Pedro Sánchez, el candidato en la carretera (II)

Pedro-Sanchez-dispuesto-congreso-profundo_TINIMA20140527_0608_5

 

 

 

 

 

 

El próximo Congreso Federal del PSOE es, verdaderamente, un congreso estraordinario. En 135 años de historia será la segunda vez que los militantes elijan directamente al secretario general. La primera se produjo, así lo recordó Pedro Sánchez en su alocución, en tiempos de la Segunda República, y el candidato ganador fue no el del aparato, sino el de las bases. Tal vez un aviso para navegantes.
El ambiente del salón de la Casa del Pueblo de Pamplona, pese a ser un domingo a las siete de la tarde, era el de las grandes ocasiones. Y entre los asistentes, con más presencia de gente madura que de jóvenes, muchas caras conocidas que no había visto desde hacía muchos años. Por lo tanto, primer aspecto positivo que me gustaría remarcar, la elección ha provocado interés y expectación, algo positivo en sí mismo.
Me gustó Pedro Sánchez, tanto en la forma como en el fondo. Con la ayuda de un guión, con muy buena planta, y sobrio en el atuendo y las palabras, desgranó en 45 minutos sus ideas sobre el partido, Navarra y España.
Pedro Sánchez quiere un PSOE laico, feminista, transparente, participativo, paritario, radicalmente honesto, implacable contra la corrupción, abierto a la sociedad, situado a la izquierda y unido, en el que se practique la relación intergeneracional. Su discurso no fue especialmente brillante ni populista, pero demostró conocimiento, responsabilidad, templanza y equilibrio. Para nuestra fortuna, si él es el ganador, tenemos buen timonel.
Esta moderación, en la que se esconde un hombre hecho a sí mismo, trabajador y bien preparado, -es doctor en Economía, cuestión nada baladí- no le impidió responder con firmeza a algunas de las comprometidas preguntas que se le hicieron. Pero ni una palabra negativa salíó de su boca contra ningún compañero, ningún mal gesto, ningún reproche, con el añadido de subrayar que, sí él no es elegido, trabajará desde el minuto siguiente codo con codo con el nuevo secretario general, porque también será el suyo.
El capítulo de preguntas, sin cortapisas ni limitaciones, abarcó todos los temas candentes hoy: el socialismo navarro, cuyo papel reivindicó, y su engarce en el socialismo español, con el que debe compartir las decisiones clave en la política de alianzas; la reforma constitucional, de la quese mostró favorable para llegar a la España Federal; el derecho a decidir, del que discrepó abiertamente; el dilema monarquía-república, del que manifestó no parecerle el tema prioritario; el blindaje del Estado del Bienestar, su verdadera preocupación; la relación con I-E y Podemos, son algunos de los temas tratados.
Un idea final quiso reiterar: El PSOE debe ser el gran cauce que permita canalizar las ansias de cambio de la sociedad española. Un cambio al que él aspira sin ataduras y desde abajo.
Fue una gran velada. Un candidato solvente, un partido expectante y un proceso limpio. No son malas mimbres para construir un buen cesto. Le deseo lo mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s