Allegro ma non troppo

Martínez Izquierdo, un fructífero pasado

El 6 y 7 de junio pasados, la Orquesta Sinfónica de Navarra cerraba su temporada de conciertos de ciclo y Ernest Martínez Izquierdo se despedía, tras 15 años como director titular. El concierto no defraudó. La novena de Shostakovitch y la cantata Alexander Nevsky de Prokofiev, en estupenda versión del Orfeón Pamplonés, fueron el marco propicio para que director y orquesta cerraran una larga y fructífera etapa, no exenta de dificultades y problemas. El Agur Jaunak con el que orquesta y orfeón, dirigidos por Igor Ijurra, despidieron al maestro fue emotivo, merecido y justo.

Atrás quedaron los tiempos de la benemérita Sociedad de Conciertos Santa Cecilia, más abundantes en afición y buenos propósitos que en calidad musical. Lejos quedaron también el Gayarre, su excelente acústica, su pequeño escenario y su minúsculo foso. Finalmente, es época pasada la dura etapa inicial de la profesionalización de la orquesta. La progresiva profesionalización trajo nuevos músicos, nuevos directores, nuevos gerentes y nuevos nombres para la orquesta Pablo Sarasate, primero y Sinfónica de Navarra, después.

¿Y cuál es la situación hoy? El concierto del otro día creo que refleja bien el panorama. Una sala con buena entrada -los llenos ya no se dan-, con el aval que dan los más de 2000 socios de la orquesta. Una temporada, la de 2012-2013,  sugestiva en programación y variada en directores e intérpretes, además de  conciertos en el resto de España y más allá de los Pirineos. Una sala espléndida, que permite un despliegue orquestal extraordinario, aunque su acústica siga siendo un tanto cruda. Un público cada vez más respetuoso y educado, aunque siempre nos parezca insuficiente;  y, lo que es más importante, una plantilla y una calidad en alza, que le permite abordar casi todo el repertorio sinfónico en condiciones asimilables a la media de las  orquestas españolas. De esto, una parte del mérito le corresponde a Ernest Martínez Izquierdo, que ha crecido, como la propia orquesta, en lo personal y en lo musical, con el discurrir de los años. No entramos en la buena relación músicos-director, siempre deseable pero no imprescindible para un buen resultado artístico.

Antoni Wit, un prometedor futuro

A partir de septiembre se abre una nueva etapa. La presencia del maestro Antoni Wit garantiza calidad musical y empatía personal con los músicos, que lo quieren, valoran y respetan. Pero los retos son grandes y no admiten espera. El más importante de todos es la financiación. La pretensión de una financiación a tercios, recursos propios, recursos públicos y patrocinio privado, es a corto plazo más un deseo que una posibilidad real. Sirva como dato que la previsión presupuestaria pública es de 1,6 millones de euros, el patrocinio privado no acaba de materializarse y la temporada ya ha terminado. Esta dificultad presupuestaria ha incidido directamente en las condiciones laborales de los músicos, que atraviesan, como otros colectivos, por momentos de especial dificultad. Es preciso redoblar esfuerzos entre todos, gerencia, administración y trabajadores para garantizar lo más importante: la continuidad profesional de la orquesta y su calidad musical. Ello exige incentivar el diálogo y transitar caminos nuevos no exentos de riesgos y dificultades, que garanticen el proyecto empresarial y artístico.

Junto a ello, otros retos son también ineludibles. Su vinculación con Navarra debería acrecentarse y ejemplificarse en una programación estable en las capitales de merindad, Tudela y Estella principalmente, dotadas ambas de espacios aceptables para la música sinfónica. Deberían también incentivarse los grupos de música de cámara que, además de resultar vitales para el crecimiento artístico, permitieran extender la música clásica a otras poblaciones a través de las casas de cultura. Y cultivar los espacios didácticos y los nuevos públicos, en los que Cristóbal Soler debería tener un papel fundamental.

Esperamos con expectación el nuevo curso. Creo que lo mejor está todavía por llegar.

Diario de Navarra 13/6/2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s