Reflexiones tras el congreso de UPN

Saludo entre los contendientes (Diario de Navarra)

Este fin de semana se ha celebrado el Congreso de UPN. Sin pretender inmiscuirme en sus contenidos, como espectador doblemente interesado en mi condición de ciudadano y presidente del PSN-PSOE,  me sorprenden, al menos, cuatro cosas:

1º.- La brevísima duración del mismo.

Pese a celebrarse cada cuatro años, comenzó a las 10 de la mañana del domingo, día 17, y se clausuró pasadas las tres de la tarde del mismo día. Apenas 5 horas, utilizadas básicamente para dirimir los puestos unipersonales y los del comité ejecutivo.

2º.- El ajustado resultado de la votación.

Sin duda Yolanda Barcina ganó el congreso y Alberto Catalán lo perdió. Pero creo sinceramente que quien lo perdió fue UPN,  porque no cabe mayor división interna. Sé por experiencia que no es fácil administrar la amarga victoria o la dulce derrota, según se mire. Pero sea táctica o estratégicamente, UPN está partido por la mitad.

3º.- ¿Dónde están las ponencias?

He sido redactor de las ponencias programáticas de mi partido en más de un congreso de la organización. Sé que no cabe esperar entusiasmos y que éstas pasan más inadvertidas de lo que debieran, pero lo de este congreso no lo había visto nunca: Ni una solo línea recogen los medios de comunicación del contenido de las mismas. ¿Hubo ponencias? ¿Qué decían? La unanimidad de su aprobación todavía las hace más inanes. ¿Ni siquiera hubo enmiendas?

4º.- El cuestionamiento de las listas abiertas.

Uno de los grandes haberes de UPN como organización es el principio de “un afiliado, un voto”. Las listas abiertas constituían uno de sus grandes activos. Sin embargo, a la hora de la verdad, las dos candidaturas  han actuado como un bloque cerrado y sindicado y apenas se han producido sorpresas. Ni siquiera Amelia Salanueva, persona de valía y contrastada electoralmente, ha podido con un cuasidesconocido como Oscar Arizcuren, el nuevo y flamante secretario general. Lo ocurrido es una llamada a la reflexión. En todo caso, las listas abiertas no parecen ser la panacea que algunos proclaman.

Dicho todo esto, una pregunta queda en el aire. ¿La gobernabilidad es hoy más o menos viable que antes del fin de semana? No sé si habrá ganado UPN, lo que tengo claro es que no ha ganado Navarra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s