Viaje a Irán. La deslumbrante y efímera Persépolis (IX)

 

IMG_3896

Vista general de la necrópolis real de Naqh-e Rastan

 


De buena hora iniciamos la jornada recorriendo de nuevo el camino transitado ayer. Nuestra primera parada es el conjunto rocoso de Naqh-e Rastan donde descansan los cuatro grandes de la dinastía aqueménida: Darío I, Jerjes, Artajerjes y Darío II. El espacio impresiona por su sencillez expresiva, su plasticidad y su ubicación.

IMG_3895

Vista de la montaña rocosa desde el aparcamiento de entrada

Las rocas fueron utilizadas por los elamitas ya en el II milenio a.C. Pero fue en torno al siglo V cuando los cuatro reyes sucesivos decidieron ubicar sus mausoleos no lejos de Pasargada, en una roca sagrada que domina un valle abierto y feraz.

IMG_3901

María Puy, María Luisa y Román posan ante el relieve de Sepur I y su botín de prisioneros

Ocho siglos después, Sepur I, el rey sasánida del siglo III d.C. dejó constancia de su victoria sobre Valeriano, y su botín de prisioneros en un relieve situado debajo, casi a pie de suelo. Los signos zoroástricos están presentes en el conjunto monumental, además de un curioso edificio en piedra, cuyo fin no acaba de esclarecerse.

IMG_3897

Torre en piedra, único edificio exento del complejo funerario

Finalizada la visita, partimos hacia Persépolis. Evocar Persépolis es rememorar uno de los grandes conjuntos arqueológicos del mundo. Situado cerca de la necrópolis real, impresiona por su magnitud, grandiosidad y exquisito acabado.

IMG_3905

El grupo escucha atentamente las explicaciones de Morti, a los pies de la espectacular plataforma donde se alza Persépolis

Es la quintaesencia de la arquitectura al servicio del poder. Una obra en la que Darío y Jerjes, sobre todo, volcaron el saber de sus pueblos aportando lo mejor de cada uno. La Puerta de las Naciones, el salón de espera con las cuatro columnas tan esbeltas y complejas, los espacios ajardinados, la Apadana o Sala de Audiencias, el palacio residencial con reminiscencias egipcias, el Palacio Alto de Jerjes, constituyen en sí mismos piezas inestimables.

IMG_3908

Restos de la Puerta de las Naciones, entrada a las estancias reales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero en conjunto, elevados todos ellos sobre una plataforma de 15 metros de altura, nos hacen sentirnos en un lugar excepcional, uno de esos lugares que dejarán huella de por vida.

IMG_3912

Impresionan la altura y elegancia de las columnas de la Apadana

Pero por encima de todo, que ya es mucho, lo que hace inmortal a Persépolis son las series de relieves procesionales: los inmortales, la lucha de toros y leones, las ofrendas de los pueblos.

 

IMG_3923

Los toros del capitel, situados a ras de suelo, nos dan una idea de la grandeza del conjunto

No puedo menos que evocar el friso de las Panateneas del Partenón, apenas 30 años posterior. Más exquisito y evolucionado técnicamente éste, tiene muchas concomitancias con el de  Persépolis: detalles realistas, rupturas de monotonía, captación de vida, costumbres y vestimenta. Afortunadamente todavía podemos verlos in situ y no tener que recurrir a los museos de Londres, París o Berlín.

IMG_3921

María Luisa posa ante el Friso de los Inmortales

Sorprende que una obra tan ciclópea y aparentemente sólida tuviera una vida tan efímera. Apenas un siglo después de finalizar el conjunto, Alejandro Magno, tan grande por otros motivos, incendió las estancias para vengar el ultraje sufrido por un templo dedicado a Zeus en Atenas, incendiado a su vez por los persas.

 

IMG_3933

Detalle del Friso de los Inmottales, impecablemente conservados

La destrucción había comenzado, pero no pudo con todo. La tierra fue depositándose sobre el conjunto, lo cubrió en buena parte y eso lo salvó del expolio occidental del siglo XIX.

IMG_3941

Iraníes celebrando el día de Noruz con las ruinas de Persépolis al fondo

El nuevo año persa comienza el día de Noruz, el día primero de la primavera. Y el día 1 de abril, todos los iraníes salen de casa y se congregan en parques, jardines, en las faldas de las montañas o en las riberas de los ríos para pasar el día el familia, festejar la llegada de la primavera y de la vida. Cualquier sitio es bueno. Echan la manta o la alfombra, y allí pasan el día abuelos, hijos y nietos.

IMG_3948

Familias iraníes celebrando el ´Día de la Naturaleza en los alrededores de Persépolis

Preside el centro una maceta preparada en casa que después se queda en el campo, devolviendo a la naturaleza lo que ella nos ha dado. Fiesta ancestral, multitudinaria y festiva, que hemos tenido la ocasión de vivir en primera persona y en primera línea. Con razón fue proclamada por la UNESCO Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad en 2004.

 

IMG_3946

Vista de la explanada de entrada, transitada por multitud de iraníes

Era un gusto subir la plataforma de Persépolis entre sonrisas de los iraníes, saludos cariñosos y peticiones de fotos por parte de los más jóvenes. La apertura al mundo es inexorable y esos jóvenes -más de la mitad de la población tiene menos de 30 años- no podrán vivir mucho tiempo con un cierre de fronteras, con restricciones severas de internet y una televisión tan primaria.

IMG_3940

Un grupo de jóvenes pidió a María Luisa posar con ellos para el recuerdo

Cuando el cambio llegue, Irán se convertirá en una potencia turística, porque la tiene todo. Les deseo toda la suerte que se merecen.

 

IMG_3953

Vista de la entrada de Shiraz, con las familias dueñas de aceras y jardines

La vuelta a Shiraz es complicada porque la circulación es muy densa. La entrada resulta sorprendente. A través de una especie de desfiladero, la ciudad aparece al fondo en una llanura. La Puerta del Corán es la única de las puertas históricas de la ciudad que se mantiene en pie. Y junto a ella, un juego de cascadas de agua y parques de flores ornan la entrada presidida por una enorme y omnipresente bandera tricolor iraní.

IMG_3954

El viejo y el nuevo Irán: Puerta del Corán, la omnipresente bandera y la mole del hotel Shiraz pegado a la montaña

Solo sobra el mamotreto pretencioso del hotel Shiraz de cinco estrellas que está adosado a la roca. ¿Es el tributo a la nueva época? Confiemos en que el desarrollo previsible no aumente el desatino.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s