Rodin en Pamplona

Desde el 12 de enero y hasta el 19 de febrero, la Plaza del Castillo cuenta con unos invitados de excepción. La actividad conjunta de la Caixa y el Museo Rodin han permitido que recalen en Pamplona siete piezas del escultor francés, pertenecientes a dos de sus conjuntos más emblemáticos: El pensador y Los burgueses de Calais. Pese al peculiar concepto de “piezas originales” que rodea a algunas esculturas y a que la exposición ha rodado ya por un buen número de ciudades españolas y europeas, no conviene minusvalorar la iniciativa del ayuntamiento de Pamplona. Y esto, por dos razones: el valor intrínseco de la obra expuesta y el ejemplo de que el arte puede y debe convivir con la ciudadanía, compartiendo sus mismos y comunes espacios.

Auguste Rodin es uno de los grandes escultores de todos los tiempos y, tras Miguel Angel y Bernini, el autor que nos conduce desde la estricta concepción clásica a la modernidad. Ese legado clásico es perfectamente visible en su obra más emblemática, El pensador, inicialmente un elemento más de las Puertas del Infierno, un encargo oficial para el Museo de Artes Decorativas de París. Verlo de cerca, pese a su alto podio, constituye un extraordinario recorrido por la historia del arte: el dominio de los recursos técnicos,  la perfección anatómica, la rotundidad formal, la vida interior de un ser casi animado. Y, junto a ello, como rasgo propio y aportación fundamental, esa plasticidad nueva que conduce a la escultura por senderos poco transitados y vías apenas exploradas. Ese rostro cambiante según la hora del día y recortado sobre el cielo pamplonés será para muchos navarros, sin duda ninguna,  el recuerdo artístico por antonomasia de este 2012 tan lleno de incertidumbre.

Esa plasticidad nueva a la que me refería anteriormente queda manifiestamente explícita  en los seis personajes que componen la segunda obra presente en Pamplona, Los burgueses de Calais, un monumento conmemorativo del sacrificio de Eustache de Saint-Pierre y sus compañeros, que se ofrecieron como rehenes para salvar a su ciudad de las tropas inglesas. Las diversas actitudes ante la derrota personal, que será la salvación de la ciudad, constituyen un muestrario de la capacidad de Rodin para la expresión de emociones y sentimientos. Su ubicación en plena Plaza del Castillo, el espacio ciudadano por antonomasia de Pamplona, resulta especialmente idónea. Como lo es su disposición a ras de suelo, en línea con el deseo del autor. Eso permite acercarse a ellos, rodearlos y vivir de cerca sus vicisitudes. Si no estuviera mal visto, casi resultaría obligado palparlos para apreciar, entre otras cosas, esa plasticidad rugosa y sentir la emoción estética que desprenden. A tan acertada ubicación, solo le encuentro un defecto. La excesiva distancia entre los personajes les hace perder  la armonía del conjunto y dificulta sentirlos como  una pieza coral de la que todos forman parte.

La emblemática presencia de Rodin en Pamplona, inserta en un programa titulado “Arte en la calle” nos permite reflexionar sobre la relación existente entre arte y ciudadanía. Cuando la obra es de una calidad indiscutible y el nombre del autor se impone por jerarquía y conocimiento ciudadano, el diálogo resulta fluido y normalmente exitoso. El eco de la exposición y su evidente presencia en los medios son fiel reflejo de ello. La relación resulta más difícil si las obras o los autores no tienen ese rango, y todavía se acentúa más si lo figurativo deja paso a lo abstracto.  La presencia de obra escultórica en calles, plazas y jardines de Pamplona no es menor, y además está muy bien documentada. La “Guía de la escultura urbana de Pamplona”, editada por el ayuntamiento de la ciudad en 2010, recoge, describe y valora 109 obras de 67 autores distintos. En un conjunto tan heterogéneo hay de todo, como lo ponen de manifiesto las dos esculturas que conviven con Rodin en la propia Plaza del Castillo. Tal vez sea el momento de reivindicar selectivamente su contenido y gozar de su presencia.

Diario de Navarra, 26/1/2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s