La mujer rural

Que vivimos en un mundo globalizado, es una realidad incontestable. Los efectos de este proceso hasta hace poco prácticamente desconocido están presentes, en sus aspectos positivos y negativos, en nuestra vida diaria. Entre los primeros cabe citar los avances de todo tipo, especialmente los científicos, que se generalizan rápidamente al margen de la zona del mundo donde se haya desarrollado la investigación. Entre los segundos están de rigurosa actualidad los económicos, con impactos que notamos en nuestros bolsillos, aunque el fenómeno que los ha provocado se encuentre a miles de kilómetros de distancia.
Junto con la globalización, existe otro proceso cuya toma de conciencia ha crecido extraordinariamente en los últimos lustros: el sentido de  pertenencia a un único mundo, cuyo futuro es cosa de todos cuantos habitamos el planeta tierra. El nacimiento del habitante número 7.000 millones,  Danica, una niña filipina venida al mundo a las cero horas del día 31 de octubre de 2011, es un buen ejemplo de esta nueva conciencia unitaria.
La ONU, el organismo que debía llevar a cabo la gobernanza mundial, es probablemente el foro internacional más conocido de cuantos existen actualmente en el mundo. Una de sus tareas es la de tratar de concienciar a los habitantes del planeta sobre problemas, enfermedades o colectivos vulnerables. Para ello ha establecido una serie de “días internacionales” distribuidos a lo largo del año, que tratan de llamar la atención sobre un ámbito concreto. La idea, sin duda benemérita, ha perdido parte de su actualidad porque en el momento presente son nada menos que 134 los días internacionales que contempla el calendario. Constituyen casi un calendario alternativo laico, frente al santoral de la iglesia católica, tan presente en la tradicional civilización occidental.
El pasado 15 de octubre, se conmemoró el “Día de la mujer rural”, y tal vez no esté de más una pequeña glosa de su significado, precisamente por lo inadvertido que pasa un fenómeno tan familiar como trascendente.
Es ya casi un lugar común hablar de la importancia de la mujer en el Tercer Mundo. Cuantos visitan estos países nos hablan de que es la mujer quien sostiene no sólo la vida familiar y la estructura social, sino quien protagoniza buena parte de los intentos por salir del subdesarrollo y promover la educación y la cultura. Si del Tercer Mundo nos acercamos a Navarra, el protagonismo de la mujer rural es igualmente significativo. El matriarcado navarro ha sido una de nuestras señas de identidad, pero su incidencia quedaba reservada al estricto ámbito familiar. Sin embargo y afortunadamente, en las últimas décadas el creciente protagonismo de la mujer ha abierto nuevos horizontes a un tipo de vida de por sí cerrado y encorsetado. Su presencia en la vida comunitaria es cada vez más relevante: las APYMAS son, básicamente, asociaciones de madres; las asociaciones culturales están mayoritariamente formadas por mujeres; en los actos cívicos, el público femenino es siempre preponderante; y los cursos que se imparten tienen nombre de mujer. Ni que decir tiene que el ámbito de la salud y el bienestar social es coto casi exclusivo suyo. Solo parecen resistírseles las parcelas de poder, sea este político, económico o religioso. Pero caerán como fruta madura, de la misma forma que lo han hecho otros ámbitos hasta hace poco reservados a la esfera masculina. Es el momento de ponderar, agradecer y estimular. Nuestros pueblos son lo que son porque las mujeres rurales han decidido tomar las riendas. Y este fenómeno en marcha es afortunadamente irreversible.
Diario de Navarra, 3/11/2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s