San Gregorio Ostiense

2013-05-20 13.10.43Momento de la bendición de los campos

He participado, un año más, en la romería de Los Arcos a San Gregorio Ostiense. El viaje desde Pamplona, en una mañana encapotada, fresca y gris ha sido un goce para los sentidos. El campo, que ya debería tender hacia los amarillos y terrosos varios, todavía se mantiene en un infinita gama de verdes. Y si todo el trayecto ha sido hermoso, la entrada desde la autovía a la altura de Arróniz todavía ha incrementado un peldaño esta belleza. Pocos lugares simbólicos de las barreras climáticas de Tierra Estella tan significados como la carretera Urbiola-Olejua en el momento de asomarse a los valles de la Berrueza y Valdega. El contraste entre el verde del cereal y la tierra roja de las pocas piezas en barbecho resalta todavía más la singularidad de una tierra rica en poblaciones, escasa en habitantes y feraz en producción.

La subida desde Sorlada ha sido tranquila y el alto de Piñalba no tenía el bullir de años anteriores. El mal tiempo ha retraído a los arqueños y la presencia de vecinos y cofrades era casi testimonial. Sin embargo, allí estábamos más invitados institucionales que nunca. Además de los de casa, el consejero Morrás y yo mismo, las dos máximas autoridades de la Comunidad, y las corporaciones de Los Arcos y Sorlada. Tras el beso de las dos cruces parroquiales y el intercambio de varas de los alcaldes respectivos, se ha iniciado la ceremonia religiosa casi en familia. Tras la eucaristía, en la que un año más hemos asistido al rito del paso del agua por la cabeza del santo, ha tenido lugar la procesión con la bendición de los campos: tanto los ubérrimos de la Berrueza, como los menos generosos que miran hacia la tierra llana de Los Arcos.

Este día es ocasión propicia para saludar a unos y otros, rememorar tiempos más jóvenes y volver a admirar unos de los conjuntos barrocos más notables de Navarra. La jornada ha tenido un punto de nostalgia contenida. Por primera vez en muchos años, mi madre, que cumplirá pronto los 89, no ha asistido a la romería. Confiemos en que el año próximo sea posible.

2013-05-20 13.17.10Los feligreses pasan por debajo del palio tras la veneración de las reliquias

Como ejemplo de esa religiosidad popular que parece declinar, he aquí unas letrillas que se cantan en la procesión:

Italia su cuna/España su amor/Sepulcro glorioso/Navarra os dio

 Del campo sediento/Oíd el clamor/Oíd la plegaria/Del buen labrador

 Descienda del cielo/Feliz bendición/Mirad compasivo/Los campos en flor

 Romped de los rayos/El fiero furor/Atad las tormentas/Su furia y horror

 Guardián de Navarra/Resuene tu voz/Por todos los campos/¡Sed su protector!

 Venid, cantad al gran protector

Venid, cantad su gloria y honor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s