Nunca ayudes a una extraña

Extraña

Soy muy poco aficionado a la novela policiaca, negra o de intriga. Apenas he leído alguna novela de Agatha Christie, la más clásica de las clásicas. No obstante, reconozco que la última de Leonardo Padura, Herejes, que comenté hace unas semanas, me interesó bastante. Casi por casualidad cayó en mis manos esta novela de José María Guelbenzu, buen escritor, y acabo de terminarla con un interés creciente.

Javier Goitia, periodista de investigación, acaba de quedar en paro. De visita a un amigo que vive en una ciudad costera del norte de España, toma el tren y allí se topa con una mujer que le impacta sobremanera, aunque no se atreve a entablar conversación con ella. Una noche en que Javier está a la puerta de un local de copas fumando un cigarrillo, oye un gemido en el callejón próximo y trata de defender a una mujer que está siendo atacada. Mientras pelea con el agresor, la mujer desaparece y él debe ir a declarar a comisaría. Tras las primeras diligencias, Javier es llevado ante la juez, que no es otra que Mariana de Marco, la fascinante mujer del tren. La mujer a la que ha ayudado se tira por el balcón de su casa dos horas después y el asunto parece claro: la violación le ha llevado a la desesperación y ésta al suicidio. Y aquí empieza a enmarañarse la historia.

En la novela se mezclan con dosis medida y sabia una novela costumbrista, con tres familias provincianas y de alcurnia en liza; una desasosegante búsqueda de indicios para los que se dispone de poco tiempo; una historia más de deseo que de amor de dos personalidades distintas pero dotadas de buen perfil; además de otros retratos secundarios que dan viveza al conjunto.

El lenguaje no es especialmente académico, recoge el hablar cotidiano que oímos en conversaciones de amigos, que antes tal vez sorprendiera, pero que ha pasado a la literatura actual como trasunto del lenguaje coloquial sin demasiados matices ni tabúes. La trama está bien llevada y se lee con facilidad e interés. En conjunto una novela sin demasiadas pretensiones, que engancha y entretiene.

Ficha bibliográfica: J.M. GUELBENZU, Nunca ayudes a una extraña, Destino, Madrid, 2014.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s