navarra es incuestionable. Somos el segundo partido de la Comunidad, pieza clave en la gobernación de esta tierra, y en las últimas elecciones generales del pasado mes de marzo obtuvimos la confianza de más de 118.000 electores, a los que ni podemos ni debemos defraudar.

Parece, por tanto, oportuno que en pleno periodo precongresual, la ciudadanía navarra tenga la ocasión de conocer las líneas maestras de la Ponencia política, aceptada prácticamente por unanimidad como borrador de trabajo en el Comité Regional celebrado el pasado día 9 de mayo. Aún a riesgo de dejar cosas importantes en el tintero, las ideas fuerza que inspiran el documento son las siguientes:

Mientras persista sobre la sociedad navarra la presión del terrorismo de ETA, el primer objetivo político del PSN-PSOE será, desde la unidad democrática, la defensa de la paz y la libertad, y el recuerdo agradecido a todas las víctimas del terrorismo.

El PSN-PSOE apuesta decididamente por una Navarra como Comunidad política propia y diferenciada, que tiene como elementos esenciales de referencia la Constitución y el Amejoramiento, garantía de una sociedad en libertad en la que está asegurada la condición de ciudadano o ciudadana de todos sus habitantes. Esta defensa inequívoca de Navarra como Comunidad diferenciada, sin resquicios de duda ni en la forma ni en el fondo, debe conllevar una política de pactos basada en el cumplimiento de dos premisas esenciales: el mantenimiento de la actual realidad institucional y la defensa nítida de políticas sociales en favor de los sectores más necesitados.

En el ámbito político-institucional, la modernización de nuestra Comunidad tiene dos grandes áreas pendientes: la reforma de la administración y la adecuación de su organización municipal.

El PSN-PSOE aspira a mejorar las condiciones de vida del conjunto de los navarros, especialmente de los más necesitados, mediante unas políticas de corte socialdemócrata en los campos económico, fiscal y social. La defensa del sistema público, parcialmente desmantelado por UPN durante su larga etapa de gobierno, será el procedimiento ordinario para hacer frente a estas necesidades. En todo caso, queremos subrayar lo esencial de este ámbito en nuestra propuesta política, con atención preferente a los campos clásicos de la educación, la cultura, la salud o los servicios sociales, y atención específica a los nuevos sectores y problemas emergentes como la vivienda, la integración de la población inmigrante, la tercera edad, la conciliación de la vida familiar y laboral, y el equilibrio territorial y desarrollo sostenible, entre otros.

Para hacer posible este programa, el PSN-PSOE aspira a convertirse, no sólo en el partido mayoritario y de referencia de la izquierda en Navarra, sino, como ya lo fue en épocas anteriores, en el partido mayoritario de la Comunidad. Su vocación natural, por tanto, y su aspiración colectiva es ser la alternativa al gobierno de la derecha en nuestra Comunidad. Mientras eso no suceda, el PSN-PSOE garantiza la gobernabilidad de esta tierra y el ejercicio de una oposición exigente y útil que tenga a los ciudadanos como eje de la acción política.

La inflexión producida por los últimos resultados electorales nos obligan a asumir una especial responsabilidad. La paulatina erosión de UPN, falto de fuerza e ideas tras tantos años de gobierno, y las evidentes contradicciones de Nabai, incapaz de mantener la ilusión del cambio, bandera de su campaña electoral, han situado al PSN-PSOE como el eje vertebrador de la política progresista y de izquierdas en nuestra Comunidad. Pero no es suficiente con condicionar, es preciso crear alternativas con propuestas y soluciones, presentar equipos y programas, y con ello ganar progresivamente la confianza de la ciudadanía. Este es el reto del 9º Congreso y a ello van encaminadas las propuestas que se formulan.

Sólo cabe desear que todos, candidatos, delegados, militantes y simpatizantes, sepamos estar a la altura de las circunstancias. La ciudadanía navarra es la destinataria última de nuestras acciones y más pronto que tarde nos premiará con su confianza o nos castigará con su indiferencia. En nuestras manos está inclinar la balanza en uno u otro sentido.

 

 

                                        Román Felones Morrás

                                                Co-redactor de la ponencia marco

 

Diario de Navarra 25/5/2008

Balance del sector Museos en Navarra. Estado actual del Museo Etnológico Julio Caro Baroja

Estella, salón de plenos del ayuntamiento

19 de mayo de 2008

 

Intervinientes:

         María José Fernández, José Angel Izcue y Raúl Echávarri

         Román Felones, portavoz de Cultura y Turismo

 

18 de mayo de 2008: Día internacional de los Museos

Lema de este año: Los Museos, agentes del cambio social y del desarrollo”

 

Actuación del PSN: oposición útil y exigente

         Util:

o       acuerdo presupuestario

o       Navarra 2012: museo del encierro y los Sanfermines (en colaboración con el Ayuntamiento de Pamplona)

o       Enmiendas concretas para poder realizar las actuaciones

         Exigente:

o       Labor de control al gobierno

o       Comparecencias monográficas para hablar de museos

o       Plan Global de actuación sobre el arte contemporáneo (el 14 de diciembre, tres meses para su presentación al Parlamento)

 

Balance de la actuación del Gobierno: Continuismo, sin iniciativas dignas de interés

Necesidad de planificación del sector: inercia de muchos años

Necesita un ley: para ordenar el sector

         No presentaremos enmiendas a la totalidad

         La enmendaremos y mejoraremos vía parlamento

Museo de Navarra: languidece, falto de recursos humanos y materiales

Museo Oteiza: necesita una mayor proyección exterior

Museo Huarte: un replanteamiento global

 teOteiza

No hay iniciativa sobre el centro de arte contemporáneo

Se ha dejado pasar una oportunidad de oro: colección Beaumont

 

Tres grandes novedades de la legislatura

Museo del Carlismo: continua su andadura:

        – Iniciativa del Parlamento de Navarra

         Ubicación excelente

         Colección muy justa,

         Centro de documentación

         Jornadas sobre el carlismo, buen inicio

         Sólo cabe esperar que se inaugure cuanto antes y sea un elemento más del desarrollo de Estella, la merendad y Navarra

 

Museo Ciga y la escuela del Bidasoa:

         12 millones para el centro multifuncional de Lekaroz

         Iniciativa PSN:

o       Centro de reciclaje de idiomas

o       Museo Ciga y la escuela del Bidasoa

o       Moción aprobada por unanimidad. Debe concretarse el programa en tres meses

 

Museo Etnológico Julio Caro Baroja

         La gran actuación en esta legislatura

         Tenemos todas las condiciones para que sea uno de los grandes museos etnológicos de España

         Hay un proyecto museográfico sólido

         Una gran colección de piezas

         Una ubicación definitiva: Estella

 

Previsión inicial: Irache

Tras la decisión de instalar el Parador de Turismo, ubicación en San Benito

Con carácter provisional: nave en Merkatondoa, que visitamos el día 27 de febrero.

 

Queremos denunciar cuatro cosas

1.- El Museo necesita impulso: tiene otros novios

2.- Hay que dar los pasos en Estella para que sea irreversible, y no se están dando

3.- Denunciamos la pasividad del ayuntamiento y del gobierno para dar pasos en este sentido.

4.- Que sepamos, desde el 27 de febrero no hay novedades y el tiempo pasa muy deprisa

 

Intervención de María José Fernández: estado actual del expediente.

Pregunta oral en comisión sobre desarrollo de convenios de bibliotecas escolares

ROMÁN FELONES MORRÁS, parlamentario foral adscrito al grupo “Socialistas del Parlamento de Navarra”, al amparo de lo previsto en el Reglamento de la Cámara, artículos 182 y siguientes, realiza la siguiente PREGUNTA ORAL para ser respondida en la comisión correspondiente.

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 

El pasado día 8 de mayo, el portavoz del Cultura y Turismo del Grupo Parlamentario Socialista formuló una pregunta al Gobierno, contestada por el Consejero de Cultura y Turismo, sobre el grado de cumplimiento de la Ley Foral 32/2002, por la que se regula el sistema bibliotecario de Navarra.

La respuesta del Consejero, en la que daba por cumplida en buena medida la ley, contrasta con la visión de los profesionales de la red, personas vinculadas al sector, y la del grupo parlamentario mocionante.

El capítulo IV de la Ley está dedicado a las bibliotecas universitarias, escolares, de otros centros de enseñanza y bibliotecas especializadas. Dada la especial trascendencia de las bibliotecas escolares y su relación con las bibliotecas públicas interesa conocer el grado de cumplimiento del artículo 20.2 de la citada ley. En consecuencia:

 

TEXTO DE LA PREGUNTA

 

1.- Enumeración de los convenios firmados entre el Sistema de Bibliotecas Públicas de Navarra y el conjunto de bibliotecas escolares de la Comunidad Foral y los Centros de Apoyo al Profesorado y desarrollo reglamentario de dichos convenios.

 

                        Pamplona a 15 de mayo de 2008

 

 

 

                        Román Felones Morrás

                        Portavoz de Cultura y Turismo

Moción sobre desarrollo de la Ley Foral de Bibliotecas

                A LA MESA DEL PARLAMENTO DE NAVARRA

 

Roberto Jiménez Alli, portavoz del grupo “Socialistas del Parlamento de Navarra”, al amparo de lo dispuesto en el Reglamento de la Cámara, artículos 192 y siguientes, presenta para su debate y aprobación por el PLENO DEL PARLAMENTO DE NAVARRA, la siguiente MOCIÓN en la que se insta al Gobierno de  Navarra a desarrollar la Ley Foral de Bibliotecas.

 

                  EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 

 

El pasado día 8 de mayo, el portavoz del Cultura y Turismo del Grupo Parlamentario Socialista formuló una pregunta al Gobierno, contestada por el Consejero de Cultura y Turismo, sobre el grado de cumplimiento de la Ley Foral 32/2002, por la que se regula el sistema bibliotecario de Navarra.

La respuesta del Consejero, en la que daba por cumplida en buena medida la ley, contrasta con la visión de los profesionales de la red, personas vinculadas al sector, y la del grupo parlamentario mocionante.

Como tuvo ocasión de señalar el preguntante, un repaso de las competencias de la Administración de la Comunidad Foral de Navarra, contenidas en el artículo 3 de la misma, no deja lugar a dudas. Quedan por dictar buena parte de los reglamentos que rijan y desarrollen los diferentes aspectos del sistema bibliotecario de Navarra, previstos en el apartado a); está sin desarrollar el Mapa de Lectura Pública, previsto en el apartado b); está por desarrollar, revisar y actualizar la Cartera de Servicios del Sistema de Bibliotecas Públicas de Navarra, previsto en el apartado c); están por desarrollar los servicios de soporte del Sistema Bibliotecario de Navarra, previsto en el apartado d); y está por rediseñar el Plan estratégico de servicios bibliotecarios en el que se desarrollen las directrices generales en las actividades y prestación del servicio bibliotecario, se definan los objetivos a largo y medio plazo y se planifiquen los recursos necesarios para alcanzarlos, en el marco del Mapa de Lectura Pública y del resto de instrumentos de gestión, previsto en el apartado h).

A nadie se le oculta, por otro lado, la importancia de la actuación prevista para esta legislatura de la puesta en marcha de la Biblioteca y Filmoteca de Navarra. No obstante, esta actuación no sólo no exime al Gobierno de cumplir con sus obligaciones en este campo, sino que constituye un acicate adicional para dotar a Navarra de los instrumentos necesarios que permitan insertar el nuevo y gran espacio cultural en el marco del sistema bibliotecario de Navarra en su conjunto.

A la vista de todo ello, y transcurridos más de cinco años de la aprobación de la Ley, el Parlamento de Navarra insta al Gobierno a:

 

1º.- Presentar a la Cámara, para su conocimiento y debate, el Mapa de Lectura Pública previsto en el artículo 3 a de la Ley.

 

2º.- Desarrollar la Cartera de Servicios del Sistema de Bibliotecas Públicas de Navarra previsto en el artículo 3 b de la Ley.

 

3º.- Presentar a la Cámara el Plan estratégico de los servicios bibliotecarios en el que se desarrollen las directrices generales en las actividades y prestación del servicio bibliotecario, se definan los objetivos a medio y largo plazo y se planifiquen los recursos necesarios para alcanzarlos, en el marco del Mapa de Lectura Pública y del resto de instrumentos de gestión, previsto en el artículo 3 h de la Ley.

 

4º.- Establecer el 1 de octubre como fecha límite para la remisión al Parlamento del Mapa de Lectura Pública, la Cartera de Servicios, y el Plan Estratégico previsto en el artículo 3 de la Ley.

 

                        Pamplona a 15 de mayo de 2008

 

 

 

                        Roberto Jiménez Alli

                        Portavoz de “Socialistas del Parlamento de Navarra”

Virtuoso y artista

Permítanme que comience con una confesión de parte. Me gusta mucho la música, sobre todo la clásica. Y la disfruto de tres maneras bien distintas. La primera, en mi trabajo, a través de la radio, como compañía de fondo, sin una atención especial. La segunda, en mis horas de ocio, con una selección buscada de autores, obras y estilos distintos, dependiendo de mi ocupación o mi estado de ánimo. Me confieso de amplio espectro. Disfruto del gregoriano al siglo XX, y me esfuerzo por escuchar y comprender la música de nuestro tiempo con resultados no siempre satisfactorios. Pero hay una tercera manera, que me parece la más plena y fascinante: el concierto en directo, espacio y tiempo singular en el que a veces se produce la simbiosis autor-intérprete-público, meta y ensoñación de todo artista. Y hasta tal punto disfruto de esta tercera faceta, que me imagino mi jubilación, que por el momento no ambiciono, como una sosegada y casi interminable temporada de conciertos que complementaré con la lectura de la prensa, viajes, libros y paseos, además del disfrute de la familia y amigos, nietos incluidos.

Afortunadamente, en esta España nuestra, no es imprescindible vivir en Madrid o en Barcelona para gozar de la buena música. Y afortunadamente también, Pamplona ha dejado de ser una población de tercer orden en lo que a programación de conciertos se refiere. En los últimos lustros, el ciclo de la Filarmónica  -en otro tiempo lo más selecto, por no decir casi lo único existente-, comparte protagonismo con la temporada de abono de las Orquestas Sinfónicas de Navarra y de Euskadi, y las programaciones propias de Baluarte y de Gayarre, además de otras iniciativas institucionales. Y a la cantidad, verdaderamente encomiable, hay que sumar la calidad, con una sala renovada, el Gayarre, que sigue conservando el calor y el carácter casi familiar de un teatro a la italiana, y otra dotada de los más modernos sistemas, el Baluarte, aunque su sonido no acabe de resultar cuajado y redondo.

Pero a lo largo del año, aunque conciertos e intérpretes haya muchos, la música y el arte con mayúsculas solo aparecen en contadas ocasiones. Una de ellas ocurrió la semana pasada, con el recital del pianista polaco Krystian Zimerman, una de las cimas del piano actual.

La reflexión que sigue no es en modo alguno ni la crónica de un concierto, ni mucho menos una crítica musical. Aunque modesto y veterano aficionado, ni mis conocimientos me permiten adentrarme en complicadas veredas, ni pretendo competir  con quien es, precisamente en este medio, la referencia musical indiscutible.

Zimerman es para mí la quintaesencia del músico estudioso, perfeccionista y tenaz. Identificado con su instrumento, hasta el punto de viajar con su propio piano por las salas de conciertos de todo el mundo, Zimerman logra una comunión casi perfecta entre autor e intérprete. No cabe mayor claridad sonora, mayor autonomía melódica en cada una de las manos, y un diálogo más fructífero y fecundo que el expresado en la Partita de Bach. Estamos, sin duda, ante un virtuoso al que no se le resiste ninguna dificultad técnica. Pero en este caso, el virtuoso alimenta al artista, que es una dimensión superior. Ya sé que el Beethoven de Sokolov es más arrebatado, brillante y personal. Pero siempre me ha parecido que el ruso pone a Beethoven a su servicio, mientras que el polaco se pone al servicio del artista alemán. Incluso Szymanowski, un tributo comprensible a su patria, en su teclado parece un artista mayor.

Es ya la octava vez que disfrutamos de Zimerman, todo un lujo para Pamplona. Como comentaba con unos amigos en el descanso, hemos crecido y hemos madurado musicalmente con él. Sólo nos queda desear que sigamos envejeciendo juntos.  Ni que decir tiene que se lo contaremos a los nietos en la jubilación.

Diario de Navarra 15/5/2008

Una Historia distinta

El pasado miércoles, 23 de abril, celebramos el día del libro. Con tal motivo, la redacción de ADN Navarra me invitó a hacer una propuesta a sus lectores y  recomendarles un título. Después de pensarlo un poco, y suponiendo que los otros invitados se inclinarían mayoritariamente por la novela, como así sucedió, opté por un libro de historia. Y puesto que no tuve la oportunidad de explayarme y justificar las razones de la elección, aprovecho esta sección que comparto con ustedes para hacerlo. El libro se titula Historia de España desde el arte, y su autor es el bilbaíno Fernando García de Cortázar, uno de los historiadores más lúcidos de la generación actual y persona especialmente dotada para la síntesis y la divulgación.

Los títulos de historia general de España han proliferado mucho en el último cuarto de siglo. La transición política consolidó una etapa de revisionismo histórico, ya iniciada en las postrimerías del franquismo, que nos permitió pasar de una visión centralista y uniforme a otra acorde con los nuevos tiempos, visiones y saberes, más descentralizada y pluridisciplinar. Y hasta tal punto osciló el péndulo, que el nombre de España no solo se oscureció ante los nuevos planetas emergentes, las Comunidades Autónomas, sino que incluso desapareció en determinados ámbitos y escuelas, transmutado o tergiversado en eufemismos como el Estado español, el país, o el territorio, más propio de escritores con prejuicios que de historiadores con oficio y conocimiento. No obstante, las aguas empiezan a volver a su cauce y la insoslayable realidad de España, sin duda más compleja, periférica y plural que la de antaño, sigue siendo el eje sobre el que pivota buena parte del quehacer histórico.

Uno de los historiadores que, como buen jesuita, decidió no hacer mudanza en tiempos de turbación fue Fernando García de Cortázar. Desde su cátedra de Deusto, a la vera del Nervión, un lugar de privilegio para observar la difícil convivencia entre la burguesía y el proletariado, entre el nacionalismo vasco y el españolismo, supo articular una visión de España asequible y distinta, científica y militante a un tiempo. Suyos son títulos tan perspicaces y personales como Breve Historia de España, Historia de España: de Atapuerca al Estatut, Los mitos de la Historia de España, Atlas de Historia de España o Los perdedores de la Historia de España. En todas ellas el pueblo toma la palabra y con una prosa brillante y poética, y una extraordinaria capacidad de síntesis, traza procesos inteligibles, recorridos personales o colectivos esenciales y panoramas comprensibles al lector atento o al ciudadano interesado. Frente a otros autores, la aridez no es la amalgama de sus muchos saberes. Y la poesía, tan ausente de casi todos los historiadores de oficio, es una constante en sus obras hasta el punto de ser una más de las fuentes utilizadas en su investigación.

Pero Fernando García de Cortázar ha dado una vuelta de tuerca en su último libro. Ahora no es el documento escrito o la poesía el eje de su trabajo, sino la obra artística, sea arquitectura, escultura, pintura o artes aplicadas. A través de 500 obras ha evocado el discurrir de la historia y mediante títulos certeros y breves párrafos, poco más que largos pies de foto, algunos magistrales, va enhebrando sus trazos esenciales. No todo son virtudes: la selección artística es discutible, la aportación navarra está infravalorada – solo tres imágenes, y una errónea-,  y los textos son, tal vez, demasiado breves. Pero el afán divulgativo, la maestría desplegada y las pistas que contiene lo hacen sumamente recomendable. Y todo con un optimismo vital encomiable, resumible en este diagnóstico: “Con el estímulo de Europa, una España renacida ha enterrado para siempre a la España amortajada”.  Sin duda, un buen acicate y una oportuna lección de autoestima para los tiempos que se avecinan.

Diario de Navarra, 1/5/2008