Pregunta oral a Pleno sobre política de Publicaciones

Exposición de Motivos

De acuerdo  con los datos facilitados por el Gobierno de Navarra a una pregunta de este parlamentario sobre objetivos pretendidos en la política de publicaciones y relación pormenorizada de publicaciones realizada por cada departamento y organismo afecto en 2011, el Gobierno de Navarra realizó un gasto de 729.581,96 euros, distribuyéndose como sigue:

Educación: 61.195 euros

Asuntos Sociales: 20.563 euros

Cultura y Turismo: 218.488  + 84.315 euros

Desarrollo Rural: 3.619

Economía y Hacienda: 53.734 euros

Industria y Tecnología: 261 euros

Innovación, Empresa y Empleo: 17.971 euros

Otros: 1198 + 28.969 euros

Obras Públicas: 15.703 euros

Política Social: 6311 euros

Presidencia: 229 + 21.845 euros

Relaciones Institucionales y Portavoz: 158.124 euros

Salud: 37048 euros

Esta cifra global se distribuye en los siguientes formatos:

Libros: 69

Publicaciones periódicas: 18

Folletos: 146

Audiovisuales: 10

Otros: 118

A la vista de la dispersión e irregularidad de las mismas, y teniendo en cuenta la actual situación económica y presupuestaria por la que pasa la Comunidad, se pregunta:

 Texto de la pregunta

¿Considera el Gobierno de Navarra razonable la cantidad empleada en la citada política de publicaciones?

¿Tiene previsto realizar algún cambio tanto en el número de publicaciones como en los criterios para llevarlas a cabo?

Pamplona a 5 de octubre de 2012

Román Felones Morrás

Portavoz de Cultura y Turismo

Puedes seguir el desarrollo del debate  (punto nº 12 del orden del día) en la siguiente dirección: http://www.parlamentodenavarra.es/47/section.aspx/viewvideo/4559

Anuncios

Una orquesta apabullante

Hay orquestas en las que con el primer acorde resulta suficiente para conocer la calidad de la misma. El pasado domingo, cuando sonaron los primeros compases del allegro ma non troppo del concierto para piano y orquesta nº 2 de Brahms, vivimos unos de esos momentos. Y esa ductilidad y maleabilidad, esa sensación de estar ante una orquesta en la que las familias rivalizaban en calidad formal, se mantuvo de principio a fin en un programa de gran exigencia.

La primera obra, el concierto de Brahms, reúne lo mejor del sinfonismo posromántico y eleva las cotas del concierto para piano y orquesta a una de las cimas del género. La segunda, la sinfonía nº 10 de Shostakovich, resulta apabullante en su lectura y contrastes y exige pulso firme, fuerza interpretativa y calidad global, sobre todo en los metales.

La orquesta, una gran orquesta, brilló en Brahms y deslumbró en Shostakovich. Y buena parte del mérito, además de a los músicos, le corresponde al director titular, Vasily Petrenko. En él se unen cualidades dignas de tener en cuenta: buena planta, juventud ya madura y una gran escuela. Dirige con sobriedad, dominio y conocimiento, y la orquesta parece seguirle con entusiasmo.

Joaquín Achúcarro, bien conocido del público pamplonés como asiduo visitante de la Sociedad Filarmónica, sigue siendo un gran pianista. Es verdad que el concierto de Brahms lo puso al límite de sus posibilidades, pero la musicalidad, el fraseo sentido y la verdad que destila brillaron una vez más, con el mérito añadido de una edad que ya avanza. El nocturno de Grieg, que nos regaló como propina, fue una delicia y un ejemplo de esa honda musicalidad que señalábamos.

Gran tarde la del domingo. Y ya van varias este año. Solo cabe desear que la crisis presupuestaria, que un año más parece que va a cebarse en la cultura, no nos impida seguir disfrutando de veladas como esta.

Jesús Laguna

Ayer, de forma repentina, falleció Jesús Laguna Peña a la edad de 72 años. Lo conocí hace ya muchos años, en 1983, al poco de ocupar yo el cargo de Director Provincial de Educación. Yo era un joven comprometido y progresista, que no tenía más bagaje que el haberme atrevido a presentarme a la dirección de Irubide frente al candidato de Herri Batasuna y haberle ganado. Recuerdo que en aquellos días me avergonzaba un poco de la corbata y la llevaba casi siempre estrechita y con el botón suelto. Frente a mí se presentó un impecable señor, con corbata y pañuelo en la solapa, como Dios manda, que era inspector de educación y acababa de llegar del extranjero. Evidentemente, aunque nos unía la educación, nos separaba un mundo: su familia, educación y valores se correspondían con los de la derecha ilustrada, entonces llamada centrista. Sin embargo, nada impidió que pudiéramos tener una relación afectuosa y afable y de mutuo respeto. Jesús, amigo de la buena vida y del trabajo, aunque sin apasionamiento, circuló políticamente entre el sindicalismo gremial de los inspectores y la militancia política en partidos minoritarios: el partido reformista de Roca y el CDS. Él, que era vivaz y socarrón, contaba cómo al ofrecerle Miguel Sanz la consejería de Educación, le advirtió que tuviera cuidado, porque partido en el que entraba, partido que desaparecía.

Su paso por Educación y Cultura no fue especialmente relevante, pero tampoco tuvo especiales problemas que lidiar: conocía la educación, disponía de un buen presupuesto y tenía como director general a Santiago Arellano, que se encargada del día a día de la gestión. Lo mismo en Cultura. La presencia de Juan Ramón Corpas le eximía de dedicarse a una gestión que el director general ejercía con diligencia. Él se dedicaba a la representación, importante en la vida de un Consejero.

En los últimos años, tras su paso por el Senado,  hemos coincidido en el Baluarte, dada la afición de ambos por la música clásica. Y hace escasos meses compartimos el único acto conjunto de los cinco consejeros de Cultura que ha tenido la Comunidad en los últimos 25 años, coincidiendo con la misma efemérides de los Amigos de Camino de Santiago de Navarra. Precisamente ayer, poco de antes de enterarme de su fallecimiento, le eché en falta en su butaca habitual, dado el magnífico concierto que pudimos disffrutar con la Filarmónica de Liverpool.

Descanse en paz Jesús Laguna Peña, docente, inspector y gestor educativo. También a él le corresponde una parte de lo que de bueno pueda haber en el balance educativo de Navarra en los últimos lustros.

Docentes comprometidos

Navarra disfruta, globalmente hablando, de un buen sistema educativo. A ello han coadyuvado múltiples factores a lo largo de los últimos 30 años: preocupación en familias y sociedad, colaboración leal entre administraciones no siempre del mismo signo político, acuerdo de fondo entre los dos grandes partidos para una financiación global desde los 3 a los 18 años, programa continuado de construcción de centros escolares, preocupación efectiva por el perfeccionamiento del profesorado,  presupuesto globalmente suficiente y en determinadas épocas incluso generoso, y creación de la UPNA serían algunos de ellos. El resultado se ha concretado en una red equilibrada de centros públicos y concertados, que abarca desde la educación infantil hasta la universidad, pasando por primaria, la ESO, el bachillerato y los ciclos formativos de grado medio y superior. Y todo ello, en un sistema complejo en el que tienen cabida las dos lenguas de la Comunidad y una presencia cada vez más relevante del inglés en el currículo ordinario de los centros. Así lo reflejan los informes internos y externos -PISA es el más conocido-, que sitúan al sistema navarro en el grupo de  cabeza de las regiones españolas, aunque todavía a prudente distancia de las regiones europeas de PIB semejante al nuestro, que deben ser nuestra referencia.

Este cuadro de situación, que algunos tacharán de demasiado optimista, es válido todavía hoy,  a comienzos del curso 2012-2013. Y lo es, pese a que en el último lustro las condiciones laborales del profesorado han empeorado objetivamente: la pérdida de poder adquisitivo se aproxima al 15% como consecuencia de las sucesivas rebajas o congelaciones de sueldo, el número de alumnos por aula ha aumentado de forma generalizada así como el número de horas de docencia directa y, por primera vez en muchos años, en el curso ahora iniciado los escolares han crecido en Navarra un 2%, mientras que los docentes han disminuido un 4,6%. Todo ello sin contar el relajamiento evidente de las normas de convivencia, fruto del contexto social de la sociedad en la que vivimos, que afecta de forma especial a determinados tramos del sistema como la ESO, con el consiguiente desgaste físico y psíquico del profesorado de este nivel.

¿Quién sostiene, por tanto, el sistema? Por supuesto, la sociedad en su conjunto y la administración municipal y foral, pero sobre todo el profesorado. Dar más por menos habla mucho y bien de un colectivo acostumbrado a trabajar en condiciones difíciles y a solventar los múltiples problemas, unos propios y otros impropios, que la sociedad compleja en la que vivimos proyecta sobre la escuela.

Todos los días, en centros públicos o concertados, urbanos o rurales, masificados o reducidos, vuelve a producirse el mismo milagro. Toca el timbre, el profesor o profesora entra en el aula, cierra la puerta y la interacción educativa se hace realidad. Como en la vida y en la misma sociedad, entre el alumnado y el profesorado los hay mejores y peores, pero la educación es de todos y para todos.

Y sorprende todavía más que una minoría inasequible al desaliento, llena de vocación y entusiasmo, trascienda su honrosa tarea docente en el aula e innove. Y que lo haga aquí, entre nosotros, y en todo tipo de centros. A los que estén interesados en el proceso les recomiendo una publicación disponible en el siguiente enlace de internet: https://sites.google.com/site/seminariodeinnovacioneducativa/publicacion-2

En ella, los profesores del Departamento de Psicología y Pedagogía de  la UPNA,  Reyes Berruezo y Francisco Soto, recogen algunas de las mejores experiencias presentadas en el I Seminario de Innovación Educativa, celebrado el pasado febrero en la propia universidad como un foro de reflexión para que los estudiantes de Magisterio pudieran conocer de boca de los docentes en ejercicio dichas experiencias.

Reconforta saber que, pese a todo,  la educación de nuestros hijos está en tan buenas manos.

Diario de Navarra, 19/10/2012

No todas las crisis son iguales

Niños congoleños en un campo de refugiados

El pasado 5 de octubre, los responsables de la Coordinadora de ONGS de Navarra comparecieron en la Comisión de Convivencia y Solidaridad del Parlamento de Navarra a iniciativa del PSN-PSOE para explicar la evolución y la situación en la que se encuentran en estos momentos de crisis y sus repercusiones.

En mi breve intervención para presentar la iniciativa, he realizado un breve apunte histórico para enmarcar la cuestión. El principio de solidaridad es inherente al ser humano y en Navarra se ha ejercido tradicionalmente mediante acciones religiosas y humanitarias, que no son necesariamente incompatibles. Con el sistema democrático emergió una nueva conciencia: la solidaridad se convirtió en obligación moral de los Estados y así quedó plasmado en sus legislaciones (0,7%) y sus presupuestos. En este contexto eclosionan las ONGS. España y Navarra se suman a este proceso y el Parlamento de la Comunidad lo concreta en dos acciones: partida presupuestaria creciente y aparición de la Comisión de Convivencia y Solidaridad Internacional.

La crisis ha hecho su irrupción en Navarra de forma drástica, y en pocos años hemos pasado de 10.000 a 50.000 parados. Y los recortes parecen inevitables. Pero no conviene perder la perspectiva: ¿nuestra crisis es su crisis? Para nosotros se concreta en peores condiciones de vida, para ellos en la estricta supervivencia.

He dado las gracias por su presencia y su acicate. He pedido que seamos la punta de lanza de la solidaridad y les he instado a ellos a que nos ayuden en este cometido.

Quique Abad, como presidente de la coordinadora, hizo una referencia histórica a la cooperación en Navarra. Resumo su intervención en una sola frase: se está perdiendo el espíritu fundacional, especialmente exitoso en nuestra Comunidad. Su compañera Patricia, se encargó de poner cifras a los programas afectados. Los recortes desde 2010 a 2012 han descendido un 12% y este año han experimentado un descenso del 30%, en concreto 2,3 millones de euros menos. Esto tiene unas consecuencias terribles para las gentes del Sur, ya que 270.000 personas se beneficiaban de los programas previstos.

La intervención de los grupos ha ahondado en la reflexión. Es preciso parar la sangría y tratar de recuperar los objetivos perseguidos en años anteriores. Esperemos que los presupuestos de 2013 deparen buenas noticias para el sector. Un euro nuestro se multiplica por cien en las buenas manos de los sinceros cooperantes.

Moción a Comisión sobre programa de visitas a edificios BIC

  

Interior de la restaurada iglesia de San Pedro de la Rúa

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La Comunidad Foral de Navarra ha conformado, a lo largo de su historia, un singular patrimonio cultural. De su defensa, cuidado y mejora se ha ocupado, desde su fundación en 1940, la Institución Príncipe de Viana. De entre toda la normativa que rige sus actuaciones, resaltan dos leyes especialmente importantes: la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español y la Ley Foral 14/2005, de 22 de noviembre, del Patrimonio Cultural de Navarra.

Los retos y necesidades del nuevo siglo y la obligación de abrirse a los nuevos horizontes aparecidos y contrastados en los últimos lustros, exigen una lectura renovada de las actuaciones en el ámbito del Patrimonio Cultural. En consecuencia, la nueva política de restauración patrimonial debe estar ligada a un trabajo de promoción y educación que permita un mejor uso y disfrute del patrimonio de Navarra por parte de toda la ciudadanía.

Eso implica una política más ambiciosa que, sin perjuicio de los usos propios y específicos del edificio en cuestión, permita rentabilizar mejor las inversiones efectuadas, acercar a nuevos públicos, estudiantes y tercera edad entre otros, al uso y disfrute del hecho artístico, y convertir al monumento en cuestión en motor de actividad cultural y turística para la zona. Todo ello, siguiendo las pautas más actuales en materia de divulgación, como lo acreditan ejemplos de otras administraciones que se mueven en esta onda.

Sin embargo, algunos datos conocidos no apuntan en la dirección indicada. Uno de los últimos edificios rehabilitados integralmente, la iglesia de San Pedro de la Rúa, apenas ha experimentado novedades, limitándose las visitas a un convencional recorrido por el interior del templo, resultando imposible el acceso a lugares de gran interés, tras la actuación emprendida.

Otro tanto sucede con el conjunto monumental de Ujué. En una carta al director,  publicada en la sección correspondiente de un periódico regional, aparecida el martes 21 de agosto de 2012, Mikel Burgui relata: “En 1970, llaves en mano, atendíamos a los visitantes en cuanto llegaban. Ahora el visitante llega a Uxue y no lo recibe nadie (…) Esto hay que mejorarlo. Quien tenga potestad que actúe”

Dado que los ejemplos enumerados no son los únicos existentes, se propone:

TEXTO DE LA MOCIÓN

1.- El Parlamento de Navarra insta al Gobierno de Navarra a presentar en la Cámara, antes del 31 de diciembre, un  Plan de visitas turístico-culturales para el año 2012 que contenga los siguientes extremos:

1º.- Edificios declarados Bien de Interés Cultural (BIC) que sean gestionados por el propio Gobierno de Navarra. Plan concreto de actuación, con especial referencia a nuevos grupos de interés, tercera edad y estudiantes, entre otros.

2º.- Edificios declarados Bien de Interés Cultural (BIC), que hayan sido objeto de inversiones sustanciales en la última década, y sean gestionados por otras instituciones. Aspectos básicos del convenio que garanticen el programa de visitas previsto.

3º.- Otros edificios que sin ser declarados Bienes de Interés Cultural, gocen de aprecio y consideración y merezcan tener un programa específico de visitas.

2.- El Parlamento de Navarra insta al Gobierno de Navarra a disponer los recursos necesarios, en la medida que lo permitan las disponibilidades presupuestarias, para incentivar la actuación propia o la suscripción de convenios que hagan posible el desarrollo del citado Plan.

 Pamplona a 29 de agosto de 2012

La moción fue debatida en comisión el día 9 de septiembre de 2012 y fue aprobada por unanimidad. Puedes seguir el contenido del debate en la siguiente dirección: http://www.parlamentodenavarra.es/47/section.aspx/viewvideo/4483

Juntos de excursión

El pasado 6 de octubre, los ayuntamientos de Oteiza y Villatuerta programaron su segunda actuación conjunta en materia cultural: un viaje a Oña y Burgos. La iniciativa no tiene aparentemente mayor enjundia, pero encierra un mensaje importante para el futuro. Los municipios pequeños están llamados a unir sus esfuerzos para enfrentar el futuro con un mínimo de garantía. Y esto, en todos los órdenes: el administrativo, el económico, el deportivo y el cultural.

Por eso, aunque con dificultades, hay que saludar la iniciativa de los dos munícipes, José Angel Bermejo y María José Fernández, para iniciar un camino que tenemos que recorrer juntos. No es fácil, pero merece la pena el intento.

35 personas, 25 de Oteiza y 10 de Villatuerta, madrugamos y a las 10, 30 de la mañana ya estábamos en Oña, dispuestas a visitar la exposición “Las Edades del Hombre”, dedicada en esta ocasión al monacato, en el milenario del monasterio del mismo nombre. Tras una explicación histórica a la puerta del cenobio, pudimos contemplar detenidamente las 138 piezas que la Fundación había seleccionado en esta ocasión procedentes mayoritariamente de las diócesis de Castilla y León. Entre ellas, pinturas de Pedro de Berruguete, Ribera, Zurbarán, Goya y Vázquez Días; esculturas de Alonso de Berruguete y Gregorio Fernández; y fotografías espléndidas del fondo de la Universidad de Navarra. Y todo ello, en el formidable y complejo marco de la iglesia y anexos del propio monasterio, un conjunto de primer orden, rehabilitado en parte para la ocasión.

No olvidamos recordar, una vez más, a Sancho el Mayor, presente en su sepulcro de madera entre la dinastía condal de Castilla.

Tras un cómodo viaje a la capital, pasando por Briviesca y Atapuerca, y una agradable comida en familia en la popular calle de San Lorenzo, la tarde la dediqué a visitar en solitario el nuevo Museo de la Evolución Humana, un formidable complejo, obra de Juan Navarro Baldeweg,  recientemente inaugurado. El continente es espectacular, en línea con la arquitectura limpia y blanca del cántabro. El contenido, más complejo e irregular, también me resultó de gran interés. Solo le encuentro una pega. Como otros muchos complejos culturales de nuestro país, se trata de un edificio hecho en época de abundancia que deberá ser gestionado en época de escasez. Ahí está el reto y la dificultad.

Tras un paseo por el Burgos  renovado en los últimos lustros, en una tarde casi veraniega, volvimos a casa cansados y satisfechos. Esperemos que se consolide la costumbre y la cultura sea también un nexo de unión de dos pueblos que están obligados a entenderse.