Santuarios de curación

Navarra es una tierra, como buena parte de Europa Occidental, donde la presencia de lo religioso ha sido determinante a lo largo de su dilatada historia. Y eso en todos los ámbitos de su vida, desde lo social a lo cultural, y desde lo económico hasta lo estrictamente religioso. Esta poderosa influencia perduró a lo largo de los siglos y sólo a raíz de la llegada de la Ilustración y las subsiguientes revoluciones burguesas empezaron a producirse los primeros y significativos cambios. La desamortización, la separación Iglesia-Estado y su difícil convivencia, la educación laica, entre otros, son procesos que atraviesan los siglos XIX y XX en Navarra, impregnando de conflictos

-recordemos las guerras carlistas- la vida de sus habitantes y convirtiendo a la Comunidad en avanzadilla de los nuevos problemas suscitados. Pero todavía en los años cincuenta del pasado siglo, al calor de  un nacionalcatolicismo renovado por el franquismo, la Iglesia detentaba un poder y una influencia extraordinarias. A esta época siguió un proceso de rapidísima secularización, en el que todavía estamos inmersos, en el que la institución trata de acomodarse y servir a una sociedad sustancialmente distinta en la que lo religioso está quedando reducido a lo estrictamente privado y confesional.

Para tratar de salvar buena parte de este mundo que se acaba, el Museo Etnológico de Navarra ha realizado 41 documentales etnográficos, en colaboración con la empresa Pyrene, que abarcan los más variados temas concernientes a la sociedad navarra rural y tradicional entre los que se encuentran los relativos a la religiosidad popular. El último, aparecido hace escasos días, trata sobre los santuarios de curación en Navarra y está dedicado a los “lugares mágicos” ligados a devociones religiosas a las que el pueblo ha atribuido tradicionalmente poderes para sanar a las personas y a los animales mediante la práctica de ciertos rituales.

En el contexto de profunda crisis económica en que nos encontramos, la aparición del trabajo me suscita una doble reflexión: distendida la primera, más seria la segunda, pero respetuosas ambas ¿Tan mal está la situación para que el Gobierno de Navarra, nos proponga como solución invocar a Nuestra Señora de los Remedios y del Milagro, como lo hacen en Luquin, o visitar los santuarios de San Gregorio Ostiense en Sorlada, San Miguel de Aralar, Santa Quiteria en Viloria, San Jorge de Azuelo, Santa Colomba en Mendaza, San Urbano en Gascue, San Pablo y Santa Felicia en Labiano, San Quirico en Navascués, San Juan Xar en Igantzi o la Virgen de los Conjuros en Arbeiza?

En todo caso, no podemos soslayar una realidad. A lo largo de este calurosísimo verano, vírgenes y santos han salido y saldrán en procesión por nuestros pueblos y ciudades, y aunque es verdad que estos actos están teñidos de contenido cívico, etnográfico y festivo, además de religioso, han seguido suscitando devoción en unos, lágrimas en otros y emoción en casi todos. Traducirlo a fe religiosa, ya es más difícil, y no me corresponde a mí el hacerlo. Pero el rescoldo y el sustrato de una religiosidad de siglos, la herencia familiar no perdida del todo está ahí, emerge en determinados momentos de nuestra existencia y, en consecuencia, creyentes o no,
merece cuando menos nuestro respeto. Ya sé que los ha habido sentados e impertérritos en la terraza del bar al paso de la procesión, pero así es esta tierra nuestra que conformamos entre todos.

Una reflexión final, para terminar. En la Navarra del siglo XXI en la que hemos entrado, con una crisis económica, social y política, que lo es también de valores, no está de más apelar a la convivencia y al respeto mutuo. Esta es una sociedad aconfesional, secularizada e incluso laica si se quiere, en la que las creencias y el sentido de lo trascendente deben tener su sitio y su encaje. Creyentes y no creyentes, todos ciudadanos, conformamos la Navarra de hoy. Si el diálogo y el respeto imperan,  todos saldremos beneficiados.

Diario de Navarra, 6/9/2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s