Cultura, los planes de la legislatura

Durante estos días están compareciendo los consejeros del Gobierno en el Parlamento para dar cuenta de sus planes en la legislatura que ahora se inicia. El viernes pasado lo hizo el nuevo consejero de Cultura, Turismo y Relaciones Institucionales, Juan Luis Sánchez de Muniáin, que además es el portavoz del ejecutivo.

Su intervención fue larga, prolija y desigual, aunque no falta de interés. Leyó pausadamente un texto que nos había sido entregado y apenas varió un ápice lo contenido en el mismo. Como era previsible, dedicó a Cultura buena parte de su intervención, pasando casi de soslayo por el apartado de Turismo y Comercio, y dejando casi inédito el ancho campo de las Relaciones Institucionales.

El apartado de Cultura tuvo, a su vez, un irregular tratamiento. La acción cultural, campo del que procede la directora general, Ana Zabalegui, lo desarrolló de forma minuciosa y fue el ámbito que aportó más novedades. Sin embargo, en materia de museos, archivos, bibliotecas y patrimonio el programa fue básicamente continuista.

Para mí, portavoz de mi partido en la comisión, fue una jornada cargada de novedades. No fue la menor el cambio de rol que ahora tengo asignado: de azote de Corpas a co-portavoz en materia de Cultura, siendo exigible, en consecuencia, un apoyo al nuevo ejecutivo. Ello no fue óbice para expresar  con claridad algunas ideas que trato de resumir en estas líneas.

Comencé señalando lo obvio, pese a la polémica suscitada en los pasados días: este es nuestro gobierno, seguimos creyendo firmemente en él, garantizamos lealtad y compromiso, y exigimos reciprocidad de UPN. Pasé, a continuación, a enumerar los cuatro principios específicos que aparecen en el Acuerdo de gobierno referidos a Cultura y que son los siguientes: redacción de un Plan Estratégico de la Cultura, desarrollo de los programas en red, impulso a un nuevo concepto de patrimonio según lo pactado en el Plan Trienal de Patrimonio Cultural de Navarra, y despolitización de la lengua.

El texto leído por el consejero recoge básicamente estos principios, acercándose más a los contenidos del programa del PSN que a los de UPN. De ahí que no hubiera gran dificultad por mi parte para apoyar el programa presentado.

Pero del dicho al hecho va un trecho y parece que los recortes va a afectar y mucho al departamento en este año 2011. Parece inevitable que así sea. Solo cabe esperar que no afecten a cuestiones verdaderamente cruciales. Pero el panorama para el 2012 no es halagüeño y la cosa todavía puede ser peor. Ya se han caído varios grandes proyectos a corto plazo: el museo etnológico Julio Carlo Baroja de Estella, la ampliación del Museo de Navarra y el Centro Temático del Encierrro y de los Sanfermines. La bibliotecas están en parte hipotecadas por la gran inversión de la Biblioteca y Filmoteca de Navarra. En archivos no hay novedad alguna y el patrimonio apenas contempla la terminación de las grandes obras en marcha. Casi todo está confiado al ámbito de la acción cultural. El objetivo de hacer más con menos es muy loable, pero como no se agudice el ingenio en este ámbito me temo que la legislatura no se presenta precisamente prometedora.

Ojalá me equivoque, pero me temo que la Cultura no va a ser, como lo fue en la anterior, una preocupación preferente ni del gobierno ni de los partidos de la oposición. Desde mi difícil posición intentaré que este augurio no se cumpla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s