Tú no eres como las otras madres

tu-no-eres

Animado por el comentario de Víctor Manuel Arbeloa, que en su cuaderno de bitácora valoraba la novela como excepcional, inicié la lectura del libro con los mejores augurios. Terminada ésta, no dudo de haber leído un buen libro, pero no tengo la sensación de haber tropezado con una obra maestra.

La novela reconstruye la vida de una madre, una mujer nacida en una familia de la burguesía judía del Berlín de entreguerras, liberada de los prejuicios de su tiempo y casada sucesivamente con tres hombres bien distintos. Es madre de tres hijos tenidos con hombres a los que ha amado, además de otras muchas relaciones ocasionales. La vida nos la cuenta una de sus hijas, Angelika Schrobsdorff, que coincide con las autora de la novela, por lo que tiene mucho de biográfico.

Dos épocas bien distintas se describen en la obra. En la primera parte, el Berlín desenfrenado de los locos años veinte, con sus fiestas, sus conciertos y sus cabarets, se nos presenta un periodo de pasión, juventud, energía y loca actividad política en el que se incuba el nazismo. El fresco que se nos propone es amplio, brillante y bien articulado, y la sociedad alemana, con las fracturas que se adivinan, se nos describe desde la perspectiva de una clase media donde soñadores, artistas, agitadores, conspiradores, espías, criados, intelectuales y falsificadores tienen su asiento.

Pero esa mujer liberada y poco temerosa es judía y esta condición marcará el resto de su vida. La preocupación inicial da paso a un miedo progresivo que se convierte en preocupación obsesiva por ella y su familia a medida que los nazis se asientan en el poder. Si quiere sobrevivir tendrá que aceptar un matrimonio de conveniencia, y exiliarse a Bulgaria con sus dos hijas, desconocedoras en buena medida de lo que se les viene encima. El hijo, que toma conciencia de su condición de judío, se alista en el ejército francés y muere en la batalla. Las cartas entre madre e hijo alcanzan una gran intensidad y constituyen momentos especialmente afortunados de la novela. Y todo ello, teniendo que dejar a sus padres en Berlín, con el consiguiente final esperable. Esta segunda etapa, en la que la madre conoce la pobreza y el dolor del exilio, le hará replantearse el sentido de la vida. Pero incluso en los peores momentos y circunstancias, visible sobre todo en las cartas finales a sus hijos, su mensaje siempre será optimista: la vida merece la pena vivirla.

La novela, publicada en 1992, ha sido uno de los grandes éxitos de 2016 en España.

Ficha bibliográfica: SCHROBSDORFF, A., Tú no eres como las otras madres, Periferica & Errata naturae, Madrid, 2016.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s