El mecenazgo cultural

Fomentar el micronecenazgo, objetivo esencial de la ley

Las palabras y los conceptos no permanecen inmutables a lo largo del tiempo. Los hay que conservan una lozanía envidiable, mientras que otros desaparecen o permanecen en una inexplicable hibernación. Y de pronto, sin saber muy bien porqué, vuelven a primera línea de la actualidad.

Ese es el caso del concepto de mecenazgo, es especial el cultural, el más genuino de todos. El origen de la expresión es antiguo y bien conocido. La popular, eficaz y no siempre exacta Wikipedia nos dice lo siguiente: “Cayo Cilnio Mecenas (70-8 a.C.), fue un noble romano, confidente y consejero político de César Augusto. Fue también un importante impulsor de las artes, protector de jóvenes talentos de la poesía y amigo de destacados autores como Virgilio y Horacio. Su dedicación artística acabó por hacer de su nombre, Mecenas, un sinónimo de aquel que fomenta y patrocina las actividades artísticas desinteresadamente”.

El mecenazgo ha sido una práctica permanente a lo largo de la historia de las civilizaciones. La fascinación por el arte y la cultura ha sido una constante y la relación, espuria o no, de cultura y poder ha trufado de bellos momentos una historia en la que los artistas en general han sido utilizados por los poderosos en beneficio propio. Los ejemplos se repiten: Pericles en Grecia, Augusto en Roma, los Médici en Florencia, los Austrias en España; los Borbones en Francia; Luis II de Baviera en Alemania, y, ya en el siglo XX, algunas grandes fortunas en USA o Mitterand en Francia. Aunque la excepción confirma la regla, es evidente que casi todos responden a un interés nada desinteresado.

Pero el concepto de mecenazgo ha evolucionado mucho en los últimos tiempos. Hoy, difícilmente sería aceptable la ambigua y alicorta definición de  la Real Academia Española: “Protección dispensada por una persona a un escritor o artista”. El gran cambio, a mi juicio, ha sido doble. En primer lugar, considerar como hacen la mayor parte de las constituciones del mundo desarrollado, que la cultura es un derecho básico ciudadano. Y, en segundo lugar, que esta financiación de la cultura no corresponde solo a los poderes públicos y a los grandes de este mundo, sino a los ciudadanos individualmente considerados, que pueden y deben intervenir en la promoción y financiación de la cultura a través, precisamente, de la práctica del mecenazgo. Mecenazgo que puede oscilar, sin que el término se tambalee, desde unos euros a varios millones.

Navarra se dispone en las próximas semanas a acometer la aprobación de una Ley de Mecenazgo Cultural. Una ley que tiene como palanca fundamental, aunque no única, de actuación la regulación de unos incentivos fiscales que cumplan la doble función de incentivar la participación ciudadana y allegar nuevos fondos en un momento de especial necesidad. La ley foral debería poner en marcha un conjunto de medidas de estímulo ideadas para reformar el modelo de colaboración pública-privada en la financiación de la cultura, presentándose esta nueva regulación como una oportunidad para que al esfuerzo del sector público se sume ahora el compromiso de la ciudadanía y el empresariado en la promoción y financiación de la cultura. Teniendo presente, en todo caso, que el mecenazgo en ningún caso debe servir para que la administración pública se desentienda de una obligación que le es propia: el acceso en condiciones de igualdad de la ciudadanía a la cultura.

Nuestro Régimen Foral, que tan denostado está por algunos, nos permite ser pioneros en este campo. Con las cautelas y equilibrios debidos, pero también con la seguridad de que es una competencia exclusiva que podemos y debemos aprovechar en beneficio de todos los navarros. El mecenazgo en sus diversas variables es una práctica extendida en los países europeos más desarrollados, justamente ésos que nos están esperando a la salida de la crisis para formar parte de su círculo. No dejemos pasar la oportunidad.

Diario de Navarra 6/2/2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s