La Conferencia de Consejos Sociales de España

Relojes

La Conferencia de Consejos Sociales de las Universidades Públicas Españolas es una asociación que aglutina a los órganos de participación de la sociedad en los centros de Educación Superior del Estado: los Consejos Sociales”. Así inicia su presentación la flamante páginas web de esta institución, recientemente remodelada.

Actualmente forman parte de ella 47 de las 48 universidades públicas existentes en España. La Asociación se constituyó en 2005 en Las Palmas de Gran Canaria con el objetivo de facilitar la colaboración entre los diferentes Consejos Sociales y promover el diálogo y la reflexión sobre la Educación Superior. La Conferencia está dotada de plena personalidad jurídica y capacidad de obrar. Entre sus funciones, de acuerdo a sus Estatutos, destacan:

– Apoyar la actuación de los Consejos Sociales como interlocutores entre las universidades y la sociedad.

– Promover la colaboración e intercambio de experiencias entre estos órganos, en particular en lo que se refiere al EEES (Espacio Europeo de Educación Superior)

– Impulsar actividades que permitan reforzar la presencia y participación de los Consejos Sociales, tanto en la sociedad como en la universidad.

En definitiva, su finalidad principal es unir fuerzas para impulsar políticas que refuercen el papel social de las universidades públicas españolas.

Pero, aunque los objetivos estén claramente enunciados, su puesta en práctica no es sencilla. La diferente cultura de cada universidad, desde las pluricentenarias a las recientemente creadas; las diferencias en número de alumnos, profesores, centros y titulaciones; la mayor o menor proclividad al cambio y la modernidad; las formas de hacer existentes, tan distintas en las diecisiete comunidades autónomas; y las rémoras de un modelo tendente a la burocracia y la escasa delimitación de responsabilidades, hacen que el papel de los Consejos Sociales sea muy distinto también, en cantidad y calidad, en cada una de las universidades. Y que, en consecuencia, el inaplazable proceso de modernización, camine con lentitud, continuos vaivenesy velocidades diversas.

El pasado 11 de junio, tuve la oportunidad de visitar, junto con Ladislao Azcona, presidente del Consejo Social de la Universidad de Oviedo, a Joaquin Moya-Angeler, presidente de la Conferencia de Consejos Sociales de España. Se trataba de presentar nuestra asociación, el G9 de los Consejos Sociales -recuerdo que lo conformamos Cantabria, Castilla La Mancha, Extremadura, Islas Baleares, La Rioja, Navarra, País Vasco, Oviedo y Zaragoza-, comunicar al presidente nuestras intenciones y ponernos a su disposición para trabajar conjuntamente en la mejora de la Universidad española, objetivo común que todos perseguimos. La acogida fue amable y el eco positivo.

Esa misma tarde, en la Universidad Carlos III de Madrid, tuvo lugar la Asamblea General de la Conferencia. La presencia no fue especialmente nutrida y la asamblea tuvo un carácter básicamente informativo. Y eso que la nómina de asistentes contenía nombres rutilantes de la economía, las finanzas, la comunicación y la Academia, todos ellos presidentes de los distintos Consejos Sociales de España.

Aproveché una breve intervención en “Ruegos y preguntas” para presentar al G9, dar cuenta de la reunión de relanzamiento de Zaragoza y ponernos a disposición del resto de los colegas. Inmediatamente después, saltó la sorpresa. Joaquín Moya-Angeler comunicó la renuncia al cargo de presidente del Consejo Social de la Universidad de Almería y, en consecuencia, su cese como presidente de la Asamblea de Consejos Sociales. Y anunció que la próxima asamblea general del otoño, que tendrá lugar en Jaén, deberá proceder al nombramiento de nuevo presidente.

Creo sinceramente que, pese a los indudables avances alcanzados en los últimos años, la Conferencia necesita un nuevo impulso. Debe definir con claridad los objetivos que persigue, dotarse de un sistema operativo y participativo, abordar los grandes temas pendientes de la universidad española y convertirse en un interlocutor legitimado ante las instituciones por origen, argumentos y razones a fin de aportar criterios y propuestas en el proceso de reformas ya inaplazables. En definitiva, debe creerse su función y ejercerla con firmeza, responsabilidad y rigor. Y eso requiere conocimiento, tiempo, ganas, dedicación y contactos.

En la búsqueda de estos objetivos, el G9 de los Consejos Sociales pretende ser un instrumento activo, tratando de converger con los que, como nosotros, aspiren a estos cambios imprescindibles. Confiemos en que, de aquí al otoño, seamos capaces de articular el proceso, definir objetivos y procedimientos, y encontrar el equipo adecuado para liderar la nueva etapa que se abre. El Consejo Social de la Universidad Pública de Navarra, por responsabilidad y convencimiento, apoyará este proceso. Ese futuro que se adivina y que entre todos tenemos que conseguir no nos es ajeno, también es el nuestro.

Diario de Navarra, 22/7/2014

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s