La vida simple (II)

La vida simple

Estas son algunas de las reflexiones del libro que me han gustado especialmente.

Empujo la puerta de la cabaña. En Rusia, la formica triunfa. Setenta años de materialismo histórico han aniquilado todo sentido estético en el ruso. ¿De dónde viene el mal gusto? ¿Por qué hay linóleo en lugar de nada? ¿Cómo fue que el kitsch se apoderó del mundo? La avalancha de los pueblos hacia lo feo fue el principal fenómeno de la mundialización. Para convencerse basta con circular por una ciudad china, observar los nuevos códigos de circulación del Correo francés, o la ropa de los turistas. El mal gusto es el denominador común de la humanidad” (12 de febrero)

La cabaña es una caja de cerillas. Hija del bosque, destinada a la podredumbre: los troncos de las paredes eran los mismos árboles que se alzaban en lo que ahora es claro. Cuando su propietario la abandone volverá al humus. Ofrece en su simplicidad una protección perfecta contra el frío invernal. No afea el paisaje que la aloja. Junto con la yurta mogol y el iglú esquimal, comparte el podio de las más bellas respuestas humanas a la adversidad del medio” (12 de febrero)

Habría que erigir en principio el consejo de Baden-Powell: al marcharse del sitio del campamento, dejar solo dos cosas. La primera, nada. La segunda, las gracias. ¿Lo esencial? No pesar demasiado sobre la superficie del globo” (18 de febrero)

El hombre libre es dueño del tiempo. El hombre que domina el espacio es apenas poderoso, E nla ciudad, los minutos, las horas, los años se nos escapan, Corren desde la llaga del tiempo herido. En la cabaña, el tiempo se calma, se acuesta a nuestros pies como viejo perro amable y, de pronto, ya no sabemos que existe. Soy libre porque mis días lo son” (3 de marzo)

Para llegar al sentimiento de libertad interior, se necesita espacio en abundancia y soledad. Hay que agregar el dominio del tiempo, el silencio total, la sobriedad de la vida y la cercanía del esplendor geográfico. La ecuación de estas conquistas lleva a la cabaña” (11 de marzo)

Me adormezco leyendo un poco de poesía china. Aprendo de memoria un verso que servirá en una conversación cuando me encuentre sin argumentos. “En todo esto hay una significación profunda. A punto de expresarla, he olvidado las palabras” (25 demarzo)

Cada vez que los pescadores rusos visitan mi cabaña tengo la impresión de que la división de caballería ha venido a acampar en mi jardín. Fatalismo, espontaneidad, despotismo: los rasgos del carácter mogol inoculados en el sistema venoso eslavo. El nómada aflora bajo el leñador. El rerrible marqués de Custine tenía razón: “Rusia se ha encargado de traducir Asia a Europa”(1 de abril)

Llevo una pequeña cruz ortodoxa al cuello. Amo a ese hombre que perdonaba a las mujeres adúlteras, ibas por los caminos con la boca llena de parábolas pesimistas, abucheaba a los burgueses y fue a suicidarse en lo alto de una colina donde sabía que le esperaba la muerte. Me siento parte de la cristiandad, esas tierras donde hombres que habían decidido venerar a un dios que profesaba el amor dejaron entrar a sus ciudades la libertad, la razón y la justicia. Lo que no me atrae es el cristianismo, ese nombre que se le da al retorcimiento que hace el clero de la palabra evangélica, esta alquimia de brujos con tiaras y campanillas que han transformado una palabra ardiente en código penal. Cristo habría debido ser un dios griego” (23 de mayo)

A las ocho, todas las tardes, el sol logra deslizar un rayo por una grieta entre las cumbres. Me importa poco saber si el responsable de esta belleza es Dios o el azar. ¿Acaso hay que conocer la causa para gozar del efecto? (24 de mayo)

Los viajeros apurados necesitan cambiar. No encuentran suficiente el espectáculo de una mancha de sol sobre un talud arenoso. Su lagar está en un tren, o frente al televisor, pero no en una cabaña. A fin de cuentas, el único peligro que amenaza al ermitaño, además del vodka, el oso o las tormentas, es el síndrome de Stendhal, la sofocación ante la belleza” (26 de mayo)

El ermitaño acepta no pesar nada en la marcha del mundo, no contar para nada en la cadena de las causalidades. Sus pensamientos no modelarán el curso de los hechos, no ejercerán influencia sobre nadie. Sus actos no sognifcarán nada (salvo quizás ser objeto de algún recuerdo) ¡Qué liviandad hay en esta idea! Y cómo preludia el desasimiento final: nunca nos sentimos tan vivos como al estat muertos para el mundo” (29 de mayo)

Rainer María Rilke decía: si tu vida cotidiana te parece pobre, no la acuses. Acúsate a tí mismo de no ser lo bastante poeta para percibir sus riquezas” (3 de junio)

En el borde la playa se abren las anémonas. Avispas y abejas r inventse embriagan. ¿Por qué Dios en su infinita sabiduría, no hizo que el hombre creyera en El benditamente, sin dudas ni cuestionamientos? Haber inventado esta cosa tan perfectamente inexplicable como la fecundación de las flores por los himenópteros y haber olvidado dar señales tangibles de Su existencia, ¡qué negligencia! (7 de junio)

Hoy, cuando se conoce a alguien, apenas después del apretón de manos y una mirada furtiva, se toma nota de los nombres de sitios y blogs. La sesión ante la pantalla ha reemplazado a la conversación. Después del encuentro, no conservaremos el recuerdo de los rostros o de los timbres de voz, sino que tendremos tarjetas con números. La sociedad humana ha logrado un sueño: frotarse las antenas al modo de las hormigas. Un día, nos contentaremos con olernos” (10 de julio)

La vida en cabaña en una lija. Raspa el alma, desnuda el ser, vuelve salvaje el espíritu e hirsuto el cuerpo, pero abre en el fondo del corazón papilas tan sensibles como las esporas. El ermitaño gana en dulzura lo que pierde en civilidad” (16 de julio)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s