Viaje a Irán. Shiraz, historia, flores y poesía (y IX)

IMG_3969

Mari Carmen y María Luisa escoltan a Morti ante el palacio del Jardín de Eram

Si ayer concentramos la visita en los alrededores de Shiraz, con Persépolis como cita obligada y destacada, hoy ha sido un día intenso dedicado al casco urbano de la ciudad en sus múltiples facetas: la ciudad histórica, la ciudad moderna, los mausoleos, los jardines y el bazar. Con una perspectiva diferente, además. El país ha recuperado el ritmo de trabajo ya que las vacaciones del año nuevo persa han terminado.

IMG_3976

María Luisa y Román posan ante el palacio del jardín de Eram, sede  habitual del último sha en sus visitas a Shiraz

Ayer finalizamos la visita con la tumba de Saadi. El gran escritor persa de la literatura sapiencial, que nació, vivió y murió en Shiraz en el siglo XIII. El espacio tiene el encanto de los jardines en los que el agua y las flores son los protagonistas , aunque el mausoleo, muy visitado por cierto, sea de un discutible estilo fechado en 1952.

 

IMG_3986

Vista de la Universidad de Shiraz, fundada por el último sha en lo alto de la ciudad, desde el Jardín de Eram

Hoy hemos comenzado por el Jardín de Eram. Uno más de la serie de jardines persas inscritos en la lista de Patrimonio de la Humanidad. Su origen se remonta al siglo XI, en la época seljúcida, pero el jardín actual tomó su forma definitiva en el siglo XVIII con la dinastía kayar y sus sucesores. La fachada es típica de las obras de esta dinastía, con los espejos como elementos dominantes del diwan, complementados con pinturas ya con claras referencias al estilo europeo. Una serie de figuras femeninas vestidas a la europea adornan el techo y las vigas del piso superior. El palacio, hoy convertido en museo de objetos antiguos, fue la residencia del último sha en sus frecuentes visitas a la ciudad. Hoy el jardín pertenece a la Universidad de Shiraz, que lo gestiona y lo cuida. Por cierto, el edificio de la Universidad se alza en lo más alto de la ciudad, subrayando la importancia y la modernidad que el sha pretendía para el que él consideraba su pueblo. Un pueblo que se sintió traicionado por su estrecha vinculación política y económica con los Estados Unidos y que le costó, de la mano de comunistas y fundamentalistas islámicos, primero el exilio y la muerte poco tiempo después.

IMG_3994

El rosa predomina en la decoración de la mezaquita de Nasir al Molk

Tras la visita del jardín nos hemos acercado a la mezquita Nasir al Molk. Construida a fines del siglo XIX, tres cosas sobresalen sobre lo conocido hasta ahora: carece de cúpulas, los minaretes son muy bajos y destacan los colores vivos y alegres, entre los que brilla el rosa. El interior de la mezquita de invierno, una serie de naves de arcos apuntados muy armónicos, destaca por la luz tamizada de las vidrieras que inundan su interior. Un bello espacio sereno y espiritual, aunque su antigüedad sea escasa. Un detalle constructivo me ha sorprendido en su exterior, casi todo él vidriado. Cada cierto número de hiladas, los ladrillos son sustituidos por tacos de madera que sirven para mejorar la resistencia del edificio ante los cambios de temperatura y los terremotos.

IMG_3999

Un ambiente poético e irreal envuelve a las personas en el interior de la mezquita de Nasir al Molk

Tras la mezquita, un nuevo jardín sale a nuestro encuentro. Tras una severa fachada de adobe y ladrillo, se abre a nuestros ojos un paisaje fastuoso: un palacete elegante con columnas de mármol y un jardín bellísimo, donde el agua y los naranjos son los elementos dominantes. Supongo que dentro de algunas semanas, el olor del azahar le dará el aire embriagador tan conocido en al-Andalus.

IMG_4010

Vista de conjunto del bello interior de la mezquita

De nuevo nos espera un mausoleo que es a la vez un hermoso jardín. Se trata de la tumba de Hafez, nacido en Shiraz en el siglo XIV y el más grande de los poetas persas de la historia. Autor de más de 500 poemas conocidos como gazel, su lirismo y profundidad es conocido y apreciado cada vez más en todo el mundo. En el siglo XVIII, Goethe ya le llamaba maestro.

IMG_4011

Vista de los tacos de madera insertos entre ladrillos, para paliar los efectos del cambio de temperatura y  los terremotos

El mausoleo de Sha Cheragh es el santuario más destacado de la ciudad y el tercero en importancia en todo Irán. Contiene en su interior dos sepulcros sagrados que pertenecen a dos nietos del profeta Mahoma, martirizados por los abbasíes. El edificio actual, obra del siglo XIX sorprende por sus dimensiones, suntuosidad e integrismo. Separados por sexos, las mujeres vestidas con chador obligatorio por un lado, y los hombres por otro, ambos dirigidos por voluntarios que en número de 3.000 colaboran en su orden, mantenimiento y acompañamiento para las visitas, recorremos las diversas dependencias.

IMG_4020

Vista del Jardín de los naranjos, tan habitual en los paisajes de al Andalus

La mezquita está en uso y adultos y jóvenes rezan, leen el corán, revisan el móvil e incluso echan un tranquila siesta. Hoy hay pocos visitantes, pero ayer estuvo literalmente saturado, según nos comenta el guía. Un ejemplo más de que la religión sigue profundamente arraigada en el pueblo iraní. El edificio acaba de completarse con una amplísima mezquita recién inaugurada que ejerce de mezquita del viernes en la ciudad.

 

IMG_4026

María Luisa posa con una iraní que pidió una foto de recuerdo

En torno al mausoleo los fieles chiitas besan sus barrotes, posan su frente y recitan oraciones. Nada muy diferente de lo que vemos en los santuarios cristianos, caso de Lourdes o Fátima. El rito se repite insistentemente en los escasos minutos que permanecemos en su interior.

IMG_4036

El grupo confraterniza con las familias iraníes en el mausoleo de Hafez

La visita a la ciudadela es nuestra penúltima actividad en un día ya a punto de saturación. El edificio, una estructura sobria con torretas defensivas en sus cuatro lados, fue sede de la dinastía kayak. Lástima que lo que fue un hermoso palacio pasara a convertirse en prisión, una vez que la capital se trasladó a Teherán. En consecuencia, la destrucción y el deterioro es la nota dominante de uno más de los monumentos que definieron la Shiraz de los siglos XVIII y XIX.

 

IMG_4048

Las chicas del grupo con sus prestados chadores a la entrada del mausoleo de Sha Cheragh

El complejo Vakil, que abarca el hammam, la mezquita y el bazar constituye nuestra última visita del viaje. Es el momento de las compras y del recorrido por el bazar. Las pasminas de seda son el mayor atractivo y al vendedor local se le acumulan peticiones de todo tipo. No hay lugar para el regateo, pero aún así, algunas prueban este difícil arte con desigual éxito.

IMG_4055

Los fieles masculinos en los espacios reservados a los hombres

Casi exhaustos llegamos al hotel. Hasta Morti, nuestro guía, se ha visto afectado en el tramo final. Cena, preparación de maletas y al autobús. Son las 11,15 cuando dejamos el hotel camino del aeropuerto. Nos despide una ciudad limpia, amable y bienoliente. Y eso que no ha explotado todavía la flor del azahar. Un bello final para un viaje que ha transcurrido de la zozobra inicial a la satisfacción postrera. Será para todos un país a cuyo pueblo, más que a sus gobernantes, llevaremos para siempre en nuestro corazón.

IMG_4059

Vista de patio del complejo con los fieles iraníes en primer término

¿Irán?, merece la pena.

IMG_4066.JPG

Vista panorámica de uno de los interiores del complejo