Navarra y la Laureada

El Parlamento de Navarra aprobó el pasado 20 de diciembre de 2012 una moción sobre la Cruz Laureada de San Fernando concedida a Navarra por el general Franco en plena guerra civil. La moción, inicialmente presentada por Bildu Nafarroa fue finalmente objeto de una iniciativa conjunta de todos los grupos de la Cámara, a excepción de UPN y PP, que no se sumaron a su aprobación final.

El texto recogido constituye la transcripción, con muy ligeras variantes, de mi intervención en la defensa de la moción, representando al PSN-PSOE.

“Con la recuperación de la democracia, el Parlamento de Navarra ha tomado a lo largo de los años muchas iniciativas al respecto que debemos reconocer, ponderar y agradecer.
Señalo algunos hitos fundamentales en esta larga cadena: la retirada de la laureada del escudo en 1981; la resolución del Parlamento de Navarra sobre recuerdo, reconciliación y reparación moral de las personas fusiladas y represaliadas durante la Guerra Civil en marzo de 2003 -probablemente la acción más importante en todos estos años-; el parque de la memoria de Sartaguda en abril de 2008; el ciclo de conferencias sobre víctimas de la Guerra Civil y memoria histórica celebrado en esta misma casa en noviembre de 2008; la moción sobre protocolo de exhumaciones en abril de 2010; la moción de condena y reprobación de la Guerra Civil y la dictadura; y la creación de una ponencia todavía en marcha. Como puede comprobarse, ha sido, por lo tanto, una preocupación permanente la que tiene que ver con las cuestiones derivadas de la Guerra Civil.
Hace escasas fechas se cumplió el setenta y cinco aniversario de la concesión a Navarra de la Cruz Laureada de San Fernando y Bildu-Nafarroa presentó una moción en la que pedía literalmente tres cosas: la reprobación y renuncia, la devolución de documentos y la retirada de cualquier símbolo franquista. Tras las enmiendas de los grupos PSN-PSOE, Bildu, Nafarroa Bai, Izquierda-Ezkerra y los parlamentarios no adscritos, todos hemos convenido en un texto conjunto.
El PSN-PSOE lo hace por dos razones fundamentales. La primera, por respeto a nuestra propia historia como partido. Buena parte de los tres mil quinientos asesinados y represaliados eran de la UGT y del Partido Socialista, y, evidentemente, estamos hablando, nunca mejor dicho, y en sentido estricto, de los nuestros.
Pero hay una segunda razón que también es importante, una razón de oportunidad. Se hace como salvaguarda ante opiniones de algunos cargos electos en el legislativo nacional que, sinceramente, creíamos definitivamente superadas.
La moción, aprobada por el Parlamento, resume acuerdos ya tomados junto a otros que se hacen por primera vez y se pretende, al menos por nuestra parte, que tenga un carácter global. Muy brevemente, es lo siguiente:
– En primer lugar, reiterar la condena y reprobación de la sublevación militar del 18 de julio del 36 y de la subsiguiente dictadura franquista.
– El segundo punto habla de algo que ya se realizó en el año 1981: reiterar la decisión tomada por esta Cámara en los años de la transición democrática de retirar del escudo oficial la Cruz Laureada de San Fernando.
– El tercer asunto es un rechazo político de esta condecoración, y se dice: El Parlamento de Navarra, sin perjuicio de las consideraciones jurídicas e históricas pertinentes, que, efectivamente, darían para mucho, teniendo en cuenta la imposición de unos valores ciudadanos sobre otros que dicha condecoración supuso, manifiesta su rechazo político a dicha condecoración.
– El cuarto habla concretamente de la renuncia a la condecoración en nombre del pueblo de Navarra en la medida en que el Parlamento es su representación. En este punto debo subrayar con trazo grueso algo importante: nuestro partido hace esta renuncia desde el más exquisito respeto a los combatientes de buena fe, que efectivamente estuvieron en uno y en otro bando, la mayor parte en el bando sublevado, el llamado bando nacional, tampoco lo debemos olvidar.
– Finalmente, el quinto punto habla de que el Parlamento inste al Gobierno de España a derogar este decreto porque es evidente que, cumpliendo la legislación actual,  no le corresponde a este Parlamento la posibilidad de derogar tal decreto.
– Y, finalmente, una vez más, la retirada de los símbolos franquistas que todavía existen en nuestra Comunidad.
¿Con qué espíritu e intenciones se acerca el PSN-PSOE a esta importante moción?
En primer lugar, con el de la reconciliación, la reconciliación que inspiró la transición en la que el Partido Socialista Obrero Español jugó un papel clave. Por lo tanto, el Partido Socialista no pretende abrir heridas sino restañarlas. Lamento no coincidir con las opiniones del parlamentario Víctor Rubio (Bildu), respecto a la transición; es más, le diré que los historiadores futuros señalarán como una de las aportaciones fundamentales de la historia de España a la historia universal el proceso de transición democrática que tuvimos de la dictadura a la democracia.
En segundo lugar, el espíritu del deseo de cumplimiento de la ley de memoria histórica, conocer lo sucedido, enterrar dignamente a los muertos y dejarlos descansar en paz.
En tercer lugar, con el deseo de cerrar un negro capítulo de nuestra historia, que, por cierto, y hay que subrayarlo una vez más, solo vivió el 20 por cierto de los navarros que hoy existen. El 80 por ciento de esos navarros ha muerto y creo que les debemos, sencillamente, un respeto y debemos intentar en la medida de lo posible que esto se culmine definitivamente.
Y, finalmente, deseo referirme a una cuestión de actualidad con la pretensión de poder dedicarnos a los verdaderos problemas de la ciudadanía que, evidentemente, no son estos sino que son otros.
Es más, la mayor parte de los que fueron asesinados y represaliados aquellos años ¿saben ustedes por qué lo fueron? Por una sencilla razón, por tratar de mejorar las condiciones de vida de los trabajadores. Ese fue el objetivo fundamental por el que lucharon. La justicia social, la reforma agraria y la democracia y, por lo tanto, estoy convencido de que si hoy pudieran dirigirse a nosotros algunos de aquellos, nos lo resumirían en una sola frase: Nosotros luchamos y morimos por una mayor justicia social y pedimos que vosotros luchéis para que nuestros hijos, nuestros nietos y nuestros biznietos tengan ese ideal de justicia social que nosotros no pudimos conseguir y que nos costó la vida.
Por lo tanto, una vez solventada esta cuestión,  gastemos nuestros esfuerzos en que los trabajadores de Navarra, que somos la mayor parte de los que habitamos esta tierra, tengamos unas condiciones dignas para nosotros, pero sobre todo para nuestros hijos, que tienen un futuro oscuro.
Esto es lo que el Grupo Parlamentario Socialista ha pretendido concretamente con su apoyo a las moción sobre la Laureada: reivindicar el nombre de los que murieron por una causa justa, tratar de enterrarlos en paz y gastar el tiempo que nos llega para que el futuro sea mejor para nuestra tierra”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s