Viaje a Irán. Isfahan, el esplendor de la corte safávida (V)

Conocido y degustado el sabor y el olor de la plaza como centro público y de poder, era llegado el momento de encontrar el Isfahan más oculto, que continua mostrándose esplendoroso por los múltiples rincones de la ciudad.

IMG_3662

Vista del mirhab de mezquita antigua del viernes, obra de la época timúrida

Probablemente no hay edificio en Isfahan que resuma mejor el desarrollo artístico de Irán que la mezquita antigua del viernes, corazón de la ciudad medieval y guía y ejemplo para otros modelos posteriores. Este nombre tan habitual designa la mezquita principal, nuestra catedral cristiana. El enorme complejo, de unos 20.000 metros cuadrados, es el resultado de la acumulación artística de siglos y del proceso devastador de los terremotos, muy presentes desgraciadamente en la historia del pueblo persa.

IMG_3673

Hermosos espacios trabajados en ladrillo en la mezquita antigua del viernes

 

El origen fue un centro zoroastriano, dedicado al dios del fuego. Sobre él, situado en el corazón de la actual mezquita. Se fueron superponiendo las diferentes etapas y estilos, básicamente seljúcidas, timúridas y safávidas. La gran urbe que fue Isfahan en la época seljúcida (siglos XII y XIII y 300.000 habitantes) necesitaba una gran mezquita. Fue levantada en ladrillo con naves abovedadas en modelos distintos y singulares. El resultado es un muy sugerente conjunto que nos transporta a los modelos más conocidos de naves que conducen al mihrab.

IMG_3626.JPG

Gran patio central con los cuatro iwanes

IMG_3676

Maniquíes en una tienda a la entrada de la mezquita

Pero Isfahan camina hacia el futuro y dos estructuras resultan muy significativas de esta evolución. Junto a la mezquita se alza la antigua plaza timúrida, obra de los siglos XIV y XV, estructura aligerada en dos pisos, modelo para la posterior y más conocida de la época safávida que pudimos disfrutar ayer. La rehabilitación, sencilla y sin pretensiones, es un buen ejemplo de la puesta en valor patrimonial. Volvemos al autobús por unas escaleras mecánicas que nos remiten a una gran plaza subterránea, nudo de comunicaciones que libera el tráfico en superficie.

 

IMG_3681

Interior de la catedral ortodoxa armenia de Vank

De la mezquita del viernes nos acercamos a la catedral Vank, la iglesia ortodoxa armenia más importante de todo el país. La curiosa mezcla de arte iraní y renacimiento italiano produce una amalgama que llama mucho la atención frente a la desnudez de la mezquita. La iglesia está tan inundada de pinturas como de visitantes, que recuerdan a la Capilla Sixtina en hora punta. En el museo adjunto, además de cantorales y otros objetos litúrgicos, se levanta un memorial del genocidio armenio a manos de los turcos en los años veinte del pasado siglo. Un episodio de masacre sistemática de un pueblo, que Turquía no ha tenido la gallardía de reconocer.

IMG_3693

Vista del hermoso puente de los 33 arcos sobre el río Zayande Rud

De las obras religiosas pasamos a las estrictamente civiles. El río Zayande Rud, hoy escaso en caudal aunque lo disimule con la represa artificial en varios lugares, está atravesado por multitud de puentes. De ellos, el más famoso es el de los “33 arcos”, construido en época de Abbas I a comienzos del siglo XVII. Es una edificación en dos alturas bella, armónica y funcional. Hoy transitan por él básicamente familias, parejas y jóvenes en día de fiesta.

IMG_3698

Todavía más sofisticado es el puente Khaju, sin duda uno de los más hermosos del mundo

Todavía más sofisticado resulta el puente Khaju, con tres alturas, gran calzada para caravanas, pasos peatonales, miradores para ceremonias y bellas vistas.

Esta moderna Isfahan, situada al otro lado del río, es una ciudad con jardines cuidados, buenas construcciones y urbanización racional. Eso sí, apenas las diferenciaríamos de cualquier otra ciudad de nuestro occidente.

IMG_3588

Vista de uno de los palacios de la época safávida distribuidos por Isfahan

La jornada termina con un palacio más, situado en uno de los jardines de Isfahan. El palacio de los ocho paraísos es un pabellón de planta octogonal de la época safávida construido para las fiestas privadas de la corte. Su exquisita decoración y su caprichoso diseño le conceden ese aire de cuento y lujo tan característico de estas tierras.

IMG_3649

El grupo se relaja de un intenso día a la hora de la cena

Y de nuevo, al anochecer, la vida inunda la plaza en estos días de fiesta. Una vida que parece tranquila, segura y más tolerante de lo que uno se imaginaría. ¿Es la cara amable del país o es el país mismo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s