Nuevos usos catedralicios

A lo largo de la historia, hay edificios emblemáticos que constituyen la quintaesencia de una época, una etapa artística o una cultura. Es el caso de las catedrales en la Europa Occidental.  No son solo, aunque lo sean principalmente, edificios religiosos destinados al culto, sino espacios para la vida social, política, económica y cultural. Allí se celebran las grandes celebraciones litúrgicas, pero también las coronaciones de los reyes, las cortes del reino, las reuniones de cofradías y gremios, además de ser lugar privilegiado para la educación y la cultura. Uno de los libros que mejor describe este complejo mundo  es la “Europa de las catedrales 1140-1280”, obra del gran historiador francés Georges Duby. Si además, como sucede en el caso de Pamplona, la catedral es la sede de unos canónigos que viven en comunidad,  a las dependencias habituales se unen otras como la cillería, el refectorio, la cocina o el dormitorio que hacen del pamplonés un conjunto singular y excepcional.

Durante muchos años, en las historias del arte español, la catedral de Pamplona ha merecido apenas una mención para señalar sus modestas dimensiones, su vinculación a modelos franceses, su extraordinario claustro y la presencia de algunas dependencias poco usuales. No obstante, en los últimos años se va abriendo paso una visión más cabal y precisa del conjunto, consecuencia de una triple línea de actuación: los estudios académicos, el proceso de rehabilitación integral del edificio, con el claustro como principal asignatura pendiente, y la apertura hacia el exterior. Y la pregunta surge inevitable: tras la recuperación de los interesantísimos espacios existentes, ¿qué hacer para revitalizar unos ámbitos tan emblemáticos cuya titularidad es de la Iglesia Católica en Navarra y ponerlos a disposición de la ciudadanía que en buena parte ha sufragado los costes a través de los presupuestos de la Comunidad? Iniciativas no le han faltado al arzobispado y al cabildo, aunque, en mi opinión, unas hayan sido más acertadas que otras.

Destaquemos, en primer lugar, las positivas: nueva web, visitas generales y temáticas al conjunto, exposición Occidens, columbarios y nuevas iniciativas culturales. La web, sencilla y elegante, dispone de una información actualizada a la que acompaña una hermosa selección de imágenes. La visita a las dependencias está bien organizada y correctamente articulada, con unos precios todavía asequibles. La exposición Occidens, con algunos premios de diseño en su haber, no parece haber alcanzado las expectativas que suscitó. A punto de cumplir un año desde su inauguración, tal vez sería bueno ofrecer un balance de visitantes, valorar su aportación y tratar de impulsar el proyecto. Aunque los columbarios del claustro hayan tenido una demanda limitada, es una idea plausible que merece ser destacada. Finalmente, es preciso señalar las nuevas iniciativas, sean las cabezas de Antonio López en el atrio, los conciertos de la Capilla de Música en espacios singulares a precios muy económicos, u otros eventos culturales.

Junto a esto, me parece más discutible la idea de abrir los espacios catedralicios a eventos de empresas, despedidas nupciales y banquetes de boda. No creo que sea razón suficiente “buscar una mayor utilidad a las estancias catedralicias y lograr una nueva fuente de financiación” como han señalado desde el cabildo y el arzobispado.  Y esto por razones básicamente éticas y pastorales. Por si no lo tuviera claro, el Papa Francisco acaba de ofrecer una razón de peso: quiere una Iglesia pobre y para los pobres. ¿Quiénes van a disfrutar de esas estancias, previo pago de su importe, por razonable que sea? Sinceramente, no veo entre los agraciados a los ciudadanos más desfavorecidos, sino a los de un status social reconocido. Y eso no es bueno para la Iglesia diocesana. Aunque creo en  la buena intención de los proponentes, dudo mucho que el clero parroquial y la feligresía lo aprobáramos. Tal vez sería cuestión de, directa o indirectamente,  preguntárselo.

Diario de Navarra, 3/10/2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s