Las Universidades son la clave

UPNA

Vista parcial del campus de la UPNA

UNAV

Vista parcial del campus de la UN

 

Para hablar hoy de los beneficios que pueden derivarse de una intensificación de las relaciones de las empresas con las universidades creo que es preciso partir de dos afirmaciones importantes. La primera, que el principal problema de nuestro sistema productivo sigue siendo el de su baja productividad. Los indicadores económicos no muestran cambios sustanciales respecto al periodo pre-crisis, y nuestra actividad económica, en una visión comparada con las economías más vigorosas,  sigue basada en productos y servicios de limitado valor añadido y escaso contenido en innovación. La segunda afirmación es que las universidades constituyen las mayores empresas del conocimiento de las regiones. También esto puede afirmarse de nuestra Comunidad Foral, y en particular creo poder ratificarlo desde la perspectiva que me da mi condición de Presidente del Consejo Social de la Universidad Pública de Navarra. Nuestro futuro va a depender de dos factores: primero, del nivel de cualificación que alcance nuestros trabajadores y profesionales; y segundo, de nuestra capacidad de crear conocimiento y tecnologías, de crear productos cuyo principal valor añadido sea la innovación. Por lo tanto, en buena medida, nuestro futuro depende de la Universidad. La relación Universidad-Empresa  es en mi opinión el principal factor sobre el que habría que actuar de manera inmediata para que se produzca un verdadero salto en nuestro modelo productivo. Hay que volcar en la empresa el saber de la Universidad.
¿Cómo hacerlo? Las posibles vías de colaboración de los dos mundos son variadísimas, y no es posible resumirlas aquí, pero mencionaré algunas que veo fundamentales. En primer lugar, la transferencia de tecnología. En 2015 he tenido ocasión de visitar 9 empresas importantes de Navarra para hablar de estos temas. Estas son mis conclusiones: En primer lugar, existe un generalizado desconocimiento del enorme potencial de colaboración que atesora la UPNA. En segundo lugar, la imagen que de la Universidad tienen algunos empresarios está poco actualizada.  Hoy la Universidad aglutina buena parte de su oferta en Institutos de Investigación de carácter interdisciplinar,  dispone de servicios de interfaz ágiles y es capaz de responder a las necesidades de la empresa con rapidez y llegando a un producto final competitivo en precio y alineado con el último conocimiento. Y finalmente, la Universidad puede ayudar a la innovación en ámbitos cruciales y no solo en la mejora del producto: logística, recursos humanos, dirección estratégica, internacionalización, software de gestión, finanzas… terrenos en los que los investigadores de la Universidad están conectados a redes internacionales de conocimiento y pueden ayudar a los equipos empresariales en el conjunto de sus actividades.
Pero además de los contratos de investigación hay otras fórmulas que facilitan grandemente la imbricación de las empresas con la Universidad. Las cátedras de empresa se revelan como utilísimos foros permanentes de encuentro entre ambas partes, ocasión para la generación de nuevos proyectos conjuntos, formación permanente de los profesionales de la empresa e incorporación de titulados adaptados a sus específicas necesidades.
Por su parte las empresas colaboran y pueden hacerlo en mayor medida a orientar la formación de los estudiantes de la UPNA en grados, másteres y doctorados. En 2015, por ejemplo, el Consejo Social ha facilitado la participación intensa de más de 100 profesionales de Navarra en la orientación de las actividades formativas de la Universidad en todos los ámbitos.
Las empresas son hoy eficientes en la gestión del presente y el inmediato futuro. Pero para imaginar una visión de la empresa que sea sostenible y tenga un futuro exitoso es necesario disponer de capacidades de investigación y de creatividad que bien puede venir de la colaboración con académicos y de la incorporación de doctores universitarios con perfil empresarial a las labores de dirección.
Lo repito con convicción: para el futuro del modelo productivo de Navarra las universidades no son un actor más. Son hoy, de la mano de las empresas, la clave.
Navarra Capital, diciembre de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s