Un testimonio estremecedor

Escribo estas líneas en la tarde del 24 de diciembre. El viento y la lluvia azotan las ventanas, invitando a centrar todavía más la atención en la familia, probablemente hoy más numerosa que nunca. Entre cazuelas y sartenes, las madres siguen sorprendiéndonos con esa receta tradicional que heredaron de sus mayores, mientras el resto de la familia charla en el cuarto de estar, cuenta sus vivencias y entretiene a los niños que merodean entre unos y otros. Muchos otros, tanto en la Navarra rural como la urbana, se han abrigado bien y rodeados de los más pequeños, han salido a la calle a recibir al Olentxero, que tampoco este año perdonará su venida pese al mal tiempo, acostumbrado como está a los rigores del invierno.

Pero esta tarde se notan especialmente las ausencias, las recientes y las menos recientes, las que son fruto de la coyuntura laboral o las que tienen el carácter definitivo de la muerte, sea ésta natural o buscada. Y a estas últimas me quiero referir, dedicando estas líneas a todas la víctimas navarras de ETA y a cuantos, presentes o ausentes, nos ofrecieron el pasado 13 de diciembre toda una lección de coraje y civismo, con motivo de la presentación  del libro “Relatos de plomo”, escrito por Javier Marrodán y un pequeño equipo de colaboradores.

Pese a los múltiples asesinatos perpetrados por la banda terrorista ETA, condensados en un texto sobrio y descriptivo, donde las fotos son tan expresivas como las palabras y la emoción solo se desborda en las entrevistas personales a los familiares, la sesión no arrojó ni un ápice de odio ni destiló sed alguna de venganza. Pero fue un contundente ejemplo de que las víctimas constituyen el mejor relato de los hechos, el baluarte más sólido contra el olvido y el acicate más efectivo a favor de la justicia y de la dignidad.

Pocas veces he escuchado un discurso tan coherente, tan bien hilvanado y tan sólido como el pronunciado por Javier Marrodán, coordinador de la obra. Él inició un crescendo que fue sumando enteros a medida que tomaron la palabra algunas de las víctimas. La primera, Carmen Imaz, hija de Joaquín Imaz, jefe de la policía armada y primera persona asesinada por ETA en Navarra, el 26 de diciembre de 1977. Fue la visión de una niña de 7 años que perdió a su padre y le cambió la vida. Y fue, triste es recordarlo, el recuerdo de una época urdida de miedos y silencios cómplices. Después tomo la palabra Íñigo Pascual, hijo de Ángel Pascual, ingeniero jefe de Lemóniz. Él mismo resultó herido en una mano cuando, con 17 años, intentó interponer una carpeta entre la pistola y su padre. Con voz entrecortada, pero firme, contó la férrea decisión de su padre frente a un atentado tan previsible: “creo firmemente en lo que hago y por lo que he luchado”. Y finalmente, Inmaculada Jiménez, hija del promotor inmobiliario Jiménez Fuentes, secuestrada y amordazada junto con su madre, mientras a su padre querían matarlo en la habitación de al lado. “Un día te levantas y esa misma noche te acuestas en otra ciudad, sin tus amigas, sin tu colegio, sin tu vida”. La reacción del auditorio fue la misma: silencio fervoroso, congoja interior y explosión de aplausos que eran a la vez agradecimiento, perdón y solidaridad por tantas horas pasadas a solas sin el apoyo de las instituciones y de la sociedad. Porque este apoyo fue primero escaso, alentado por asociaciones y grupos de ciudadanos beneméritos que proclamaban su solidaridad en medio de la nada; más nutrido posteriormente, cuando la ciudadanía comenzó a tomar conciencia de que el problema nos afectaba a todos; y un clamor al final, con el consiguiente, pero todavía insuficiente, cese definitivo de las armas.

Ahora nos queda el relato. Un hueco que el entorno terrorista pretende  llenar con una historia sesgada en la que se confundan víctimas y verdugos. Por eso el libro y los testimonios son tan importantes. Dejan perfectamente claro quiénes fueron las víctimas y quiénes los verdugos. Y esto, con doctrina Parot o sin ella, no hay quien  lo borre.

Diario de Navarra, 26/12/2013

Anuncios

15 días decisivos en mi vida

Cuando esta tarde del 22 de diciembre he mirado la última entrada del blog, me he sorprendido al ver que es del 9 de diciembre, hace casi 15 días. ¿Qué ha sucedido para que, en contra de mi cadencia habitual, dos o tres entradas por semana, ésta haya tardado 15 días? Muchas cosas, que rápidamente paso a enumerar.

Tras comprobar la falta de candidato de consenso para optar a la presidencia del Consejo Social de la Universidad Pública de Navarra, tomé la decisión de optar a dicho puesto. Y comenzaron dos semanas de vértigo. Hablé con Roberto Jiménez, recibí su apoyo incondicional y comencé una serie de contactos con los 18 miembros que componen el Consejo Social. Encontré eco positivo en la mayoría, aunque la condición de parlamentario y presidente del PSN-PSOE fuera una reticencia evidente en buena parte de ellos. Lo que no contaba era con la animadversión de importantes instituciones de Navarra que creía ingenuamente que verían con buenos ojos mi participación. Como le dije a una de ellas, confieso que tengo muchos defectos, pero también una virtud: soy inasequible al desaliento cuando tengo un objetivo claro, y éste lo estaba.

La elección no resultó fácil. La holgada mayoría absoluta prevista y trabajada, quedó reducida a un voto en la primera votación, y a dos votos en la segunda. No eran esas mis cuentas, pero las elecciones con voto secreto deparan estas sorpresas. Nada nuevo bajo el sol.

Accedo al cargo con ilusión y muchas ganas de trabajar. Antesdeayer  pedí la jubilación como funcionario docente, tras 37 años de servicio público, que me ha sido concedida para el 20 de marzo. Esa misma mañana tomé posesión de la presidencia en un sencillo acto en la UPNA, en presencia de la presidenta del Gobierno de Navarra, el consejero de Educación, el presidente saliente y el secretario general del Consejo. Fiel al compromiso adquirido, aunque no exista incompatibilidad legal, a finales de enero dejaré la presidencia del PSN-PSOE y el mismo día que reciba la jubilación, dado que yo vivo de mi trabajo, dejaré también mi puesto en el Parlamento de Navarra.

Atrás quedará una vida de ida y vuelta dedicada a mis dos pasiones: la docencia y la política, porque la tercera la he podido mantener siempre, la familia. Y comenzará una nueva, en la que no pretendo otra cosa que servir a la UPNA y a Navarra con lealtad institucional e independencia de criterio.

Por supuesto, el blog continuará, supongo que con mejor atención y cadencia. Espero que estas líneas ayuden a entender el lapsus habido. ¡Felices Navidades para todos!

El jardín de las dudas

SabaterCreo haber leído este libro hace varios años, en una época en que el insomnio se apoderó de mí y los libros acompañaron mi duermevela. No es la situación en el momento presente, ya que, en la cama, el libro me dura apenas unos minutos.

En todo caso, aunque Fernando Savater sea brillante, ocurrente y lúcido, el libro me ha gustado, pero no me ha entusiasmado. Domina el tema, la Ilustración es una de sus referencias más queridas y Voltaire uno de sus autores favoritos. Pero el libro, articulado en un epistolario entre el filósofo y una señora francesa afincada en España,  resulta un tanto artificial y rebuscado.

Abundan las frases ingeniosas, los momentos lúcidos y las reflexiones de interés. Y su pluma ágil no permite que las cartas se hagan excesivamente monótonas ni aburridas. ¿Qué hubiera hecho hoy Voltaire, un hombre de salud frágil, que sin embargo escribió más de 20.000 cartas, dirigidas a todo tipo de personajes públicos y privados? Sin duda que estaría en la red y la utilizaría para agrandar su imagen y expandir su pensamiento.

El libro fue finalista del premio Planeta 1993.

SAVATER, F., El jardín de las dudas, Planeta, Barcelona, 1993

Un texto subversivo

Treinta y cinco años después, la Constitución Española de 1978 sigue siendo un texto subversivo. Vean, si no, lo que señalan algunos de sus artículos:

Art. 1

1.- España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

Art. 10

1.- La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social.

2.- Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce, se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificadas.

Art. 14

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Art. 35

1.- Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

Art. 40

1.- Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica. De manera especial realizarán una política orientada al pleno empleo.

Art. 47

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada.

Podíamos seguir, pero con esto es ya suficiente. Tal vez sea oportuno reformar la Constitución, pero más oportuno, urgente y necesario, es cumplir el actual mandato constitucional.

Un ejemplo de superación

Hoy he asistido a la entrega de la Medalla de Oro de Navarra a la ONCE. El acto ha sido entrañable y la ovación que han recibido los representantes de la institución, en el momento de recibir el galardón, es la más nutrida y sonora que recuerdo. Como reconocimiento a la ONCE, con un galardón tan trabajado como merecido, reproduzco el artículo que publiqué hace unos días.

Esta semana comienzan los actos conmemorativos del Día de Navarra. La ley foral que lo instituyó señala como objetivos esenciales de la celebración “el fortalecer la concordia, la solidaridad y la conciencia de hermandad en una serie de actos que simbolicen la unidad y la identidad en un proyecto histórico común y permitan exaltar de manera señalada la personalidad del territorio, de su cultura y de sus gentes”. En línea con lo enunciado, el acto central de la celebración institucional lo constituye la entrega de la medalla de oro de Navarra, el máximo galardón que otorga la Comunidad a personas, colectivos o instituciones. Este año 2013 la distinción, muy merecida, ha recaído en la Organización Nacional de Ciegos de España, la ONCE, en reconocimiento a su importantísima labor de integración de personas con discapacidad.

El colectivo está formado en Navarra por 805 afiliados. Todos son merecedores de la distinción y a todos pertenece, pero me van a permitir que la personalice en un joven, excepcional por muchas razones, que constituye un ejemplo de superación digno de ser  contado, elogiado e imitado. Para los aficionados a la música culta, la estampa de un joven ciego con sus gafas oscuras, impecablemente vestido, que camina del brazo de su madre, es una imagen habitual en las salas de conciertos. Se llama Xabier Armendáriz, tiene 25 años, es licenciado en LADE Grupo Internacional en la UPNA, con premio extraordinario fin de carrera. Es también titulado superior en Piano por el Conservatorio Superior de Música de Navarra y estudiante de musicología del mismo centro. Entre otros reconocimientos ha recibido el premio literario Prometeo, la beca para participar en el Aula Ortega y Gasset de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, y la beca de la fundación Universia del Banco de Santander por su trayectoria. Domina el inglés, el francés y el alemán, y ha realizado estancias en otros países como Canadá, Inglaterra y Alemania donde realizó el curso 2009-2010 como estudiante Erasmus. Ese mismo curso obtuvo el premio Erasmus, incluyéndose su experiencia en el libro conmemorativo de los 25 años de existencia del programa.

Su faceta como músico abarca la interpretación, la creación, la divulgación y la crítica musical. Y arrestos no le faltan, ya que desde febrero de 2012, es el crítico musical en el Diario de Navarra, sustituyendo en su función al exigente, temido, cultísimo y añorado Fernando Pérez Ollo.

¿Y cómo vive un joven como Xabier Armendáriz su peculiar situación vital? Él mismo nos lo cuenta en su blog “Música clásica en Pamplona”, en una entrada que es una verdadera declaración de principios, titulada “Ser ciego”. “Ser ciego es un reto continuo porque me obliga cada día de mi vida a adaptarme a un mundo que está preparado para los que ven (…) Pensando en positivo: no podemos dejar pasar la vida sin más, habrá que aprovecharla a tope para compensar. Los ciegos podemos hacer muchas más cosas que las que la gente generalmente imagina, si cuenta con un poco de apoyo. Tu apoyo (…) Piensa cómo serías tú si dejaras de ver. Para compensar tu torpeza te concentrarías más, pero tu coeficiente intelectual no cambiaría. Para obtener más información de todo lo que te rodea prestarías más atención a los demás sentidos, pero no adquirirías poderes sobrenaturales. Tendrías más miedo, pero lo superarías para poder vivir, porque si te quedas bloqueado y te encierras en casa tu vida se limitaría. ¿Te haces una idea, verdad? Vale, pues lo mismo me ha pasado a mí. Soy más vulnerable que los otros chicos de mi edad que ven, necesito ayuda porque hay muchas barreras arquitectónicas y también sociales que son más difíciles de superar. Tengo que adaptarme y lo hago porque me compensa vivir, aunque tenga que asumir más riesgos”.

Tras escuchar estas palabras, solo nos queda felicitar a la ONCE y a Xabier por la medalla, acompañarles y gritar todos juntos ¡Qué bello es vivir!

Iniciativas parlamentarias de noviembre

Vista del paisaje de viñedos Rioja

Siguiendo la costumbre iniciada este curso, enumero las iniciativas parlamentarias registradas en el mes de noviembre. Esta es, junto con la presencia en el pleno y las comisiones, una de las funciones básicas de todo parlamentario: el control y el impulso al gobierno.

1.- Comparecencia en comisión de Lourdes Goicoechea, vicepresidenta del gobierno, para dar cuenta del estado de situación y perspectivas del área de iniciativas culturales, educativas y económicas de alto nivel de Lekaroz.

2.- Pregunta oral en comisión al consejero de Cultura sobre si el Gobierno de Navarra tiene intención de proceder y en qué fecha a la supresión de la Fundación para la Conservación del Patrimonio Histórico de Navarra (FCPHN), tal como demandó mayoritariamente la Cámara en una sesión anterior.

3.- Moción en comisión en la que se insta al Gobierno de Navarra a enviar a la Cámara el Plan demandado en la moción de 26 de junio de 2013, para dar a conocer la música creada por autores navarros.

4.- Comparecencia del consejero de Cultura para dar cuenta de las gestiones realizadas para dar cumplimiento a la moción relativa a la declaración de los espacios de la Denominación de Origen Rioja como Patrimonio Cultural.

5.- Sesión de trabajo en la que comparezcan los alcaldes de Andosilla, Aras, Azagra, Bargota, Mendavia, San Adrián, Sartaguda y Viana, municipios que forman parte de la Denominación de Origen Rioja, a fin de ofrecer su visión respecto a la candidatura presentada ante la UNESCO para la declaración del paisaje de viñedos Rioja como Patrimonio Cultural.