Viaje a Sicilia. Vuelta a Trinaclia (I)

mapa-sicilia

Tras la experiencia de dos años a Grecia con los alumnos del Aula de la Experiencia de la UPNA, este año hemos decidido variar el recorrido. Para rememorar los cuatro grandes periodos estudiados en el curso: griego, romano, románico -en su variante árabe-normando- y gótico, pocos destinos tan apetecibles y apropiados como Sicilia, la Magna Grecia de los textos clásicos.

img_0191

El primer alto en el camino en el área de servicio de Lleida

La propuesta fue acogida con interés por los alumnos, y al día siguiente de terminar el cuatrimestre, aprovechando las breves vacaciones, emprendimos el viaje. Ya sé que enero no es el mes más propicio, pero hasta ahora las ventajas han superado a los inconvenientes: el clima frío y la posibilidad de lluvia existen, pero la seguridad de no tener aglomeraciones y ver los edificios y museos casi solos no tiene precio, sobre todo si se ha vivido la experiencia del verano siciliano, en el que la isla se llena de turistas que, más que las playas, escasas y no muy renombradas, buscan otros alicientes como el turismo cultural.

img_0200

Momento del embarque en el aeropuerto de Barcelona

Salimos de Oteiza a buena hora, las cuatro y media de la mañana, en medio de la ola de frío que nos azota esos días. El termómetro del autobús marca 5 grados bajo cero, algo absolutamente inusual entre nosotros. Y a las cinco y cuarto de la mañana, los 50 componentes del grupo, de los que 40 son alumnos y 10 acompañantes, esperan tan ateridos como ilusionados nuestra llegada al Aulario de la UPNA. Todos estamos puntuales, buen inicio para el viaje a Barcelona, donde tomaremos el avión a las trece horas.

img_0223

La Via Vittorio Emanuele, desde el balcón del hotel

Del viaje, poco que decir: frío intenso; nieve en algunos tramos; algo de lluvia en otros; la parada reglamentaria en el área de servicio de Lleida, tras dormitar durante tres horas; y a las once, sin incidencia alguna, en el aeropuerto del Prat, en Barcelona.

Nos espera el representante de Politours, Marius Ortíz que, discreto y eficaz, nos ayuda en el embarque y las gestiones del viaje. Sin apenas tiempo para más, embarcamos en el avión que nos llevará a Palermo.

Pero la sorpresa, en materia de vuelos, salta donde menos te lo esperas. Tras el embarque, el capitán nos anuncia que tenemos diez aviones por delante de nosotros para el despegue y que, para ahorrar combustible, no nos moveremos hasta nuevo aviso. Los nervios se acumulan, pero yo cojo mi guía de Sicilia y procedo a una relajada lectura de sus primeras páginas, Me acompañó en mi primer viaje hace diez años a la isla y me acompaña también en éste, pese a que tiene quince años y ha sido actualizada.

img_0226

Otra vista de la vía Vittorio Emanuele en sentido opuesto

Tras una hora de espera, iniciamos vuelo, El momento del despegue me parece siempre imposible y pondero, una vez más, los avances de la técnica. Me agarro a la butaca, cierro los ojos, me encomiendo al Señor, recuerdo a los míos, y en poco más de dos horas estamos divisando Palermo, donde tomamos tierra a las cuatro de la tarde.

img_0228

Palermo esconde tesoros en todas las esquinas. Vista de la casa enfrente del hotel

Nos espera nuestra guía Laura, una buena profesional nacida en Catania, amable, servicial y con un buen español en su bagaje. El viaje a Palermo, casi 20 kilómetros de autopista, sirve para entrar en contacto con el paisaje y el paisanaje. La mafia enseguida se hace presente, ya que el aeropuerto se llama “Falcone y Borsellino” en honor de los dos magistrado asesinados en los años noventa del pasado siglo. Dos obeliscos, a mitad de camino y en la orilla de la autopista, recuerdan la masacre de Falcone, su mujer y sus escoltas. En la caseta próxima a la montaña, desde donde se dio la orden de explotar el explosivo, un cartel bien visible dice: “Mafia No”.

Es viernes, cinco de la tarde y a punto de anochecer. La entrada en Palermo nos permite adivinar algunas características de la ciudad: entre el mar y la montaña, caótica, llena de circulación, desordenada y bella. De una belleza oscura e intensa. Fue mucho más de lo que es, y guarda en su perímetro urbano historia y arte a raudales. Todo en cantidad y calidad, hasta el punto de no poder con todo ello.

img_0232

El balcón abombado es una de las señas de identidad de la isla

El paseo en autobús nos permite apreciar su estructura urbana. La calle Maqueda y la calle Vittorio Emanuele, ortogonales, se juntan en los Quattro Canti, corazón teatral de la urbe, que divide la ciudad en cuatro grandes barrios. Nuestro hotel está situado en la calle Vittorio Emanuele, junto al puerto, y es un viejo palacio de los siglos XVI-XVII rehabilitado. El balcón de la habitación, con los herrajes abombados tan característicos de Sicilia, ofrece una hermosa vista sobre la calle.

img_0234

Vista de la galería del hotel sobre el comedor

Nos lanzamos alegremente a conocer la ciudad, Tras una estupenda pizza acompañada de cerveza en una tasca a la que entramos a la salida del hotel, subimos la calle hasta Quattro Canti, tomanos la vía Maqueda -nombre tomado de uno de los virreyes españoles- hasta la plaza Verdi y el teatro Massimo, y por la vía Cavour volvemos al hotel dando un largo y agradable paseo. Mi primera impresión es la siguiente: ¡Cuánto se ha hecho y cuánto queda por hacer!.

img_0205

El teatro Massimo, iluminado y adornado para la inauguración de la temporada de ópera

Tras la cena, a dormir. Pero es viernes y la calle adyacente es un lugar de copas. Así que disfrutamos de un concierto inesperado, ya que un conjunto está tocando al aire libre, pese a ser enero. Afortunadamente terminan pronto y estamos rendidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s