Sobre el cuidado de la casa común

Laudato Si

La Iglesia católica, como institución bimilenaria, alberga en su seno  una vida compleja y diversa, tamizada por el paso de los siglos. En lo formal, pese a los cambios experimentados y la universalidad de su misión, presenta una clara estructura jerárquica que, en materia de gobierno temporal, tiene en el Papa una cabeza con un poder cuasi omnímodo.

Aunque algunos autores, mitad en serio mitad en broma, han señalado que una prueba inequívoca de su perdurabilidad es que ni siquiera los Papas y la curia han podido hundirla, hemos de reconocer que la nómina de Papas de los siglos XX y XXI, variados en perfil y trayectoria eclesial,  presenta un elenco de figuras de primerísimo nivel humano y espiritual. Prácticamente todos nos han legado una serie de encíclicas –documentos en los que exponen de forma oficial y solemne determinados aspectos de la doctrina cristiana-, pero algunos aparecen ligados de forma especial a determinados títulos de contenido social: León XIII y la Rerum Novarum (1891); Pablo VI y la Populorum Progessio (1967); Juan Pablo II y la Sollicitudo Rei Socialis (1987).

A este elenco ha venido a sumarse en los últimos meses el siempre sorprendente Papa Francisco, con una encíclica titulada Laudato Si. Sobre el cuidado de la casa común. Motivado por el impacto mundial obtenido, su reflejo en los medios de comunicación, lo inusual de su problemática y el relajo veraniego, he leído atentamente el documento –les reconozco que es la primera vez que he leído una encíclica papal entera- y pretendo trasladarles mi opinión personal sobre la misma.

La primera novedad es el tema abordado. ¿No es este un documento más propio de la ONU, la FAO, la Conferencia Mundial sobre el Clima o cualquier otro foro internacional? Tal vez sí, pero la sensibilidad de Francisco, un Papa llegado de la periferia y el extrarradio del mundo, admirador confeso de Francisco de Asís, del que tomó el nombre para su pontificado y el título de su famoso Cántico de las criaturas para su encíclica, lo ha situado en el centro de la preocupación eclesial y mundial. De nuevo, y no es la primera vez, la supuesta Iglesia institucional y reaccionaria se pone a la cabeza en la defensa de los más débiles, simbolizados en ese planeta, casa común de todos, explotada en beneficio de algunos, sobre todo los que habitamos en el primer mundo.

La segunda novedad es el destinatario: la encíclica va dirigida a” todas las personas de buena voluntad” al margen de su condición o no de creyentes. Todos habitamos la casa común y en consecuencia, nada de este mundo nos resulta indiferente, al margen de credos y planteamientos vitales, y todos debemos estar unidos por la misma preocupación.

Pero la gran novedad es el planteamiento. Frente al lenguaje un tanto retórico y poco comprensible de los documentos eclesiales, este es un texto no diré que sencillo, pero que al menos presenta un lenguaje comprensible. Francisco aborda su reflexión y sus ideas en una introducción, seis capítulos y dos oraciones finales. Sólo uno, titulado “El Evangelio de la Creación”, está dedicado específicamente a realizar una lectura creyente del problema. En los otros realiza una reflexión de carácter ético admirable. Vincula el cambio climático con la pobreza y la explotación, acusa a las grandes compañías y a los gobernantes de los países más poderosos del uso desproporcionado de los recursos naturales y propone un cambio radical de estilo de vida para evitar que la Tierra se siga convirtiendo en “un inmenso depósito de porquería”.

Comprometida y tal vez profética la nueva “Cruzada verde” que nos propone el Papa.  Es el signo de los tiempos que tan bien interpreta Francisco.

Diario de Navarra, 20/8/2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s