15 días decisivos en mi vida

Cuando esta tarde del 22 de diciembre he mirado la última entrada del blog, me he sorprendido al ver que es del 9 de diciembre, hace casi 15 días. ¿Qué ha sucedido para que, en contra de mi cadencia habitual, dos o tres entradas por semana, ésta haya tardado 15 días? Muchas cosas, que rápidamente paso a enumerar.

Tras comprobar la falta de candidato de consenso para optar a la presidencia del Consejo Social de la Universidad Pública de Navarra, tomé la decisión de optar a dicho puesto. Y comenzaron dos semanas de vértigo. Hablé con Roberto Jiménez, recibí su apoyo incondicional y comencé una serie de contactos con los 18 miembros que componen el Consejo Social. Encontré eco positivo en la mayoría, aunque la condición de parlamentario y presidente del PSN-PSOE fuera una reticencia evidente en buena parte de ellos. Lo que no contaba era con la animadversión de importantes instituciones de Navarra que creía ingenuamente que verían con buenos ojos mi participación. Como le dije a una de ellas, confieso que tengo muchos defectos, pero también una virtud: soy inasequible al desaliento cuando tengo un objetivo claro, y éste lo estaba.

La elección no resultó fácil. La holgada mayoría absoluta prevista y trabajada, quedó reducida a un voto en la primera votación, y a dos votos en la segunda. No eran esas mis cuentas, pero las elecciones con voto secreto deparan estas sorpresas. Nada nuevo bajo el sol.

Accedo al cargo con ilusión y muchas ganas de trabajar. Antesdeayer  pedí la jubilación como funcionario docente, tras 37 años de servicio público, que me ha sido concedida para el 20 de marzo. Esa misma mañana tomé posesión de la presidencia en un sencillo acto en la UPNA, en presencia de la presidenta del Gobierno de Navarra, el consejero de Educación, el presidente saliente y el secretario general del Consejo. Fiel al compromiso adquirido, aunque no exista incompatibilidad legal, a finales de enero dejaré la presidencia del PSN-PSOE y el mismo día que reciba la jubilación, dado que yo vivo de mi trabajo, dejaré también mi puesto en el Parlamento de Navarra.

Atrás quedará una vida de ida y vuelta dedicada a mis dos pasiones: la docencia y la política, porque la tercera la he podido mantener siempre, la familia. Y comenzará una nueva, en la que no pretendo otra cosa que servir a la UPNA y a Navarra con lealtad institucional e independencia de criterio.

Por supuesto, el blog continuará, supongo que con mejor atención y cadencia. Espero que estas líneas ayuden a entender el lapsus habido. ¡Felices Navidades para todos!

6 comentarios en “15 días decisivos en mi vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s