De sueldos y dietas

Tras casi mes y medio sin la habitual tertulia de Ondacero, debido a los horarios del futbol que son prioritarios en la programación, ayer pudo desarrollarse la tertulia quincenal. Tras una breve referencia por parte de los presentes al resultado del debate electoral, centramos toda nuestra atención en un tema de indudable impacto mediático: la decisión del Gobierno de Navarra de utilizar nuevos criterios en relación al sueldo de los consejeros y de los altos cargos del gobierno.
Les resumo brevemente mi posición en este tema. Tradicionalmente, los consejeros del Gobierno de Navarra recibían un sueldo y una serie de dietas por asistencia a consejos y empresas participadas de la CAN, entidad de la que los consejeros del gobierno eran consejeros natos. Para hacerse una idea de la cuantía diré que en 1986, percibí por la asistencia a los consejos una cantidad de 840.000 pesetas, lo que supuso el 17,5% del sueldo total anual. Esta modesta cantidad fue incrementándose progresivamente a lo largo de los años, hasta alcanzar, según hemos sabido por los medios de comunicación, la disparatada cantidad de 1700 euros los consejeros y 2600 euros la presidenta por la asistencia a la Junta de Fundadores y la estrambótica e ignota Comisión Permanente de la misma.
De acuerdo con la pretensión del PSN-PSOE de incorporar la transparencia a la gestión ordinaria del gobierno, se pretende que los sueldos del Ejecutivo navarro queden fijados en la Ley de Presupuestos. Con este paso, somos la cuarta comunidad española que lo hacemos, tras País Vasco, Cantabria y Canarias. Es más, seremos la primera en incorporar también los datos y sueldos del sector público empresarial, especialmente importante por la opacidad que lo ha caracterizado hasta el presente. Queda pendiente la reordenación salarial de departamentos, fundaciones e institutos, que carece de toda lógica.
La pregunta que interesa es la siguiente: la presidenta y los consejeros, ¿ganan poco o mucho? No hay respuesta concluyente. Pero conviene saber que más de 800 funcionarios del propio Gobierno de Navarra ganan tanto o más que la presidenta del ejecutivo. Evidentemente, el nuevo sueldo es mayor que el anterior, pero sustancialmente inferior a lo que de hecho ganaba buena parte del propio gobierno, vía dietas.
Estas cantidades finales han sido fruto del equilibrio de dos partidos que partían de tesis sustancialmente distintas. Bienvenido sea, en todo caso, el ejercicio de transparencia que esto supone. Esperemos que sea el inicio de una serie de medidas que hagan realidad el “gobierno abierto” prometido. Y que lo sea a la mayor brevedad. Reducir la brecha entre administradores y administrados es tarea tan urgente como necesaria.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s