Viaje a Turquía. La llamada de Homero. 2 de abril (VI)

2013-04-02 08.59.35El cerro  en que se asienta Pérgamo, visto desde el funicular

El teléfono sonó sin que el sol hubiera aparecido en el horizonte. Tras el desayuno, con el fresco de la mañana, salí al jardín a despedirme de Samos que ya se dejaba ver en lontananza sobre el plateado mar. El camino hasta Pérgamo fue largo, pero mereció la pena.

Ante nosotros se desplegó toda la belleza del Egeo en la que se hacían visibles historia, arte y naturaleza. A ratos, paralelos al mar y con el horizonte cubierto por las islas griegas, Quíos y Lesbos, entre otras. En otros momentos, internados en las tierras feraces próximas a las llanuras aluviales del Menderes y del Gediz. Y en medio, la conurbación de Esmirna, con sus 4 millones de habitantes, la tercera ciudad de Turquía, tras Estambul y Ankara.

2013-04-02 08.58.46Nico, perfectamente escoltado en una cabina del funicular

Tras casi tres horas de viaje, Pérgamo apareció en el horizonte: un cerro impresionante, rodeado de tres líneas ascendentes de murallas en cuya cima se adivinaban las ruinas de una acrópolis y un gran templo.

La subida en funicular aportó rapidez y modernidad al conjunto. La primera sorpresa fue la ubicación de Pérgamo, promontorio situado en el interior de la tierra firme y no próximo al mar. Ciudad y sede de los reyes de Pérgamo, la urbe alcanzó poder y fama hasta el punto de ser la referencia en Asia Menor, junto con Antioquía.

DSC00617Un enorme pino recuerda el altar de Pérgamo que voló a Berlín

El momento de máximo esplendor de la ciudad, hoy de apenas 70.000 habitantes y más de 150.000 en los siglos II y I a.C., se corresponde con la erección del altar de Zeus, una de las joyas del museo Pérgamo de Berlín, del que apenas queda la base y un enorme pino tan hermoso como melancólico. Regalo del sultán turco al káiser Guillermo II es ejemplo del comportamiento de las potencias coloniales que se repite a lo largo de los siglos.

DSC00622Las descomunales proporciones del Trajaneum quedan de manifiesto en este capitel

Si el altar de Zeus responde al mejor momento del helenismo, el Trajaneum lo es de la romanización. Un hermoso templo períptero y hexástilo del que se han levantado algunas columnas con su arquitrabe y entablamento en impecable mármol blanco, constituye el centro de un recinto sagrado compuesto por un témenos con doble arquería de gran belleza. Con elementos sueltos como capitales, basas, fustes y entablamentos a ras de suelo, uno tiene la oportunidad de tocar, acariciar más bien, elemementos dignos de figurar en cualquier historia del arte y admirar sus dimensiones excepcionales. El témenos todavía conserva el altar de los sacrificios, algo inusual en los restos de cualquier templo de la antigüedad clásica. Pese a que nuestra visita se concentra en estos dos edificios, todavía quedan restos del excepcional conjunto quqe la ciudadela atesoró a lo largo de los siglos: la biblioteca, de la que además del expurgo de Marco Antonio para Cleopatra recordaremos el nacimiento de un nuevo material, el pergamino; el templo de Atenea; el teatro con una ladera especialmente escarpada; el ágora y el odeón, por citar solo algunos.

DSC00620Vista general de los restos del Trajaneum

De allí descendimos de nuevo en el funicular, para acercarnos al otro gran conjunto arquitectónico de la ciudad, el Asklepeion, el centro dedicado a la medicina y la curación y dedicado a Esculapio. La modernidad de las terapias utilizadas se unía a un conjunto que disponía de vía porticada de acceso, biblioteca, teatro y espacios varios, todos ellos al servicio de una estancia saludable en cuerpo y espíritu.

DSC00619Hermosa vista del pronunciado teatro de Pérgamo con la ciudad al fondo

Tras la comida, el traslado a Troya constituyó un duermevela salpicado de historia y leyenda. En su primera parte, siguiendo la línea de la costa, con las islas griegas, especialmente Lesbos, al fondo. En la segunda, internados en la Tróyade y subiendo entre acantilados y bellas vistas, para alcanzar Troya por el este.

DSC00629Paseo de entrada al Asklepeion, un sanatorio de lujo

Nicanor, siempre oportuno en sus lecturas, nos recordó la guerra de Troya y su significado. Y allí estábamos delante de las ruinas probablemente más famosas de la historia. Troya tal vez decepcione como espacio arquitectónico, sobre todo después de haber visitado las ciudades del Egeo. Pero cada uno de sus nueve estratos nos habla del nacimiento de la literatura clásica y de la aparición de personajes, Príamo, Elena, Paris, Aquiles, Patroclo, Agamenón, que acompañaron nuestra juventud y probablemente los rememoremos en nuestra vejez. Todo ello en una tarde tranquila, sin apenas turistas, y con las explicaciones, sucintas pero acertadas de Ali Isan, que parece soltarse a medida que transcurren los días.

2013-04-02 16.13.57

Vista de la llanura y la línea de costa desde el cerro en el que se asienta la ciudad

Y de nuevo, la sorpresa de la ubicación. Llegados por tierra, uno apenas se imagina tras la entrada por la muralla compuesta por bloques ciclópeos y no demasiado espectaculares, la vista del oeste, con la llanura entonces más a sus pies. No es la espectacularidad de la película, pero la colina tiene una ubicación indudablemente favorable.

Subo al autobús con la emoción de haber visitado un lugar de culto. La historia se me ha hecho presente con emoción e intensidad y recuerdo y agradezco a Schieleman su trabajo y perseverancia.

2013-04-02 15.55.26El grupo ante una de las puertas de entrada a la muralla de Troya

El descenso al hotel, situado en el paseo marítimo de Çamukkale, nos depara dos últimas sorpresas: la aparición del estrecho de Dardanelos, clave en batallas históricas de envergadura, dada su privilegiada posición entre el Egeo y el Mar de Mármara, y la presencia del caballo de madera de la película, regalo de los productores a la ciudad y situado delante de nuestro hotel.

2013-04-02 16.16.20Pisar uno de los estratos de Troya es comulgar con las raíces de la cultura europea

El día ha sido intenso y pese al interés del Barça-París Saint Germain apenas aguanto el primer tiempo en la televisión. Los nuevos héroes están en la pantalla, pero me puede el sueño y el resultado quedará para mañana. Como los anteriores, un gran día para el disfrute y el recuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s