Viaje a Madrid. Paradas de ida y vuelta (3) Almazán

Una villa histórica entre pinares y campos de cereal

25.- Vista general de Alamzán

Vista general de la villa de Almazán

 

 

 

 

 

Para los navarros de antaño, el viaje a Madrid tenía en Almazán una parada casi obligada. Y no tanto porque la población estuviera a poco más de dos horas y media de Pamplona y nuestro coche nos avisara de que era necesario descansar para cumplir con las normas de seguridad vial, ya que esas cosas las hemos interiorizado hace relativamente poco tiempo, sino porque nos encontrábamos a mitad del camino y se imponía una parada técnica. Pero había un colectivo, los funcionarios forales, para los que visitar el Hostal Antonio era casi literalmente obligado a la ida y a la vuelta, ya que el viaje de trabajo solía incluir parada y fonda en sus instalaciones en el sentido literal de la palabra. Bien surtida por los camiones que llevaban el pescado a Madrid, la antigua Casa Antonio ofrecía como platos estrella los garbanzos con espinacas y bacalao, la merluza a la romana y el somarro. ¡Aquellos viajes que incluían ir la víspera, realizar las gestiones pertinentes y, en muchos casos, volver al día siguiente! Se lo recordaba a mi hijo al que acompañé´el pasado 2 de mayo a Madrid en condiciones bien distintas. Salimos de Oteiza sin madrugar, tomamos un café en la plaza Mayor de Almazán, comimos en un restaurante a pie de carretera en Algora, llegamos a Madrid, subimos las maletas al piso junto a la plaza de las Ventas, volví a la carretera, paré en la Medinaceli histórica, allá en lo alto, y llegué a Oteiza a cenar. Son las ventajas del tiempo presente.

19.- Vista área de la plaza remodelada

Vista general del entorno rehabilitado de la Plaza Mayor

Si uno llega a Almazán desde Ágreda, tras la industriosa Ólvega y la falda del Moncayo, una reciente y moderna carretera, financiada en buena medida con los fondos FEDER procedentes de la Unión Europea, nos conducirá a los campos de Gómara, donde el cereal subraya su presencia por medio de enormes silos visibles en todo su entorno. Y desde muchos kilómetros de distancia, apreciaremos la silueta de Almazán, situada en la colina encima del Duero.

Si, por el contrario, el acceso lo hacemos desde Soria, el paisaje cambia sustancialmente. La moderna autovía, ya afortunadamente en uso tras una fatigosa espera, corre paralela a la antigua carretera general en medio de una mancha de pinares que se enseñorea de todo el paisaje. El Duero lo hemos dejado prácticamente a la salida de Soria y no lo volvemos a encontrar hasta la entrada de Almazán. La guía Anaya, aparecida este mismo año, nos la describe con esta pulcra exactitud: “Encrucijada de caminos y tierra resinera por excelencia, también la presencia del Duero ha marcado la historia de esta comarca por la que Soria se vierte hacia el sur”.

Historia de una villa fortificada

28.- Murallas de Almazán

Vista de una de las puertas del recinto amurallado

Aunque el término de Almazán conserva restos de épocas anteriores, no será hasta la dominación musulmana cuando entre definitivamente en la historia. La frontera entre el territorio cristiano y al-Andalus se estabiliza en los siglos IX y X, dejando una zona de nadie que el gran historiador Claudio Sánchez Albornoz denominó “el desierto estratégico de Duero”. Pero no será hasta comienzos del siglo XII -1128- cuando Almazán, topónimo árabe que significa “lugar fortificado”, es repoblada establemente por Alfonso el Batallador. El hecho social más significativo de la conquista y repoblación es que, en origen, se trata de una ciudad muy islamizada, lo que dejará huella en sus iglesias románicas, como tendremos ocasión de comprobar. En 1158 acontece un hecho singular. Sancho el Deseado firma en Almazán la orden de donación de la plaza de Calatrava a los monjes cistercienses con Raimundo de Fitero al frente, quienes asumieron su defensa contra los almohades. Este fue el origen de la creación de la orden militar de Calatrava, tan unida a nuestra reconquista.

21.- Vista desde el Duero

Vista de la privilegiada ubicación de la villa sobre el río Duero

La vida durante los siglos medievales no fue precisamente tranquila, porque la cercanía a la frontera aragonesa supuso un permanente sobresalto. No obstante, dada su estratégica posición, fue morada frecuente de reyes y reinas en su itinerante ir y venir por sus dominios.

Todos estos continuos enfrentamientos, así como el progresivo avance de la frontera cristiana, supusieron una gran merma en la población de esta zona del Duero al producirse importantes migraciones hacia las tierras más ricas del sur. Pero la repoblación había dado sus frutos. La población se amuralló aprovechando además el desnivel del río, se levantaron en la villa nuevas parroquias, se alzaron conventos masculinos y femeninos y surgieron ermitas y hospitales.

En el siglo XV, Enrique IV concede el título de señor de Almazán a Juan Hurtado de Mendoza, un título que con el paso del tiempo entroncará con el marquesado de Altamira, cuyo palacio renacentista preside la plaza mayor de Almazán.

29.- Vista del Ayuntamiento de Almazán20160502_145054

Vista del edificio del Ayuntamiento, sito en la Plaza Mayor

El reinado de los Reyes Católicos, que instalaron su corte durante varios meses en la villa, dio comienzo a una etapa de cierto esplendor que se prolongó hasta comienzos del siglo XIX. La Guerra de la Independencia tuvo para Almazán consecuencias catastróficas, debido al incendio de la villa en 1810 como represalia a la resistencia ofrecida dentro de sus muros, y a los constantes requerimientos de dinero y víveres, tanto para las tropas francesas como para las partidas guerrilleras de El Empecinado y el Cura Merino, entre otros. Pero supuso también la desaparición del régimen de señoríos y que la villa dejara de ser jurisdicción del conde de Almazán y marqués de Altamira. Estabilizada entre 2.000 y 3.000 vecinos a todo lo largo de los siglos XIX y primera mitad del XX, la villa conoció un notable aumento demográfico a partir de 1970, ascendiendo su población en 2015 a 5.734 habitantes.

Conocida como la “Villa del mueble” por la pujanza de las industrias del ramo en décadas anteriores, hoy es la segunda población de la provincia, dedicada al sector servicios y cabecera de una comarca donde alternan el cereal y el regadío.

Un rico patrimonio artístico

24.- Mirador desde la plaza Mayor

La rehabilitación de la Plaza Mayor ha añadido un mirador hacia la ribera del Duero

Las circunstancias históricas sucintamente descritas explican su rico patrimonio artístico. Puestos a destacar lo más sobresaliente, me atrevería a sugerirles cuatro ejes. El primero, el recinto amurallado medieval, objeto de un itinerario perfectamente señalizado. El segundo, la colección de iglesias y conventos, con ejemplares que van del románico al barroco sin solución de continuidad. Las doce parroquias iniciales de la población serían románicas, de las que perduran restos en tres: San Miguel, San Vicente y Santa María del Campanario. San Miguel es, sin duda, la iglesia más importante de Almazán y una de las cumbres del románico soriano, monumento nacional desde 1931. Su privilegiada ubicación en la plaza Mayor por un lado, y mirando al Duero por el otro, permiten divisarla desde lejos, convirtiéndose en el elemento más emblemático de la villa. Para los que estamos acostumbrados a la contemplación de Eunate o Torres del Río, alzar la vista a la cúpula de su cimborrio es reencontrarnos con los elementos califales que nos resultan tan familiares. El tercero, la galería de edificios civiles, entre los que sobresale el palacio de los Hurtado de Mendoza o de Altamira, también en la plaza Mayor. La fachada principal, renacentista, es propia de una casa que acogió a reyes y emperadores a lo largo de los siglos. No se salvó del saqueo napoleónico y hoy, a las espera de una restauración de conjunto, acoge la oficina de turismo y una pequeña sala de exposiciones. Y el cuarto, como síntesis y quintaesencia de los tres anteriores, la plaza Mayor. Objeto de una rehabilitación integral nada convencional pero hecha con gusto, que ha reportado premios a sus autores, la plaza se articula en torno a cuatro edificios singulares de interés: la iglesia de San Miguel, el ayuntamiento de la villa, el palacio de los Hurtado de Mendoza y el antiguo casino, notable edificio de principios de siglo XX, además de soportales en dos de sus lados. A todo ello se une una hermosa estatua sobre pedestal de Diego Laínez, el adnamantino más ilustre de la historia de la villa.

23.- Pasarela sobre el Duero

Vista de la iglesia de San Miguel y la pasarela que conduce al paseo de ronda y al Duero

Almazán forma parte de la red de Ciudades y Villas Medievales junto con Hondarribia, Laguardia, Estella, Sos del Rey Católico, Sigüenza, Pedraza, Consuegra, Coria, Olivenza, Vila Viçosa y Marvao. Una red a la que merecería la pena volver algún día.

Henos aquí, de nuevo, ante un casco urbano que visto desde el exterior aparentemente ofrece poco, pero que oculta en su interior un patrimonio artístico de primer orden.

Diego Laínez, su hijo más ilustre

27.- Estatua de Diego Laínez

Estatua de Diego Laínez, el adnamantino más ilustre de la historia de la villa

Diego Laínez, uno de los grandes de la iglesia hispana del siglo XVI, nació en Almazán en 1512, en el seno de una familia descendiente de judíos sefardíes.. Estudió filosofía en Alcalá de Henares y teología en París, donde conoció a Ignacio de Loyola. Hizo los votos con él en 1534 como miembro de la Compañía de Jesús, y fue ordenado sacerdote en Roma en 1537. Teólogo de reconocido prestigio, fue uno de los hombres claves del Concilio de Trento, iniciado en 1545, participando en sus sesiones hasta su conclusión. Hasta tal punto era importante su presencia que, verdad o leyenda, se cuenta que el Concilio paraba sus deliberaciones cuando él estaba enfermo. A la muerte de Ignacio de Loyola, y tras dos años de vicario general, la I Congregación General convocada para elegir nuevo general y aprobar las Constituciones le eligió en el primer escrutinio. El generalato de Laínez fue muy fructífero. Además del despliegue misionero, dio un gran impulso a los centros educativos, promoviendo la creación de colegios en muchos países. Su generalato fue breve, siendo sustituido por otro español, Francisco de Borja. A él se deben, además de obras teológicas, la biografía del fundador, publicada con el titulo de Vida de San Ignacio. Falleció en Roma en 1565.

Para saber más

26.- Cúpula del cimborrio de San Miguel

Iglesia de San Miguel. Vista de la cúpula del cimborrio, con evidentes influencias califales

La oficina de turismo de Almazán se encuentra ubicada en la plaza Mayor, en los bajos del palacio de Altamira. Allí le ofrecerán prospectos y folletos turísticos que le ayudarán a conocer la ciudad.

En la red están disponibles buen número de páginas dedicadas a Almazán y su comarca. La página  http://www.sorianitelaimaginas.com ofrece, entre otros, el folleto Tierras de Almazán que puede descargarse con facilidad.

Algunos textos especialmente recomendables son los siguientes:

22.- Rehabilitación Plaza Mayor de Almazán

Detalle del acceso de la plaza al paseo de ronda

FRÍAS PACHECO, C., Itinerarios del románico en Soria, Soria, 2014, 80 págs. Se trata de una población reciente en la que la autora estudia 26 iglesias distribuidas por la provincia. La portada está dedicada, precisamente, a la cúpula del cimborrio de San Miguel de Almazán.

GARCÍA DE CASTRO VALDÉS, J., Diego Laínez (1512-1565): Jesuita y teólogo del Concilio, Mensajero, Madrid, 2013, 180 págs. Consecuencia de los estudios realizados copn motivo del V centenario de su nacimiento (1512), el libro ofrece una visión actualizada y sintética de este adnamantino universal.

DEL HUERTO, J. y FRÍAS, T., Guía de Almazán, Centro de Iniciativas y Turismo de Almazásn. Soria, 1991, 119 págs. Se trata de una guía básica, ya con 25 años, en la que la historia, el arte, los hijos ilustres, las fiestas y tradiciones y la gastronomía ocupan lugar relevante.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s