Viaje a Normandía y Bretaña. Dos joyas de la Francia menos conocida, Angers y Le Mans (II)

IMG_5720

Vista exterior del castillo de Angers, con los fosos convertidos en floridos jardines

Tras hacer noche en un hotel junto a la estación, la mañana la dedicamos a conocer Angers, ciudad cabeza del ducado de Anjou, de singular importancia en la historia de Francia. Alfonso de Borbón, el remoto aspirante, todo hay que decirlo, al trono de Francia por parte de los legitimistas, ostenta el título de duque de Anjou.

Situada a orillas del Maine, dos promontorios naturales señalan la ubicación de los dos grandes centros de poder, el civil, con el castillo-fortaleza, y el religioso, representado en la catedral.

IMG_5727

Interior de la capilla del castillo, ejemplo del gótico angevino de principios del siglo xv

El castillo-fortaleza es una imponente edificación levantada a partir del siglo IX y que perdura en su desarrollo hasta bien avanzado el siglo XVI. Rodeada de un profundo foso convertido en cuidado jardín, conserva edificaciones de interés, como la capilla levantada a comienzos del siglo XV en estilo gótico angevino y una obra excepcional: el tapiz del Apocalipsis, relato del último libro neotestamentario y reflejo a su vez de la vida en el siglo XIV, época en la que se tejió. Compuesto por seis tapices de seis metros de alto y 23 de largo, fue encargado por Luis I de Anjou en 1375 y elaborado en siete años. Exquisito, de impecable factura, es todo un reflejo de la sociedad de la época y una crónica animada del discurrir de una corte ilustrada y aficionada al arte.

Deambulando por callejas con encanto nos acercamos a la catedral, imponente edificio que se levanta entre los siglos XII al XVI. En una explicación a dúo, Trinitat y yo intentamos subrayar la complejidad de un edificio de una sola nave con un potente desarrollo en el crucero y el ábside. Vidrieras, órgano, púlpito, altar y sillería nos permiten comentar aspectos variados de la vida de una catedral.

IMG_5718

Vista exterior de la catedral de Angers, edificio en el que conviven los estilos románico y gótico

La salida de Angers nos permite apreciar el buen desarrollo urbanístico de la ciudad, con un tranvía en construcción, un río bien integrado y nuevos espacios urbanos cuidados, muy en línea con la Francia ordenada y limpia de la que tanto tenemos que aprender.

IMG_5735

Entrada al circuito de Le Mans, días antes de que Fernando Alonso se proclamara campeón mundial de resistencia

El viaje de Angers a Le Mans continúa a través de la planicie francesa. Entramos en la ciudad por la carretera del circuito, a fin de ojear al menos el espacio en el que se desarrollan las 24 horas de Le Mans, un hito en el mundo del automovilismo. Todavía recuerdo una anécdota que me ocurrió en los primeros años setenta. Hacía autostop camino de París, cuando me cogieron unos jóvenes. Pregunté a dónde iban y me dijeron que a Le Mans. Ponderé su catedral y ellos me contestaron que no conocían ninguna catedral, lo que les interesaba era el circuito. Más de 40 años después, voy a tener la oportunidad de verlo, siquiera de lejos.

IMG_5739

Nuestro restaurante no podía estar mejor ubicado. ¡Lástima que el menú no estuviera a su altura!

Si Angers y su casco urbano nos ha causado una excelente impresión, no le va a la zaga Le Mans, aunque el inicio haya sido accidentado. En la nueva plaza de Jacobins, recientemente urbanizada, se levanta la enorme catedral. Allí, al pie de la misma, con unas vistas que presagiaban lo mejor, tuvo lugar el almuerzo. Pero el contundente segundo plato resultó un fiasco y tuvimos que cambiarlo para evitar una posible intoxicación. Las eficaces oficios de Trinitat salieron a relucir una vez más y todo acabó en un incidente sin importancia.

IMG_5741

La imponente mole de la cabecera de la catedral de Le Mans incluye los mejores elementos del gótico

Y de allí, a la catedral. ¡Y qué catedral! Compleja, imponente e inmensa, en una simbiosis de los estilos románico y gótico, ambos de gran calidad. Creo que no desmerece de las grandes catedrales del noreste de Francia que visitamos el año pasado, aunque a ésta le falta la homogeneidad de otras. Pero las tras naves del románico, las vidrieras del transepto y el alto y elegante ábside quedarán en mi memoria como uno de los hitos artísticos de Francia.

Le Mans tiene un hermoso y bien conservado casco antiguo que no presenta la degradación que padecen buena parte de los nuestros. Hermosas casonas de madera labrada, tiendas especializadas, pequeños restaurantes y locales de artesanía, componen un conjunto de gran interés. En una de las plazas, presidida por el Ayuntamiento, nos tomamos una cerveza ante de tomar el autobús. Para sorpresa de todos, Elvis Presley nos esperaba en el baño y nos ofrecía una de sus canciones en nuestra breve estancia.

IMG_5746

Los enormes ventanales del crucero  nos hablan de la proeza técnica del conjunto

De nuevo la salida de la ciudad nos permite apreciar el buen urbanismo francés. Parques y jardines cuidados, un río integrado y un tranvía funcional.

IMG_5762

Vista de la calle principal del casco histórico de Le Mans, hoy dedicada a artesanía y restauración

De Le Mans a Caen seguimos un paisaje llano y verde. Estamos en Normandía, una de las metas de nuestro viaje. Ha sido un día con dos descubrimientos dignos de resaltar. Angers y Le Mans son dos ciudades de gran nivel artístico, dignas de ser mejor conocidas y más apreciadas. El viaje, sube de tono.

IMG_5763

En Le Mans, el cerco, el río y los paseos habilitados en sus orillas conviven en armonía

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s