La dimensión de la crisis

A la hora de hacer balance de la evolución histórica y social de Navarra, sobre todo en la época contemporánea, aparecen con nitidez dos corrientes historiográficas claramente diferenciadas: una más conservadora, que pone el acento en los rasgos y virtudes de la sociedad tradicional, con ausencia de graves conflictos sociales, y otra más moderna que tiende a subrayar las similitudes de Navarra con el resto de regiones españolas, con presencia significativa de minorías de todo tipo –políticas, sociales, culturales y religiosas- sin perjuicio de las especificidades propias. Por decirlo de manera resumida, una Navarra idílica y tradicional frente a otra más conflictiva y plural. Dos visiones bien distintas de una misma tierra.

Navarra ha acelerado su proceso de cambios en el siglo XX y comienzos del XXI en proporciones muy superiores a lo reflejado a lo largo de toda su historia. La economía de base agraria dejó paso a una producción industrial y a un desarrollo de los servicios que han elevado considerablemente los niveles de riqueza. Un solo dato refleja como ninguno el avance experimentado. En el año 2010, Navarra ocupaba el puesto 32 entre las 271 regiones que componen la Unión Europea, solo superada por la Comunidad de Madrid entre el conjunto de las españolas.

La sensación general hasta este año 2011 era que la crisis nos afectaba relativamente, pese a que la significativa subida de las cifras de paro, tras haber alcanzado casi el pleno empleo en años anteriores, había hecho sonar todas las alarmas. Pese a todo, la situación general tendía a grave, pero no resultaba alarmante. Y a ello coadyuvaba no poco la estructura social de la Comunidad, con una red familiar muy sólida y una cultura arraigada de apoyo, que amortiguaba el golpe y mitigaba los problemas emergentes.

Han pasado las elecciones, hemos dejado atrás el verano y su burbuja festiva, hemos asistido entre sorprendidos e impotentes a las turbulencias monetarias de agosto, hemos introducido el concepto de estabilidad presupuestaria en la mismísima Carta Magna, y aquí estamos en septiembre  con un panorama nada halagüeño: los presupuestos familiares, municipales y forales se quedan cortos, la actividad económica apenas experimenta avances significativos, las familias en renta básica casi se han triplicado y el horizonte no despeja. La consecuencia más palpable es que la crisis se ha asentado también entre nosotros con el riesgo de pervivencia que esto implica. Con el peligro añadido, además, de que los problemas  coyunturales se cronifiquen: desregulación casi absoluta del mercado de trabajo, crecimiento del paro juvenil hasta niveles casi intolerables, generalización de los sueldos mileuristas que impiden una real emancipación, crecimiento de las tases de pobreza severa y avance de la dualización de la sociedad.

Estas líneas no pretenden trasladar una visión especialmente negativa. Históricamente, cualquier tiempo pasado fue peor. Pero ser conscientes del problema es el primer paso para intentar solucionarlo. Navarra tiene recursos humanos y económicos para hacer frente a la situación, está acostumbrada a superar retos de similar o mayor envergadura y dispone de una mayoría política cualificada para acometer las reformas pertinentes. Empréndanse sin dilación los cambios y ajustes necesarios. Exíjanse los esfuerzos adicionales y proporcionales imprescindibles. Si se explican con claridad y sin demagogia, sin duda se entenderán. Pero no sacrifiquemos a los más necesitados en el altar de la aparente modernidad. El Estado del Bienestar ha costado mucho levantarlo. Precisamente, su mantenimiento y la cohesión social que lleva implícito, son las palancas que nos impulsarán hacia el futuro.

Diario de Navarra, 22/9/2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s