Sala de espera

314_L343056.jpg

“La muerte me lleva de la mano, pero se está portando bien porque me está dejando pensar”.

José Luis Sampedro es uno de nuestros pensadores contemporáneos más conocidos y apreciados por la ciudadanía. Hombre de amplia cultura -catedrático de Estructura Económica, escritor, miembro de la Real Academia Española , premio nacional de las Letras- conservó hasta sus últimos días su compromiso ético y su capacidad de análisis crítico, que ejercía con brillantez y dotes pedagógicas. A mí me han interesado tres facetas de su vida: la literaria – me gustó mucho en su día La sonrisa etrusca-; la de pensador y ensayista -el prólogo a ¡Indignaos! de Stephane Hessel me parece admirable para un anciano, y la de hombre comprometido con la libertad y la justicia social.

Muerto en Madrid en 2013, aparece esta obra aparentemente menor que Olga Lucas, su compañera, encontró entre sus papeles. Es la historia de los últimos 10 años de su vida, contada a dos voces. Es la historia del río José Luis y el río Olga, que se conocieron en Alhama de Aragón y decidieron unir dos vidas diametralmente opuestas en un tramo final común.

La segunda parte del libro, las reflexiones de sus últimos años, meses y días, son un mosaico de sus preocupaciones, sentimientos y rabias, a caballo entre la autobiografía y el ensayo. El libro tiene también numerosas fotos y documentos manuscritos que prueban la manera de hacer y trabajar de un hombre comprometido hasta el final de sus días.

Hay ideas que me han gustado mucho. Recojo algunas de las más interesantes:

Recordando el ambiente del Tánger en el que vivió de niño, señala: “La libertad era amplia y alegre, `porque, al coexistir múltiples dogmas, el acogido a uno está protegido contra los otros y tiene, además, dónde refugiarse si ha de abandonar el propio. Así era, aunque temo que no se lo expliquen quienes están seguros de vivir en posesión de la verdad”.

De su amistad con Odette, su amiga de la infancia, recuerda: “Mucho después supe lo que estuve entonces viviendo sin saberlo; que el río de la vida no se interrumpe nunca, ni cuando parece sumirse en un remanso. Continúa fluyendo, pero fondo abajo, hacia lo profundo, haciéndose más verdad, puro río sin riberas”.

Su percepción ante la llegada de la muerte es la siguiente: “Por fin he llegado a recalar en esta Sala de espera, ya definitiva cuando se han cumplido los 90 años. Todos estamos siempre en una, desde luego, y podemos ser llamados para el despegue, como en los aeropuertos, pero no se suele pensar en ello salvo una minoría que lo vive angustiada. Yo me siento sereno, satisfecho de haber dejado fuera casi todo, para concentrarme a gusto en mi permanente afán: hacerme quien soy. Aprendiz del vivir embarcado en el viaje hacia mí mismo. Y está casi acabada la figurilla; no queda tiempo para novedades”.

Y respecto a su actitud ante la vida, dice: “No es extraño que, durante años, pasemos junto a esas verdades sin reconocerlas, porque descreer correctamente es mucho más difícil que asumir creencias. Ëstas son suministradas en abundancia por fuentes presumiblemente fiables, sobre todo en la niñez, cuando aún carecemos de sentido crítico. Salimos de la infancia prácticamente programados y después seguimos siendo acosados por “instrucciones generales”, lo cual será muy útil para el llamado orden social, pero muy restrictivo para desarrollar vidas personales, cuyo florecimiento exige elegir cada cual sus verdades propias. Ya sé que a esta opinión la llaman relativismo, y que está condenada hasta con penas infernales, pero yo no soy supersticioso. Pues, además, los que así condenan lo hacen por pensar lo contrario; es decir, por ser absolutistas. Algo para mí mucho más grave porque tiende a imponerse obligatoriamente, en contra de la libertad de pensar”.

Ficha técnica: José Luis SAMPEDRO, Sala de espera, Barcelona, 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s