Tan diferentes y tan iguales

Los grupos parlamentarios escuchan las explicaciones de los miembros y trabajadores de la asociación

Los cambios experimentados por nuestra sociedad en los últimos decenios han sido numerosos y, en la mayor parte de los casos, para bien. Y esto es aplicable tanto al ámbito económico como al social. También al político, porque algunos olvidan que el sistema democrático, aunque imperfecto y el nuestro lo es mucho, es el menos malo de los posibles.

Uno de los ámbitos sociales donde los cambios han sido más perceptibles es el referido a la discapacidad. Lo ejemplificaré en las personas con síndrome de Down, cuya actividad tuve la oportunidad de conocer hace algunas fechas, con motivo de una visita parlamentaria a los locales de la Asociación síndrome de Down de Navarra.

Creo advertir tres claras etapas en este proceso evolutivo. La primera vendría representada por los estrictos cuidados familiares y una inicial socialización. Los que tenemos una cierta edad todavía conservamos  en la retina la imagen del niño o niña con esta discapacidad, apartado pronto del aula si alguna vez llegó a pisarla, normalmente recluido en casa y siempre del brazo de sus padres en sus paseos por la ciudad. Los que lo hemos vivido más de cerca, por proximidad familiar o afectiva, sabemos del esfuerzo constante siempre y agotador en muchos casos de las familias por  cuidar de la persona, sólo compensado por el cariño que éstas devuelven a raudales. Pese a la escasa presencia de lo público en los cuidados de las personas afectadas, éstas se hicieron presentes ante la sociedad que empezó a asumirlas con la naturalidad propia de quien forma parte de la misma.

La segunda etapa tiene que ver con dos procesos: la progresiva integración escolar y la aparición de centros específicos de trabajo para las personas adultas. Y aunque son muchas las asociaciones que trabajan en ambos campos, Anfas y Tasubinsa son dos entidades de referencia en ambos campos. El trabajo de integración escolar, propiciado por las leyes educativas de los años ochenta, supuso un esfuerzo en el que sumaron voluntades  e intereses familias, docentes, especialistas  y administración. Un esfuerzo que todavía continúa y en el que se han alcanzado logros muy reseñables. Pero los niños se hacían adultos y había que buscarles una ocupación acorde a sus capacidades. Fueron los años de los centros ocupaciones y los centros especiales de empleo, que todavía hoy suponen la salida más habitual al mercado laboral.

Pero sin ser ningún especialista en el tema, en la visita del otro día percibí claramente una tercera etapa en la que a los programas de apoyo familiar, logopedia y lectoescritura; habilidades sociales, ocio y tiempo libre, y nuevas tecnologías; y prácticas en empresa simulada e inserción laboral, se añade uno especialmente novedoso que supone un salto cualitativo fundamental: la preparación para la autonomía y la vida independiente -el proyecto Itaca II- en el que se incluye un servicio de 6 plazas prestado en una vivienda normalizada de promoción de la autonomía personal donde la dinámica de relación y convivencia es de tipo familiar, que posibilita el aprendizaje de habilidades y hábitos de vida autónoma facilitando la integración y participación social. En estas habilidades se incluye todo, desde las domésticas y sociales, a la gestión de la economía o el ocio y el tiempo libre, pasando por el aprendizaje de hábitos alimenticios y de prevención de riesgos del hogar.

La asociación, un ejemplo más de la vitalidad de la sociedad civil navarra, está compuesta por 150 socios que derrochan compromiso, vitalidad y eficacia. Sus 347.000 euros de ingresos en 2012 proceden de recursos propios (42%), recursos públicos (32%) entidades financieras (19%) y otros (7%). Pero su principal activo son las personas, tanto familiares como trabajadoras. Isabel, la presidenta, Araceli, Edurne, Mª José, Alegría y Antonio representan a  un colectivo que ha decidido que las personas con síndrome de Down son tan diferentes y tan iguales como el resto de la población. Gracias y enhorabuena.

Diario de Navarra, 2/5/2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s