Viaje a Polonia. Cracovia, ciudad universitaria y comercial (III)

2014-10-08 09.21.40

Barbacana que defiende la entrada a la ciudad

El hotel de estancia en Cracovia se encuentra situado en las afueras de la ciudad, en un barrio mitad residencial, mitad de servicios, bien comunicado con el centro. Frente a nosotros tres modernos edificios de oficinas llevan los nombres de Newton, Galileo y Edison. Son los signos de los tiempos y la apuesta de una ciudad cultural y universitaria por abrirse a la modernidad. Así lo atestiguan el crecimiento de la urbe, hoy con 800.000 habitantes frente a los 200.000 de antes de la II Guerra Mundial, sus 200.000 universitarios y la pujanza que se percibe en su entorno.

2014-10-08 09.33.56

Puerta de San Froilán, entrada a la ciudad histórica

Cracovia resume, en buena medida, la historia de Polonia: capital del reino hasta finales del siglo XVI e importante enclave económico, religioso y cultural, su urbanismo y arquitectura es fiel reflejo de esta realidad. Rodeada de murallas, como buena parte de las ciudades medievales, estas fueron derruidas a lo largo del siglo XIX, dando paso a un cinturón verde que constituye uno de sus aciertos y sus encantos. La entrada histórica a la ciudad por el norte, ruta para las invasiones y las coronaciones reales, ya que constituye además la entrada desde Varsovia, es el único espacio conservado de la fortificación medieval. Una barbacana de ladrillo fortifica la entrada y resguarda la puerta de San Froilán que da entrada a la ciudad histórica. Una vez dentro, Cracovia despliega todo su esplendor: el ganado con el título bien merecido de Patrimonio de la Humanidad.

2014-10-08 09.58.57-1

Conjunto modernista que alberga el teatro de la ciudad

El plano ortogonal perfectamente conservado nos remite a modelos griegos y romanos: una polis y una acrópolis, como en Atenas y Mileto. La ciudad, llena de iglesias, conventos, palacios y casas de buen porte nos vincula con un urbanismo racional y ordenado de origen medieval y desarrollo renacentista y barroco, con ejemplos relevantes del modernismo. Y todo ello en un perímetro reducido, visitable a pie y perfectamente degustable.

2014-10-08 11.01.31

La anécdota convertida en categoría. Una multitud, móvil en mano, espera la salida del cortejo en el reloj de la universidad de Cracovia

Nuestro guía optó por un procedimiento de aproximación. Bordeamos las calles laterales, admirando su cuidado urbanismo, paseamos por algunos de sus rincones y plazas, como la que alberga al más antiguo teatro de la ciudad, reformado en una apreciable fachada modernista y nos aproximamos hasta el barrio universitario, el constituido por la Universidad Jallonica. Tras una modesta entrada, se despliega ante nosotros un hermoso edificio medieval de ladrillo rojo que nos transporta al grupo de grandes universidades europeas de finales de la Edad Media.

2014-10-08 10.55.48

Nuestro grupo también participó de la experiencia relojera y universitaria

La espléndida reconstrucción del Collegium Maius resulta sugerente y llena de encanto. Lástima no poder visitar las estancias universitarias de la biblitoeca y el paraninfo, que solo los atisbamos a través de libros y vídeos de la tienda-librería. Como a veces la anécdota supera a la categoría, volvemos a las 11 de la mañana para disfrutar del reloj animado universitario que, tras entonar el Gaudeamus igitur, hace desfilar a una serie de personajes históricos relacionados con la Universidad de Cracovia.

2014-10-08 10.31.00

Hoy como ayer, la Plaza del Mercado sigue siendo el corazón de la ciudad

Las calles, rincones y edificios rezuman historia pasada y presente. Una de las placas nos recuerda la estancia de Karol Woytila como estudiante de filología polaca en la Facultad de Filología antes de su entrada en el seminario. Tras el pausado recorrido, al final, la Plaza del Mercado se abre en todo su esplendor.

Hay ciudades que justifican una plaza, y hay plazas que definen a una ciudad. Ambos asertos son válidos para esta. Enorme de dimensiones -200 por 200-, resume como pocos espacios la historia de la población: desde la primera arquitectura románica de la iglesia de San Adalberto, anterior a la actual urbanización, hasta las modernos comercios -Zara entre otros-, que conviven con los animados cafés de los soportales.

2014-10-08 10.30.41

Torre gótica del antiguo ayuntamiento de Cracovia

Y en medio, la torre gótica del ayuntamiento, la monumental y emblemática iglesia de Santa María, símbolo de la ciudad por antonomasia, la lonja de los paños, un mercado cubierto situado en medio de la plaza que le quita inmensidad pero la dota de equilibrio y medida humana, y el conjunto de edificios que rodean la misma, casonas y palacios de los siglos XVII, XVIII y XIX. Y todo ello, bullendo de vida, animación y color.

2014-10-08 11.16.30La imponente iglesia de Santa María domina el conjunto

Tanto el exterior como el interior de Santa María son el símbolo de la riqueza de la ciudad. La espectacular construcción de ladrillo rojo, moteado de fenefas de piedra blanca, con dos torres airosas a los pies y un pórtico barroco del siglo XVIII a la entrada, dan paso a un interior deslumbrante en el que se acumula la riqueza y los estilos se suceden: magníficos el retablo del gótico final, los elementos renacentistas y algunos altares, pero la iglesia destaca más por el conjunto que por los detalles. Es un ejemplo paradigmático de buen gótico centroeuropeo de ladrillo, que impone aciertos y limitaciones.

2014-10-08 14.48.56

Iglesia de los jesuitas, uno de los grandes conjuntos  barrocos de la ciudad

El paseo hacia el coqueto restaurante por las calles del casco histórico nos permite apreciar el estilo de la Cracovia de hoy: clero abundante todavía con ropa talar, vida estudiantil y jóvenes con sus mochilas, numerosos visitantes, y gran número de iglesias y conventos de las órdenes que progresivamente se instalan en la ciudad: franciscanos, dominicos, agustinos, jesuitas, entre otros. Las iglesias deberán quedar para otra ocasión.

2014-10-08 13.31.08

El pan sólido sirvió de recipiente a una sopa contundente

De la comida destaco el primer plato, la sopa servida en un pan sólido que sirve de recipiente.

La tarde cambió por completo la decoración. De las maravillas artísticas a las naturales. También Patrimonio de la Humanidad, como el casco histórico de Cracovia, su explotación y estructura es impresionante. 700 años de continuidad permitieron al Estado polaco financiar un tercio de sus gastos y explican, en parte, la riqueza de la propia ciudad. Buena prueba de ello es que Cracovia fue aceptada, contra toda lógica, en la Liga Hanseática, el conjunto de ciudades costeras del Báltico, pese a estar separada del mar, aunque unida por el Vístula, más de 800 kilómetros.La razón está en la sal, que permitía un activo comercio de ida y vuelta a través del río.

2014-10-08 15.43.34

Entrada a la mina de sal

Hoy las minas, tras la depreciación de la sal, han cerrado como actividad industrial, pero una industria más poderosa ha venido a sustituir a la primera: una explotación turística que lleva cada año a la instalación más de un millón de visitantes, siempre en ascenso.Y eso que la mina solo se visita en los tres primeros niveles de los nueve existentes y en una proporción del 1% del total de galerías disponibles. Uno no sabe qué admirar más, si las galerías, las entibaciones o los espacios artísticos habilitados al efecto. La holgura de los pasillos, la amplitud de los espacios y la estrucutra de las vigas hacen la visita más interesante que inquietante.

Reconozco que me apasionan menos las maravillas naturales que las artísticas, pero esta es una visita no solo interesante, sino imprescindible para el visitante de Malopolska (la pequeña Polonia) región en la que nos encontramos.

2014-10-08 09.31.50Las viejas murallas han dejado paso a un boulevar ajardinado que rodea la ciudad histórica

Pese a los buenos deseos para la tarde-noche, el cansancio se acumula. La cena en el restaurante Di Pietro resulta mejor en el continente que en el contenido y, además, está en plena Plaza del Mercado. Una plaza distinta a la de la mañana, con sus luces, sus terrazas y su ambiente casi veraniego, sorprendente para la segunda semana de octubre. Así que, tras la cena, cogemos el autobús y al hotel. Son las nueve y media de la noche y me puede el cansancio y el sueño. El día ha sido intenso y bien aprovechado. Pero Cracovia sigue.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s