Viaje a Madrid. Paradas de ida y vuelta (y 6) Alcalá de Henares

Una ciudad universitaria y conventual, Patrimonio de la Humanidad

50.- Detalle de la parte central de la fachada de la Universidad del Alcalá, obra cumbre del Renacimiento español20160804_083600.jpg

Vista de la fachada de la Universidad Complutense fundada por el cardenal Cisneros en 1499. Obra de Rodrigo Gil de Hontañón, es una obra señera del plateresco español

Nuestro viaje de Navarra a Madrid ha discurrido hasta el momento por las provincias de Soria y Guadalajara, caracterizadas por la escasez demográfica, el envejecimiento de la población, la ausencia de actividad industrial que merezca tal nombre y la prevalencia del cultivo del cereal en unas tierras depauperadas. Es lo que podríamos denominar la España profunda, que subsiste en forma de pequeñas ciudades, pueblos y aldeas, en muchos casos oprimidas por el peso de la historia a la que pretenden sacarle lustre como medio de prosperidad y progreso. Pero la situación cambia radicalmente a la salida de Guadalajara. El corredor del Henares, en otro tiempo tierra de cereal con pequeñas huertas regadas por un río exiguo en su caudal, se ha convertido en un polígono industrial continuo a uno y otro lado de la autovía que, durante 22 kilómetros, une sin interrupción el último tramo de la provincia de Guadalajara con la nueva Comunidad Autónoma de Madrid, surgida más por descarte que por convicción, tras la aprobación de la Constitución de 1978. Alovera, Azuqueca de Henares y Meco son los antiguos pueblos situados a la vera del camino, hoy convertidos en ciudades dormitorio de la gran área industrial. Justo antes de terminar la larga recta y coger el desvío hacia Alcalá nos encontramos con dos edificaciones relativamente próximas y de signo bien distinto. La primera es la cárcel de Alcalá-Meco, común en nuestros telediarios y frecuentada por delincuentes de cuello blanco que abochornan nuestra más reciente historia democrática. La segunda, el campus científico-tecnológico de la nueva Universidad de Alcalá, heredera de la Complutense fundada por Cisneros.

48.- Plaza de Cervantes, corazón  de la ciudad y su imagen más representativa20160804_070223

Plaza del Mercado o de Cervantes, corazón de la ciudad y una de sus imágenes más repreentativas

Dejamos la autovía, entramos en el casco urbano de la ciudad y tras avanzar por algunas avenidas convencionales, nos topamos con un casco histórico que nos anima a dejar el coche, movernos a pie y disfrutar de una ciudad llena de encanto. Estamos en Alcalá de Henares.

De Complutum a Alcalá

47.- Vista del casco histórico de Alcalá

Vista del casco histórico de Alcalá desde la torre de la catedral magistral de la ciudad

Como el resto de las poblaciones que hemos visitado, Alcalá de Henares cuenta con importantes restos arqueológicos que atestiguan la presencia de diferentes pueblos y culturas en la zona. Sobre la ciudad celtíbera se levantó Complutum después de la conquista romana. Excavaciones arqueológicas han ido sacando a la luz importantes vestigios, como la Casa de Hippolytus, convertida en museo. Más tarde, en el siglo IV (c. 305), durante el gobierno y persecución del emperador Diocleciano, tuvo lugar el martirio de los niños Justo y Pastor. Fueron ejecutados a las afueras de Complutum, en un espacio conocido como Campo Laudable, lugar que los cristianos empezaron a venerar y que con el tiempo sería la sede del templo dedicado a los Niños Mártires. Es el barrio histórico de Alcalá.

54.- 20160804_082321

Casa natal de Manuel Azaña, intelectual y político español, el hijo más ilustre de Alcalá junto con Miguel de Cervantes

Con la invasión musulmana, la antigua Complutum fue despoblándose paulatinamente para convertirse en una alcazaba conocida como “AlQal´at” de donde procede la actual denominación de Alcalá. La ciudad fue reconquistada en 1118 por el arzobispo de Toledo para el reino de Castilla. En 1129, Alfonso VII donó Alcalá y su Tierra a los arzobispos de Toledo quienes construyeron un importante castillo, luego palacio, donde residieron reyes y nobles, nacieron reyes y reinas, se celebraron cortes, y tuvo lugar la primera entrevista entre Colón y los Reyes Católicos, fundamental para el descubrimiento de América. Poco a poco Alcalá se convierte en una población próspera donde cristianos, judíos y musulmanes, asentados en sus propios barrios, conviven de manera pacífica.

53.- 20160804_082812

Casa natal de Cervantes, convertida en museo del escritor

Sobre los Estudios Generales del siglo XIII, en 1499 el cardenal Cisneros fundó la Universidad Complutense, convirtiéndose pronto en uno de los principales centros de irradiación de la cultura renacentista europea. Sumando a esto el auge constructivo impulsado por la Contrarreforma, se desarrolló un singular modelo de ciudad dedicada a la cultura, que sirvió como ejemplo del urbanismo español de la Edad Moderna y que ha permanecido relativamente inalterable a lo largo de los siglos. La Universidad de Alcalá tuvo su momento de esplendor en los siglos XVI y XVII, iniciando su decadencia en el siglo XVIII, hasta que en 1836 fue trasladada a Madrid. Los edificios universitarios comenzaron a ser vendidos a particulares y solo la iniciativa de los ciudadanos de Alcalá, constituidos en “Sociedad de condueños” evitó que éstos se perdieran comprando los edificios y evitando su expolio. Pero la ciudad entró en un periodo de recesión del que no salió hasta bien entrado el siglo XX. Su población disminuyó hasta los 5.000 habitantes y quedó reducida a una población agrícola, militar y conventual, duramente castigada además durante la Guerra Civil. En esta mortecina ciudad nació en 1880 Manuel Azaña, intelectual y político que ocupó en la Segunda República los cargos de presidente del Gobierno y presidente de la República, junto con Miguel de Cervantes, el hijo más preclaro de Alcalá.

51.- Vista d ela Calle porticada de Alcalá20160804_082148

Imagen de la calle mayor de Alcalá, la calle porticada más larga de España

El desarrollo industrial comenzó en la década de los sesenta. En 1977 se fundó una nueva universidad con el nombre de Universidad de Alcalá, ya que la Complutense era el nombre que había adoptado la antigua Universidad Central de Madrid, lo que supuso un renacimiento cultural de la ciudad y una recuperación del amplio patrimonio disponible. En 1991 se restauró la sede episcopal y su colegiata fue elevada al rango de Catedral-Magistral de los Santos Justo y

El desarrollo industrial comenzó en la década de los sesenta. En 1977 se fundó una nueva universidad con el nombre de Universidad de Alcalá, ya que la Complutense era el nombre que había adoptado la antigua Universidad Central de Madrid, lo que supuso un renacimiento cultural de la ciudad y una recuperación del amplio patrimonio disponible. En 1991 se restauró la sede episcopal y su colegiata fue elevada al rango de Catedral-Magistral de los Santos Justo y Pastor.

55.- 20160804_081253

En el cuerpo de campanas podemos observar un perfil de la torre de la magistral de Alcalá

Hoy, Alcalá de Henares es una moderna ciudad de 200.000 habitantes que, anclada en su esplendoroso pasado, se proyecta al futuro en una economía diversificada basada en la industria, la educación, la cultura y el turismo.

Universidad y recinto histórico, Patrimonio de la Humanidad

56.- 20160804_081215

A través del hueco del cuerpo de campanas son visibles algunos de los edificios históricos de la ciudad

La ciudad de Alcalá de Henares, que vio nacer a Miguel de Cervantes en 1547, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 2 de diciembre de 1998. Este reconocimiento no sólo se refiere al patrimonio histórico y artístico que atesora la ciudad, sino también a la trascendente aportación de su universidad a la cultura universal, especialmente en los siglos XVI y XVII. La UNESCO declaró que “Universidad y recinto histórico de Alcalá merecían ser incluidos en la lista del Patrimonio Mundial por tres razones fundamentales:

Cisneros

Vista parcial de la estatua del cardenal Cisneros situada en la plaza que preside la fachada de la universidad

 

– Alcalá de Henares es la primera ciudad diseñada y construida especialmente como sede de una universidad, y este diseño serviría de modelo a otros centros de enseñanza en Europa y América.

– El concepto de ciudad ideal, la Ciudad de Dios (Civitas Dei), se materializó por primera vez en Alcalá, desde donde se irradió al mundo entero.

– La contribución de Alcalá al desarrollo intelectual de la humanidad se muestra en la materialización de la Civitas Dei, en los avances lingüísticos que tuvieron lugar en la ciudad, especialmente en lo relativo a la Lengua Española, y a través del trabajo de su hijo más ilustre, Miguel de Cervantes Saavedra, y su obra maestra Don Quijote de la Mancha”.

Paseos por la historia

58.- 20160804_075039

Interior de la colegiata de Alcalá, actual catedral-magistral, obra del siglo XVI

El casco histórico de Alcalá engloba muchos paseos posibles. En función del tiempo, uno puede realizar su propio itinerario, pero más importante que los edificios individualmente considerados, lo es el urbanismo en su conjunto, probablemente el mejor ejemplo de ciudad renacentista que uno pueda recorrer. En cada esquina, uno puede encontrarse con un colegio menor con vida propia, un convento recogido entre sus muros, una placa con el nombre de un profesor o alumno especialmente ilustre de la universidad, una iglesia con culto o reconvertida en centro cultural, o una plaza recoleta que rezuma todavía el eco del saber y el gozar de los estudiantes de otros siglos.

Pero hay algunos conjuntos de paseo obligado, con la ventaja de que se encuentran en un casco apretado y perfectamente transitable. El primero es el barrio medieval, con elementos de especial interés como el Centro de Interpretación del Burgo de Santiuste, la ermita de Santa Lucía de la calle de la Tercia, el colegio menor de Mínimos y la casa de los Lizana, la casa de la Entrevista, la cárcel vieja, el hospital de Santa María la Rica, el palacio de los arzobispos de Toledo, el Anticuarium y paseo arqueológico, el monasterio cisterciense de San Bernardo y el museo arqueológico regional.

60.- Colegios menores y conventos son la tónica dominante  de la ciudad20160804_080938

Los colegios menores y los conventos masculinos y femeninos se suceden en el recinto histórico

El barrio universitario se estructura en torno al Colegio Mayor de San Ildefonso, donde vivieron, enseñaron o aprendieron personajes de la talla de intelectual de Nebrija, Arias Montano, el navarro Martín de Azpilcueta, Quevedo, Calderón, Lope de Vega o Tirso de Molina. El Colegio Mayor estaba compuesto por varias edificaciones, el Patio de las Escuelas, el Patio de los Filósofos, el Patio Trilingüe, el Paraninfo o Aula Magna y la capilla de San Ildefonso, donde se encuentra el sepulcro del cardenal Cisneros. Entre los años 1537 y 1553 se realiza la obra más emblemática del patrimonio complutense. Sobre una pared de ladrillo, Rodrigo Gil de Hontañón idea una fachada de piedra caliza con una estética nueva y sorprendente, que convierte a este monumento en uno de los hitos arquitectónicos y escultóricos del Renacimiento plateresco en España. Este Colegio Mayor se complementa con los Colegios Menores, edificios renacentistas y barrocos hoy restaurados y vueltos a dedicar a su primitiva función, la docencia y administración universitaria. Otros edificios completan el recorrido: la ermita del Cristo de los doctrinos, la plaza del Mercado, hoy de Cervantes, el Centro de Interpretación “Los universos de Cervantes”, la torre de Santa María, el corral de comedias, la calle mayor bajo soportales, el museo-casa natal de Cervantes, y el hospital de Antezana.

Cervntes

Don Miguel de Cervantes preside la antigua plaza del Mercado, hoy plaza que lleva su nombre

Estos barrios entrelazan a su vez tres culturas existentes en la ciudad a lo largo de la Edad Media, con elementos, calles y placas que veremos reflejados en nuestro paseo: el barrio de la morería, el barrio judío y el barrio cristiano. Y todavía quedan, si tienen tiempo, ganas y paciencia, otras rutas que transitar: la ruta cervantina, la ciudad literaria, los caminos de la ciudad de las artes y las letras, y la ciudad de las cigüeñas. ¿Merece o no merece la pena un alto en Alcalá de Henares? Contéstense ustedes mismos tras la visita.

Para saber más

Don Quijote

Don Quijote y Sancho dialogan en la puerta de la casa natal del escritor

La oficina de turismo se encuentra ubicada en pleno casco antiguo, en el callejón de Santa María, junto a la plaza de Cervantes. Disponen de mapas y textos varios con edificios de interés, horarios y visitas guíadas.

VV.AA., Guía turística. Alcalá de Henares, Ayuntamiento de Alcalá de Henares, Madrid, 2016, 42 págs. Se trata de una guía actualizada, completa y gratuita que encontrarán en la oficina de turismo.

CERVANTES, M. DE, Don Quijote de la Mancha, Real Academia Española, Asociación de Academias de la lengua española, Penguin Random House, Barcelona, 2015, 1249 págs. Se trata de la edición conmemorativa del IV centenario de Cervantes. Además del texto, con edición y notas de Francisco Rico, se acompaña de cuatro estudios de Darío Villanueva, Mario Vargas Llosa, Francisco Ayala y Martín de Riquer. Es un texto altamente recomendable por la calidad de los estudios que acompañan al texto y el precio, 13,90 euros.

CERVANTES, M. DE., Don Quijote de la Mancha, Puesto en castellano actual íntegra y fielmente por Andrés Trapiello, Destino, Madrid, 2015, 1040 págs.  «En la versión de Trapiello la obra de Cervantes se ha rejuvenecido y actualizado […] sin dejar de ser ella misma, poniéndose al alcance de muchos lectores a los que el esfuerzo de consultar las eruditas notas a pie de página o los vocabularios antiguos, disuadían de leer la novela de Cervantes de principio a fin. Ahora podrán hacerlo, disfrutar de ella y, acaso, sentirse incitados a enfrentarse, con mejores armas intelectuales, al texto original». Del prólogo de Mario Vargas Llosa.

AZAÑA, M., La velada en Benicarló: Diálogo de la guerra de España, Castalia, Madrid, 2005, 301 págs. La velada en Benicarló puede considerarse como uno de los mejores libros de Azaña, una de las obras más importantes del pensamiento político español del siglo XX, un gran documento sobre la República y también un inapreciable testimonio sobre nuestra guerra civil. El texto cumple así dos importantes objetivos: ayudar a comprender mejor la guerra y la República, y, por otro, reflejar de modo meridiano la real dimensión de Manuel Azaña; el hombre de razón, el liberal insobornable que ni en los momentos más duros de su vida perdió su amor a España y a la libertad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s