Nada es lo que parece

Canción dulce

A lo largo de esta semana que acaba de terminar he leído un libro y he visto una película que me gustaría comentarles brevemente. El libro, Canción dulce de Leila Slimani, ganó el prestigioso premio Gongourt en 2016. Frente al impresionante bagaje económico del Planeta -600.001 euros-, el Goncourt contrapone sus modestos 10 euros de premio, aunque está rodeado de un aura de prestigio al que acompaña una tirada de ejemplares muy nutrida. La película, El autor, dirigida por Martín Cuenca y protagonizada por Javier Gutiérrez, también ha obtenido premios y buena crítica, sobre todo la interpretación del protagonista, que está soberbio.

Tanto en el libro como en la película, los protagonistas son dos personas caracterizadas por su bondad, dedicación y ayuda al otro. Pero en ambos, sin necesidad de destripar las tramas, se ocultan personajes especialmente complejos.

El estilo directo, amable y descriptivo de la novela se va llenando progresivamente de sombras hasta acabar de una forma totalmente inesperada. Louise, la niñera, se convierte en una figura imprescindible en un hogar con dos padres absorbidos por el trabajo y dos niños que la consideran más que su segunda madre. Y esta interdependencia cada vez más explícita acaba en un drama en el que se confunden amor y asesinato.

El protagonista de la película, obsesionado por ser escritor de verdad, no autor de novelas de éxito como su esposa de la que se separa, decide contar la vida de sus nuevos vecinos en el piso de alquiler que ha ocupado en Sevilla. Para conseguir material para su novela no repara en medios: espía al matrimonio de inmigrantes, vecinos suyos; se lía ocasionalmente con la portera para conseguir información de primera mano de los vecinos; y entabla relación con el militar jubilado, que tiene mucho dinero guardado en la caja fuerte de su casa. Su amabilidad es impostada, y solo es un medio para conseguir material para su obra. Aprovechando la mala situación económica del matrimonio inmigrante induce el asesinato del militar hasta que finalmente se produce. Pero le sale el tiro por la culata. La portera lo delata, el matrimonio lo incrimina utilizando su caja de herramientas y todo ello lo conduce a la cárcel.

Son dos formas exitosas de abordar lo complejo de la condición humana. Dos obras que, además de pasar una buena velada, dan que pensar. Lo cual no es poco en los tiempos que corren.

Ficha bibliográfica: SLIMANI, L., Canción dulce, Cabaret Voltaire, Barcelona, 2017.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s