Viaje a Turquía. Entre Pablo y Mevlana: historia y religión, 30 de marzo (III)

DSC00545El valle de Ilhara desde el autobús, con María Puy en primer término

Dado que María Luisa y yo no nos hemos animado a montar en globo, el despertador suena no a las 4,30 sino a las 7,30 de la mañana. Tras el desayuno, subimos al autobús y recorremos por última vez el triángulo mágico de Capadocia. Varias ciudades subterráneas, varios centenares de iglesias rupestres y varios miles de casas rupestres esperan el que será sin duda su momento de gloria. Cabe suponer que se convertirá en la principal fuente de riqueza de la región y que los 3 millones de turistas actuales se acrecentarán progresivamente. El ímpacto ha sido grande y la emoción contenida pero intensa. ¡La región bien merece el viaje!

DSC00548Vista general del caravansaray de Aqzikaragahn

Dejamos atrás el núcleo central y seguimos hacia Aksaray. Una vez abandonadas las formaciones geológicas que nos acompañaron el día anterior, la meseta anatólica se vuelve casi plana y el parecido con la meseta castellana es grande. No hay apenas diferencia entre este paisaje y de las tierras de Palencia o Burgos: tierras resecas de cereales ralos, con escasa vegetación y cambios térmicos considerables. Al fondo divisamos las estribaciones del Taurus, con un volcán nevado de gran porte al que poco a poco nos aproximamos.

Antes de llegar a Aksaray nos espera una extraordinaria sorpresa: el valle dee Ilhara, un profundo cañón recortado por un río con las paredes casi lisas y un buen número de iglesias rupestres adornadas con pinturas de los siglos X al XII. De nuevo, el parecido con la meseta castellana me viene a la memoria. El cañón del río Lobo en Soria o lass hoces del Duratón en Segovia, son lugares también de vida eremítica conocida y contrastada. Las profundas gargantes del cañón, de más de 7 kilómetros de largo, son propicias para el silencio, la oración y el escondite en caso de necesidad. Y esas fueron las utilidades en estos siglos. La iglesia con terrazas conserva además del triple ábside con decoración pintada una hermosa fenefa de arquillos trabajados en la roca que bordean la estancia y le dan una sobria elegancia al conjunto. Arquillos que se repitan en la terraza situada encima y que son su adorno más sobresaliente.

DSC00546Ali Isan y el grupo en el patio del caravansaray

Antes de llegar a Aksaray nos desviamos un trecho para visitar el caravansaray de Aqzikaragahn, un hermoso edificio del siglo XII, trasunto de la mejor arquitectura cisterciense. No me cabe duda de que dentro de algunos años, este ejemplar forma´ra parte de la red de paradores o similar del turismo turco.

Aksaray nos recibió en un complejo a pie de carretera para la comida, que disfrutamos todos juntos en una terraza cubierta. Una sopa contundente, ensalada y carne guisada con arroz y patatas fritas fue nuestro menú.

Las dos horas largas hasta Konya transcurrieron entre el sopor de la siesta y el cambio de paisaje. La meseta pedregosa y pobre de Capadocia fue dejando paso a la tierra llana como la palma de la mano, cultivada y a tramos regada de una fértil región agrícola, aderezada también con industrias de interés como la Mercedes turca, instalada a la salida de la ciudad. Una autovía llana como la palma de la mano nos fue conduciendo hacia Konya que, a lo lejos, empezó a hacerse notar. Su millón y medio de habitantes conviven entre la ciudad histórica y los inmensos barrios periféricos que cohabitan con casitas bajas y cierta marginalidad. Y de vez en cuando algún rascacielos que apunta hacia lo alto.

DSC00549Vista exterior del complejo de Mevlana en Konya

El objetivo en Konya era doble: visitar la tumba del filósofo Mevlana, fundador de la secta de los derviches y del sufismo, de evidente influjo en San Juan de la Cruz, y celebrar la Vigilia Pascual en la iglesia de San Pablo. La visita al mausoleo de Mevlana sorprende, pese a que ahora no es propiamente una mezquita, sino un centro religioso y un museo. Una gran cantidad de fieles, pese a que Ali Isan insiste en que es un día tranquilo, se acercan al mausoleo del fundador, rodeado de tumbas de familiares y autoridades sufíes, y con los brazos abiertos rezan una plegaria. El espacio, obra de los siglos XIV-XV, está ricamente decorado y al exterior una cúpula turquesa recuerda levemente modelos más orientales. Otros espacios están dedicados a mostrar la vida de los derviches y libros del fundador, sin olvidar una sala especialmente frecuentada con una vitrina central que contiene una caja de nácar quje alberga un pelo de la barba de Mahoma.

DSC00550La cúpula exterior del complejo, de color azul turquesa, nos recuerda modelos más orientales

Es la noche de la Vigilia Pascual y vamos a tener la oportunidad de celebrar la Pascua en una pequeña iglesia católica dedicada a San Pablo. La regentan dos monjas italianas de una fraternidad de nueva creación, las hermanas de Cristo Resucitado. Nos acompañan en la celebración una familia de iraquíes, refugiados por motivos religiosos, matrimonio y tres hijos, que participan activamente en la celebración. ¡Y pensar que San Pablo, el gran evangelizador de la cristiandad, pasó varios años en Konya -Iconio en los Hechos de los Apóstoles-, durante sus viajes apostólicos!. Solo una familia tienen contabilizada las monjas como católica en una ciudad de 1.800.000 habitantes.

DSC00557La modestísima iglesia de San Pablo acogió nuestra Vigilia Pascual, con la familia iraquí en primer término

La celebración es sentida, familiar y ecuménica. Yo leo el Pregón Pascual, una pieza formidable por su contenido y la belleza y profundidad de su texto; Juana Mari, la primera lectura; Francisco, el evangelio, que repite la madre iraquí en su lengua nativa; José toca el organillo y todos cantamos con gran entusiasmo, acompañados de las dos monjas, una de ellas a la guitarra. Es la Iglesia universal la que está representada en esta modesta comunidad de Konya, hoy con presencia de españoles e iraquíes.

DSC00559Foto de familia, más universal y ecuménica que nunca

¡Feliz la culpa que mereció tal Redentor!

¡Qué noche tan dichosa!

¡Solo ella conoció el momento

En que Cristo resucitó de entre los muertos!

Renovados de cuerpo y espíritu, vamos al hotel a descansar. ¡Atención al reloj, que esta noche se adelanta una hora!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s