Irán, retazos de un viaje

data=RfCSdfNZ0LFPrHSm0ublXdzhdrDFhtmHhN1u-gM,U7mLnoKchJmcKkbEqgF4WNW_ze5s4sGIT2mBXUEXSmtjA7fJ-9EQyPI2H51i7I_oiog64r7P2nkeGAx3HbGfpyMjlJNRia4zDPrvgP_0fIránhXvcw2J99mcQDpU_ozHmK9jODlfaqbVwXvNGr3ga7IhlwJfaHjDG8UO87l93xmAVXAG

Irán, el corazón de una zona caliente del planeta

Un año más, los amigos del Verbo Divino nos han preparado uno de esos viajes exóticos a los que nos tienen acostumbrados. Tras Siria y Jordania, Turquía, Uzbekistán y ahora Irán. Pero la emoción del viaje -Persia es uno de esos destinos inigualables- convive con la zozobra del momento presente. Aunque el país de los ayatolás parece haber entrado en una cierta calma, con el acuerdo nuclear con USA y la victoria de los moderados en las elecciones como hechos recientes, la coyuntura no invita al optimismo. Siria se desangra en una guerra civil interminable. Irak no encuentra un camino de paz, con sunitas y chiitas a la greña permanente. Turquía está inmersa en una involución política, social y cultural, pese al balón de oxígeno que puede suponerle la ayuda europea para contener a los refugiados. Afganistán sigue siendo, tras el fracaso sucesivo de rusos y norteamericanos, coto de los señores de la guerra. Y las monarquías del Golfo alimentan los extremismos con los petrodólares y la indiferencia occidental. Y por si todo esto no fuera suficiente, el atentado reciente de Bruselas ha sacudido los cimientos de una Unión Europea en horas bajas y ha puesto en evidencia, una vez más, lo vulnerables que son nuestras sociedades y lo difícil que resulta abordar el fenómeno del yihadismo, con militantes dispuestos a inmolarse por una causa para nosotros irracional e incomprensible.

Pero Irán nos espera con su historia, su leyenda, su cultura y sus gentes.

IMG_3940

Un grupo de jóvenes iraníes posa con María Luisa en Persépolis

Si yo tuviera que evocar lo que Persia trae a mi memoria debería citar a Zoroastro y Mazda, a Susa y Persépolis, a Ciro, Darío y Jerjes, a Alejandro Magno, al imperio sasánida, a los seljúcidas, a Gengis Kan y Tamerlán que lo arrasaron casi todo a su paso, a las dinastías timúrida y safávida, a los Pahlevi, al ayatolá Jomeini y la revolución islámica, y a sus sucesores hasta hoy. Y, por supuesto, ciudades míticas como Isfahan o Shiraz. Y en todos estos siglos, un pueblo sojuzgado al servicio de dinastías todopoderosas, de fuera o de casa, que incluso hoy, a comienzos del siglo XXI, mantienen al país como una república islámica fundamentalista regida con puño de hierro y una ausencia casi absoluta de libertades religiosas y civiles.

Quisiera no dar lugar al equívoco. Estas líneas no son otra cosa que las impresiones de un viaje realizado con un grupo de amigos que nos ha dejado un regusto muy positivo y que , tal vez, tenga algún interés para los lectores. Diez días no es gran cosa para conocer un país, pero ayudan a hacerse una idea de la situación. Me permito adelantarles tres de mis conclusiones: Irán no es el eje del mal que dibujan los medios occidentales; es un país humana, cultural y artísticamente extraordinario; y se encuentra en una interesantísima encrucijada que le va a obligar a decantarse más pronto que tarde por continuar con un sistema fundamentalista o virar hacia un régimen de mayor libertad y apertura exterior. En mi opinión, las mujeres y los jóvenes, mayoritarios en Irán, les va a obligar a optar por lo segundo.

De la Persia histórica…

Mapa 2.jpg

Mapa de Irán con algunos de los lugares visitados

Los diez días de estancia en Irán nos permitieron disfrutar de una de las rutas clásicas: Teherán, la capital; Qom, una de las tres ciudades santas del país, centro del integrismo islámico; las ciudades históricas de Isfahan y Shiraz; y los tres grandes conjuntos arqueológicos de la antigua Persia: Pasargada, la capital fundada por Ciro el Grande; Persépolis, el imponente conjunto dse palacios levantados por Darío y Jerjes; y la necrópolis real de Naqh-e Rastan.

IMG_3577

La visita a la ciudad santa de Qom nos dejó imágenes inolvidables

Teherán, capital del país desde el siglo XVIII, es una ciudad inmensa, caótica y destartalada. Pero no carece de interés. Los dos elementos más sobresalientes, artísticamente hablando, son el complejo Golestán, sede de las dinastías Kajar y Pahlevi, todo lujo y esplendor, y el Museo Nacional de Irán, con colecciones de primer nivel de las culturas meda, aqueménida, seléucida, parta y sasánida. Los famosos arqueros de la escalinata de Persépolis y los relieves vidriados justifican por sí solos su visita.

El acceso a la ciudad santa de Qom nos permitió acercarnos al Irán más integrista y convencional. El complejo de Musumek, tres patios, tres mezquitas y una superficie de 38.000 metros cuadrados tiene más interés como centro de religiosidad popular que como espacio artístico. Pero sus 100.000 alumnos en las diferentes madrazas, de ellos 30.000 mujeres, hablan de la importancia que el Islam tiene en la vida diaria de los iraníes.

IMG_3617

Plaza porticada de Isfahan, un espacio emblemático de la Persia histórica

Isfahan fue capital de Persia con la dinastía safávida, durante los siglos XVI y XVII, la época de máximo esplendor artístico. La ciudad posee un conjunto de edificios articulados en torno a tres tipologías. El primero, las mezquitas, con dos ejemplos excepcionales: la mezquita antigua del viernes, centro de la Isfahan medieval, y la mezquita del “favor de Dios”, levantada en época safávida, cubierta por fuera y por dentro de azulejos vidriados y bellísima en su singularidad. El segundo, los edificios civiles, con la plaza porticada de Nayqsh-e Jahan -el espacio público por antonomasia de todo Irán con sus 510 metros de largo por 165 de ancho- y los artísticos puentes sobre el río. Y el tercero, los palacios públicos y privados, y los jardines, con el agua como fuente de vida y de belleza, distribuidos por toda la ciudad.

IMG_3728

Yazd es un ejemplo del valor artístico del adobe convertido en pantalla teatral

De camino, visitamos Naim y Yazd, dos núcleos urbanos en los que el adobe se hace ciudad, antes de llegar a Shiraz, otro de hitos de nuestro viaje. En otro tiempo ciudad del vino, la poesía y las flores, la ciudad reúne múltiples alicientes. Pero lo mejor se encuentra en sus alrededores. En medio de una llanura se asienta Pasargada, la capital fundada por Ciro el Grande en el siglo VI a.C. El elemento mejor conservado es la tumba de Ciro, hoy emblema nacional, que destaca por su sencilla grandiosidad. No lejos de allí, se levanta Persépolis, uno de los grandes conjuntos arqueológicos del mundo. Persépolis es la quintaesencia de la arquitectura al servicio del poder y sus escalinatas de acceso, con los famosos relieves procesionales de los inmortales, la lucha de toros y leones y las ofrendas de los pueblos, una de las obras presentes en todos los manuales de historia del arte. El tercero de los grandes conjuntos arqueológicos es el conjunto rocoso de Naqh-e Rastan donde descansan los cuatro grandes de la dinastía aqueménida: Darío I, Jerjes, Artajerjes y Darío II. El espacio impresiona por su sencillez expresiva, su plasticidad y su ubicación.

IMG_3912

Las columnas de la Apadana de Persépolis se elevan al cielo

Esto es solo una parte de lo que nos ofrece la Persia histórica, un conjunto excepcional, ya que buena parte de lo visto está declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Al Irán fundamentalista

Pero Irán no es sólo historia y arte, sino un país de más de millón y medio de kilómetros cuadrados, más de 80 millones de habitantes, llamado a ser una potencia regional en un área especialmente conflictiva del mundo.

La prensa occidental nos lo presenta como uno de los países que conforman el “eje del mal”, donde el fundamentalismo lo invade todo, los derechos humanos no existen y las mujeres están sojuzgadas y apartadas de la vida pública. Esta es también la visión que nos traslada la activista Shirin Ebadi, premio Nobel de la Paz, en su libro “La jaula de oro”, la novela que narra la vida de una familia dividida por la Revolución y unida en un destino trágico, el de su país.

IMG_4036

Imagen de la convivencia entre iraníes y extranjeros. La amabilidad y el respeto son la norma

Pero el país que vimos nosotros, viajeros ocasionales, no fue éste. Coincidió nuestra estancia con un periodo de especial interés: el nuevo año persa -algo parecido a nuestras navidades-, que comienza el 21 de marzo. Todo el país disfrutaba de una serie de días festivos, con fábricas y escuelas cerrados y una intensa vida ciudadana al aire libre. De no ser por el obligado pañuelo en las mujeres, acompañado del chador negro en muchos casos, y la omnipresente presencia pública de fotos de los líderes políticos y religiosos, nos hubiera resultado difícil percibir que nos encontrábamos en una república islámica fundamentalista.

El pueblo iraní es amable, respetuoso y limpio. No desdeñan el trato con el extranjero, todavía relativamente escaso, y los jóvenes lo buscan para hacerse una foto o intercambiar unas palabras y una sonrisa.

Todo el trayecto lo hicimos por autopistas y autovías, una agradable sorpresa que facilitó mucho las cosas. El tráfico, dado el reducido precio de la gasolina, es denso, caótico y poco respetuoso con señales, semáforos y personas. Los hoteles, perfectamente homologables a los nuestros, tal vez con una estrella menos, y la comida sabrosa y variada, con el alcohol rigurosamente prohibido.

IMG_4026

Posar con una occidental fue un deseo constante en nuestras visitas a las distintas ciudades

El país está formado en su mayor parte por altas estepas y desiertos, pero las inmensas reservas de petróleo y gas les permiten mirar con optimismo al futuro. No obstante, necesitan aclarar su modelo social, político y religioso. Creo que los jóvenes y las mujeres se impondrán a medio plazo, pero las resistencias no serán pequeñas. También aquí la educación jugará un papel determinante.

Si puedo darles un consejo, les diría que se animen a viajar a Irán. Es un país seguro y hermoso. No les defraudará.

Diario de Navarra, 3/5/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s