Debate de investidura

El pasado jueves, 23 de junio, tuvo lugar en el Parlamento de Navarra el debate de investidura de Yolanda Barcina como presidenta del Gobierno de Navarra. La gran incógnita ya estaba desvelada de antemano, y la votación no deparó ninguna sorpresa: 28 votos a favor (UPN y PSN-PSOE) y 22 votos en contra (Nabai, Bildu, PPN e I-E) Sin embargo, fue un gran día parlamentario, dado que tuvimos la oportunidad de escuchar a todos los portavoces, algunos de ellos de estreno absoluto.

La candidata de UPN, ya presidenta, planteó un discurso aseado, que recogía en gran parte el acuerdo suscrito en días anteriores por los dos partidos de gobierno. Correcta en las formas, pero dura en el fondo, su discurso tuvo dos partes: un duro alegato contra ETA y el desglose de las medidas en cada uno de los ámbitos. Las réplicas, momento en el que se conoce la talla parlamentaria, no tuvieron excesiva viveza, ya que al ser realizadas por la tarde, las llevó preparadas de antemano, aunque fueran expresadas con soltura.

Carlos García Adanero, el escueto portavoz de UPN, siguió fiel a su estilo: incisivo, parco en palabras y poco convencional. Con él, a buen seguro que las sesiones no serán interminables.

La tarea de Roberto Jiménez, portavoz del PSN-PSOE y próximo vicepresidente primero del gobierno, no era nada fácil. No podía salirse de lo pactado en el discurso, dado que recogía el acuerdo suscrito, y debía lealtad al socio mayoritario, copartícipe del gobierno a partir de ahora. En una breve intervención se limitó a recordar las razones que avalaban el acuerdo, la necesidad del mismo y los objetivos que se pretendían alcanzar.

Patxi Zabaleta, portavoz de Nafarroa Bai, leyó un texto en el que las referencias a lo identitario y el énfasis en los temas ausentes fueron los dos ejes de su discurso. Un discurso bien construido, expresado en las dos lenguas y con cierta viveza en las réplicas, como corresponde a dos políticos veteranos que se conocieron ya hace muchos años en el ayuntamiento de Pamplona.

Mayor novedad supuso la intervención de Bakartxo Ruiz, flamante portavoz de Bildu en demérito de Maiorga Ramírez, cabeza de lista de la coalición. La buena dicción y la soltura, pese a ser su primera intervención, acompañaron un discurso duro en el fondo, donde el soberanismo quedó patente en cada uno de sus párrafos. La alusión permanente a un tiempo nuevo, para el que no sirven las viejas recetas, fue la idea clave de su disertación. Aunque estuvo más floja en las réplicas, la portavoz promete no dejar a nadie indiferente.

La brillantez parlamentaria y dialéctica vino representada por Santiago Cervera. Otra cosa fueron las ideas que expresó, que no solo no comparto, sino que me parecieron poco pertinentes. Pero la presencia en el estrado con su tableta electrónica y sus réplicas de gran tribuno, a pelo y sin papeles, auguran debates de mucho interés.

José Miguel Nuin es persona razonable y de principios. Y expresó los suyos con rigor, eficacia y moderación. Será la suya una voz a tener presente a lo largo de la legislatura, que habrá que seguir con atención.

En definitiva, la situación de mayoría parlamentaria hace que, objetivamente, el interés de la política navarra durante los cuatro próximos años bascule más del lado del ejecutivo que del legislativo. Pero al margen de los resultados, a los amantes del parlamentarismo nos esperan días de gran interés. Los portavoces prometen y el debate no será ni anodino ni de trámite.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s