La campaña de Manos Unidas

mnaos-undias

Manos Unidas es la ONG de desarrollo de la Iglesia católica y de voluntarios, que trabaja para apoyar a los pueblos del Sur en su desarrollo y en la sensibilización de la población española.

Aunque todo el año activa, es ya tradicional que el segundo viernes de febrero tenga una especial actualidad propiciando el Día del Ayuno voluntario, al que sigue el domingo siguiente una colecta para recabar ayuda para sus proyectos. El lema de este año es “1/3 de nuestros alimentos acaba en la basura”, mientras 800 millones de personas siguen pasando hambre en el mundo.

En la misa dominical en la parroquia de Oteiza he recogido hoy el folleto que resume la actividad del año anterior y los proyectos para el 2017. El informe central del folleto se titula “El mundo no necesita más comida, necesita más gente comprometida” De él tomo las siguientes párrafos.

“Todavía hay cientos de millones de personas que pasan hambre en el mundo. Según el último informe del Programa Mundial de Alimentos, el hambre representa el mayor riesgo para la salud en el mundo. De hecho, mata a más personas cada año que el sida, la malaria y la tuberculosis juntos. Podemos destacar algunos datos recogidos en el informe:

– Dos tercios del total de personas que pasan hambre se encuentran en Asia, ya que es el continente más poblado. Sin embargo es el África subsahariana la región del mundo donde se encuentra el porcentaje más alto de hambrientos: una de cada cuatro personas está desnutrida.

– La desnutrición es la causa del 45% de las muertes de niños y niñas menores de cinco años, más de tres millones al año.

– Aproximadamente 100 millones de niños en los países en desarrollo tienen un peso inferior al normal, son uno de cada seis. Uno de cada cuatro niños y niñas en el mundo padecen retraso en su crecimiento, una cifra que se incrementa a uno de cada tres en los países en desarrollo.

– En estos países hay 66 millones de niños y niñas que asisten al colegio con hambre. Solo en África hay 23 millones. Se estima que con 2.300 millones de dólares al año se podría solventar esta terrible situación.

Las cifras nos apabullan, pero no conviene dejarse amilanar por su dimensión. Y tampoco sirve dejar en manos de los gobiernos la resolución de los problemas. ¿De verdad que no resulta posible poner cada uno nuestro granito de arena? La campaña de Manos Unidad es un aldabonazo a nuestra conciencia, sea ésta cívica o religiosa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s