Viaje al sur de Francia (I) Sepulturas reales al otro lado del Pirineo

IMG_1570

El edificio del Parlamento de Navarra nos habla de la relación existente entre las dos Navarras

5 de junio de 2017. Estella- Pamplona- Oloron – Lescar- Pau

IMG_1551

El ritmo de vida pirenaico se hace patente en la imagen. Las vacas invaden la carretera y nos obligan a reducir el paso

De nuevo, un deseado madrugón. Son las 6.30 de la mañana y María Luisa , Pili y yo cogemos el autobús de Latasa con Félix, el chófer que nos ha acompañado a tantas salidas, camino de Estella. Allí nos espera un grupo heterogéneo de personas, entre las que se cuentan las alumnas de Bargota y Los Arcos que asisten al curso de arte navarro que se está desarrollando en la casa de cultura de Los Arcos a lo largo de todo el año. De allí, a Pamplona, donde aguardan, ya algo impacientes, el grupo de alumnos del Aula de la Experiencia que constituyen el grueso de la expedición que se dispone a disfrutar del segundo viaje de estudios de la asignatura “Arte Antiguo y Medieval” que imparto desde hace años en la UPNA. El primero nos llevó hasta Sicilia, un destino siempre recomendable, que nos permitió conocer algunas obras maestras del arte griego, romano, románico, normando, gótico, renacentista y barroco, además de espacios naturales de ensueño.

IMG_1553

Pórtico de Oloron Saint Marie, tan bello como excesivamente restaurado

Este segundo tiene un carácter más específico. Se trata de conocer algunas obras maestras del románico y el gótico, estilos magníficamente representados en el sur de Francia.

Iniciamos el viaje recorriendo el camino aragonés, que a través de la autovía del Pirineo nos llevará hasta Jaca y el hospital de Santa Cristina en Somport. Ya en la frontera francesa nos esperan lugares estrechamente vinculados a nuestra historia. El primero es Oloron Saint Marie, fruto de la unión de dos ciudades bien diferenciadas: la vizcondal y la episcopal. Las estrechas carreteras de la vertiente pirenaica recorren paisajes bellísimos en los que el tiempo parece detenerse. Rebaños de vacas transitan la via deteniendo la circulación, conducidos por hombres y mujeres que continúan con un oficio centenario.

IMG_1554

Vista del interior de la iglesia de Oloron Saint Marie, robusto. armónico y de traza gótica en sus bóvedas

En Oloron dejamos la ciudad vizcondal y su espléndida iglesia de cimborrio octogonal que la emparenta con San Miguel de Almazán y el Santo Sepulcro de Torres del Río para detenernos en la abadía de Santa María, la primera de una larga serie que iremos degustando a lo largo de los próximos días. La primera sorpresa nos la ofrece su pórtico, tan bello como excesivo en su restauración. Su interior es robusto, armónico y ya de traza gótica. A la salida, un mojón nos recuerda que estamos en la Vía de Arlés y que restan 948 kilómetros para llegar a Compostela.

IMG_1556

Mojón que nos recuerda que estamos en el Camino de Santiago, con al vista puesta en Compostela

Tras la comida, a buena hora como es de obligado cumplimiento en Francia, nos trasladamos a Lescar, apenas una población menor en el entorno de Pau. Su aspecto exterior es sobrio y solemne, pero más interés artístico e histórico, incluso afectivo, conserva su interior. Un espacio de tres naves, la mayor cubierta con bóveda de cañón reforzado con arcos fajones y las laterales cubiertas con bóveda de arista, culminan en un crucero y un vistoso ábside con arquillos ciegos en el piso inferior y ventanas abovedadas en el superior. Tres elementos se insertan en este suelo del presbiterio: una hermosa imagen mariana sobre pedestal, un mosaico románico del siglo XII con escenas de caza, con un lisiado con una pata de palo como elemento etnográfico de interés, y una modesta placa de bronce en el suelo, entre el altar y el pedestal de la Virgen.

IMG_1559

La camina a buena hora nos sirve para reponer fuerzas e intercambiar impresiones

No es una placa cualquiera. “Aquí están inhumados los reyes de Navarra de la familia de los Foix-Bearn. Francisco Febo, rey de Navarra, muerto en 1483; Juan de Albret, muerto en 1516; Catalina de Foix, reina de Navarra, muerta en 1517; Francisco de Albret, muerto en 1532; Margarita de Angulema, reina de Navarra y escritora ilustre, muerta en 1549; Enrique III de Albret, rey de Navarra, muerto en 1555”. Monárquicos o no, legitimistas o no, aquí se encuentra parte de nuestra historia.

IMG_1566

La catedral de Lescar soprende por su espacioso interior románico

Tras Lescar, Pau se nos presenta como una ciudad señorial, limpia, aseada y llena de encanto. Capital del Bearne, territorio histórico de gran enjundia, paseamos por su casco histórico rehabilitado, su hermoso castillo renacentista, cuna de Enrique III de Francia, su Parlamento de Navarra, hoy sede administrativa, su impresionante Bulevar de los Pirineos, su casino y sus hermosas mansiones inglesas con jardín delantero. Ciudad turística, administrativa y comercial, los yacimientos gasísticos de Loc, le han dado también un plus industrial que la ciudad agradece.

Aunque en dos países distintos, esta vinculación navarra con ambas vertientes pirenaicas ha quedado palpable para todos. A ello han contribuido las explicaciones de Trinitat, nuestra guía, que he procurado complementar en algunos momentos.

IMG_1567

El castillo palacio renacentista de Pau representa el poder de los Albret en la nueva Francia

Tras la cena, nos retiramos pronto a descansar. El día ha sido largo e intenso y mañana promete no serlo menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s