Los retos del nuevo gobierno

Una de las características que ha definido a la Comunidad Foral de Navarra desde los primeros tiempos de la transición ha sido su pluralidad política. A lo largo de las casi cuatro décadas transcurridas, ningún partido alcanzó la mayoría absoluta y, en consecuencia, la gobernación de Navarra se ha movido entre los gobiernos en minoría, los más, y los gobiernos de coalición, los menos. Ello ha generado una cultura política basada en el acuerdo y el diálogo que, a diferencia de lo ocurrido en el conjunto de España, ha sido, aunque con altibajos, una de nuestras señas de identidad. Los resultados del pasado 22 de mayo volvieron a dar similar resultado: una fragmentación evidente, con presencia de seis grupos pertenecientes a las tres familias clásicas y ya recurrentes en Navarra: derecha, izquierda y nacionalismo.

Tras algunos titubeos, más aparentes que de fondo, se conformó un inédito gobierno de coalición UPN-PSN que, tras un verano dedicado a la estructuración de los equipos y a la toma de contacto, comienza de verdad su andadura con el curso político que se inicia estos días. La verdadera novedad de esta legislatura no reside, por tanto, en el acuerdo entre dos partidos de origen e ideología nítidamente diferenciada -UPN y PSN- ya ensayado en legislaturas anteriores aunque limitado a pactos presupuestarios, sino en el salto cualitativo del paso al gobierno de coalición, con las ventajas e inconvenientes que ello implica. Entre las primeras cabe señalar la posibilidad de abordar las grandes cuestiones de futuro que afectan a Navarra desde una cómoda posición parlamentaria, o la oportunidad de consolidar una amplia mayoría de la sociedad navarra en torno a un proyecto basado en la identidad propia y diferenciada, integrada en España y abierta a Europa. Entre los inconvenientes, que también los hay, el gobierno conjunto de quienes están llamados a alternarse en el poder sin que podamos hablar estrictamente de una época de emergencia o el posible deterioro de ambos partidos azuzados en sus respectivos flancos por una oposición nada difícil en un momento de especial dificultad económica y social.

En todo caso, ambas formaciones han contrastado sus compromisos electorales, han aparcado sus diferencias ideológicas más evidentes y han convenido un programa común, concretado en el “Acuerdo entre UPN y PSN-PSOE para el gobierno de la Comunidad Foral de Navarra”. Es el documento clave de la legislatura y a él habrá que remitirse para otear el horizonte y dirimir conflictos que sin duda aparecerán.

Los principios en los que se sustenta el gobierno de coalición, sucintamente enunciados,  son los siguientes:

– Compromiso con Navarra y su modelo institucional dentro del marco de la Constitución y la LORAFNA.

– Superación de la actual situación de crisis económica mediante el impulso del desarrollo económico y la creación de empleo.

– Mejora y potenciación de las políticas sociales y el desarrollo del Estado del Bienestar.

– Apuesta por la transparencia, la agilización administrativa y la austeridad.

Su solo enunciado nos permite apreciar la complejidad de los mismos, ya que en su estricta literalidad pretenden fundirse el neoliberalismo y la socialdemocracia. No debería haber mayores problemas para avanzar en los principios primero y cuarto; de hecho algunas de las medidas adoptadas en las primeras semanas apuntan en la buena dirección. Más dificultad tiene cohonestar los principios segundo y tercero. Este es el reto fundamental del gobierno y a él deberían dedicar ambos partidos sus mejores afanes e ilusiones. Unos y otros tienen culturas diferentes pero necesariamente conciliables. El criterio está claro: lo que es bueno para los navarros lo será para ambas formaciones, que están a su servicio.

Ni unos ni otros deben olvidar que este gobierno es de coalición y que el programa que deben ejecutar contiene aportaciones de las dos fuerzas políticas. Esta mixtura es la fuerza y la debilidad de este ejecutivo. El balance final dependerá, en gran medida, del esfuerzo y lealtad que unos y otros aporten para su cumplimiento.

Diario de Navarra, 10/9/2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s